In­cer­ti­dum­bre

Elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en pri­me­ra vuel­ta en Bra­sil, en una con­tien­da re­ñi­da y po­la­ri­za­da, en la que el fa­vo­ri­to es un can­di­da­to po­pu­lis­ta de ex­tre­ma de­re­cha

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - GA­BRIEL PAS­TOR @ga­briel­pas­tor65

Los bra­si­le­ños van a las ur­nas es­te domingo 7, por la pri­me­ra vuel­ta de la elec­ción pre­si­den­cial más re­ñi­da y po­la­ri­za­da de la his­to­ria re­cien­te del país, en la que un can­di­da­to de ex­tre­ma de­re­cha e ideas po­pu­lis­tas tie­ne chan­ce de ob­te­ner la vic­to­ria, aun­que lo más pro­ba­ble es que la con­tien­da elec­to­ral se de­fi­na en un ba­lo­ta­je, el 28 de oc­tu­bre. Su re­ta­dor se­ría el can­di­da­to del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, que da la pe­lea a la som­bra del lí­der Luis Iná­cio Lu­la da Sil­va, en­car­ce­la­do por he­chos de co­rrup­ción.

La úl­ti­ma en­cues­ta Da­ta fol­ha, di­fun­di­da el jue­ves 4, de unos co­mi­cios que ade­más de nue­vo pre­si­den­te eli­ge a go­ber­na­do­res, una par­te del Con­gre­so y re­pre­sen­tan­tes de asam­bleas re­gio­na­les, da 35% de in­ten­cio­nes de vo­to a Jair Bol­so­na­ro, fren­te a 22% pa­ra Fer­nan­do Had­dad; los com­pe­ti­do­res más mo­de­ra­dos, el cen­troiz­quier­dis­ta Ci­ro Go­mes y el cen­tro­de­re­chis­ta Ge­ral­do Alck­min, se ubi­can re­le­ga­dos en al­re­de­dor del 10%.

Los son­deos tam­bién re­ve­lan que los dos can­di­da­tos con más chan­ce pa­ra es­tar al fren­te de la

Los co­mi­cios se rea­li­zan en un con­tex­to de cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial que ex­pli­can que el pró­xi­mo je­fe de Es­ta­do se­pa de an­te­mano que lo es­pe­ra una agen­da muy ca­lien­te de re­for­mas

prin­ci­pal eco­no­mía de Amé­ri­ca La­ti­na apa­re­cen em­pa­ta­dos de ca­ra al ba­lo­ta­je.

Sin em­bar­go, ana­lis­tas bra­si­le­ños no des­car­tan una sor­pre­sa de Bol­so­na­ro y que ga­ne en la pri­me­ra vuel­ta si re­co­bra fuer­za el “vo­to útil” en la enoja­da cla­se me­dia pa­ra evi­tar que la iz­quier­da vuel­va al po­der.

Los co­mi­cios se rea­li­zan en un con­tex­to de cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial que ex­pli­can que el pró­xi­mo je­fe de Es­ta­do se­pa de an­te­mano que lo es­pe­ra una agen­da muy ca­lien­te de re­for­mas por un pro­fun­do agu­je­ro fis­cal, pro­ble­mas de pro­duc­ti­vi­dad es­truc­tu­ra­les y de muy ma­la ges­tión del Es­ta­do (ver no­ta de pá­gi­na 4). Es cla­ve la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía, tras dos años de re­ce­sión y otro tan­to de un dé­bil cre­ci­mien­to.

Un mus­tio cam­po eco­nó­mi­co y so­cial en el no­veno país más de­sigual del mun­do lle­vó es­ta se­ma­na al di­rec­tor del cen­tro de po­lí­ti­cas so­cia­les de la Fun­da­ción Ge­tú­lio Var­gas, el economista Mar­ce­lo Ne­ri, a ex­pli­car el dra­ma bra­si­le­ño de ma­ne­ra des­car­na­da: “una par­te de la po­bla­ción vi­ve en el si­glo XIX y otra en el si­glo XXI. No po­de­mos ol­vi­dar­nos de la pri­me­ra”, po­co es­co­la­ri­za­da, en aglo­me­ra­cio­nes sin sa­nea­mien­to bá­si­co y con­fron­ta­da a “ín­di­ces de vio­len­cia dig­nos de una gue­rra”.

La suer­te de dia­rio de gue­rra que po­dría es­cri­bir el pró­xi­mo

man­da­ta­rio por los múl­ti­ples desafíos que en­fren­ta, bien po­dría in­cluir los pro­ble­mas his­tó­ri­cos de go­ber­na­bi­li­dad -nin­gún pre­si­den­te con­si­guió des­de el re­torno a la de­mo­cra­cia una ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el Con­gre­so- que es­ta­rán pre­sen­tes en el pró­xi­mo pe­río­do, en un mar­co ge­ne­ral de des­com­po­si­ción de la po­lí­ti­ca por pro­ba­dos he­chos de co­rrup­ción que sal­pi­có a la ma­yo­ría de los par­ti­dos.

Lo más pro­ba­ble es un Con­gre­so con re­pre­sen­tan­tes de unos 30 par­ti­dos -que si­ga do­mi­na­do por el PT, el MDB y el PSDB- y que vol­ve­rá a obli­gar a ha­cer jue­gos ma­la­ba­res al pró­xi­mo je­fe de Es­ta­do a la ho­ra de lle­var ade­lan­te su plan de go­bierno. Ese es­ce­na­rio ato­mi­za­do es en esen­cia muy si­mi­lar al per­ver­so es­que­ma de fa­vo­res, ma­ne­jo de re­cur­sos y de­sig­na­cio­nes en car­gos de con­fian­za que re­ve­ló el ca­so del “men­se­lao” (la com­pra de vo­tos en el Con­gre­so con que el go­bierno del PT se ase­gu­ra­ba la apro­ba­ción de sus pro­yec­tos de ley).

Los po­lí­ti­cos ca­mi­nan a los tum­bos, gol­pea­dos por la ac­tua­ción de la Jus­ti­cia y, no me­nor, por el has­tío de un elec­to­ra­do ab­so­lu­ta­men­te des­creí­do por la ma­la con­duc­ta de los go­ber­nan­tes.

El fas­ti­dio po­pu­lar con la po­lí­ti­ca, que siem­pre tie­ne un in­gre­dien­te emo­cio­nal, en el ca­so bra­si­le­ño tam­bién po­dría in­cluir un fun­da­men­to ra­zo­na­do. Es que una in­ves­ti­ga­ción de so­borno po­lí­ti­co cen­tra­da en el es­cán­da­lo de La­va Ja­to, se­gún el si­tio web Con­gres­so em Fo­co, com­pro­bó que al­re­de­dor de 60 % de los 81 se­na­do­res de Bra­sil y un ter­cio de los 513 miem­bros de su cá­ma­ra ba­ja han si­do acu­sa­dos de un de­li­to.

El am­bien­te de una do­ble cri­sis - eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca- es muy fa­vo­ra­ble pa­ra exa­cer­bar el sen­ti­mien­to de la gen­te y sen­tir en la piel el cli­ma de po­la­ri­za­ción e in­cer­ti­dum­bre co­mo mos­tró es­ta cam­pa­ña elec­to­ral pa­ra lle­gar al Pa­la­cio Pla­nal­to.

Y en ese sen­ti­do, los dos can­di­da­tos que re­sul­ta­ron más atrac­ti­vos en­tre el elec­to­ra­do pa­ra sa­lir del in­fierno son quie­nes se ubi­can en los po­los más ex­tre­mos, con ideas y per­so­na­li­da­des dia­me­tral­men­te opues­tas.

Dios y Bra­sil

La cam­pa­ña tu­vo un an­tes y des­pués con el aten­ta­do que su­frió Bol­so­na­ro, de 63 años, el pa­sa­do 6 de se­tiem­bre, cuan­do un hom­bre le ases­tó una pu­ña­la­da en el ab­do­men en un mi­tin. Aun­que no pu­do rea­li­zar nue­vos ac­tos pú­bli­cos, si­guió pre­sen­te en las re­des so­cia­les y lo­gró au­men­tar sus­tan­cial­men­te su ven­ta­ja en las en­cues­tas.

Lla­ma­ti­va­men­te, su po­pu­la­ri­dad me­jo­ró nue­va­men­te des­pués de las ma­si­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes de mu­je­res que el úl­ti­mo sá­ba­do de se­tiem­bre de­nun­cia­ron el his­to­rial de de­cla­ra­cio­nes mi­só­gi­nas, ra­cis­tas y ho­mó­fo­bas de es­te ad­mi­ra­dor de la dic­ta­du­ra mi­li­tar bra­si­le­ña (1964-85).

El can­di­da­to del Par­ti­do So­cial Li­be­ral (PSL), un ca­pi­tá n de la re­ser­va del Ejér­ci­to con una lar­ga ex­pe­rien­cia co­mo le­gis­la­dor, re­co­gió en la recta fi­nal el apo­yo de la ban­ca­da ru­ra­lis­ta en el Con­gre­so, de pas­to­res evan­gé­li­cos y de sec­to­res em­pre­sa­ria­les que apos­ta­ban pre­via­men­te por Alck­min.

Su re­ce­ta se ba­só en pro­pues­tas sen­ci­llas pa­ra com­ba­tir ma­les pro­fun­dos, con un le­ma: “Bra­sil por en­ci­ma de to­do, Dios por en­ci­ma de to­dos”. Y, ade­más, pe­gan­do a su prin­ci­pal con­trin­can­te don­de más le due­le: la co­rrup­ción.

Sin res­tar mé­ri­tos pro­pios, ana­lis­tas bra­si­le­ños creen que el avan­ce de la op­ción de ex­tre­ma de­re­cha es una con­se­cuen­cia del sen­ti­mien­to de ra­bia de una par­te del elec­to­ra­do con­tra Lu­la, sen­ten­cia­do en se­gun­da ins­tan­cia por he­chos de co­rrup­ción, y tam­bién ha­cia otros di­ri­gen­tes del PT, en­vuel­tos en el es­cán­da­lo del La­va Ja­to.

De lle­gar al po­der, quie­re fle­xi­bi­li­zar el por­te de ar­mas pa­ra en­fren­tar la vio­len­cia que de­ja más de 60 mil muer­tos por año; pro­se­guir el ac­tual pro­gra­ma de aus­te­ri­dad del go­bierno de Mi­chel Te­mer; y de­fen­der los “va­lo­res tra­di­cio­na­les” pa­ra com­ba­tir la “ideo­lo­gía de gé­ne­ro”.

“Fe­liz de nue­vo”

Cuan­do Had­dad, de 55 años, acep­tó la can­di­da­tu­ra por el PT, en sus­ti­tu­ción de su lí­der en­car­ce­la­do, el exalcalde de San Pa­blo era un ilus­tre des­co­no­ci­do pa­ra el pro­me­dio de los vo­tan­tes. Pe­ro po­co a po­co fue ga­nán­do­se un lu­gar a fuer­za de pe­gar­se al lí­der na­tu­ral de es­te par­ti­do de iz­quier­da con el es­lo­gan “¡Had­dad es Lu­la! ¡Lu­la es Had­dad!”.

El men­sa­je, acom­pa­ña­do de la pro­me­sa de ha­cer a Bra­sil “fe­liz de nue­vo”, ape­lan­do a la nos­tal­gia de los tra­ba­ja­do­res cu­yo ni­vel de vi­da me­jo­ró du­ran­te la ges­tión de Lu­la, lo ayu­dó a le­van­tar en las en­cues­tas y trans­for­mar­se en el prin­ci­pal con­ten­dor de Bol­so­na­ro.

El men­sa­je ha co­nec­ta­do con los vo­tan­tes más po­bres en bas­tio-

nes del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, co­mo el del no­res­te de Bra­sil.

Pe­ro no to­do es co­lor de ro­sa pa­ra Had­dad que en­fren­ta la reac­ción ne­ga­ti­va de quie­nes cul­pan al PT de la co­rrup­ción e in­clu­so de ser res­pon­sa­ble del pun­ta pie ini­cial de la re­ce­sión eco­nó­mi­ca.

Por lo me­nos tie­ne tres desafíos: des­ha­cer­se de la ima­gen de peón de Lu­la - que es, a la mis­ma vez, su fuer­za y su de­bi­li­dad-, con­vi­vir sin des­fa­lle­cer con los crí­ti­cos del par­ti­do y con­ven­cer a los vo­tan­tes de que no re­pe­ti­rá los erro­res de la iz­quier­da en el go­bierno.

Had­dad, pro­fe­sor de de­re­cho y un tí­tu­lo en eco­no­mía, y que to­dos re­co­no­cen sus bue­nos mo­da­les, se ha preo­cu­pa­do en el úl­ti­mo tra­mo de la cam­pa­ña por con­ven­cer a los em­pre­sa­rios de que lo ani­ma una ges­tión res­pon­sa­ble en la eco­no­mía y que no ha­rá nin­gu­na lo­cu­ra, al­go que ya de­mos­tró en su ges­tión co­mo al­cal­de de San Pa­blo.

Se­gún Reu­ters, “los in­ver­sio­nis­tas lo en­con­tra­ron más abier­to de lo que es­pe­ra­ban y más ra­zo­na­ble que el PT en ge­ne­ral, pe­ro per­sis­ten las preo­cu­pa­cio­nes so­bre un gi­ro de las po­lí­ti­cas ha­cia la iz­quier­da”.

Aun­que es com­pro­ba­ble su mo­vi­mien­to ha­cia el cen­tro -y dis­pues­to a en­ca­rar al­gu­nas re­for­mas que son ta­bú en el PT-, Had­dad no se apea de ideas es­ta­tis­tas y, ese sen­ti­do, se nie­ga a pri­va­ti­zar em­pre­sas pú­bli­cas, aun­que res­pe­tan­do los con­tra­tos de con­ce­sión vi­gen­tes.

Quien re­sul­te elec­to en las oc­ta­vas elec­cio­nes que se rea­li­zan des­de el re­torno a la de­mo­cra­cia y su­ce­da al im­po­pu­lar Mi­chel Te­mer, ten­drá un ar­duo ca­mino no so­lo pa­ra po­ner al país de pie sino pa­ra unir los la­zos ro­tos con una ciu­da­da­nía muy fa­ti­ga­da has­ta con el pro­pio sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

El am­bien­te de una do­ble cri­sis –eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca– es muy fa­vo­ra­ble pa­ra exa­cer­bar el sen­ti­mien­to de la gen­te y sen­tir en la piel el cli­ma de po­la­ri­za­ción e in­cer­ti­dum­bre co­mo mos­tró es­ta cam­pa­ña elec­to­ral pa­ra lle­gar al Pa­la­cio Pla­nal­to.

M.PIMENTEL - AFP

D.MAGNO - AFP

Dil­ma Rous­seff, Ma­nue­la d’Ávi­la y Fer­nan­do Had­dad, del PT.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.