Un nue­vo fren­te pa­ra Trump

El Observador Fin de Semana - Mundo - - MUNDO -

Las acu­sa­cio­nes con­tra Ara­bia Sau­di­ta de ase­si­na­to de un pe­rio­dis­ta en su con­su­la­do en Es­tam­bul fuer­zan a Do­nald Trump a to­mar una po­si­ción ines­pe­ra­da, ya que se ve obli­ga­do a re­cla­mar por de­re­chos hu­ma­nos al reino que ha res­pal­da­do fir­me­men­te. Ara­bia Sau­di­ta fue el pri­mer des­tino de Trump al asu­mir la pre­si­den­cia de EEUU, y no só­lo ha­la­gó en­ton­ces a su am­bi­cio­so prín­ci­pe he­re­de­ro, Moha­med bin Sal­mán, sino que tam­bién se alió es­tre­cha­men­te con el reino en un es­fuer­zo por ais­lar a su ri­val re­gio­nal, Irán.

Trump ha per­ma­ne­ci­do en si­len­cio so­bre te­mas de de­re­chos hu­ma­nos, en mo­men­tos que Es­ta­dos Uni­dos res­pal­da la cam­pa­ña li­de­ra­da por Ara­bia Sau­di­ta con­tra los re­bel­des en Ye­men, que se­gún un informe de Na­cio­nes Uni­das a ma­ta­do a mi­les de ci­vi­les. Ade­más, apo­yó al prín­ci­pe Moha­med -tam­bién co­no­ci­do por sus ini­cia­les MBS- cuan­do de­tu­vo a de­ce­nas de per­so­nas en una po­lé­mi­ca cam­pa­ña de re­pre­sión con­tra di­si­den­tes lan­za­da des­de que fue de­sig­na­do en ju­nio de 2017. Pe­ro el vi­ce­pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Mike Pen­ce, se de­cla­ró el lu­nes 8 “pro­fun­da­men­te preo­cu­pa­do” an­te las fuer­tes sos­pe­chas de que Ja­mal Khas­hog­gi, un re­co­no­ci­do co­lum­nis­ta sau­di­ta ra­di­ca­do en Es­ta­dos Uni­dos y co­la­bo­ra­dor del The Was­hing­ton Post, fue ase­si­na­do tras in­gre­sar al con­su­la­do sau­dí. Pen­ce di­jo que, de ser cier­to, se­ría “trá­gi­co”.

Mien­tras Trump se ma­ni­fes­tó “preo­cu­pa­do”, y ga­ran­ti­zó no sa­ber na­da so­bre el des­tino de Khas­hog­gi, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Mike Pom­peo, pi­dió una in­ves­ti­ga­ción “ex­haus­ti­va” que apor­te trans­pa­ren­cia.

Los fun­cio­na­rios sau­díes in­sis­ten en que el pe­rio­dis­ta ha­bía de­ja­do el con­su­la­do en Es­tam­bul.

Los crí­ti­cos de Trump di­cen que el man­da­ta­rio ha con­tri­bui­do a crear una at­mós­fe­ra que pue­de ha­ber im­pul­sa­do a Ara­bia Sau­di­ta a si­len­ciar cues­tio­na­mien­tos ex­tran­je­ros.

Trump ata­ca a los me­dios con fre­cuen­cia, lla­man­do a los pe­rio­dis­tas “enemi­gos de la gen­te”, y so­lo ha pues­to én­fa­sis en los de­re­chos hu­ma­nos pa­ra pre­sio­nar a ri­va­les co­mo Irán y Chi­na. La ad­mi­nis­tra­ción de Trump di­ce a los “vio­la­do­res de de­re­chos hu­ma­nos y lí­de­res re­pre­so­res ‘Ade­lan­te, ha­gan lo que ten­gan que ha­cer; mi­ra­re­mos ha­cia otro la­do, no ha­brá con­se­cuen­cias”, di­jo Sa­rah Mar­gon, di­rec­to­ra de Hu­man Rights Watch en Was­hing­ton. El ca­so Khas­hog­gi po­ne a Trump ines­pe­ra­da­men­te del la­do de Tur­quía, país del cual dos al­tos fun­cio­na­rios han si­do cas­ti­ga­dos con san­cio­nes por la de­ten­ción de un pas­tor es­ta­dou­ni­den­se li­be­ra­do ayer.

El se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Jim Mat­tis, di­jo que el Pen­tá­gono es­ta­ba “mo­ni­to­rean­do” la si­tua­ción en Tur­quía, y sub­ra­yó la ne­ce­si­dad del apo­yo mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se pa­ra “pro­te­ger al pue­blo sau­dí”. (

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.