EL DÍA DEL HIN­CHA

Nacional y Pe­ña­rol jue­gan es­te do­min­go a la ho­ra 16 por el Tor­neo Clau­su­ra y el país se di­vi­de en­tre dos pa­sio­nes

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - MAR­COS SIL­VA Especial pa­ra Referí

Los clá­si­cos no se jue­gan, se ga­nan”. “En los clá­si­cos no hay fa­vo­ri­tos”.“es un par­ti­do apar­te”. “Exis­ten ju­ga­do­res clá­si­cos”. “El que lle­ga me­jor, ge­ne­ral­men­te ga­na”. Es­tas son al­gu­nas de las frases que ro­dean al par­ti­do más im­por­tan­te en la his­to­ria del fút­bol uru­gua­yo. Du­ran­te 90 mi­nu­tos el país se di­vi­de en dos mi­ta­des: la de Nacional y la de Pe­ña­rol.

Nel­son Ol­vei­ra, Clau­dio Flo­res, Gus­ta­vo Bis­cay­za­cú y Ro­dri­go Le­mos re­cor­da­ron anéc­do­tas de clá­si­cos pa­ra Referí.

El pri­me­ro no se ol­vi­da

“Te man­dan a la can­cha sin pre­gun­tar­te si que­rés en­trar, por si fue­ra po­co, de go­le­ro…”, re­ci­ta el Ca­na­rio Lu­na en la can­ción

Brin­dis por Pie­rrot, y fue lo que le su­ce­dió a Clau­dio Flo­res en 1995 cuan­do le tocó de­bu­tar en el ar­co de Pe­ña­rol.

“La se­ma­na pre­via al clá­si­co, Pe­ña­rol ven­dió al Gallego Ós­car Fe­rro a Fe­rro Ca­rril Oes­te en Ar­gen­ti­na y ju­gá­ba­mos con­tra Nacional en la pri­me­ra fe­cha. En ese mo­men­to, Gre­go­rio Pé­rez me di­jo en la prác­ti­ca que yo se­ría el pró­xi­mo ar­que­ro de Pe­ña­rol, y a la no­che el Cr. Jo­sé Pe­dro Da­mia­ni me lla­mó por te­lé­fono a mi ca­sa pa­ra dar­me su apo­yo y de­cir­me que to­dos en el club con­fia­ban en mí”, re­cor­dó el Po­pi Flo­res, que en aquel en­ton­ces te­nía 18 años.

Esos días pre­vios al par­ti­do fue­ron de mu­cha an­sie­dad. “Va­rios re­fe­ren­tes del plan­tel me ha­bla­ron y me de­mos­tra­ron su con­fian­za, era un gru­po de ju­ga­do­res con mu­cha as­cen­den­cia, co­mo Ós­car Agui­rre­ga­ray, Ro­bert Li­ma, el Ca­ba­llo De los San­tos, Nel­son Gu­tié­rrez y ade­más se su­ma­ba Gre­go­rio Pé­rez, que era co­mo un pa­dre pa­ra to­dos no­so­tros”, con­tó Flo­res a Referí.

Pa­ra la es­ta­dís­ti­ca que­da­rá que ese clá­si­co co­rres­pon­dien­te al Tor­neo Clau­su­ra de 1995 ter­mi­nó con triun­fo de Pe­ña­rol 1-0, gra­cias a un gol de Luis Ro­me­ro que gri­tó por pri­me­ra vez con la ca­mi­se­ta au­ri­ne­gra.

El 24 de ma­yo de 2009 que­da­rá mar­ca­do pa­ra siem­pre en la his­to­ria de Gus­ta­vo Bis­cay­za­cú con la ca­mi­se­ta de Nacional.

“Fue el úni­co que ju­gué, cum­plí un sue­ño que te­nía y se lo cum­plí a mi fa­mi­lia. Cuan­do arran­qué con el fút­bol siem­pre les de­cía que al­gún día iba a ju­gar en Nacional y ha­cer go­les clá­si­cos”, re­cuer­da el Gri­lli­to, que aque­lla tar­de se lle­vó la pe­lo­ta del par­ti­do des­pués de mar­car tres go­les.

Sin em­bar­go, el día del par­ti­do las co­sas pa­ra Bis­cay­za­cú ha­bían arran­ca­do con el pie iz­quier­do. “Has­ta ese día era un ju­ga­dor que te­nía mu­chas cá­ba­las. Fal­ta­ban 15 mi­nu­tos pa­ra sa­lir a la can­cha y el Mono, el uti­le­ro de Nacional, se ha­bía ol­vi­da­do de lle­var la cal­za que yo usa­ba en to­dos los par­ti­dos. Se pu­so ner­vio­so y me de­cía que la iba a bus­car, pe­ro era im­po­si­ble que lle­ga­ra a tiem­po. En­ton­ces le di­je: ‘A par­tir de hoy to­do lo que me pa­se aden­tro de la can­cha es cul­pa tu­ya’. Ima­gi­na­te có­mo es­ta­ba des­pués del par­ti­do, lo­co de la vi­da”.

Los clá­si­cos te mar­can

Pa­ra Flo­res, los clá­si­cos son par­ti­dos bi­sa­gras que pue­den mar­car la ca­rre­ra de un ju­ga­dor. “Si yo en ese clá­si­co an­da­ba mal, no sé si hu­bie­se te­ni­do la opor­tu­ni­dad de vi­vir lo que me tocó des­pués”, ase­gu­ra el ar­que­ro que ju­gó seis años en los aurinegros y ga­nó cua­tro cam­peo­na­tos Uru­gua­yos.

“A mí no me lla­man en to­do el año, pe­ro lle­gan los clá­si­cos y siem­pre se re­cuer­da mi nom­bre. Esos 90 mi­nu­tos le que­da­ron mar­ca­dos al hin­cha de Nacional y mal o bien que­dé en un rin­con­ci­to de la his­to­ria del club”, re­co­no­ció Bis­cay­za­cú.

El pe­so de las es­ta­dís­ti­cas

Nacional tie­ne una ra­cha de 12 clá­si­cos sin per­der an­te Pe­ña­rol.

“Te­ner esa con­fian­za pre­via al par­ti­do de saber que en­fren­te hay un ri­val con el que no per­dés ha­ce tres años, se sien­te en la can­cha. Eso no te ga­ran­ti­za que vas a ga­nar, pa­ra ga­nar vas a te­ner que co­rrer, me­ter y ju­gar. De eso no hay du­da”, afir­mó Bis­cay­za­cú.

Ol­vei­ra le res­tó im­por­tan­cia a la ra­cha ne­ga­ti­va que vi­ve Pe­ña­rol y afir­mó que “los clá­si­cos im­por­tan­tes son los ofi­cia­les, más allá de que uno quie­ra ga­nar los amis­to­sos tam­bién. Eso el ju­ga­dor lo sa­be, los clá­si­cos por la ‘co­pa de la le­che’ o la ‘co­pa de la pa­pa’ sir­ven pa­ra las es­ta­dís­ti­cas no­más, pa­ra el afue­ra”.

“Las es­ta­dís­ti­cas pesan más en la gen­te jo­ven. De es­tos fut­bo­lis­tas de Pe­ña­rol la ma­yo­ría va a ju­gar su pri­mer clá­si­co. Vie­nen he­re­dan­do una si­tua­ción que se la es­tán co­mien­do de arri­ba”, afir­mó Ro­dri­go Le­mos, quien ju­gó des­de 1993 has­ta 1998 en los tri­co­lo­res.

La Mo­mia agre­gó que Pe­ña­rol es el que ne­ce­si­ta más un triun­fo clá­si­co: “Lle­gar con pun­ta­je per­fec­to y no ga­nar­lo, más allá que des­pués sea cam­peón, es ex­ten­der esa ra­cha de pa­sar más de tres años sin ga­nar un clá­si­co”.

¿Có­mo lle­gan al do­min­go?

“Veo muy bien a Pe­ña­rol, los ju­ga­do­res que vi­nie­ron me­jo­ra­ron la ca­li­dad que te­nía el plan­tel y le die­ron solidez al equi­po”, ase­gu­ró Clau­dio Flo­res, que des­ta­có la lle­ga­da de Ma­xi­mi­li­ano Ro­drí­guez y Lu­cas Via­tri: “Son dos fut­bo­lis­tas que es­tán acos­tum­bra­dos a ju­gar en equi­pos gran­des, sa­ben ma­ne­jar­se den­tro y afue­ra de la can­cha”.

“Pe­ña­rol tie­ne una ba­se de equi­po muy bien con­for­ma­da que le per­mi­tió aga­rrar con­fian­za y ob­te­ner re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. Las con­tra­ta­cio­nes le die­ron eso y la lle­ga­da de los ar­gen­ti­nos con­ta­gió al equi­po. El Ce­bo­lla si­gue sien­do el al­ma del cua­dro y si tie­ne una tar­de ilu­mi­na­da, tie­nen mu­chas chan­ces de ga­nar”, apun­tó Le­mos, que es­tá rea­li­zan­do el cur­so de en­tre­na­dor en la Aso­cia­ción Cris­tia­na de Jó­ve­nes.

Ol­vei­ra des­ta­có a Es­te­ban Con­de y Agus­tín Ro­gel co­mo los pun­tos al­tos del equi­po de Mar­tín Lasarte. “Con­de es, des­de ha­ce tiem­po, el me­jor ar­que­ro y Nacional tie­ne en Ro­gel a un de­fen­sa con mu­cha pro­yec­ción”.

Re­cuer­dos clá­si­cos

Du­ran­te el quin­que­nio de Pe­ña­rol se dio la par­ti­cu­la­ri­dad de que los aurinegros lo­gra­ron re­mon­tar re­sul­ta­dos ad­ver­sos en los clá­si­cos y que­dar­se con el triun­fo.

Pa­ra Ol­vei­ra, el clá­si­co que más lo mar­có fue el que Pe­ña­rol le ga­nó 3-2 a Nacional en 1997 por las fi­na­les del Tor­neo Clau­su­ra y que lue­go co­ro­na­rían ob­te­nien­do el quin­to Cam­peo­na­to Uru­gua­yo de for­ma con­se­cu­ti­va al ven­cer a De­fen­sor Spor­ting.

“No­so­tros ve­nía­mos de ga­nar el clá­si­co del 4-3 y en un mo­men­to le di­je a Ru­ben So­sa: ‘Che, arran­quen me­tien­do dos go­les us­te­des así des­pués se lo ga­na­mos no­so­tros’”, re­cor­dó Ol­vei­ra. Nacional se pu­so 2-0 arri­ba con go­les de Jo­sé Luis Zalazar y Ru­ben So­sa, pe­ro los aurinegros lo die­ron vuel­ta con ano­ta­cio­nes de Mar­ce­lo Za­la­ye­ta, Luis Ro­me­ro y Juan Car­los De Li­ma.

El clá­si­co por Co­pa Li­ber­ta­do­res que se ju­gó el 18 de mar­zo de 1998 y ter­mi­nó con vic­to­ria de Pe­ña­rol por 4-1 que­da­rá mar­ca­do pa­ra siem­pre en la his­to­ria de Ol­vei­ra. En una ju­ga­da ais­la­da, el de­lan­te­ro co­lom­biano Jor­ge “Ga­lle­gol” Ra­mí­rez fue a tran­car una pe­lo­ta con él y ter­mi­nó frac­tu­rán­do­le la ti­bia al za­gue­ro au­ri­ne­gro.

“Pen­sé que no ju­ga­ba más, en el mo­men­to de la frac­tu­ra la pier­na no me do­lía, lo úni­co que sen­tía era que me ar­día mu­cho”, re­cuer­da Ol­vei­ra, y agre­ga: “Cuan­do vino el mé­di­co y me tocó la pier­na, le pe­gué una trom­pa­da sin que­rer, fue algo ins­tin­ti­vo”.

Des­pués de esa ju­ga­da, Ol­vei­ra nun­ca más ha­bló con Ga­lle­gol, más allá que en el año 2005 in­ten­ta­ron con­tac­tar­se en Co­lom­bia. “Yo no soy ren­co­ro­so, pe­ro no me ol­vi­do de lo que pa­só. Si vol­ví a ju­gar fue por el doc­tor Alfredo Rien­zi, por­que des­pués, na­die más se preo­cu­pó por mí”.

El Po­pi con­tó una de las cá­ba­las que te­nía el plan­tel de Pe­ña­rol mien­tras ha­cían el tra­yec­to des­de Los Aro­mos has­ta el Cen­te­na­rio. “Siem­pre es­pe­rá­ba­mos y veía­mos a la mis­ma gen­te mien­tras íba­mos pa­ra el es­ta­dio. Ru­ben Pe­rei­ra siem­pre con­ta­ba los ca­rri­tos de ca­ba­llos que nos cru­zá­ba­mos en el tra­yec­to. ¡Era obli­ga­to­rio que te­nía­mos que cru­zar­nos con cin­co, ni uno más ni uno me­nos! A ve­ces no apa­re­cían, pe­ro siem­pre al­guno in­ven­ta­ba que ha­bía vis­to uno por ahí”, re­cor­dó con una son­ri­sa.

Ro­dri­go Le­mos re­cuer­da has­ta el día de hoy un clá­si­co en par­ti­cu­lar: “El ár­bi­tro del par­ti­do era Eduar­do Dluz­niews­ki, iban 8 mi­nu­tos, pa­ré la pe­lo­ta en la mi­tad de la can­cha y vi al Bo­la Li­ma co­rrien­do ha­cia mí a 200 ki­ló­me­tros por ho­ra, to­qué la pe­lo­ta pa­ra un cos­ta­do y me le­van­tó pa­ra arri­ba. Lo echa­ron, se ar­mó una dis­cu­sión y por suer­te que­dó por ahí. A los po­cos días fui a sa­car­me la fi­cha mé­di­ca y vi que en­tra­ba el Bo­la Li­ma a la sa­la de es­pe­ra. En ese mo­men­to di­je: ‘Y aho­ra, ¿qué ha­go? Ten­go que ir pa­ra ade­lan­te’. Por suer­te, me aga­rró, me sa­lu­dó y me di­jo: ‘Mo­mia, ¿To­do bien?, dis­cúl­pa­me por lo del otro día’. En ese mo­men­to me di cuen­ta que el ti­po era un crack, era una co­sa aden­tro de la can­cha y otra afue­ra, era un pla­cer con­ver­sar con él”.

A Le­mos le tocó una épo­ca en la que Pe­ña­rol hi­zo di­fe­ren­cias en los clá­si­cos y en los cam­peo­na­tos ga­na­dos.

“Ge­ne­ral­men­te no­so­tros ga­ná­ba­mos el Clau­su­ra, Pe­ña­rol el Aper­tu­ra y en las fi­na­les la­men­ta­ble­men­te nos to­ca­ba per­der. Eran épo­cas di­fí­ci­les en Nacional, nos de­bían va­rios me­ses de suel­do, to­do el tiem­po se cam­bia­ba de téc­ni­cos y se traían un mon­tón de ju­ga­do­res. Pe­ña­rol era to­do lo con­tra­rio, es­ta­ba en una sin­to­nía más po­si­ti­va, man­te­nía a Gre­go­rio Pé­rez, a los mis­mos fut­bo­lis­tas. Me tocó pa­sar algo si­mi­lar a lo que le su­ce­de aho­ra al plan­tel de Pe­ña­rol. Los en­tien­do y sé que no es una si­tua­ción fá­cil”, re­co­no­ció Le­mos.

Pro­nós­ti­cos pa­ra el do­min­go

“Me ima­gino a Pe­ña­rol ga­nan­do. Co­mo hin­cha es­toy es­pe­ran­do un triun­fo que nos per­mi­ta se­guir pri­me­ros y cor­tar la ra­cha ne­ga­ti­va con­tra Nacional. Lle­ga­mos me­jor, pe­ro eso no ga­ran­ti­za na­da”, afir­mó Flo­res.

“El fa­vo­ri­to es Pe­ña­rol, pe­ro lo tie­ne que de­mos­trar en la can­cha. Me ima­gino un par­ti­do ce­rra­do, con dos equi­pos prio­ri­zan­do el no per­der. No veo a nin­guno de los dos arries­gan­do”, se­ña­ló Le­mos.

Ol­vei­ra no ve que Pe­ña­rol sea tan fa­vo­ri­to. “Por más que Nacional ha­ya per­di­do un par­ti­do no quie­re de­cir que ven­ga mal, ni que Pe­ña­rol por ga­nar cua­tro ten­ga un ni­vel exu­be­ran­te. El que co­me­ta me­nos erro­res se va a lle­var el par­ti­do”.

La vir­tud que te­nía Nacional era la ve­lo­ci­dad por afue­ra y ha­ce va­rios par­ti­dos que ese as­pec­to lo per­dió; ne­ce­si­ta vol­ver a ser un equi­po sim­ple” Ro­dri­go Le­mos EXVOLANTE DE NACIONAL DES­DE 1993 A 1998

Wal­ter Gar­gano es un re­lo­ji­to, le dio mu­cha tran­qui­li­dad al plan­tel y un res­pal­do al equi­po; el Ce­bo­lla es uno de los pun­tos al­tos que tie­ne hoy Pe­ña­rol” Clau­dio Flo­res EXARQUERO DE PE­ÑA­ROL EN EL SE­GUN­DO QUIN­QUE­NIO DE LA INS­TI­TU­CIÓN

La se­ma­na pre­via a mis tres go­les en el clá­si­co fui a ver a mi pa­dre a una ca­sa de sa­lud por­que te­nía alz­héi­mer y le pro­me­tí cum­plir el sue­ño de su vi­da que era ver­me en un clá­si­co” Gus­ta­vo Bis­cay­za­cú EX­JU­GA­DOR DE NACIONAL, EL ÚL­TI­MO AU­TOR DE TRES TAN­TOS EN UN MIS­MO CLÁ­SI­CO

Por más que Nacional ha­ya per­di­do un par­ti­do, no quie­re de­cir que ven­ga mal, ni que Pe­ña­rol por ga­nar cua­tro ten­ga un ni­vel exu­be­ran­te; ga­na­rá el que co­me­ta me­nos erro­res” Nel­son Ol­vei­ra EXZAGUERO DE PE­ÑA­ROL EN EL SE­GUN­DO QUIN­QUE­NIO DE LOS AURINEGROS

FO­TOS: L. CA­RRE­ÑO

C. PA­ZOS

El Gri­llo Bis­cay­za­cú vi­vió un mo­men­to inol­vi­da­ble con sus tres go­les clá­si­cos.

D. BATTISTE

Clau­dio Flo­res tra­ba­ja en Pe­ña­rol; el exarquero re­cor­dó vie­jas anéc­do­tas y ha­bló de có­mo ve al equi­po pa­ra el clá­si­co.

L. CA­RRE­ÑO

Ro­dri­go Le­mos es­tu­dia pa­ra ser téc­ni­co en la ACJ.

D. BATTISTE

Nel­son Ol­vei­ra dis­pu­tó mu­chos clá­si­cos con los aurinegros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.