Píl­do­ra ve­ne­no­sa de Trump con­tra Chi­na

Va­rias dis­po­si­cio­nes en el re­cien­te acuer­do co­mer­cial en­tre Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co y Ca­na­dá tie­nen el úni­co pro­pó­si­to de con­te­ner el po­de­río de Pe­kín

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - JA­MES POLITI Es­pe­cial pa­ra ElOb­ser­va­dor

Ha­ce ape­nas una se­ma­na se re­sol­vió con éxi­to uno de los pun­tos ál­gi­dos de la po­lí­ti­ca co­mer­cial mun­dial — la re­ne­go­cia­ción del TLCAN — pues Do­nald Trump lo­gró un com­pro­mi­so de úl­ti­mo mi­nu­to con Ca­na­dá y Mé­xi­co des­pués de me­ses de ten­sas ne­go­cia­cio­nes.

To­dos, es­pe­cial­men­te los tra­ba­ja­do­res de la in­dus­tria au­to­mo­triz en ciu­da­des fron­te­ri­zas co­mo Wind­sor, On­ta­rio, (la cual vi­si­té el mes pa­sa­do) es­ta­ban es­pe­ran­do preo­cu­pa­da­men­te a ver si fi­nal­men­te se po­día lle­gar a un acuer­do.

El Acuer­do EEUU- Mé­xi­coCa­na­dá (USMCA, por sus si­glas en in­glés) fue acla­ma­do por Trump co­mo una gran vic­to­ria. Ce­men­ta dos ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les en es­te mo­men­to de su pre­si­den­cia: cum­plir una pro­me­sa de cam­pa­ña cla­ve an­tes de las elec­cio­nes de mi­tad de pe­río­do y en­fo­car to­da su ira co­mer­cial

Fun­cio­na­rios de la Ca­sa Blan­ca ad­mi­ten que el go­bierno de Trump quie­re que las grandes po­ten­cias de Oc­ci­den­te tra­ba­jen jun­tas pa­ra en­fren­tar “la ame­na­za” que re­pre­sen­ta Chi­na

con­tra Chi­na me­dian­te el pac­to de tre­guas con los alia­dos de EEUU a lar­go pla­zo.

De he­cho, una se­rie de dis­po­si­cio­nes en el acuer­do USM- CA tie­nen el úni­co pro­pó­si­to de con­te­ner a Chi­na, y ase­gu­rar que Ca­na­dá y Mé­xi­co ha­gan lo mis­mo. El ejem­plo más evi­den­te de es­to es el ar­tícu­lo 32.10.

Es­ta dis­po­si­ción re­que­ri­ría que Ca­na­dá o Mé­xi­co le no­ti­fi­ca­ra a EEUU si uno de los países tie­ne la in­ten­ción de ini­ciar ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les con un país sin eco­no­mía de mer­ca­do, tres me­ses an­tes de su ini­cio. Du­ran­te cual­quier ne­go­cia­ción con, di­ga­mos, Bei­jing, ten­drían que in­for­mar­les a los fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses so­bre el con­te­ni­do de las con­ver­sa­cio­nes. Lue­go, des­pués de lle­gar a un acuer­do, EEUU po­dría re­ti­rar­se del USMCA. Es­to lo con­vier­te en una “píl­do­ra ve­ne­no­sa” de fac­to con­tra cual­quier co­que­teo eco­nó­mi­co con Bei­jing.

La me­di­da atra­jo mu­cha aten­ción por­que fue una ju­ga­da de EEUU pa­ra con­tro­lar la in­de­pen­den­cia de la po­lí­ti­ca co­mer­cial no só­lo de Ca­na­dá y Mé­xi­co, sino tam­bién po­si­ble­men­te de la UE, Ja­pón y Gran Bre­ta­ña des­pués del Bre­xit en al­gún mo­men­to en el fu­tu­ro.

“He­mos es­ta­do muy preo­cu­pa­dos por los es­fuer­zos de Chi­na pa­ra so­ca­var esen­cial­men­te la po­si­ción de Es­ta­dos Uni­dos me­dian­te acuer­dos con otros países”, di­jo un al­to fun­cio­na­rio de la Ca­sa Blan­ca.

“Nues­tra opi­nión”, di­jo, “es que la ame­na­za que re­pre­sen­ta Chi­na es al­go en lo que de­be­mos tra­ba­jar, y de­be­mos es­tar uni­dos con eso”. Y aña­dió: “¿Se­rá es­to un pre­ce­den­te pa­ra el fu­tu­ro? Ab­so­lu­ta­men­te”.

“El men­sa­je po­lí­ti­co es más im­por­tan­te que el efec­to le­gal”, di­jo Ro­land Pa­ris, pro­fe­sor de asun­tos in­ter­na­cio­na­les de la Uni­ver­si­dad de Ot­ta­wa. “El men­sa­je a Ca­na­dá es ‘Cui­da­do con Chi­na’ y el men­sa­je a Chi­na es ‘Man­tén tus ma­nos fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos’”.

La me­di­da tam­bién lla­ma a los tres países que sus­cri­bie­ron el acuer­do USMCA a cum­plir con los es­tán­da­res del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) con­tra la ma­ni­pu­la­ción de los ti­pos de cam­bio; pi­de una di­vul­ga­ción pú­bli­ca de cual­quier in­for­ma­ción so­bre las in­ter­ven­cio­nes del mer­ca­do; y es­ta­ble­ce un pa­nel pa­ra mo­ni­to­rear la im­ple­men­ta­ción. El FMI po­dría con­vo­car­se co­mo ár­bi­tro en ca­so de una dispu­ta.

Fi­nal­men­te, el USMCA in­clu­ye sec­cio­nes que bus­can ga­ran­ti­zar que las em­pre­sas es­ta­ta­les no se be­ne­fi­cien de sub­si­dios in­jus­tos, otra dis­po­si­ción que tie­ne el fin de con­tra­rres­tar las in­ver­sio­nes chi­nas.

El pa­que­te su­gie­re que EEUU se es­tá to­man­do en se­rio la crea­ción de una es­fe­ra de in­fluen­cia con­tra Chi­na en el sis­te­ma de comercio glo­bal. La ad­mi­nis­tra­ción Trump es­tá in­ten­tan­do usar es­to co­mo pa­lan­ca pa­ra apli­car­le tan­ta pre­sión a Pe­kín que se sien­ta obli­ga­da a vol­ver a la me­sa de ne­go­cia­cio­nes en al­gún mo­men­to. Un lu­gar po­si­ble se­ría la cum­bre del G20 en Ar­gen­ti­na en no­viem­bre, a la que se es­pe­ra que asis­tan los pre­si­den­tes Trump y Xi Jin­ping, de Chi­na.

Pe­ro lo más pro­ba­ble es que la ex­ten­sión de la cam­pa­ña con­tra Chi­na de Trump, des­de los aran­ce­les has­ta los acuer­dos co­mer­cia­les con sus alia­dos, im­pli­que po­si­cio­nes más atrin­che­ra­das y un cre­cien­te en­fren­ta­mien­to con Pe­kín.

La ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se es­tá in­ten­tan­do usar di­fe­ren­tes me­di­das co­mer­cia­les co­mo pa­lan­ca pa­ra apli­car­le tan­ta pre­sión a Pe­kín que se sien­ta obli­ga­da a vol­ver a la me­sa de ne­go­cia­cio­nes en al­gún mo­men­to

O.DOULIERY - AFP

M.NGAN -AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.