Mi­ran­do a la re­gión

La gue­rra co­mer­cial en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na pue­de fa­vo­re­cer por un tiem­po el co­mer­cio de bie­nes y las in­ver­sio­nes del gi­gan­te asiá­ti­co con la re­gión

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW es­pe­cial pa­ra El Observador

Chi­na ex­tien­de ca­da vez más sus ten­tácu­los por el mun­do, es­pe­cial­men­te en Amé­ri­ca Latina, a me­di­da que au­men­ta la gue­rra co­mer­cial con EEUU

El desa­rro­llo eco­nó­mi­co de Chi­na ha si­do sor­pren­den­te en las úl­ti­mas dé­ca­das y eso no pa­sa por de­ba­jo de la me­sa en la Ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se de Do­nald Trump. Ni per­do­na.

¿ Has­ta qué pun­to Chi­na re­cu­rri­rá a Amé­ri­ca Latina co­mo al­ter­na­ti­va co­mer­cial, an­te la es­ca­la­da de gra­vá­me­nes con Es­ta­dos Uni­dos (EEUU)? ¿Qué ocu­rri­rá a lar­go pla­zo con las eco­no­mías emer­gen­tes an­te un en­fren­ta­mien­to que tie­ne una in­fluen­cia glo­bal?

Aun­que el FMI ha ad­ver­ti­do que la gue­rra co­mer­cial en­tre EEUU y Chi­na no le con­vie­ne a na­die, el ar­gu­men­to no ha si­do di­sua­so­rio. Por el con­tra­rio, el con­flic­to ha ido de mal en peor.

A la fe­cha, Chi­na man­tie­ne su for­ta­le­za co­mo nue­vo po­der eco­nó­mi­co y EEUU no da el bra­zo a tor­cer cui­dan­do su ce­tro. En cuan­to a Amé­ri­ca Latina, re­gión en la que el go­bierno chino ha rea­li­za­do gran­des in­ver­sio­nes, es­tá aten­ta a po­si­bles cam­bios en las coor­de­na­das. Ya se es­tán dan­do.

Ayer, el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Chi­na, Wang

«Chi­na no es­tá dis­pues­ta a pa­gar los aran­ce­les que le ha im­pues­to EEUU y re­cu­rri­rá más a es­ta re­gión pa­ra abas­te­cer­se. De he­cho, Chi­na ya ele­vó su com­pra de so­ja a Bra­sil» Ni­co­lás Al­ber­to­ni

IN­VES­TI­GA­DOR DE LA UNI­VER­SI­DAD DEL SUR DE CA­LI­FOR­NIA Y DE LA UNI­VER­SI­DAD CA­TÓ­LI­CA DEL URU­GUAY

Yi, des­es­ti­mó te­mo­res de que su país bus­que des­tro­nar a EEUU co­mo pri­me­ra po­ten­cia mun­dial, en de­cla­ra­cio­nes a un in­flu­yen­te gru­po de ex­per­tos en Nue­va York, en don­de es­ta­ba por la reunión de Asamblea Ge­ne­ral de la ONU. Wang adop­tó un tono con­ci­lia­to­rio, com­pro­me­tién­do­se a tra­ba­jar con la Ca­sa Blan­ca pa­ra re­sol­ver los di­fe­ren­dos.

Re­fi­rién­do­se al tra­ba­jo re­cien­te de in­ves­ti­ga­do­res es­ta­dou­ni­den­ses que afir­man que Chi­na es­tá in­ten­si­fi­can­do sus es­fuer­zos pa­ra al­can­zar una po­si­ción he­ge­mó­ni­ca en el mun­do, di­jo: “Quie­ro de­cir­les muy cla­ra­men­te que es­te es un error de cálcu­lo es­tra­té­gi­co gra­ve”.

“Es una pre­sun­ción equi­vo­ca­da que se­rá ex­tre­ma­da­men­te per­ju­di­cial pa­ra los in­tere­ses es­ta­dou­ni­den­ses y el fu­tu­ro de Es­ta­dos Uni­dos”, ad­vir­tió el mi­nis­tro chino en el Con­se­jo de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, un cen­tro de aná­li­sis con se­de en Nue­va York.

Pe­ro es muy fá­cil de de­mos­trar que, en los úl­ti­mos años, Chi­na ha in­cre­men­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su do­mi­nio en el mun­do, es­pe­cial­men­te en Amé­ri­ca Latina y en Áfri­ca.

In­clu­so en la ONU, Chi­na es­tá ga­nan­do te­rreno, in­vo­lu­cran­do a más per­so­nal mi­li­tar en ope­ra­cio­nes de paz y au­men­tan­do re­gu­lar­men­te sus con­tri­bu­cio­nes fi­nan­cie­ras a la or­ga­ni­za­ción.

“Anar­quía co­mer­cial”

Se­gún es­tu­dios del Ban­co In­ter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), el pro­tec­cio­nis­mo im­pul­sa­do por Trump po­dría ha­cer que Chi­na pro­fun­di­ce aún más sus re­la­cio­nes co­mer­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos al sud­es­te asiá­ti­co, Amé­ri­ca Latina y Áfri­ca.

Es pro­ba­ble que au­men­ten las ex­por­ta­cio­nes de va­rios paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos a Chi­na, en es­pe­cial de aque­llos pro­duc­tos que com­pi­ten con los es­ta­dou­ni­den­ses, co­mo la so­ja. Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Uru­guay, por ejem­plo, po­drían ver­se be­ne­fi­cia­dos.

“Chi­na no es­tá dis­pues­ta a pa­gar los aran­ce­les que le ha im­pues­to EEUU y re­cu­rri­rá más a es­ta re­gión pa­ra abas­te­cer­se. De he­cho, Chi­na ya ele­vó su com­pra de so­ja a Bra­sil en agos­to”, di­jo a

El Observador el ana­lis­ta Ni­co­lás Al­ber­to­ni, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia e in­ves­ti­ga­dor aso­cia­do de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Uru­guay.

Pe­ro con­si­de­ra que es­ta si­tua­ción be­ne­fi­cio­sa no se man­ten­drá en el tiem­po. “Las de­ci­sio­nes que es­tán to­man­do EEUU y Chi­na no han pa­sa­do por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio. La anar­quía co­mer­cial no es bue­na, me­nos pa­ra los paí­ses emer­gen­tes que ne­ce­si­tan un ba­lan­ce de fuer­zas en la eco­no­mía mun­dial”, se­ña­ló.

Re­for­mu­la­ción chi­na

An­tes de la gue­rra co­mer­cial que co­men­za­ra EEUU, el país asiá­ti­co es­ta­ba en ple­na pro­fun­di­za­ción de su po­lí­ti­ca de re­for­ma y aper­tu­ra.

Hoy en día, con­ti­núa en la lí­nea tra­za­da, pe­ro to­do in­di­ca que de­be­rá re­for­mu­lar al­gu­nos de sus pla­nes an­te los es­tra­gos que le es­tá sig­ni­fi­can­do lo que se ha da­do en lla­mar “la nue­va gue­rra fría”. Has­ta el pa­sa­do ju­lio, es­ta le re­pre­sen­tó mul­tas e im­po­si­ción de aran­ce­les por va­lor de US$ 34 mil mi­llo­nes. Y eso fue so­lo el prin­ci­pio.

De acuer­do al FMI, el con­flic­to pro­vo­ca­rá es­te año una caí­da de 0,5% del co­mer­cio glo­bal, una ba­ja cer­ca­na a 0,3% del PIB de Chi­na y al­go me­nor en la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se. En 2019, el im­pac­to po­dría arras­trar a los paí­ses in­vo­lu­cra­dos en la ca­de­na glo­bal de abas­te­ci­mien­to de am­bas eco­no­mías.

Ac­tual­men­te Chi­na es la se­gun­da eco­no­mía mun­dial, lue­go de EEUU. Su PIB cre­ció 6,8% en la pri­me­ra mi­tad de 2018, en com­pa­ra­ción al mis­mo pe­río­do de 2017, se­gún el Bu­ró Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas de Chi­na.

Prin­ci­pal so­cio

Chi­na es el prin­ci­pal so­cio co­mer­cial de va­rios paí­ses de Amé­ri­ca Latina, co­mo Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Chi­le, Pe­rú y Uru­guay. Des­de 2003 a 2017 sus in­ver­sio­nes en la re­gión as­cen­die­ron a US$ 110 mil mi­llo­nes, y no se han de­te­ni­do.

El man­da­ta­rio Xi Jin­ping pro­me­tió au­men­tar las in­ver­sio­nes di­rec­tas a US$ 250 mil mi­llo­nes y el co­mer­cio a US$ 500 mil mi­llo­nes en es­ta par­te del mun­do, en el co­rrer de los pró­xi­mos cin­co años.

Uno de los ma­yo­res focos de in­te­rés ra­di­ca en los sec­to­res mi­ne­ros, ener­gé­ti­cos, trans­por­te y tec­no­lo­gía, de­pen­dien­do de ca­da país. Úl­ti­ma­men­te la di­ver­si­fi­ca­ción ha abar­ca­do más ali­men­tos, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y ener­gías re­no­va­bles, con es­pe­cial én­fa­sis en in­fra­es­truc­tu­ra.

Hay quie­nes ad­vier­ten so­bre las in­ver­sio­nes chi­nas en la re­gión, ya que no siem­pre se han con­cre­ta­do los pro­yec­tos anun­cia­dos. Otra aler­ta es, por ejem­plo, el ca­so de Ve­ne­zue­la, don­de el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro ha re­cu­rri­do a Chi­na co­mo fuen­te de fi­nan­cia­mien­to y se te­me que, co­mo par­te de su deu­da, a es­ta al­tu­ra im­pa­ga­ble, le ter­mi­ne en­tre­gan­do gran par­te de sus re­ser­vas pe­tro­le­ras.

En cuan­to a Áfri­ca, es don­de Chi­na de­ten­ta su má­xi­mo li­de­raz­go y ha des­pla­za­do a EEUU. El país asiá­ti­co ha rea­li­za­do gran­des pro­yec­tos en ese con­ti­nen­te, co­mo el avance de la Nue­va Ru­ta de la Se­da, su pro­yec­to ban­de­ra que im­pac­ta­rá a unos 70 paí­ses, in­clu­yen­do a Amé­ri­ca Latina.

“La de­pen­den­cia de Áfri­ca de Chi­na es de lar­ga da­ta. Exis­te un acer­ca­mien­to po­lí­ti­co des­me­di­do allí, no so­lo co­mer­cial”, di­jo Al­ber­to­ni. Y agre­gó: “Amé­ri­ca Latina tie­ne que apro­ve­char la re­lo­ca­li­za­ción de las im­por­ta­cio­nes de Chi­na, pe­ro tam­bién de­be te­ner cui­da­do, por­que la lí­nea en­tre la opor­tu­ni­dad co­mer­cial y la de­pen­den­cia o el acer­ca­mien­to po­lí­ti­co en de­ma­sía pue­de ser fi­na”.

Lo cier­to es que es que Chi­na es una au­to­cra­cia, un ré­gi­men ce­rra­do que vio­la los de­re­chos hu­ma­nos, y no con­vie­ne per­der de vis­ta ese pun­to. “Los prés­ta­mos que Chi­na rea­li­za a al­gu­nos paí­ses con ins­ti­tu­cio­nes dé­bi­les, co­mo Ve­ne­zue­la, no ne­ce­sa­ria­men­te se uti­li­zan pa­ra el re­for­za­mien­to de las de­mo­cra­cias”, co­men­tó Al­ber­to­ni.

Gue­rra tec­no­ló­gi­ca

La com­pe­ten­cia en­tre las po­ten­cias va más allá del ám­bi­to co­mer­cial. En ma­te­ria de in­ven­cio­nes, Chi­na ocu­pó la se­gun­da po­si­ción en cuan­to a las so­li­ci­tu­des de pa­ten­tes en 2017 (48.208 so­li­ci­tu­des), pi­sán­do­le los ta­lo­nes a EEUU (56.624), se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Pro­pie­dad In­te­lec­tual (OMPI).

Pa­ra no que­dar atrás de Si­li­con Va­lley, Bei­jing y Shang­hái ha­cen gran­des in­ver­sio­nes en ma­te­ria tec­no­ló­gi­ca. Se­gún CB In­sights, la mi­tad de las ciu­da­des de no­ta­ble al­to cre­ci­mien­to se en­cuen­tran en Asia, y 80 % de las star­tups asiá­ti­cas - que al­can­za­ron un va­lor de mil mi­llo­nes de dó­la­res en­tre los años 2012 y 2017- tie­nen su ba­se en Chi­na.

Ap­ple, Dell y Hew­lett Pac­kard, en­tre otros gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos nor­te­ame­ri­ca­nos, se han opues­to fuer­te­men­te a la gue­rra de aran­ce­les, con el fin de evi­tar que au­men­ten los pre­cios de sus pro­duc­tos, la ma­yo­ría de fa­bri­ca­ción chi­na.

Pro­yec­cio­nes

El país del nor­te no sal­drá ile­so de su ofen­si­va aran­ce­la­ria; así lo ha ad­ver­ti­do el FMI.

Gran par­te de la pro­me­sa elec­to­ral de Trump con­sis­tía en crear más em­pleo, pe­ro sus de­ci­sio­nes po­drían pro­du­cir el efec­to con­tra­rio en el fu­tu­ro.

En ese sen­ti­do, las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses te­men pér­di­da de em­pleos y los pro­duc­to­res agrí­co­las mi­no­ris­tas di­cen que ya es­tán sien­do per­ju­di­ca­dos.

El co­fun­da­dor de Ali­ba­ba, Jach Ma (de gran in­fluen­cia en Chi­na) re­ti­ró su plan de crear un mi­llón de em­pleos en EEUU y pre­vé que las com­pa­ñías chi­nas tras­la­da­rán su pro­duc­ción a otros paí­ses pa­ra evi­tar los aran­ce­les.

Res­pec­to a Amé­ri­ca Latina, si el con­flic­to en­tre las po­ten­cias se pro­fun­di­za, al­gu­nos paí­ses de Amé­ri­ca Latina se ve­rán for­za­dos a to­mar par­ti­do, lo que agre­ga­ría com­ple­ji­dad al te­ma.

Has­ta el mo­men­to, EEUU si­gue sien­do el prin­ci­pal so­cio co­mer­cial de Amé­ri­ca Latina y el Ca­ri­be.

Al­go a te­ner en cuen­ta: el pró­xi­mo 6 de no­viem­bre se rea­li­za­rán las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de me­dio tiem­po en EEUU y, se­gún los re­sul­ta­dos, po­dría au­men­tar la pre­sión so­bre el pre­si­den­te Trump pa­ra que cam­bie sus po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas. Ha­brá que es­pe­rar.

Chi­na es el prin­ci­pal so­cio co­mer­cial de va­rios paí­ses de Amé­ri­ca Latina, co­mo Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Chi­le, Pe­rú y Uru­guay. Des­de 2003 a 2017 sus in­ver­sio­nes en la re­gión as­cen­die­ron a US$ 110 mil mi­llo­nes, y no se han de­te­ni­do

AFP

D. BATTISTE

JOHN MOO­RE - AFP

La re­tó­ri­ca pro­tec­cio­nis­ta de Trump es­tá al­te­ran­do las re­la­cio­nes co­mer­cia­les con el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.