Ma­cron en caí­da li­bre

El pre­si­den­te ga­lo sigue ade­lan­te con sus re­for­mas, con­ven­ci­do de que la so­cie­dad de­be adap­tar­se pa­ra flo­re­cer: “no cam­bia­ré el rum­bo”

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - LIZ ALDERMAN

El man­da­ta­rio ase­gu­ra a los los in­ver­sio­nis­tas que sus pro­yec­tos pa­ra una “nue­va pros­pe­ri­dad fran­ce­sa” van por buen ca­mino

Con­ven­cer a los vo­tan­tes fran­ce­ses es una ba­ta­lla cues­ta arri­ba por­que las po­lí­ti­cas de Ma­cron aún no han ayu­da­do a la ma­yo­ría de las fa­mi­lias

Mien­tras el pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron con­ti­núa con la re­for­ma del mer­ca­do la­bo­ral más ami­ga­ble ha­cia el sec­tor pri­va­do que ha­ya ha­bi­do en Fran­cia en dé­ca­das, la po­pu­la­ri­dad que go­za­ba en­tre mu­chos de sus com­pa­trio­tas se ha ido en pi­ca­da. La con­fian­za del con­su­mi­dor es­tá de­ca­yen­do. Una re­cu­pe­ra­ción na­cien­te se es­tá en­ti­bian­do. El des­em­pleo se ha que­da­do es­tan­ca­do por en­ci­ma del nue­ve por cien­to du­ran­te me­ses.

Y lue­go, su­ce­dió el en­cuen­tro con el jar­di­ne­ro.

En una con­ver­sa­ción que se hi­zo vi­ral en las re­des so­cia­les, se pu­do ver có­mo Ma­cron ser­mo­neó a un jar­di­ne­ro des­em­plea­do en Pa­rís pa­ra que se es­for­za­ra más en su bús­que­da de tra­ba­jo. “Si yo cru­za­ra la ca­lle, te en­con­tra­ría uno”, le di­jo al hom­bre, lo cual pro­vo­có que Ma­cron, un ex­ban­que­ro de in­ver­sión, re­ci­bie­ra una llu­via de in­sul­tos en Twit­ter.

Lo más se­gu­ro es que es­ta no sea la vi­sión que te­nía Ma­cron de Fran­cia, o de su pre­si­den­cia, cuan­do lle­gó abrup­ta­men­te a su car­go ha­ce die­ci­ocho me­ses con la pro­me­sa de re­vi­ta­li­zar la ter­ce­ra eco­no­mía más gran­de de Eu­ro­pa pro­mul­gan­do re­for­mas en la fuer­za la­bo­ral que se ha­bían pos­ter­ga­do du­ran­te más de una dé­ca­da.

Su ín­di­ce de apro­ba­ción se ha des­plo­ma­do y la se­ma­na pa­sa­da re­nun­ció su mi­nis­tro del In­te­rior, el ter­cer miem­bro de su Ga­bi­ne­te que re­nun­cia en seis me­ses. En me­dio de la agi­ta­ción, el go­bierno bus­ca apun­ta­lar el apo­yo que tie­ne re­gre­san­do di­ne­ro a la cla­se tra­ba­ja­do­ra —con exen­cio­nes tri­bu­ta­rias por un va­lor de seis mil mi­llo­nes de eu­ros (US$ 6.900 mi­llo­nes) pa­ra asa­la­ria­dos de ba­jo y me­diano in­gre­so— y al mis­mo tiem­po tran­qui­li­zan­do y ase­gu­ran­do a los in­ver­sio­nis­tas que sus pro­yec­tos pa­ra una “nue­va pros­pe­ri­dad fran­ce­sa” van por buen ca­mino.

Ma­cron sigue con su ac­ti­tud in­fle­xi­ble, y tam­po­co ce­ja en sus crí­ti­cas res­pec­to a que la so­cie­dad fran­ce­sa de­be adap­tar­se pa­ra flo­re­cer. “No cam­bia­ré el rum­bo”, men­cio­nó Ma­cron al pe­rió­di­co fran­cés Jour­nal du Di­man­che. “Es­ta­mos en un mo­men­to en el que mu­chos de los lí­de­res po­lí­ti­cos que me pre­ce­die­ron se han ren­di­do”, agre­gó. “Pe­ro aho­ra es más ne­ce­sa­rio que nun­ca se­guir ade­lan­te con las re­for­mas”.

Sus co­men­ta­rios coin­ci­die­ron con un bom­bar­deo de re­la­cio­nes pú­bli­cas en el que es­tu­vie­ron in­vo­lu­cra­dos al­gu­nos de los miem­bros de su Ga­bi­ne­te en días re­cien­tes, y en­fa­ti­za­ron los ries­gos que co­rre Ma­cron al re­la­jar las re­gu­la­cio­nes pa­ra las em­pre­sas y cam­biar los

pa­rá­me­tros del es­ta­do de bie­nes­tar. Pa­ra ge­ne­rar di­na­mis­mo, Ma­cron ha in­sis­ti­do en que me­di­das eco­nó­mi­cas do­lo­ro­sas de­ben ser el pri­mer pa­so, en­tre ellas una mo­der­ni­za­ción del es­tric­to có­di­go la­bo­ral de Fran­cia y re­cor­tes pre­su­pues­ta­les pa­ra man­te­ner el dé­fi­cit del go­bierno den­tro de las le­yes eu­ro­peas.

Bruno Le Mai­re, el mi­nis­tro de Fi­nan­zas, se­ña­ló que aban­do­nar las po­lí­ti­cas que fa­vo­re­cen a los ne­go­cios pro­vo­ca­ría un “ca­lle­jón sin sa­li­da”. El pre­su­pues­to pa­ra 2019 tam­bién in­clu­ye una re­duc­ción de € 18.800 mi­llo­nes en impuestos a las nó­mi­nas y en otros ti­pos de impuestos em­pre­sa­ria­les pa­ra fo­men­tar la con­tra­ta­ción de per­so­nal y las in­ver­sio­nes.

“Sin em­bar­go, los fran­ce­ses per­ma­ne­cen es­cép­ti­cos”, co­men­tó Le Mai­re a los re­por­te­ros la se­ma­na pa­sa­da. “De­be­mos ex­pli­car que es­te nue­vo mo­de­lo ten­drá éxi­to, pe­ro que pa­sa­rá tiem­po an­tes de que se pue­dan ver to­dos los be­ne­fi­cios”.

Si con­ven­cer a los vo­tan­tes fran­ce­ses es una ba­ta­lla cues- ta arri­ba, es un desafío es­pe­cial pa­ra Ma­cron, quien a ni­vel in­ter­na­cio­nal es con­si­de­ra­do un lí­der eu­ro­peo di­ná­mi­co. Sus po­lí­ti­cas na­cio­na­les aún no han ayu­da­do a la ma­yo­ría de las fa­mi­lias.

En su pri­mer año, Ma­cron otor­gó exen­cio­nes im­po­si­ti­vas a las cor­po­ra­cio­nes y al diez por cien­to de los más ri­cos de Fran­cia, lo cual le dio una repu­tación de fa­vo­re­ce­dor de los pu­dien­tes. En el 5 % de los ho­ga­res más po­bres, ca­yó el po­der ad­qui­si­ti­vo, mien­tras que la ma­yo­ría de la cla­se me­dia, cer­ca del 70 % de las fa­mi­lias, ca­si no re­sul­tó afec­ta­da, de acuer­do con el Ob­ser­va­to­rio Fran­cés de Co­yun­tu­ras Eco­nó­mi­cas, un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te.

Los cam­bios al có­di­go la­bo­ral que bus­ca­ban au­men­tar la con­tra­ta­ción de per­so­nas han re­du­ci­do el des­em­pleo con len­ti­tud. Es­te ha caí­do al 9,3 %, en com­pa­ra­ción con el 10,1 % que ha­bía cuan­do Ma­cron fue ele­gi­do, pe­ro sigue sien­do más del do­ble de la ta­sa de des­em­pleo en Ale­ma­nia. Aun­que la re­cu­pe­ra­ción na­cien­te que ha­bía an­tes de que Ma­cron lle­ga­ra a la pre­si­den­cia ayu­dó a ge­ne­rar em­pleos, en los úl­ti­mos tiem­pos el cre­ci­mien­to se ha des­ace­le­ra­do has­ta lle­gar a un rit­mo del 1,7 % anual, del mis­mo mo­do que ha su­ce­di­do con el res­to de la eu­ro­zo­na.

Ma­cron les pro­me­tió a los vo­tan­tes que iba a re­du­cir el des­em­pleo al sie­te por cien­to pa­ra las si­guien­tes elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2022. Pa­ra lo­grar ese ob­je­ti­vo, la eco­no­mía ten­dría que cre­cer al me­nos un 1,7 % en ca­da uno de los pró­xi­mos cua­tro años, de lo cual no se tie­ne nin­gu­na cer­te­za, se­gún el Ob­ser­va­to­rio Fran­cés de Co­yun­tu­ras Eco­nó­mi­cas.

Las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de Ma­cron han ser­vi­do pa­ra que em­pre­sas co­mo Fa­ce­book y Fu­jit­su au­men­ten sus in­ver­sio­nes en Fran­cia. No obs­tan­te, su es­ti­lo —la con­fron­ta­ción con el jar­di­ne­ro es un buen ejem­plo— lo ha ale­ja­do de los vo­tan­tes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y de los ciu­da­da­nos de edad avan­za­da, quie­nes lo con­si­de­ran una per­so­na que des­co­no­ce sus ne­ce­si­da­des y que tie­ne una in­cli­na­ción por fa­vo­re­cer a los grandes ne­go­cios a cos­ta de los tra­ba­ja­do­res.

El pre­su­pues­to de Ma­cron pa­ra 2019 in­ten­ta en­men­dar un po­co la si­tua­ción. Su ob­je­ti­vo son las per­so­nas que no fue­ron in­clui­das en la ron­da pre­via de re­cor­tes tri­bu­ta­rios: un re­cor­te de seis mil mi­llo­nes de eu­ros a los impuestos so­bre la vi­vien­da y las nó­mi­nas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, ade­más de la re­duc­ción a las con­tri­bu­cio­nes pa­ra la aten­ción mé­di­ca y los pa­gos del se­gu­ro de des­em­pleo. Otro plan apar­ta­ría ocho mil mi­llo­nes de eu­ros pa­ra en­fren­tar el cre­ci­mien­to de la po­bre­za con pro­gra­mas de ayu­da y ca­pa­ci­ta­ción la­bo­ral pa­ra jó­ve­nes des­fa­vo­re­ci­dos con me­nos de 25 años de edad.

El pre­su­pues­to tie­ne co­mo ob­je­ti­vo “ha­cer que el tra­ba­jo pa­gue” de­jan­do más di­ne­ro en los bol­si­llos de los tra­ba­ja­do­res. Sin em­bar­go, pa­ra man­te­ner el dé­fi­cit ba­jo con­trol, Ma­cron tam­bién es­tá re­cor­tan­do los be­ne­fi­cios de los des­em­plea­dos y ha eli­mi­na­do más de 40 mil em­pleos en el sec­tor pú­bli­co.

Los in­cre­men­tos en las pen­sio­nes y en los be­ne­fi­cios fa­mi­lia­res ten­drán un lí­mi­te del 0,3 % al año, una ci­fra mu­cho me­nor a la ta­sa anual de in­fla­ción pro­me­dio del 1,8 %. A pe­sar de que que­da­rán exen­tos 300 mil pen­sio­na­dos que ga­nan me­nos de € 1.200 al mes, mu­chos vo­tan­tes de edad avan­za­da es­tán enoja­dos por es­tos re­cor­tes y es­tán sa­lien­do a las ca­lles a pro­tes­tar. En Fran­cia, hay 15 mi­llo­nes de pen­sio­na­dos, y tres de ca­da cua­tro vo­ta­ron por Ma­cron en la se­gun­da ron­da de las elec­cio­nes.

El go­bierno tam­bién ha di­fi­cul­ta­do la ele­gi­bi­li­dad pa­ra ob­te­ner el se­gu­ro de des­em­pleo y ha da­do una nue­va for­ma a los pro­gra­mas de ca­pa­ci­ta­ción pro­fe­sio­nal pa­ra que la gen­te que no tra­ba­ja en­cuen­tre em­pleo más rá­pi­do. A pe­sar del al­to des­em­pleo, hay ca­si 330 mil pues­tos va­can­tes, pues los em­plea­do­res tie­nen pro­ble­mas pa­ra en­con­trar pro­gra­ma­do­res, cho­fe­res y otros tra­ba­ja­do­res es­pe­cia­li­za­dos.

Pa­ra es­ti­mu­lar la crea­ción de em­pleos, una nue­va po­lí­ti­ca bus­ca au­men­tar la can­ti­dad de ne­go­cios me­dia­nos en Fran­cia, los cua­les no han po­di­do cre­cer al mis­mo rit­mo que en los países ve­ci­nos. Co­mo par­te de es­ta ini­cia­ti­va, se en­cuen­tra el re­cor­te de impuestos de se­gu­ri­dad so­cial a las cor­po­ra­cio­nes y la dis­mi­nu­ción de re­qui­si­tos pa­ra que las em­pre­sas ten­gan re­pre­sen­tan­tes sin­di­ca­les.

No obs­tan­te, in­clu­so la co­mu­ni­dad em­pre­sa­rial se ha que­ja­do de los cam­bios de Ma­cron. Al­gu­nas em­pre­sas es­tán mo­les­tas por­que el go­bierno tie­ne pla­nes de li­mi­tar el uso de con­tra­tos a cor­to pla­zo, y ar­gu­yen que esa po­lí­ti­ca ig­no­ra las ne­ce­si­da­des de los lu­ga­res de tra­ba­jo en la ac­tua­li­dad. Du­ran­te la cri­sis fi­nan­cie­ra, los em­plea­do­res de­pen­die­ron de los con­tra­tos a cor­to pla­zo. El ti­po de in­dus­tria in­no­va­do­ra que es­tá bus­can­do Fran­cia —ya sea con ba­se di­gi­tal o ma­nu­fac­tu­re­ra— ne­ce­si­ta tra­ba­ja­do­res ági­les y adap­ta­bles, afir­man los gru­pos em­pre­sa­ria­les.

El pre­si­den­te fran­cés es­tá “co­rrien­do un ries­go”, co­men­tó Éric He­yer, di­rec­tor de aná­li­sis y pre­dic­ción del Ob­ser­va­to­rio Fran­cés de Co­yun­tu­ras Eco­nó­mi­cas. “Me­dian­te la re­la­ja­ción de los impuestos de la cla­se me­dia, in­ten­ta ale­jar­se de su ima­gen de ‘pre­si­den­te de los ri­cos’”.

“Las me­di­das agra­va­rán la de­sigual­dad o im­pul­sa­rán el cre­ci­mien­to”, agre­gó He­yer. “Pe­ro na­da tie­ne el éxi­to ga­ran­ti­za­do, así que no es­tá cla­ro si Ma­cron ga­na­rá o per­de­rá la apues­ta”.

EFE

Ma­cron se des­plo­ma en las en­cues­tas pe­ro sigue ade­lan­te con sus re­for­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.