Por pri­me­ra vez, más de la mi­tad de la po­bla­ción es de cla­se me­dia o al­ta

Ca­da se­gun­do, cin­co per­so­nas se unen al gru­po y la ma­yor par­te de es­te cre­ci­mien­to se en­cuen­tra en Asia, se­gún una con­sul­to­ra in­ter­na­cio­nal

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - JOHN AGLIONBY Es­pe­cial pa­ra ElOb­ser­va­dor

Por pri­me­ra vez, más de la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial es­tá vi­vien­do en ho­ga­res que ganan lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra ser con­si­de­ra­dos de cla­se me­dia o al­ta, y ca­da se­gun­do cin­co per­so­nas se unen a sus fi­las.

El rá­pi­do cre­ci­mien­to de la cla­se me­dia — la ma­yo­ría del cre­ci­mien­to se en­cuen­tra en Asia — ten­drá im­por­tan­tes efec­tos eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos, con­for­me las per­so­nas se vuel­ven más exi­gen­tes con las em­pre­sas y los go­bier­nos, di­jo Kris­to­fer Ha­mel, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes del World Da­ta Lab, la or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que re­co­pi­ló las ci­fras.

“El hi­to es im­por­tan­te por­que la cla­se me­dia es el mo­tor de las eco­no­mías mo­der­nas”, di­jo Ha­mel. Agre­gó que apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de la de­man­da eco­nó­mi­ca mun­dial es ge­ne­ra­da por el con­su­mo de los ho­ga­res, y la mi­tad de esa can­ti­dad pro­vie­ne de la cla­se me­dia.

El World Da­ta Lab de­fi­ne a la cla­se me­dia co­mo al­guien que ga­na en­tre US$ 11 y US$ 110 por día, en ba­se a la pa­ri­dad de po­der ad­qui­si­ti­vo (PPP, por sus si­glas en in­glés) de 2011, una re­fe­ren­cia uti­li­za­da por mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes y go­bier­nos, in­clu­yen­do In­dia y Mé­xi­co. A prin­ci­pios de es­te mes, con­clu­yó que 3.59 mil mi­llo­nes de per­so­nas cons­ti­tu­yen la cla­se me­dia glo­bal, y pro­nos­ti­ca que el gru­po cre­ce­rá a 5.3 mil mi­llo­nes pa­ra el año 2030.

“És­tas son las per­so­nas que gas­tan más en las co­sas que se pro­du­cen en la eco­no­mía”, di­jo Ha­mel. “Los ser­vi­cios de trans­por­te, la am­plia va­rie­dad de pro­duc­tos de con­su­mo, pro­duc­tos ali­men­ti­cios y pro­duc­tos fi­nan­cie­ros es­tán di­se­ña­dos pa­ra ser­vir a las per­so­nas que pue­den per­mi­tir­se gas­tar una cier­ta can- ti­dad de di­ne­ro y que tie­nen una gran va­rie­dad de ne­ce­si­da­des”.

Se es­pe­ra que ca­si 90 % de la nue­va cla­se me­dia se en­cuen­tre en Asia, mien­tras que es pro­ba­ble que Áfri­ca ex­pe­ri­men­te po­co o nin­gún cre­ci­mien­to, en una es­ca­la re­la­ti­va, por­que en va­rios paí­ses gran­des, es­pe­cial­men­te Ni­ge­ria y la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, las po­bla­cio­nes cre­ce­rán más rá­pi­do que la ca­pa­ci­dad de sus eco­no­mías pa­ra sa­car­las de la po­bre­za.

Pa­ra el año 2030, el po­der ad­qui­si­ti­vo de la cla­se me­dia es­ta­dou­ni­den­se se­gui­rá sien­do el más gran­de del mun­do, con al­re­de­dor de US$ 16 bi­llo­nes en ba­se a la PPP de 2011, se­gui­do de cer­ca por Chi­na (US$14 bi­llo­nes) e In­dia (US$12 bi­llo­nes).

Las ci­fras se cal­cu­la­ron me­dian­te el aná­li­sis de las en­cues­tas de in­gre­sos y gas­tos de los ho­ga­res com­pi­la­das por 188 go­bier­nos y agre­ga­das por el Ban­co Mun­dial. World Da­ta Lab tie­ne su se­de en Vie­na y sus pa­tro­ci­na­do­res in­clu­yen el go­bierno ale­mán, la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea y UNICEF, el or­ga­nis­mo de la ONU que ga­ran­ti­za el cum­pli­mien­to de los de­re­chos de la in­fan­cia.

Ho­mi Kha­ras, in­ves­ti­ga­dor del gru­po de ex­per­tos de la Ins­ti­tu­ción Broo­kings en Was­hing­ton DC, quien di­ri­gió la in­ves­ti­ga­ción, di­jo que la cre­cien­te cla­se me­dia pro­ba­ble­men­te di­fi­cul­ta- ría las po­si­bi­li­da­des de éxi­to de las em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les.

“Con­for­me ha­ya más opor­tu­ni­da­des, ha­brá más com­pe­ten­cia”, di­jo. “La ma­yo­ría de las mul­ti­na­cio­na­les tien­den a ofre­cer un pro­duc­to si­mi­lar en to­das par­tes, y una de las co­sas que bus­ca la cla­se me­dia es la di­fe­ren­cia­ción de pro­duc­tos”. Él agre­gó: “Un par de jeans no es igual a otro par de jeans”.

Kha­ras se­ña­ló el re­cien­te éxi­to de ta­qui­lla de la pe­lí­cu­la Crazy Rich Asians co­mo un ejem­plo de có­mo las em­pre­sas de­ben atraer a pú­bli­cos di­ver­sos, es­pe­cial­men­te al cre­cien­te mer­ca­do asiá­ti­co. “Si quie­res te­ner éxi­to en el mun­do de hoy, de­bes ase­gu­rar­te de atraer a los asiá­ti­cos”, di­jo.

Los go­bier­nos, tam­bién, de­ben pres­tar­le más aten­ción a la cla­se me­dia a me­di­da que cre­ce su in­fluen­cia... o su­fri­rán las con­se­cuen­cias, di­jo Kha­ras, ci­tan­do a Bra­sil, que ce­le­bra­rá elec­cio­nes pre­si­den­cia­les es­te domingo 7, co­mo un ejem­plo de un país don­de se ha ma­ni­fes­ta­do es­te fe­nó­meno. “La cla­se me­dia es­ta­ba har­ta de la co­rrup­ción y de los ser­vi­cios pú­bli­cos de­fi­cien­tes y ha op­ta­do sis­te­má­ti­ca­men­te por exi­gir cam­bios en el go­bierno”, di­jo. “Los bra­si­le­ños aún no han en­con­tra­do al­go que les gus­te”.

El rá­pi­do cre­ci­mien­to de la cla­se me­dia — la ma­yo­ría del cre­ci­mien­to se en­cuen­tra en Asia — ten­drá im­por­tan­tes efec­tos eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos, con­for­me las per­so­nas se vuel­ven más exi­gen­tes con las em­pre­sas y los go­bier­nos

En Bra­sil ha cre­ci­do la in­fluen­cia de sec­to­res me­dios que hoy es­tán har­tos de la co­rrup­ción y de los ser­vi­cios pú­bli­cos de­fi­cien­tes y exi­ge cam­bios en el go­bierno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.