El bo­xeo pe­lea por vol­ver a ser lo que fue

CRE­CE SU PRÁC­TI­CA EN LOS GIMNASIOS, CA­DA VEZ LO EN­TRE­NAN MÁS MU­JE­RES Y SE TRANS­FOR­MA EN UNA AC­TI­VI­DAD QUE SA­CA A LOS JÓ­VE­NES DE LAS CA­LLES Y DEL OCIO

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - MAR­COS SIL­VA Especial pa­ra Re­fe­rí

Me pone muy con­ten­ta el cre­ci­mien­to del bo­xeo fe­me­nino, se abrie­ron mu­chos gimnasios y ca­si la mi­tad de la gen­te que prac­ti­ca el de­por­te son mu­je­res. Creo que el bo­xeo es­tá to­man­do fuer­za de nue­vo. Se es­tán ha­cien­do ve­la­das y hay ma­te­ria pri­ma y pro­mo­to­res que apues­tan a Uru­guay. El bo­xeo ama­teur es el se­mi­lle­ro y es cla­ve que se mue­va, que ha­yan pe­leas pa­ra me­jo­rar la com­pe­ten­cia” Ch­ris Na­mús BOXEADORA URU­GUA­YA

Du­ran­te mu­chos años, el bo­xeo fue un de­por­te que cap­tó la aten­ción del pú­bli­co uru­gua­yo. Des­de Do­go­mar Mar­tí­nez has­ta las pe­leas de Al­fre­do Evan­ge­lis­ta an­te Muham­mad Ali y Larry Holmes a fi­nes de la dé­ca­da de 1970, pa­san­do por la me­da­lla de bron­ce que ga­nó Was­hing­ton “Cue­ri­to” Ro­drí­guez en los Jue­gos Olím­pi­cos de Tokio en 1964. Cuan­do sur­gió el pro­gra­ma “K.O. a las Dro­gas” mu­chos se en­tu­sias­ma­ron y pensaron que era el gol­pe que ne­ce­si­ta­ba el bo­xeo pa­ra re­sur­gir en Uru­guay. Bo­xea­do­res co­mo Ch­ris Na­mús y Caril He­rre­ra se en­car­ga­ron de vol­ver a po­ner al de­por­te en los me­dios pero los re­sul­ta­dos no fue­ron los esperados.

K.O a las Dro­gas

El pro­gra­ma “K.O a las Dro­gas” se creó en 2006 por ini­cia­ti­va del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Ta­ba­ré Váz­quez, con el ob­je­ti­vo de uti­li­zar al bo­xeo pa­ra trans­mi­tir va­lo­res a ado­les­cen­tes en si­tua­cio­nes vul­ne­ra­bles.

Con el pa­so del tiem­po, el pro­gra­ma mo­di­fi­có sus ob­je­ti­vos y ac­tual­men­te tie­ne co­mo pi­la­res fo­men­tar el de­sa­rro­llo de la per­so­na­li­dad de los jó­ve­nes y co­la­bo­rar en la in­te­gra­ción en la so­cie­dad pa­ra ge­ne­rar es­pa­cios en igual­dad de opor­tu­ni­da­des.

Des­de ha­ce al­gu­nos años, el pro­gra­ma fue in­clui­do por la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal del De­por­te den­tro de su po­lí­ti­ca de Escuelas de Ini­cia­ción De­por­ti­va y tie­ne a Raúl Re­co­ba co­mo coor­di­na­dor eje­cu­ti­vo. Ac­tual­men­te hay 26 aca­de­mias que par­ti­ci­pan del pro­gra­ma “K.O. a las dro­gas” que tra­ba­ja con más de 800 jó­ve­nes de to­do el país. “To­dos los sá­ba­dos se ha­cen ex­hi­bi­cio­nes y eso ge­ne­ra que el bo­xeo vuel­va a tomar cur­so. Tra­ba­ja­mos con la Co­lo­nia Be­rro, con el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­clu­sión So­cial Ado­les­cen­te (INISA), con el Com­car y con las cár­ce­les de Co­lo­nia y de Sal­to”, de­ta­lló Re­co­ba a Re­fe­rí y ase­gu­ró que el cre­ci­mien­to del pro­gra­ma ha­ce que ten­gan una lis­ta de es­pe­ra “de más de 20 aca­de­mias”. A fu­tu­ro el ob­je­ti­vo es ex­pan­dir el pro­gra­ma a to­dos los de­par­ta­men­tos del país pero los re­cur­sos eco­nó­mi­cos que tie­ne el pro­gra­ma de mo­men­to no al­can­zan.

Re­co­ba des­ta­có el ambiente fa­mi­liar que se vi­ve en las ex­hi­bi­cio­nes de bo­xeo y ne­gó que exis­tan pro­ble­mas de se­gu­ri­dad: “A un par­ti­do de fút­bol van 100 po­li­cías, los ju­ga­do­res em­pie­zan a los be­sos y en al­gu­nos ca­sos ter­mi­nan a las pi­ñas. En el bo­xeo es al re­vés, arrancan gol­peán­do­se y al fi­nal el per­de­dor ter­mi­na le­van­tan­do el bra­zo del ga­na­dor. El bo­xeo tie­ne va­lo­res in­creí­bles”.

Las mu­je­res ga­nan es­pa­cio

“El 40% de las per­so­nas que prac­ti­can bo­xeo en el gim­na­sio son mu­je­res. Tu­ve que sa­car las cla­ses de ae­ró­bi­ca pa­ra su­mar más ho­ras de bo­xeo por­que tenía más mu­je­res que que­rían en­tre­nar” le con­tó a Re­fe­rí Ri­car­do Ca­bre­ra, due­ño del gim­na­sio Me­ga Gym en el ba­rrio La Te­ja.

Ac­tual­men­te son más de 90 per­so­nas las que to­man cla­ses con el pro­fe­sor Julio Mo­ra en el Me­ga Gym, que ade­más de en­fo­car­se en el en­tre­na­mien­to tra­ba­ja en la trans­mi­sión de va­lo­res. “Los pa­dres es­tán muy agra­de­ci­dos, la ju­ven­tud cam­bió y se ma­ne­jan otros có­di­gos. Acá aden­tro es­tán cui­da­dos. Se en­se­ñan va­lo­res, res­pon­sa­bi­li­dad, tra­ba­jo en equi­po, su­pera­ción in­di­vi­dual que se va fo­men­tan­do a tra­vés de la cul­tu­ra del de­por­te”, afir­mó Ca­bre­ra, que ade­más tra­ba­ja des­de ha­ce más de 20 años en la par­te téc­ni­ca de­por­ti­va en el INAU.

El bo­xeo co­mo for­ma de vi­da

“Cuan­do tenía 19 años fa­lle­ció mi pa­dre y le di­je a mi ma­má que me iba a po­ner a bo­xear pa­ra sa­car ade­lan­te a la fa­mi­lia”, re­cuer­da Caril He­rre­ra que a sus 37 años tie­ne un ré­cord de 39 pe­leas ga­na­das, 23 por KO y dos com­ba­tes perdidos.

El bo­xeo es­tu­vo siem­pre pre­sen­te en la ca­sa de su fa­mi­lia. Su pa­dre Al­de­mir “Ra­tón” He­rre­ra fue bo­xea­dor ama­teur y sus dos her­ma­nos (Mar­ner y Jho­nat­han) tam­bién. “Tu­ve una his­to­ria de vi­da me­dio com­pli­ca­da, na­cí en el Ce­rro, un ba­rrio muy hu­mil­de y gra­cias al bo­xeo apren­dí a de­jar amis­ta­des y vi­cios que no me ha­cían bien”. Su his­to­ria de vi­da y las ga­nas de su­pe­rar­se lo con­vir­tie­ron en 2007 en una de las ca­ras vi­si­bles del pro­gra­ma “K.O. a las Dro­gas”, al­go que lle­nó de or­gu­llo a He­rre­ra pero que tam­bién le ge­ne­ró una gran pre­sión: “Nun­ca pen­sé que iba a ser aban­de­ra­do del bo­xeo uru­gua­yo, sa­lir en la te­le­vi­sión, que ven­gan pa­dres a pe­dir­me que me sa­que fo­tos con sus hi­jos. No fue fá­cil ma­ne­jar ese mo­men­to, tenía una pre­sión muy gran­de y ha­bía mu­cha ex­pec­ta­ti­va en to­do lo que ha­cía”.

Des­pués de su­mar va­rias pe­leas co­mo bo­xea­dor ama­teur, Caril de­ci­dió dar el sal­to y pa­sar al pro­fe­sio­na­lis­mo. Ga­nó el tí­tu­lo uru­gua­yo, fue cam­peón sud­ame­ri­cano y la­tino. Sin em­bar­go, los logros de­por­ti­vos no se re­fle­ja­ron en su si­tua­ción eco­nó­mi­ca.

“No me dio ni pa­ra com­prar­me una mo­to. El mer­ca­do del bo­xeo en Uru­guay es muy chi­co y acá no se pa­ga co­mo se de­be­ría pa­gar, cuan­do la tor­ta se re­par­te en­tre mu­chos que­da po­co pa­ra re­par­tir. Du­ran­te mi ca­rre­ra no pu­de hacer pla­ta, y el di­ne­ro que ge­ne­ré se lo lle­va­ron los pro­mo­to­res” afir­mó “El Ra­tón Ase­sino”.

El tiem­po pa­sa­ba y la reali­dad eco­nó­mi­ca que atra­ve­sa­ba He­rre­ra lo obli­gó a tomar una de­ci­sión prio­ri­zan­do el di­ne­ro y po­nien­do en riesgo su ca­rre­ra de­por­ti­va. “En 2008 me fui a pe­lear a Fi­li­pi­nas con­tra Alex Ba­nal, una de las pro­me­sas del bo­xeo lo­cal en el pe­so Supermosca (51.71 kg). Fue­ron 36 ho­ras de vue­lo, es­tu­ve de­mo­ra­do más de seis ho­ras en el ae­ro­puer­to, lle­gué dos días an­tes de la pe­lea y no pu­de dor­mir. Fui de ‘car­ne de ca­ñón’. Aguan­té cua­tro rounds pero no me res­pon­dían las pier­nas y ter­mi­né per­dien­do por KO”. Sin em­bar­go, Caril no se arre­pien­te de la de­ci­sión que to­mó: “Ahí co­bré ca­si U$S 10.000 y pu­de com­prar­le va­rias co­sas a mi ma­dre pa­ra la ca­sa”.

En 2011 via­jó a Mé­xi­co pa­ra par­ti­ci­par de un Reality Show lla­ma­do “Re­to de Cam­peo­nes” don­de lle­gó a la fi­nal que ter­mi­nó per­dien­do an­te el lo­cal Oscar Gon­zá­lez. “Ga­né cua­tro pe­leas y en la fi­nal el juez la pa­ró en el sép­ti­mo round y ter­mi­né per­dien­do por KOT. Pa­ra mí fue in­jus­to pero ya pa­só”, re­cuer­da He­rre­ra que nun­ca co­bró los U$S 10.000 del pre­mio que le co­rres­pon­día. Ac­tual­men­te, mien­tras en­tre­na en Bue­nos Ai­res, es due­ño jun­to a su her­mano Mar­ner del gim­na­sio Figh­ting Mou­se en el Ce­rro, al que acu­den va­rios chi­cos del ba­rrio “que es­tán tra­tan­do de en­de­re­zar­se”, se­ña­ló.

Na­mús: pio­ne­ra en el bo­xeo uru­gua­yo

“Aga­rré la guía te­le­fó­ni­ca y arran­qué a lla­mar a to­dos los gimnasios pa­ra ave­ri­guar si acep­ta­ban mu­je­res en las cla­ses. En to­dos me decían que eran ex­clu­si­vos pa­ra hom­bres. Cuan­do es­ta­ba por ba­jar los bra­zos, mi pa­dre me co­men­tó que ha­bía uno en la Adua­na. Sa­lí del li­ceo y fui”, re­cuer­da Ch­ris Na­mús que a los 16 años y des­pués de ver la pe­lí­cu­la Gol­pe de Mu­jer de­ci­dió de­jar el taek­won­do pa­ra pasarse al bo­xeo.

Al lle­gar al gim­na­sio Los Ña­tos, el due­ño le di­jo que no ha­bía pro­ble­ma, aun­que no ha­bía ves­tua­rio pa­ra mu­je­res y él se iba a pa­rar en la puer­ta mien­tras ella se du­cha­ba pa­ra evi­tar pro­ble­mas. An­to­nio Ca­ne­do, due­ño del gi­man­sio, pen­só que Na­mús no vol­ve­ría: “Cuan­do fui al día si­guien­te Ca­ne­do no lo po­día creer, me di­jo que nun­ca se ima­gi­nó que yo iba a vol­ver y que en reali­dad no me po­día en­tre­nar por­que no tra­ba­ja­ba con mu­je­res. Mien­tras yo le in­sis­tía, en la char­la sa­lió el nom­bre de mi abue­la, que él la co­no­cía de La Te­ja. La lla­ma­mos por te­lé­fono y mi abue­la lo con­ven­ció pa­ra que me en­tre­na­ra. Una ge­nia mi abue­la”.

Has­ta el día de hoy, Na­mús re­cuer­da el día en que co­no­ció a Ta­ba­ré Váz­quez: “Se inau­gu­ra­ba el pri­mer gim­na­sio de KO a las Dro­gas en Pa­so de la Are­na y el en­tre­na­dor de ese gim­na­sio era mi abue­lo, el Co­lo­ra­do Co­rra­les, que fue cam­peón sud­ame­ri­cano. En ese mo­men­to, mi abue­lo me di­ce si me ani­ma­ba a su­bir­me al ring pa­ra hacer una ex­hi­bi­ción, que es­ta­ba el Pre­si­den­te, y que­ría que me vie­ra. Pero mi en­tre­na­dor de Los Ña­tos no que­ría que pe­lea­ra y se pu­so a dis­cu­tir con mi abue­lo. De los ner­vios y lo in­có­mo­da que es­ta­ba me pu­se a llo­rar y de re­pen­te apa­re­ció Ta­ba­ré y me di­jo: ‘No te pon­gas mal, si no te­nés ga­nas de su­bir, no subas’. ‘Ten­go pi­la de ga­nas de su­bir’, le con­tes­té y en dos se­gun­dos me cam­bié y ter­mi­né ha­cien­do guan­tes con­tra un hombre”.

Du­ran­te va­rios años, Na­mús con­tó con el apo­yo del pro­gra­ma KO a las Dro­gas que en aquel en­ton­ces co­la­bo­ra­ba con al­gu­nos bo­xea­do­res pro­fe­sio­na­les. “Me po­nían un pre­pa­ra­dor fí­si­co pa­ra que en­tre­na­ra por la ma­ña­na en el Co­man­do Mi­li­tar, al me­dio­día me da­ban el al­muer­zo en el Ins­ti­tuo Kol­ping y ade­más me da­ban una cu­po­ne­ra con bo­le­tos de Cutc­sa”, re­cuer­da Na­mús que en esa épo­ca se tras­la­da­ba en bi­ci­cle­ta pa­ra to­dos la­dos por­que “la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de mi fa­mi­lia no era bue­na”.

Pa­ra Na­mús, el pú­bli­co uru­gua­yo se in­tere­sa por el bo­xeo y no tie­ne du­das que es un de­por­te que pue­de cre­cer mu­cho más en nues­tro país. “Uru­guay ama el bo­xeo, el otro día pe­leó May­weat­her y to­do el mun­do ha­bla­ba de eso. Las pe­leas de bo­xeo que se pa­san por te­le­vi­sión abier­ta su­pe­ran en ra­ting a Show Match. En 2011 mi pe­lea mi­dió más que la Co­pa Amé­ri­ca. Ojo, no fue por mí, lo que quie­ro de­cir es que hay un pú­bli­co que quie­re ver pe­leas”. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.