US Open, de­por­te y show vis­tos des­de aden­tro

EL TE­NIS EN SU MÁ­XI­MA EX­PRE­SIÓN: ES­PEC­TÁCU­LO Y DE­POR­TE CON EL SE­LLO ES­TA­DOU­NI­DEN­SE

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - CA­RO­LI­NA DELISA In­vi­ta­da a Es­ta­dos Uni­dos

Cuan­do em­pie­za el úl­ti­mo Grand Slam del año en Es­ta­dos Uni­dos, el sub­te que va de Man­hat­tan a Flus­hing Mea­dows, en Queens, va más re­ple­to de lo ha­bi­tual. Una mul­ti­tud se baja co­mo en ma­na­da y ca­mi­na un lar­go tre­cho has­ta lle­gar a la se­de del US Open, el USTA Bi­llie Jean King Na­tio­nal Ten­nis Cen­ter.

Los es­ta­dou­ni­den­ses tie­nen una gran ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer de to­do un mo­ti­vo de con­su­mo, un es­pec­tácu­lo, que ter­mi­na sien­do mu­cho más que un tor­neo de te­nis pa­ra se­gui­do­res del de­por­te.

No es ne­ce­sa­rio ser un fa­ná­ti­co. Al par­que, con más de 20 can­chas de to­do ti­po –abier­tas, con gra­das, sin gra­das y has­ta un me­ga­es­ta­dio te­cha­do pa­ra 23 mil per­so­nas–, se le suman las ac­ti­vi­da­des que hay a lo lar­go de to­do el día que na­da tie­nen que ver con el te­nis. Ex­po­si­cio­nes, ba­res, res­tau­ran­tes, ca­rri­tos de co­mi­da rá­pi­da en­tre can­cha y can­cha, lo­ca­les de ro­pa de las mar­cas más em­ble­má­ti­cas de Es­ta­dos Uni­dos, tien­das de re­ga­los o un es­pa­cio es­pe­cial, ahí sí, don­de los hin­chas y afi­cio­na­dos pue­den ju­gar de ma­ne­ra vir­tual mien­tras es­pe­ran que lle­gue la ho­ra pa­ra ver el par­ti­do que les in­tere­sa.

El que va al US Open sa­be que no es so­lo te­nis y po­si­ble­men­te pa­se allí gran par­te del día.

Ta­kas­hi Curd y Dio­ne Ch­ris­tie son dos de los es­ta­dou­ni­den­ses que des­de ha­ce más de una dé­ca­da no se lo pier­den, y ca­da vez que se acer­ca la fe­cha com­pran sus en­tra­das pa­ra ver la fi­nal del tor­neo. Pa­ga­ron más de US$ 1.000 pa­ra te­ner las bu­ta­cas más al­tas del estadio. “Es un es­fuer­zo”, di­jo la fa­ná­ti­ca a Referí, y ac­to se­gui­do sa­có a re­lu­cir una de sus re­cien­tes com­pras: un go­rro ro­sa­do que de­ja­ba cons­tan­cia de su par­ti­ci­pa­ción del 2017 en el US Open.

El pú­bli­co que asis­te no es de éli­te, pe­ro tie­ne que te­ner la ca­pa­ci­dad pa­ra pa­gar en­tra­das. Pa­ra el Art­hur As­he, por ejem­plo, los pre­cios van des­de US$ 70 y los lu­ga­res más pri­vi­le­gia­dos pue­den cos­tar has­ta US$ 10 mil en la fi­nal del tor­neo, que en es­te caso se dispu­tará es­te do­min­go.

Ade­más, tie­nen que es­tar dis­pues­tos a com­prar a pre­cios bas­tan­te más in­fla­dos de lo co­mún. Des­de una ham­bur­gue­sa has­ta un sou­ve­nir o una pren­da de ro­pa, los pre­cios du­pli­can e in­clu­so tri­pli­can los mon­tos de los pro­duc­tos que se ven­den afue­ra del pre­dio.

La trans­mi­sión que mon­ta ESPN, due­ña de los de­re­chos de TV (y que in­vi­tó a pe­rio­dis­tas de to­da Amé­ri­ca, in­clui­do Referí), tam­bién es par­te del show, lo que le per­mi­te te­ner trans­mi­sión en vi­vo des­de las más de 20 can­chas don­de se desa­rro­lla el tor­neo.

Un gran­de mun­dial

El de­but de Ro­ger Federer, en la pri­me­ra se­ma­na del US Open –el mar­tes 29 de agos­to– en el estadio te­cha­do, el Art­hur As­he, ge­ne­ró to­do un es­pec­tácu­lo en el se­gun­do día del US Open. Es el estadio de te­nis más gran­de del mun­do y las ca­si 23 mil bu­ta­cas lle­nas alen­ta­ban la en­tra­da del sui­zo, bas­tan­te más que a su con-

trin­can­te, Fran­ces Tia­foe, un jo­ven es­ta­dou­ni­den­se de 19 años que sus com­pa­trio­tas lo ven co­mo una promesa pa­ra el fu­tu­ro del te­nis.

Fue el par­ti­do más es­pe­ra­do del día. Des­de tem­prano en la ma­ña­na la llu­via no dio tre­gua y la ma­yo­ría de los par­ti­dos se sus­pen­die­ron, pe­ro eso no im­pi­dió que mi­les de per­so­nas se man­tu­vie­ran en el USTA Bi­llie Jean King Na­tio­nal Ten­nis Cen­ter –se­de del US Open– co­mien­do, mi­ran­do ex­po­si­cio­nes de au­tos Mer­ce­des Benz o com­pran­do sou­ve­nirs.

So­bre las ocho de la no­che, los pa­ra­guas se amon­to­na­ron en los al­re­de­do­res del estadio e iban des­apa­re­cien­do de a po­co a me­di­da que los fa­ná­ti­cos se aco­mo­da­ban en sus asien­tos.

Cer­ve­za o Co­ca Co­la en mano, pan­chos, ham­bur­gue­sas o pa­pi­tas, y la ma­yo­ría se man­te­nían en si­len­cio a la es­pe­ra de que en­tra­ran los ju­ga­do­res. Cuan­do lle­ga­ron, el gri­te­río fue tal que los hin­chas de­ja­ron atrás el com­por­ta­mien­to pa­ca­to que po­día es­pe­rar­se de quie­nes si­guen el de­por­te.

Des­pués que em­pie­za el par­ti­do la tran­qui­li­dad vuel­ve. Car­te­les al­re­de­dor de las tri­bu­nas pi­den a los es­pec­ta­do­res que ha­gan el me­nor rui­do po­si­ble mien­tras los ju­ga­do­res se en­fren­tan y lo más lla­ma­ti­vo es que, pe­se al fa­na­tis­mo, los asis­ten­tes cum­plen.

Pe­ro es­te fue un par­ti­do atí­pi­co. Federer em­pe­zó su­frien­do, per­dió el pri­mer set y el par­ti­do se ex­ten­dió a cin­co. La di­fe­ren­cia de eda­des y de ex­pe­rien­cia en­tre los con­trin­can­tes –el sui­zo le lle­va 17 años al es­ta­dou­ni­den­se– no in­co­mo­dó a Tia­foe, que le ju­gó el par­ti­do de igual y lle­gó a un pun­to en que el pú­bli­co pa­re­cía di­vi­di­do y ce­le­bra­ba a la par las vic­to­rias de uno y de otro.

Un gran­de lo­cal

Des­pués de un es­pec­tácu­lo con uno de los me­jo­res te­nis­tas del mun­do en un estadio de lu­jo, cual­quier otro par­ti­do en el res­to de las 22 can­chas que tie­ne el pre­dio del US Open que­da sin tan­to bri­llo.

Pe­ro los lí­de­res lo­ca­les ha­cien­do lo su­yo afue­ra tie­ne su en­can­to. Ahí es­ta­ba el uru­gua­yo Pa­blo Cue­vas, que ha­bía te­ni­do que can­ce­lar su de­but el día an­te­rior a raíz de la llu­via. Es­ta vez le to­có en­fren­tar­se bajo el sol an­te el bos­nio Da­mir Dzum­hur. En una can­cha con pú­bli­co re­du­ci­do de no más de 100 per­so­nas, al­gu­nos po­cos, en acen­tos rio­pla­ten­ses y cen­troa­me­ri­ca­nos, lo alen­ta­ban. Ter­mi­nó per­dien­do los tres sets y se fue en­se­gui­da de la se­de del US Open sin dar con­fe­ren­cia de pren­sa.

“Me es­tá cos­tan­do en­con­trar el fo­co den­tro de los par­ti­dos”, re­co­no­ció des­pués el uru­gua­yo, en diá­lo­go con Referí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.