¿CÓ­MO JUE­GA?

El Observador Fin de Semana - Referi - - DESDE ESTADOS UNIDOS -

El ba­se-es­col­ta Mar­ke­lle Fultz, for­ma­do en la Uni­ver­si­dad de Washington, es una in­cóg­ni­ta fue­ra de su Con­fe­de­ra­ción del Pa­cí­fi­co, don­de lo­gró pro­me­dios de 23,2 pun­tos por par­ti­do. Con esos re­gis­tros se ubi­có co­mo el sex­to má­xi­mo ano­ta­dor del país. Fue con­si­de­ra­do por los ca­za­ta­len­tos co­mo uno de los me­jo­res en los úl­ti­mos 14 años. Fue ele­gi­do por Phi­la­delp­hia 76ers. Es un ba­se, de 1.93 me­tros de al­tu­ra, que na­ció el 29 de ma­yo de 1998. Es un ju­ga­dor ofen­si­vo, con una gran va­rie­dad de re­cur­sos, y que des­ta­ca por su al­tu­ra pa­ra la po­si­ción. cuen­ta cuan­do no se ha­bía di­cho mi nom­bre y las cá­ma­ras se me em­pe­za­ron a ve­nir arri­ba”, di­jo con una ri­sa tí­mi­da. El que siem­pre lo sa­be an­tes y nun­ca se de­ja ver en el lu­gar de los he­chos de Adrián Woj­na­rows­ki, el pe­rio­dis­ta más co­nec­ta­do de la NBA. En tiem­pos de re­des, la gen­te sa­be mi­nu­tos an­tes, vía “Woj”, quién va a ir a qué equi­po.

De to­dos mo­dos, ca­si cual­quier in­for­ma­ción de un ju­ga­dor yen­do de un equi­po es al­go que na­die da por se­gu­ro an­tes de que el pro­pio ju­ga­dor lo avi­se en su cuen­ta per­so­nal. Tras ese mo­men­to del anuncio, un tú­nel con­du­ce a las pro­me­sas por un rá­pi­do pro­ce­so me­diá­ti­co hi­per­con­cen­tra­do: vi­deo pa­ra la TV ofi­cial de la li­ga o del nue­vo equi­po del ju­ga­dor por el pa­si­llo del es­ta­dio, con­fe­ren­cia de pren­sa, fo­tos ofi­cia­les de la li­ga, es­pa­cio de re­des so­cia­les y fi­nal­men­te, un pa­so por va­rios pla­tó de te­le­vi­sión con emi­sio­nes en vi­vo.

En el fi­nal del re­co­rri­do, vuel­ven cer­ca del es­ce­na­rio pe­ro pa­ra ser en­tre­vis­ta­dos por ca­de­nas co­mo ESPN, que trans­mi­ten a me­tros de don­de to­do su­ce­de. Tan­to Fultz co­mo Ta­tum lo ha­cen sin pro­ble­mas aun­que con ti­mi­dez, pe­ro la ma­yo­ría del mag­ne­tis­mo lo atrae otro jo­ven al que to­da­vía se le no­tan ras­gos pos­pu­ber­tad en la ca­ra: Lon­zo Ball fue se­lec­cio­na­do en se­gun­do lu­gar por Los Án­ge­les La­kers, la glo­rio­sa fran­qui­cia huér­fa­na de es­tre­llas y cam­peo­na­tos des­de in-

clu­so va­rios años an­tes del re­ti­ro de Ko­be Br­yant. Ball, un ba­se con un po­der de pa­se ca­si má­gi­co que es­te año ju­gó en la uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, fue adop­ta­do co­mo po­ten­cial La­ker ca­si des­de que se su­po de él. Su pa­dre, La­var, es ya un per­so­na­je de la fa­rán­du­la NBA: sus de­cla­ra­cio­nes in­cen­dia­rias –co­mo de­cir que en su ju­ven­tud ha­bría de­rro­ta­do con fa­ci­li­dad a Michael Jor­dan o afir­mar que sus tres hi­jos ju­ga­rán en los La­kers– no han si­do su­fi­cien­tes co­mo pa­ra eclip­sar el in­te­rés que hay en Lon­zo, bas­tan­te más me­di­do a la ho­ra de ha­blar con la pren­sa.

La­var co­no­ce el show y a la gen­te le en­can­ta: en el mo­men­to en que se le­van­tó pa­ra sa­lir de la zo­na en la que el Draft se­guía su cur­so y pa­sa­ba al sec­tor de pren­sa, los fans lo abu­chea­ron y vi­va­ron a par­tes igua­les. Él son­rió y arro­jó su go­rro –de su pro­pia mar­ca, cla­ro– a la gen­te. No po­cos pe­rio­dis­tas en el lu­gar es­ta­ban de acuer­do en que los La­kers ne­ce­si­ta­ban re­cu­pe­rar la arro­gan­cia an­tes de vol­ver a los pla­yoffs. Ver el re­co­rri­do de Lon­zo en vi­vo va a ser una de las gran­des na­rra­ti­vas de la NBA de aquí en ade­lan­te, si su ta­len­to y éti­ca de tra­ba­jo acom­pa­ñan. Hay un de­ta­lle ex­tra: fue ele­gi­do na­da me­nos que por el icó­ni­co Ear­vin “Ma­gic” John­son, de vuel­ta en los La­kers en un car­go ge­ren­cial.

La re­sa­ca del fi­nal

No to­do es pom­pa; mu­cho me­nos pa­ra las pro­me­sas que se que­dan has­ta úl­ti­ma ho­ra, cuan­do la ma­yo­ría de los fans se fue­ron, pa­ra com­pro­bar que no que­da­ron se­lec­cio­na­dos y de­be­rán in­ten­tar en­trar a la li­ga en los tor­neos de ve­rano, ju­gan­do en la li­ga de desa­rro­llo o fue­ra de EEUU. A esa ho­ra, el mo­vi­mien­to en zo­na de pren­sa y las es­ta­cio­nes de fo­to y re­des so­cia­les de la NBA ba­ja bas­tan­te. Lo que sí es­tá lle­na es la sa­la don­de los pe­rio­dis­tas del mun­do ul­ti­man las cró­ni­cas y aná­li­sis que en mi­nu­tos van a que­dar subidas en ca­da me­dio. De fon­do, las vo­ces de los co­men­ta­ris­tas de ra­dio se en­tre­cru­zan con las de la TV, don­de el aná­li­sis si­gue ju­ga­dor por ju­ga­dor e im­por­ta tan­to el nú­me­ro 20 co­mo el nú­me­ro 60 de la se­lec­ción. Eso tam­bién tie­ne ló­gi­ca: ra­ra vez to­das las pri­me­ras se­lec­cio­nes del Draft son acer­ta­das y mu­chas es­tre­llas han si­do ele­gi­das muy tar­de en el Draft. Dray­mond Green, fi­gu­ra de los Wa­rriors, fue ele­gi­do en el pues­to 35. Isaiah Tho­mas, fi­gu­ra ex­clu­yen­te de los Cel­tics, fue ele­gi­do por Sa­cra­men­to Kings en el nú­me­ro 60. Ma­nu Gi­nó­bi­li fue nú­me­ro 57. Na­da ase­gu­ra el éxi­to y me­nos en el que ca­si uná­ni­me­men­te se con­si­de­ra el mo­men­to más com­pe­ti­ti­vo de la li­ga a nivel de ta­len­to. Lo úni­co se­gu­ro es que ca­da año la NBA con­si­gue 60 chan­ces de que nue­vas na­rra­ti­vas se su­men a las de las es­tre­llas que hoy en­ri­que­cen la be­lle­za del de­por­te. Po­cas li­gas del mun­do son ca­pa­ces de pro­veer al­go pa­re­ci­do. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.