Ce­bo­lla cen­te­na­rio: en Ve­ne­zue­la ha­rá his­to­ria

Ce­bo­lla. En Ve­ne­zue­la el vo­lan­te en­tra en la his­to­ria

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - JOR­GE SEÑORANS pam­pajs@hot­mail.com

Aque­lla no­che del 14 de oc­tu­bre de 2009, el Ce­bo­lla Cristian Ro­drí­guez no pen­só más allá del mo­men­to en que vi­vía. A Uru­guay se le es­ca­pa­ba la po­si­bi­li­dad de cla­si­fi­car di­rec­ta­men­te al Mun­dial co­mo agua en­tre los de­dos. El Maes­tro mi­ró al banco y no lo du­dó. El Ce­bo­lla a la can­cha. El par­ti­do con­tra Ar­gen­ti­na es­ta­ba ce­rra­do. La lla­ve no apa­re­cía por nin­gún la­do. Y a seis mi­nu­tos del fi­nal, Bo­lat­ti, un ju­ga­dor que ha­cía sus pri­me­ras ar­mas en la Ar­gen­ti­na di­ri­gi­da por Die­go Ma­ra­do­na, si­len­ció al Es­ta­dio Cen­te­na­rio mar­can­do el gol que cla­si­fi­ca­ba a la al­bi­ce­les­te y man­da­ba a Uru­guay al re­pe­cha­je.

El equi­po ce­les­te in­sis­tió has­ta el fi­nal pe­ro no hu­bo ca­so. Los mi­nu­tos fi­na­les se ju­ga­ron en me­dio de un cli­ma ca­lien­te, co­mo to­do clá­si­co.

Y en me­dio de la dispu­ta el Ce­bo­lla per­dió el con­trol. Lue­go de ser pro­vo­ca­do por Ga­briel Hein­ze, cuan­do ter­mi­nó el par­ti­do no aguan­tó y lo fue a bus­car. Le pe­gó un cor­ti­to. Re­vue­lo en la can­cha, em­pu­jo­nes, has­ta que pri­mó la cor­du­ra.

El te­ma fue que Cristian Ro­drí­guez fue sus­pen­di­do por cua­tro par­ti­dos. Pa­sa­do el re­pe­cha­je, Ta­bá­rez de­bía ar­mar la lis­ta pa­ra el Mun­dial de Su­dá­fri­ca

2010. Y la in­cer­ti­dum­bre lo go­ber­nó al Ce­bo­lla. “¿Me lla­ma­ra al Maes­tro?”, pen­sa­ría el ju­ga­dor. Más allá de la im­por­tan­cia del vo­lan­te en el equi­po, lle­var­lo sig­ni­fi­ca­ba te­ner en el plan­tel a un ju­ga­dor que se per­de­ría la primera fa­se y re­cién que­da­ría ha­bi­li­ta­do pa­ra oc­ta­vos de fi­nal, siem­pre y cuan­do la ce­les­te sor­tea­ra la primera ron­da.

En aquel en­ton­ces mu­chos pen­sa­mien­tos de­ben ha­ber in­va­di­do la men­te del Ce­bo­lla. In­clu­so que Ta­bá­rez po­dría lle­gar a no ci­tar­lo. El ju­ga­dor te­nía cla­ro que uno de los as­pec­tos que más per­tur­ba al con­duc­tor de la ce­les­te son los ac­tos de in­dis­ci­pli­na, co­mo las pro­tes­tas in­ne­ce­sa­rias an­te los ár­bi­tros. Pe­ro el en­tre­na­dor pu­so en la ba­lan­za mu­chas co­sas. En ese mo­men­to de­ci­dió de­jar­lo fue­ra del Mun­dial, pe­ro lue­go lo vol­vió a con­si­de­rar.

“Cuan­do que­dó afue­ra del Mun­dial pu­do ha­ber he­cho al­gu­na de­cla­ra­ción, pe­ro a mí eso no me de­ter­mi­na si un ju­ga­dor va o no va. Con el Ce­bo­lla es­ta­ba Gastón Ra­mí­rez, que tam­bién te­nía su ju­ven­tud y po­si­bi­li­da­des de fu­tu­ro, pe­ro sin em­bar­go pa­ra cier­tas si­tua­cio­nes nos pa­re­ció que el Ce­bo­lla po­día apor­tar más. Y to­ma­mos la de­ci­sión por ese la­do”, de­cla­ró el en­tre­na­dor cuan­do lo vol­vió a te­ner en cuen­ta.

De aque­lla no­che a es­te pre­sen­te pa­sa­ron mu­chas co­sas. Tan­tas co­mo que el Ce­bo­lla es­tá a un par­ti­do de en­trar en el selecto gru­po de los ju­ga­do­res que al­can­za­ron los 100 en­cuen­tros con la se­lec­ción. Un lu­gar reservado ape­nas pa­ra tres ju­ga­do­res: Ma­xi­mi­li­ano Pe­rei­ra, Die­go For­lán y Die­go Godín.

Su his­to­ria con la ce­les­te es su­ma­men­te par­ti­cu­lar. De­bu­tó con Juan Ra­món Carrasco, pa­só de ser ju­ga­dor im­por­tan­te en el pro­ce­so de Jor­ge Fos­sa­ti a no ser ci­ta­do por ser de­cla­ra­do en re­bel­día por Pe­ña­rol. Y lue­go la con­so­li­da­ción con Ta­bá­rez. A tal pun­to que la ce­les­te en un mo­men­to pa­só a ser Ce­bo­lla-de­pen­dien­te.

El 5 de oc­tu­bre, cuan­do Uru­guay se mi­da con Ve­ne­zue­la por las Eli­mi­na­to­rias, en­tran­do a la can­cha, el Ce­bo­lla in­gre­sa­rá tam­bién en la his­to­ria. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.