LA MO­VI­DA DE TABARÉ

El go­bierno tu­vo una se­ma­na in­ten­sa en el fút­bol: tran­có a Pa­ra­guay, al que sa­có de su as­pi­ra­ción de par­ti­ci­par en el Mun­dial 2030, y mos­tró las uñas pa­ra con­tro­lar a los em­pre­sa­rios

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA -

El go­bierno tu­vo es­ta se­ma­na una par­ti­cu­lar in­ter­ven­ción en el de­por­te y mar­có un pun­to de in­fle­xión, con una mo­vi­da pa­ra ha­cer­se fuer­te en su can­di­da­tu­ra pa­ra el Mun­dial 2030 –tran­có a Pa­ra­guay, que in­ten­tó apa­re­cer por la puer­ta de atrás–, y con­ti­núa en ca­rre­ra jun­to a Ar­gen­ti­na co­mo su­ce­de des­de 2006 (ver pá­gi­na 3). Ade­más, anun­ció un de­cre­to que es­ta­ble­ce me­di­das pa­ra or­ga­ni­zar y trans­pa­ren­tar las trans­fe­ren­cias de de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les.

Es­tas ac­cio­nes se su­man a la cru­za­da que le cos­tó dos años de pul­sea­da con la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Fút­bol (AUF) pa­ra ins­ta­lar cá­ma­ras de se­gu­ri­dad que per­mi­tie­ran te­ner un fút­bol más se­gu­ro, y cu­yos re­sul­ta­dos se em­pie­zan a ob­ser­var.

En el mar­co de las me­di­das de se­gu­ri­dad que exi­gió el go­bierno, Na­cio­nal y Pe­ña­rol de­bie­ron co­lo­car las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad en sus res­pec­ti­vos es­ta­dios, al igual de lo que ocu­rrió en el Cen­te­na­rio, a car­go de la AUF.

Ade­más, la se­gu­ri­dad den­tro de los es­ta­dios que­dó a car­go de las guar­dias pri­va­das y es­te úl­ti­mo año fle­xi­bi­li­za­ron las me­di­das con el in­gre­so de la Po­li­cía.

El nue­vo es­ce­na­rio

A par­tir del nue­vo de­cre­to, an­tes de rea­li­zar una trans­fe­ren­cia en la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Fút­bol (AUF), el club de­be pre­sen­tar en la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal del De­por­te (SND) un for­mu­la­rio en el que de­be de­ta­llar el mon­to de la ope­ra­ción, de qué for­ma se dis­tri­bu­ye el di­ne­ro y quié­nes son los be­ne­fi­cia­rios. Tam­bién des­de qué cuen­ta ban­ca­ria sa­le y a cuál lle­ga. Eso se rea­li­za­rá a tra­vés de una de­cla­ra­ción ju­ra­da que de­be­rán pre­sen­tar an­te la SND pre­vio a ca­da trans­fe­ren­cia.

El ob­je­ti­vo del de­cre­to apun­ta a ini­ciar un pro­ce­so de or­de­na­mien­to y evi­tar la opa­ci­dad en las ope­ra­cio­nes de trans­fe­ren­cia de de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les, pa­ra cum­plir con las re­gu­la­cio­nes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

Ade­más, pa­ra fis­ca­li­zar que no exis­ta des­vío en los di­ne­ros, los clu­bes de­ben pre­sen­tar el ba­lan­ce an­te la SND, du­ran­te los 90 días pos­te­rio­res a su apro­ba­ción en asam­blea.

El ob­je­ti­vo de es­te cam­bio apun­ta a que los clu­bes sean los ver­da­de­ros be­ne­fi­cia­rios en las trans­fe­ren­cias de los fut­bo­lis­tas y que no su­ce­da, co­mo han re­ve­la­do pú­bli­ca­men­te, que los ma­yo­res in­gre­sos en los pa­ses que­dan en ma­nos de los re­pre­sen­tan­tes.

Ade­más, el de­cre­to im­pi­de que los em­pre­sa­rios pue­dan ser due­ños de los de­por­tis­tas, co­mo ya es­tá le­gis­la­do des­de 1980.

El de­cre­to y al­gu­nos re­pa­ros

El de­cre­to del Po­der Eje­cu­ti­vo que fue apro­ba­do el jue­ves y que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo or­ga­ni­zar y trans­pa­ren­tar la ac­ti­vi­dad de los em­pre­sa­rios en el fút­bol, res­pon­de a una vie­ja preo­cu­pa­ción. To­da­vía no fue ana­li­za­do por los neu­tra­les de la AUF, pe­ro di­ri­gen­tes de clu­bes ob­ser­van al­gu­nas in­con­sis­ten­cias.

En­cuen­tran ca­ren­cias en el ar­tícu­lo 1, cuan­do ex­pre­sa: “…a rea­li­zar cual­quier ti­po de ce­sión de de­re­chos so­bre la pres­ta­ción de la ac­ti­vi­dad la­bo­ral de un de­por­tis­ta a fa­vor de per­so­nas fí­si­cas o de ins­ti­tu­cio­nes sin per­so­ne­ría ju­rí­di­ca re­co­no­ci­da por el es­ta­do”.

En es­te ca­so, en­tien­den que una de las ca­ren­cias es que de acuer­do a es­te tex­to los clu­bes po­drían ce­der de­re­chos eco­nó­mi­cos a una so­cie­dad anó­ni­ma cual­quie­ra, una so­cie­dad de res­pon­sa­bi­li­dad li­mi­ta­da, en­tre otras. A mo­do de ejem­plo, en­tien­den que los clu­bes pue­den ce­der a un su­per­mer­ca­do, de acuer­do a es­ta re­dac­ción, los de­re­chos de un fut­bo­lis­ta.

Otra de las in­con­sis­ten­cias, ex­pli­ca­ron fuen­tes a Re­fe­rí, ra­di­can en que el de­cre­to im­po­ne obli­ga­cio­nes, sin em­bar­go, pe­ro no san­cio­nes pa­ra to­das esas exi­gen­cias.

De to­das for­mas, en­tien­den que co­rri­gien­do la re­dac­ción evi­tan las in­con­sis­ten­cias.

Las tra­bas que ven

En el mun­do del fút­bol se asu­me co­mo na­tu­ral la pre­sen­cia de los em­pre­sa­rios que in­yec­tan ca­pi­tal en los clu­bes pa­ra su fun­cio­na­mien­to, y lue­go co­bran con gran­des ré­di­tos en de­tri­men­to de las eco­no­mía de las ins­ti­tu­cio­nes. Des­de la AUF ex­pli­ca­ron a Re­fe­rí que la so­lu­ción pa­ra es­te pro­ble­ma es la fi­nan­cia­ción ban­ca­ria. “Si los ban­cos de pla­za pres­ta­ran di­ne­ro a los clu­bes, se po­dría em- pe­zar a so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma, por­que ya no de­pen­de­rían de los em­pre­sa­rios”.

¿Qué ins­ti­tu­ción ban­ca­ria es­tá dis­pues­ta a pres­tar di­ne­ro a clu­bes de fút­bol, sal­vo a la AUF, Na­cio­nal, Pe­ña­rol, De­fen­sor Spor­ting y Da­nu­bio? Nin­gu­na. Tan­to que mu­chos clu­bes de Primera di­vi­sión ni si­quie­ra tie­nen una cuen­ta ban­ca­ria, ex­pli­ca­ron.

Des­de la Aso­cia­ción pun­tua­li­za­ron que la mi­tad de los clu­bes del círcu­lo su­pe­rior ca­na­li­zan las trans­fe­ren­cias a tra­vés de las cuen­tas de la AUF, por­que las ins­ti­tu­cio­nes de­por­ti­vas no tie­nen sus pro­pias cuen­tas.

El nue­vo de­cre­to exi­ge que los pa­ses se de­ben ha­cer des­de cuen­tas ban­ca­rias de las ins­ti­tu­cio­nes.

No obs­tan­te es­to, el pre­si­den­te de El Tan­que Sis­ley, Fredy Varela, ad­mi­tió a Re­fe­rí que su club es­tá ban­ca­ri­za­do.

“El club tie­ne cuen­ta ban­ca­ria ofi­cial en el Banco Re­pú­bli­ca. Ca­ja de ahorro en pe­sos y en dó­la­res. No tie­ne cuen­ta co­rrien­te. Si lle­ga­se a ven­der a un ju­ga­dor al ex­te­rior, per­fec­ta­men­te pue­do re­ci­bir di­ne­ro a tra­vés de esa cuen­ta, mos­tran­do to­da la do­cu­men-

ta­ción, co­mo hay que mos­trar­la aho­ra. Los suel­dos los pa­ga­mos por intermedio de la AUF. No creo que es­to per­ju­di­que a los clu­bes. To­do lo que sea cris­ta­lino es en be­ne­fi­cio del fút­bol uruguayo”, di­jo.

La ver­sión de un em­pre­sa­rio

Ri­car­do Ca­nals es re­pre­sen­tan­te de fut­bo­lis­tas des­de ha­ce mu­chos años. Con­sul­ta­do por Re­fe­rí, así ve el de­cre­to del go­bierno: “Si es pa­ra me­jo­rar, pa­ra trans­pa­ren­tar, es­tá bár­ba­ro. El te­ma es que la ad­qui­si­ción de ju­ga­do­res, mu­chas ve­ces ha si­do por la ne­ce­si­dad de los clu­bes. No ha­blo so­lo de em­pre­sa­rios. Hay gen­te que tie­ne una car­ni­ce­ría y tie­ne el 30% de un ju­ga­dor. Lo que pa­sa es que hay clu­bes que no tie­nen un man­go y en­ton­ces te pi­den di­ne­ro y el em­pre­sa­rio com­pra el por­cen­ta­je de un fut­bo­lis­ta. Con es­te de­cre­to no sé có­mo van a ma­ne­jar en­ton­ces la ne­ce­si­dad de los clu­bes que no tie­nen di­ne­ro”.

A su vez, in­di­có: “No sé si el go­bierno les da­rá una mano, no sé có­mo se­gui­rá. A mí no me cam­bia na­da. Lo úni­co que quie­ro sa­ber es có­mo con­di­ciono la co­mi­sión de al­guien. No en­tien­do có­mo se pue­de con­di­cio­nar. Te pon­go un ejem­plo cla­ri­to: su­po­né que ma­ña­na vie­ne Jor­ge Men­des –re­pre­sen­tan­te de Cris­tiano Ro­nal­do y va­rias es­tre­llas– y sa­be que yo re­pre­sen­to a Die­go Rossi y me di­ce que lo pue­de ven­der en Man­ches­ter. ‘Yo ha­blo con Pe­ña­rol. Pe­ro mirá que pue­do con­se­guir una trans­fe­ren­cia que a Pe­ña­rol le que­den US$ 6 mi­llo­nes, pe­ro yo me lle­vo US$ 6 mi­llo­nes, por­que si no, no me rin­de el tra­ba­jo’, me di­ce. O sea, el pre­cio va a ser de US$ 12 mi­llo­nes. ¿Qué pa­sa en ese ca­so? ¿Pe­ña­rol qué ha­ce? ¿No lo ven­de en US$ 6 mi­llo­nes? En­ton­ces, ¿có­mo ma­ne­jás eso? Por­que si vos me de­cís, mirá si no va Rossi, ten­go 60 que pue­den ir. Pe­ro no es así. O sea, no es Ney­mar, que hay uno. Con Rossi, o con el 99% de los ju­ga­do­res del fút­bol uruguayo, no es que los vie­nen a bus­car y ha­cen co­la. El te­ma es­tá en ba­se al tra­ba­jo de los em­pre­sa­rios, a ofre­cer­lo. Hay que ver en­ton­ces có­mo van a ma­ne­jar eso”.

“La sen­sa­ción que ten­go es que hay que ha­cer al­go, pe­ro no es­tá muy cla­ro qué. Es al­go que pa­re­ce po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to. Fi­ja­te que hay pi­bes que son del in­te­rior y mu­chas ve­ces los clu­bes se apo­yan en los em­pre­sa­rios pa­ra que le pa­guen el apar­ta­men­to y otras co­sas por­que el club le paga $ 5.000 por mes. En­ton­ces, ¿có­mo ha­ce un pi­be de Ar­ti­gas pa­ra vi­vir con $ 5.000 por mes? Ahí los clu­bes apro­ve­chan al em­pre­sa­rio. Si yo o cual­quie­ra ha­ce­mos una in­ver­sión así y ma­ña­na te di­cen, ‘no, mirá, vos te­nés que ga­nar es­to’, no me va a ser­vir, por­que es­toy ha­cien­do una in­ver­sión que no es­tá ha­cien­do el club, co­sa que en otros paí­ses no su­ce­de”, di­jo.

En me­dio de es­te es­ce­na­rio en el que los clu­bes mi­ran con re­ce­lo las nue­vas dis­po­si­cio­nes, el go­bierno se plan­tó fir­me y bus­ca mar­car la can­cha pa­ra los em­pre­sa­rios y los in­ter­me­dia­rios que pu­lu­lan en el fút­bol.

O. CO­RRAL - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.