De­ba­cle bra­si­le­ña

Es­tu­dios de opi­nión pú­bli­ca per­mi­ten en­ten­der las ra­zo­nes de fon­do por las que un can­di­da­to de ex­tre­ma de­re­cha es­tá a las puer­tas del po­der en Bra­sil

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW

Es­tu­dios de opi­nión pú­bli­ca de los úl­ti­mos años mues­tran un de­cli­ve cons­tan­te de la de­mo­cra­cia en la re­gión, lo que per­mi­te en­ten­der el fe­nó­meno de Bol­so­na­ro

Ea­po­yo po­pu­lar al can­di­da­to de ex­tre­ma de­re­cha Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil, que es­tu­vo a pun­to de ga­nar en la pri­me­ra vuel­ta elec­to­ral el do­min­go 7, ha des­per­ta­do múl­ti­ples re­fle­xio­nes so­bre los mo­ti­vos que ex­pli­can que un pos­tu­lan­te pre­si­den­cial tan ra­di­cal ha­ya si­do un imán pa­ra los vo­tan­tes y que es­té a un pa­so de ga­nar en la se­gun­da vuel­ta, el pró­xi­mo do­min­go 27. Y son muy cier­tas: la co­rrup­ción que in­vo­lu­cra a to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos, y que se tra­gó a Luiz Iná­cio Lula da Sil­va y a otros re­fe­ren­tes del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res. Los gra­ves pro­ble­mas de in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca. Te­mo­res de que en la prin­ci­pal eco­no­mía de Amé­ri­ca La­ti­na es­ta­lle una cri­sis co­mo la que su­fre la ve­ci­na Ve­ne­zue­la. (ver pá­gi­na 6)

Pe­ro la reali­dad pa­ra com­pren­der que Bol­so­na­ro ha­ya ob­te­ni­do el 46,03% de los vo­tos, el iz­quier­dis­ta Fer­nan­do Had­dad (PT) 29,28%, y el cen­troiz­quier­dis­ta Ci­ro Go­mes (Par­ti­do De­mo­crá­ti­co La­bo­ris­ta) 12,47%, es más com­ple­ja.

Mu­chos fac­to­res es­tán in­flu­yen­do en el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co la­ti­noa­me­ri­cano y, ob­via­men­te, tam­bién en Bra­sil.

Des­de 2016, es­tu­dios de opi­nión pú­bli­ca ad­vier­ten acer­ca del re­tro­ce­so de las de­mo­cra­cias, en par­ti­cu­lar en países desa­rro­lla­dos, una ten­den­cia que tam­bién se re­fle­ja en Bra­sil

Des­de 2016, los es­tu­dios del La­ti­no­ba­ró­me­tro, y otros si­mi­la­res que se rea­li­zan en otras re­gio­nes del mun­do, ad­vier­ten acer­ca del re­tro­ce­so de las de­mo­cra­cias, en par­ti­cu­lar en países desa­rro­lla­dos. Los aca­dé­mi­cos coin­ci­den en que los ejem­plos de EEUU, Reino Uni­do, Fran­cia, Ale­ma­nia y Aus­tria, mues­tran que los elec­to­res “to­man ca­da día me­nos en cuen­ta el mun­do que los ro­dea y ba­san su com­por­ta­mien­to en el mun­do in­me­dia­to en el que vi­ven sus ex­pe­rien­cias a dia­rio”.

“El pa­no­ra­ma po­lí­ti­co mun­dial cam­bió en­tre 2016 y 2017. Lo su­ce­di­do tie­ne con­se­cuen­cias de lar­go alien­to, el sur­gi­mien­to de la ex­tre­ma de­re­cha co­mo fuer­za po­lí­ti­ca en Eu­ro­pa, la lle­ga­da de ella al par­la­men­to ale­mán son acon­te­ci­mien­tos en Oc­ci­den­te que tie­nen im­pli­can­cias mun­dia­les”, ana­li­za el úl­ti­mo es­tu­dio del La­ti­no­ba­ró­me­tro, pu­bli­ca­do a prin­ci­pios de es­te año. Ese gi­ro in­clu­ye un “de­bi­li­ta­mien­to de los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos en la re­gión, pa­san­do por el sur­gi­mien­to de cla­ses so­cia­les me­dias más exi­gen­tes y el de­sen­can­to de la po­lí­ti­ca por par­te de la gen­te”.

El gi­ro po­lí­ti­co mun­dial ha abier­to la puer­ta a fi­gu­ras co­mo Do­nald Trump o aho­ra a un Bol­so­na­ro que de­fien­de las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res, pro­mue­ve el por­te de ar­mas y reivin­di­ca la tor­tu­ra. Eso sin con­tar que asu­me una po­si-

El fas­ti­dio de los vo­tan­tes ex­pli­ca que Bra­sil sea el país de Amé­ri­ca La­ti­na con me­nos con­fian­za en los par­ti­dos, lo que coin­ci­de con la ato­mi­za­ción del Con­gre­so y una cri­sis en la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca.

ción to­tal­men­te dis­cri­mi­na­to­ria con­tra los ne­gros, mu­je­res, ho­mo­se­xua­les y otras mi­no­rías.

La de­mo­cra­cia dia­bé­ti­ca

El Informe 2017 del La­ti­no­ba­ró­me­tro se­ña­la tex­tual­men­te: Es una de­mo­cra­cia dia­bé­ti­ca que no alar­ma, con un len­to y pau­la­tino de­cli­ve de múl­ti­ples in­di­ca­do­res, dis­tin­tos se­gún el país y el mo­men­to, que per­mi­te de al­gu­na manera ig­no­rar­los co­mo fe­nó­meno so­cial. Sin em­bar­go, vis­tos en con­jun­to, esos in­di­ca­do­res re­ve­lan el de­te­rio­ro sistemático y cre­cien­te de las de­mo­cra­cias de la re­gión. No se ob­ser­van in­di­ca­do­res de con­so­li­da­ción, sino, aca­so, in­di­ca­do­res de des- con­so­li­da­ción”. Y Bra­sil es buen ejem­plo de esa ten­den­cia.

Otro fe­nó­meno es que se re­gis­tran avan­ces eco­nó­mi­cos, pe­ro no así en los pla­nos po­lí­ti­co y so­cial. Es­to da cuen­ta de una di­so­cia­ción en­tre el mun­do de la eco­no­mía y de la po­lí­ti­ca.

La pér­di­da de va­lo­res de­mo­crá­ti­cos no ne­ce­sa­ria­men­te va en con­tra del ac­to del su­fra­gio, sino que se re­fle­ja en las pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les co­mo mues­tra el ca­so de Bra­sil, pe­se a los “no­ta­bles avan­ces en la au­to­ex­pre­sión” de los ciu­da­da­nos.

El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Amé­ri­ca La­ti­na -hoy en de­cli­veha con­tri­bui­do a que se desa­rro­lle un com­por­ta­mien­to nue­vo en­tre los elec­to­res, más re­pre­sen­ta­ti­vo de las so­cie­da­des desa­rro­lla­das, co­mo la dis­mi­nu­ción de las ta­sas de fer­ti­li­dad, la ato­mi­za­ción de las fa­mi­lias y el ac­ce­so a bie­nes de con­su­mo por una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la po­bla­ción.

Una con­duc­ta más ma­te­ria­lis­ta de la so­cie­dad ha te­ni­do un im­pac­to en los va­lo­res por­que, ex­pli­ca el es­tu­dio, “cuan­do los pue­blos se preo­cu­pan de los asun­tos más ma­te­ria­les que es­pi­ri­tua­les, con las con­se­cuen­cias mo­ra­les que ello im­pli­ca: el re­la­jo de los es­tán­da­res éti­cos, el au­men­to de la co­rrup­ción, la vio­len­cia y la de­lin­cuen­cia”.

“El pro­ce­so de desa­rro­llo en Amé­ri­ca La­ti­na ha si­do dis­par, de­jan­do el desa­rro­llo de las cul­tu­ras sin li­de­raz­gos que las guíen, mien­tras el li­de­raz­go de los ele­men­tos ma­te­ria­les del desa­rro­llo se han to­ma­do to­do el es­ce­na­rio”, di­ce el La­ti­no­ba­ró­me­tro, otra se­ñal muy pre­sen­te en el Bra­sil ac­tual.

El co­mún de­no­mi­na­dor del es­ce­na­rio re­gio­nal es un cal­do de cul­ti­vo pa­ra el enojo de los vo­tan­tes: al­ta de­sigual­dad so­cial; fal­ta de con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes; has­tío por las pro­me­sas no cum­pli­das; y una ma­yor exi­gen­cia de los vo­tan­tes a los go­ber­nan­tes, en par­ti­cu­lar de una cre­cien­te cla­se me­dia que sien­te el te­mor de re­gre­sar a la po­bre­za.

In­di­fe­ren­cia al ré­gi­men

Se­gún el La­ti­no­ba­ró­me­tro, las nue­vas afi­ni­da­des con go­bier­nos de de­re­cha en la re­gión no se de­ben a cam­bios de ideo­lo­gías de los vo­tan­tes, sino más bien al ale­ja­mien­to de las mis­mas. “Hay más in­di­fe­ren­cia en el ti­po de ré­gi­men, me­nos per­so­nas se ubi­can en la es­ca­la iz­quier­da- de­re­cha”, se­ña­la el informe.

El es­tu­dio in­di­ca que la in­di­fe­ren­cia an­te el ti­po de ré­gi­men au­men­tó en la re­gión a 25% en el año 2017, ha­bien­do si­do del 23% en 2016. Por­que lo que bus­ca la ciu­da­da­nía de hoy en día son re­sul­ta­dos o me­di­das po­lí­ti­cas más efec­ti­vas, ya no importa tan­to de dón­de pro­ven­gan. Tam­bién han au­men­ta­do los “de­sen­can­ta­dos”, cu­ya fal­ta de par­ti­ci­pa­ción o com­pro­mi­so es­tá te­nien­do con­se­cuen­cias en de­tri­men­to de la de­mo­cra­cia.

En el ca­so de Bra­sil, la cre­di­bi­li­dad de la de­mo­cra­cia es­tá ba­jo fue­go por­que ne­ce­si­ta al mis­mo tiem­po de un se­ve­ro ajus­te fis­cal y que el cre­ci­mien­to sea com­par­ti­do, co­mo acon­se­ja el Ban­co Mun­dial, en el mar­co de un Es­ta­do que tie­ne una “di­fi­cul­tad cre­cien­te” pa­ra ofre­cer ser­vi­cios bá­si­cos.

En ese sen­ti­do, el eco­no­mis­ta Mar­ce­lo Ne­ri, de la Fun­da­ción Ge­tú­lio Var­gas, aler­tó, a prin­ci­pios de es­te mes, que una par­te de la po­bla­ción bra­si­le­ña “vi­ve en el si­glo XIX”: po­co es­co­la­ri­za­da, en aglo­me­ra­cio­nes sin sa­nea­mien­to bá­si­co y en un am­bien­te con “ín­di­ces de vio­len­cia dig­nos de una gue­rra”.

Y las bre­chas so­cia­les, que hoy se iden­ti­fi­can co­mo “las nue­vas de­sigual­da­des de la pros­pe­ri­dad”, son un fac­tor que afec­ta a la con­so­li­da­ción de la de­mo­cra­cia.

Los go­bier­nos han fra­ca­so en so­lu­cio­nar las di­fi­cul­ta­des de los seg­men­tos vul­ne­ra­bles de la po­bla­ción, sien­do los fla­ge­los más re­sis­ten­tes el cri­men or­ga­ni­za­do, las pan­di­llas y la de­lin­cuen­cia co­mún en las fa­ve­las. En 2017, 63.880 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das en to­do el país, un 3% más que el año an­te­rior, se­gún un es­tu­dio del Fo­ro Bra­si­le­ño de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, lle­van­do el ín­di­ce de ho­mi­ci­dios a 30,8 por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes.

En es­te con­tex­to con­vul­so, los te­mas del au­to­ri­ta­ris­mo, xe­no­fo­bia y po­pu­lis­mo pa­re­cen ac­ti­var­se, lo que su­po­ne una derrota en el plano hu­ma­ni­ta­rio o mo­ral de las so­cie­da­des.

La co­rrup­ción

Una de las cau­sas prin­ci­pa­les del de­cli­ve de la de­mo­cra­cia en Bra­sil ha si­do la co­rrup­ción, que tie­ne re­per­cu­sio­nes so­bre la ima­gen del sis­te­ma po­lí­ti­co

Bra­sil ocu­pa el pri­mer lu­gar de Amé­ri­ca La­ti­na, don­de los ha­bi­tan­tes opi­nan que allí “se go­bier­na pa­ra unos cuan­tos gru­pos po­de­ro­sos en pro­pio be­ne­fi­cio”. Los bra­si­le­ños iden­ti­fi­can a la co­rrup­ción co­mo el pro­ble­ma más im­por­tan­te del país.

La fu­ria po­pu­lar por un ma­ne­jo ines­cru­pu­lo­so de los fon­dos pú­bli­cos agre­ga pre­sión a los go­bier­nos pa­ra que eje­cu­ten res­pues­tas a de­man­das so­cia­les de­ja­das de la­do o pro­me­sas elec­to­ra­les no cum­pli­das.

El fas­ti­dio de los vo­tan­tes ex­pli­ca que Bra­sil sea el país de Amé­ri­ca La­ti­na con me­nos con­fian­za en los par­ti­dos (7%), lo que coin­ci­de con la ato­mi­za­ción del Con­gre­so en de­ce­nas de par­ti­dos -al­re­de­dor de 30-, así co­mo con la cri­sis de re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca.

En ese con­tex­to, la pro­me­sa de Bol­so­na­ro de des­man­te­lar la co­rrup­ción, co­mo sea, es una ban­de­ra que quie­re ser al­za­da por mu­chos ciu­da­da­nos, in­de­pen­dien­te­men­te de lo que el can­di­da­to ha­ga o di­ga en otros fren­tes de ac­tua­ción. Pa­re­ce­ría que ha pren­di­do la idea de que “el fin jus­ti­fi­ca los me­dios”.

En es­te mo­men­to, los ana­lis­tas coin­ci­den en que en Bra­sil rei­na el desáni­mo por el de­cli­ve del país que lo ale­ja del desa­rro­llo con el que al­gu­na vez so­ñó.

Por eso qui­zás es que Ne­ri cree que el gi­gan­te Sud­ame­ri­cano ne­ce­si­ta de un Nel­son Man­de­la “que con­si­ga per­do­nar y te­ner no­ción de fu­tu­ro”, al­go que no pa­re­ce na­da sen­ci­llo.

M.PI­MEN­TEL - AFP

A.SCH­NEI­DER - AFP

F.SOU­ZA - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.