Un pue­blo con fo­co en la te­le­vi­sión

Bris­tol. De aque­lla qui­me­ra de 1979 al sueño de 2017

El Observador Fin de Semana - Referi - - PEÑAROL -

Es­tu­vie­ron en Bris­tol?”. La emo­ción de la mu­jer que ha­ce la pre­gun­ta se no­ta en su ros­tro –mez­cla en­tre or­gu­llo y asom­bro–, mien­tras, aga­rra­da del tra­ve­sa­ño de un sub­te es­pe­ra la pa­ra­da fi­nal que la lle­va a la se­de del US Open, en Nue­va York.

Le ha­bla a un grupo de pe­rio­dis­tas iden­ti­fi­ca­dos con acre­di­ta­cio­nes de ESPN pa­ra ha­cer la co­ber­tu­ra del úl­ti­mo Grand Slam del año que se jue­ga en Es­ta­dos Uni­dos. Su son­ri­sa es por una ra­zón sim­ple: su pue­blo na­tal tie­ne al­go más de 60.000 ha­bi­tan­tes y muy po­co pa­ra ofre­cer a los vi­si­tan­tes. Pe­ro es­tá ubi­ca­do en el cen­tro del es­ta­do de Con­nec­ti­cut y los par­ques de ver­de in­ten­so y las on­du­la­cio­nes sir­ven de es­ce­na­rio el lu­gar en don­de en ver­dad es­tá pues­to el fo­co: la se­de de ESPN, un pue­blo en sí mis­mo, con 17 edi­fi­cios y más de 20 an­te­nas gi­gan­tes que ex­pan­den la se­ñal ha­cia el res­to del país.

¿Por qué alo­jar­se en Bris­tol? Cuan­do 1979 Bill Ras­mus­sen fun­dó la em­pre­sa y se ins­ta­ló en la zo­na po­cos creían que un ca­nal de­por­ti­vo pu­die­ra ver­da­de­ra­men­te fun­cio­nar. En Bris­tol, al me­nos, era lo que se co­men­ta­ba. “Eso era tan chi­co, en me­dio de la na­da y de­di­ca­do a los de­por­tes, y mi­ra en qué se con­vir­tió aho­ra”, co­men­ta la mu­jer del sub­te, que tie­ne más de 60 años y vio có­mo ese pe­que­ño edi­fi­cio de ape­nas unos me­tros cua­dra­dos se re­pro­du­jo has­ta al­can­zar una ciudad den­tro de su pro­pia ciudad. La geo­gra­fía de la lo­ca­li­dad es lo que ha­ce que sea uno de los me­jo­res lu­ga­res pa­ra emi­tir se­ña­les den­tro de Es­ta­dos Uni­dos. Y ESPN pasó de ser ese pe­que­ño edi­fi­cio de­di­ca­do a la co­ber­tu­ra de­por­ti­va pa­ra pa­sar a te­ner, so­lo en Bris­tol, más de 4 mil tra­ba­ja­do­res y a trans­mi­tir en más de 60 paí­ses al­re­de­dor del mun­do.

Co­mo en Dis­ney

Po­co que­dó de ese car­tel sim­ple, ro­jo y re­don­dea­do, con las le­tras que dan nom­bre a la em­pre­sa. Aho­ra en Bris­tol to­do pa­re­ce ser un es­pec­tácu­lo.

Des­de el cuar­to de con­tro­les, una do­ce­na de di­rec­to­res y de pro­duc­to­res tra­ba­ja pa­ra fis­ca­li­zar to­do lo que se es­tá trans­mi­tien­do. Es una sa­la os­cu­ra con más de 20 pan­ta­llas que van dan­do cuen­ta de lo que es­tá su­ce­dien­do al ai­re. Hay quien se en­car­ga de los grá­fi­cos, de lo que pa­sa en re­des so­cia­les, de lo que pa­sa de úl­ti­mo mo­men­to y hay que lan­zar al ai­re.

Uno de sus es­tu­dios más gran­des den­tro del cam­pus, des­de don­de se trans­mi­ten los par­ti­dos y los pro­gra­mas vin­cu­la­dos con la Na­tio­nal Foot­ball Lea­gue, tie­ne más de 800 me­tros cua­dra­dos, sets que es­tán es­con­di­dos en el pi­so pe­ro que pue­den le­van­tar­se pa­ra cam­biar la es­ce­no­gra­fía, pan­ta­llas que se abren y se di­vi­den, y cer­ca de 300 lu­ces or­ga­ni­za­das en el te­cho de for­ma tal que, en caso de que al­gu­na se rom­pa, los tra­ba­ja­do­res pue­den re­pa­rar­las sin ne­ce­si­dad de afec­tar la trans­mi­sión que se es­té rea­li­zan­do en el mo­men­to.

Ade­más de la tec­no­lo­gía, la se­de en Bris­tol se da al­gu­nos gus­tos, co­mo te­ner de adorno un mu­ral he­cho con 207.360 pie­zas que de­man­dó 240 ho­ras de tra­ba­jo, con la ima­gen de los pre­sen­ta­do­res Re­ce Da­vis, Jay Wi­lliams, Seth Green­burg y Jay Bi­las. O te­ner un pa­si­llo cons­trui­do es­pe­cial­men­te pa­ra trans­por­tar el ma­te­rial y que no sea ne­ce­sa­rio sa­car­lo a la mez­quin­dad del frío o del ca­lor in­ten­so que pue­de al­can­zar a lo lar­go del año. Pa­ra el in­vierno, los pi­sos ex­te­rio­res que ro­dean los edi­fi­cios tie­nen un sis­te­ma de ca­le­fac­ción que per­mi­ten que la nie­ve se de­rri­ta con más ra­pi­dez y evi­tar con­tra­tiem­pos.

Y pa­ra en­tre­te­ner­se. Los fun­cio­na­rios tie­nen, ca­mino a la can­ti­na, una pan­ta­lla en ca­da pun­ta del co­rre­dor en el que pue­den es­cu­char el himno de su equi­po de­por­ti­vo de la uni­ver­si­dad a la que asis­tie­ron, lo que a ve­ces ge­ne­ra com­pe­ten­cias en­tre un ex­tre­mo y otro del pa­si­llo pa­ra ver quién man­tie­ne so­nan­do el su­yo por más tiem­po.

El ni­vel tec­no­ló­gi­co y las ex­tra­va­gan­cias de la se­de hacen que ha­ya un lo­cal de sou­ve­nirs y has­ta ten­ga vi­si­tas guia­das. En el úl­ti­mo año más de 7.000 per­so­nas, en­tre em­plea­dos e in­te­gran­tes de li­gas de­por­ti­vas, hi­cie­ron el re­co­rri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.