DE PIN­TA

El Observador Fin de Semana - Referi - - INFORME - MAR­CE­LO DECAUX twit­ter.com/mar­de­ca­ux

Pe­se a que no se es­ti­la­ba en la época, Pe­ña­rol via­jó a ju­gar an­te Real Ma­drid la fi­nal In­ter­con­ti­nen­tal de 1966 con es­tos tra­jes.

Un ca­rri­to ti­ra­do por un ca­ba­llo, de los tan­tos que tran­si­tan las ca­lles de Mon­te­vi­deo, ocu­pa­ba par­te de la ave­ni­da. Quien lle­va­ba las rien­das iba ata­via­do con una ca­mi­se­ta de Pe­ña­rol, pe­ro no con una cual­quie­ra. Era una ca­sa­ca dis­tin­ta. De co­lec­ción.

Pa­ra dar­se cuen­ta de esos de­ta­lles hay que ser es­tu­dio­so de es­te te­ma y per­ci­bir des­de las gri­fas a có­mo son las ra­yas verticales ama­ri­llas y ne­gras – o qui­zá horizontales co­mo hu­bo al­gu­nas ama­ri­llas en el pa­sa­do–, o in­clu­so si un nú­me­ro co­ci­do en cue­ro po­see las ca­rac­te­rís­ti­cas que de­be te­ner pa­ra que esa ca­mi­se­ta sea his­tó­ri­ca.

To­do es­to lo co­no­ce Uriel Can­ce­la, un co­lec­cio­nis­ta em­pe­der­ni­do que tie­ne una es­pe­cie de san­tua­rio man­ya en su ca­sa en Pun­ta Ca­rre­tas.

Fue en­ton­ces cuan­do el pro­pio Uriel lo pa­ró al hom­bre. Le di­jo que

esa ca­sa­ca le in­tere­sa­ba, que se la que­ría com­prar, lle­gó a un acuer­do y la co­lo­có con todas las de­más que tie­ne en su pro­pio do­mi­ci­lio.

Can­ce­la tra­ba­ja co­mo ar­qui­tec­to y ha­ce más de 10 años que tie­ne esta afi­ción, es­te hobby en el que no so­lo tie­ne ca­mi­se­tas au­ri­ne­gras, sino tam­bién me­da­llas, za­pa­tos de fút­bol his- tó­ri­cos, pe­lo­tas, ban­de­ri­nes, re­vis­tas, me­mo­rias y ba­lan­ces. En to­do es­tá Pe­ña­rol.

Tie­ne mu­chos bie­nes muy pre­cia­dos en su pe­que­ño mu­seo, pe­ro uno de los que se des­ta­ca y que es­tá en­cua­dra­do, es una ca­mi­se­ta de Al­ber­to Spen­cer de la pri­me­ra fi­nal an­te Ri­ver Pla­te ar­gen­tino de la Co­pa Li­ber­ta­do­res 1966, que fi­nal­men­te ga­na­ron los mi­ra­so­les.

“Un hom­bre era muy asi­duo a un bar y se la ter­mi­nó re­ga­lan­do al pro­pie­ta­rio. Pa­só de mano en mano. Fui has­ta el bar tres ve­ces, pe­ro no la me qui­so ven­der. La cuar­ta vez que fui ya ha­bía ce­rra­do pa­ra siem­pre y con el tiem­po, vi en un dia­rio que se re­ma­ta­ba un ar­tícu­lo de­por­ti­vo de un bar de la ca­lle Monte Ca­se­ros. ¡Te­nía que ser ese! Fui al re­ma­te y la com­pré por US$ 300”, re­cuer­da Can­ce­la pa­ra Re­fe­rí.

En una re­pi­sa hay unos za­pa­tos de fút­bol –no bo­ti­nes, co­mo se les di­ce aho­ra– que per­te­ne­cie­ron a Jo­sé Be­nin­ca­sa, glo­ria del vie­jo Ri­ver Pla­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.