En el la­be­rin­to del ofi­cia­lis­mo

Com­pli­ca­do. El pa­no­ra­ma del grupo ofi­cial sin Da­mia­ni es bas­tan­te com­ple­jo y no hay un lí­der na­tu­ral a fal­ta de tres me­ses pa­ra las elec­cio­nes; el pre­si­den­te in­sis­te en no ser can­di­da­to

El Observador Fin de Semana - Referi - - PEÑAROL - MAR­CE­LO DECAUX twit­ter.com/mar­de­ca­ux

Exis­te gran in­cer­ti­dum­bre en el ofi­cia­lis­mo de Pe­ña­rol de ca­ra a las elec­cio­nes de di­ciem­bre. Por un la­do, Juan Pe­dro Da­mia­ni ha di­cho has­ta el can­san­cio que no se pre­sen­ta­rá. Tie­ne la de­ci­sión to­ma­da des­de an­tes de inau­gu­rar el Estadio Cam­peón del Si­glo, y es una de­ci­sión de vi­da, que ha­bló con su fa­mi­lia. Él mis­mo le plan­teó a los di­ri­gen­tes de su grupo que no iría a las ur­nas.

El eje Pe­rey­ra-ba­rre­ra

Por otro la­do, días pa­sa­dos se ba­jó de la can­di­da­tu­ra Jor­ge Ba­rre­ra, quien era nú­me­ro pues­to pa­ra en­ca­be­zar la lis­ta ofi­cia­lis­ta jun­to a Wal­ter Pe­rey­ra. To­dos da­ban por he­cho que esa se­ría la fór­mu­la. Pe­ro am­bos que­da­ron mal pa­ra­dos cuan­do en el Con­se­jo Di­rec­ti­vo se opu­sie­ron al di­rec­tor de­por­ti­vo Gon­za­lo De los San­tos, que res­pal­dó la con­ti­nui­dad de Leo­nar­do Ra­mos, y Da­mia­ni les dio la es­pal­da.

Pe­se a esa de­ci­sión, Ser­gio Pe­rro­ne (ex­con­se­je­ro del Mo­vi­mien­to 28 de Se­tiem­bre y des­de ha­ce años ofi­cia­lis­ta sin ser di­ri­gen­te) co­men­zó una re­co­lec­ción de fir­mas pa­ra que Pe­rey­ra y Ba­rre­ra se pre­sen­ten en una lis­ta.

Rol de Ca­tino y alian­za con Are­co

Pe­ro no es el úni­co mo­vi­mien­to en el ofi­cia­lis­mo: Ro­dol­fo Ca­tino y otros alle­ga­dos –se su­po­nía que a ese grupo se ha­bía uni­do Pe­rey­ra, pe­ro fi­nal­men­te pre­fi­rió man­te­ner­se al mar­gen–, crea­ron Tu Pe­ña­rol. La in­ten­ción de Ca­tino es po­der se­llar una alian­za con la opo­si­ción, es­pe­cial­men­te con el Mo­vi­mien­to 28 de Se­tiem­bre de Mar­ce­lo Are­co, y es­tá con­ven­ci­do en que lo po­drá ha­cer. El te­ma es que si lo lo­gra, ¿quién se­ría el can­di­da­to? Are­co no se va a ba­jar. Co­mo en el club hay ley de le­mas, la idea de Ca­tino es que él sea el can­di­da­to, Are­co el nú­me­ro dos, y que del tres al 11 ha­ya lis­tas in­de­pen­dien­tes. De to­dos mo­dos, esa alian­za no se­ría tan de “uni­dad” co­mo se di­ce, por­que Ig­na­cio Ru­glio, de Sen­ti­mien­to 1981, ya di­jo que no es­tá dis­pues­to a in­te­grar­la.

Si Ca­tino no lo­gra una alian­za –lo más pro­ba­ble– el es­ce­na­rio se­rá to­tal­men­te dis­tin­to. Por eso es que Pe­rro­ne es­tá jun­tan­do fir­mas con los so­cios pa­ra que la fór­mu­la sea Pe­rey­ra-ba­rre­ra y que es­tos re­vean su de­ci­sión. Pe­rey­ra di­jo que no pue­de ser can­di­da­to a pre­si­den­te por­que se lo im­pi­de el es­ta­tu­to del Hos­pi­tal Bri­tá­ni­co, del cual es di­rec­tor ge­ne­ral. Ba­rre­ra, por su par­te, se ba­jó por­que tie­ne mu­cho tra­ba­jo,se­gún sus pro­pias pa­la­bras.

Po­si­bles es­ce­na­rios

El he­cho de que Ba­rre­ra se ba­ja­ra ge­ne­ró un gran va­cío den­tro del ofi­cia­lis­mo. Na­die lo te­nía pre­vis­to. Ese va­cío pue­de lle­nar­se de tres ma­ne­ras, pe­ro to­das di­fí­ci­les: 1) Que el ofi­cia­lis­mo co­mo tal (sin Da­mia­ni) no se pre­sen­te en las elec­cio­nes –al­go que no se ve con pro­ba­bi­li­da­des–. 2) Que Ca­tino lo­gre el acuer­do con el 28 de Se­tiem­bre y que el ofi­cia­lis­mo va­ya en ese acuer­do (al­go tam­bién muy di­fí­cil). 3) Que la mo­vi­da de Pe­rro­ne y sus fir­mas lo­gren que Ba­rre­ra re­vea su de­ci­sión y de­ci­da ser can­di­da­to jun­to a Pe­rey­ra.

¿Có­mo jue­ga el clá­si­co en es­to?

El clá­si­co de la se­ma­na tam­bién en­tra a ta­llar en las elec­cio­nes. Si los au­ri­ne­gros ga­nan, no se pue­de des­car­tar na­da de ca­ra al ac­to elec­cio­na­rio por­que aún res­tan tres me­ses.

Al­gu­nos pien­san que Da­mia­ni pue­de re­ver su de­ci­sión y pos­tu­lar­se des­pués de ha­ber di­cho in­nú­me­ras ve­ces que no lo ha­rá. La ex­cu­sa pue­de pa­sar por el te­ma fi­nan­cie­ro y eco­nó­mi­co que atra­vie­sa la ins­ti­tu­ción, que ha lle­va­do a que en las úl­ti­mas se­ma­nas los ju­ga­do­res no con­cen­tren. “No des­car­to que pue­da pa­sar eso”, di­jo a Referí una fuen­te alle­ga­da al pre­si­den­te. Aun­que a es­ta al­tu­ra pa­re­ce muy di­fí­cil.

Jus­ta­men­te la fal­ta de di­ne­ro es lo que hi­zo du­dar de pre­sen­tar­se a mu­chos en los úl­ti­mos días.

“Cuan­do yo me va­ya, se va el ofi­cia­lis­mo”, di­jo Da­mia­ni ha­ce un mes en dis­tin­tas au­di­cio­nes. Y eso se ve re­fle­ja­do en que, sin el pre­si­den­te, el ofi­cia­lis­mo es­tá muy le­jos de ser un grupo com­pac­to. Los sec­to­res que se di­vi­san son: 1) los del Fo­ro Batllis­ta (san­gui­net­tis­tas) con Ger­va­sio Ge­dan­ke, Fer­nan­do Erri­co, Ju­lio Luis San­gui­net­ti y Jor­ge Ca­ru­so. 2) El de Ed­gar Wel­ker. 3) El de Ri­car­do Ra­chet­ti. 4) El mo­vi­mien­to de Ro­dol­fo Ca­tino. 5) El ala de Wal­ter Pe­rey­ra, Ser­gio Pe­rro­ne y Jor­ge Ba­rre­ra. To­da esa dis­per­sión com­pli­ca la ta­rea pa­ra tra­tar de jun­tar vo­tos.

En Pe­ña­rol hay quien pien­sa que si se lo­gra la uni­dad en­tre el ofi­cia­lis­mo pos Da­mia­ni con la 2809, le ga­nan a Ru­glio y se cons­tru­ye go­ber­na­bi­li­dad en el club. El te­ma es que, si co­mo to­do apun­ta, van se­pa­ra­dos por­que Are­co no acep­ta, el es­ce­na­rio se­rá com­pli­ca­do pa­ra po­der go­ber­nar, ga­ne quien ga­ne.

¿Y si Da­mia­ni apo­ya a Are­co?

Otro de los po­si­bles es­ce­na­rios que sur­gie­ron en los úl­ti­mos días es que Da­mia­ni, sin pre­sen­tar­se, de­cla­re su apo­yo a Are­co pa­ra ga­nar­le a Ru­glio. La idea pa­re­ce im­pro­ba­ble, por­que a di­fe­ren­cia de la muy bue­na re­la­ción per­so­nal que exis­te en­tre Ca­tino y Are­co, en­tre es­te y el pre­si­den­te la mis­ma es muy ti­ran­te.

Si bien fal­tan tres me­ses, de a po­co van apa­re­cien­do las lis­tas de can­di­da­tos y por par­te del ofi­cia­lis­mo pos Da­mia­ni no hay na­da de­fi­ni­do. Na­da. Es un gran la­be­rin­to con mu­chos re­co­ve­cos y di­fe­ren­tes sa­li­das. Pe­ro tam­bién hay otros la­be­rin­tos que tie­nen una so­la sa­li­da, co­mo el de la no­ta­ble película de Ku­brick ba­sa­da en el li­bro de Step­hen King, El res­plan­dor, y ca­paz que esa úni­ca sa­li­da lle­va inexo­ra­ble­men­te a que Da­mia­ni sea can­di­da­to. Las pró­xi­mas se­ma­nas se­rán de­ter­mi­nan­tes. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.