Pá­ja­ro Gar­cía: en­tre el de­por­te, la me­di­ci­na y el car­na­val

JUAN CAR­LOS GAR­CÍA ES DES­DE 2011 EL GALENO DE LA SE­LEC­CIÓN SUB 20 Y QUIEN ACOM­PA­ÑA A LAS NUE­VAS GE­NE­RA­CIO­NES DE FUT­BO­LIS­TAS CE­LES­TES; TRA­BA­JÓ TO­DA LA VI­DA EN MAL­VÍN, ES PRE­SEN­TA­DOR DEL CAR­NA­VAL Y TIE­NE UNA VI­DA LLE­NA DE ANÉC­DO­TAS

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - MAR­COS SILVA es­pe­cial pa­ra Re­fe­rí “¿Us­ted es el del car­na­val?” “No pue­de per­der­se el Mun­dial” Sub 20, baúl de anéc­do­tas

Su apo­do lo hi­zo po­pu­lar en to­dos la­dos. Su ca­ris­ma y per­so­na­li­dad lo lle­va­ron a adap­tar­se y ser res­pe­ta­do en cual­quier am­bien­te sin im­por­tar la cla­se so­cial. Se lla­ma Juan Car­los Gar­cía, pe­ro to­dos lo co­no­cen co­mo el Pá­ja­ro. Mé­di­co de­por­tó­lo­go por pro­fe­sión, je­fe de la sa­ni­dad de Mal­vín, mé­di­co de las se­lec­cio­nes ju­ve­ni­les de fút­bol de Uru­guay des­de 2011 y ani­ma­dor del ta­bla­do del club Mal­vín por vo­ca­ción.

“Mi vi­da más que par­ti­cu­lar te di­ría que es dis­tin­ta”, afir­ma el Pá­ja­ro Gar­cía a la ho­ra de des­cri­bir­se.

Se crió en el ba­rrio Ja­cin­to Ve­ra y du­ran­te mu­chos años acom­pa­ñó en el tra­ba­jo a su pa­dre. “Na­cí don­de era el bar Li­to, en San­ta Fe y Agra­cia­da, des­pués vi­ví en el Pa­so Mo­lino y mi pa­dre era el due­ño del bar As­tral, ahí me pu­se a tra­ba­jar con él dán­do­le una mano aten­dien­do el bo­li­che, ba­jan­do los ca­si­lle­ros. Me for­mé en­tre las char­las de los pa­rro­quia­nos del bar y las dis­cu­sio­nes de can­ti­na”.

Su amor por la bohe­mia mar­có su per­so­na­li­dad y le dio he­rra­mien­tas pa­ra el fu­tu­ro. “Me apa­sio­na la me­lo­día de ba­rrio, me fas­ci­na. La uni­ver­si­dad de la ca­lle me dio una cin­tu­ra y una ra­pi­dez men­tal que me ayu­dó a te­ner más se­gu­ri­dad en lo que ha­cía, des­pués lo fui com­ple­men­tan­do con la par­te aca­dé­mi­ca y a la lar­ga te vas trans­for­man­do en una per­so­na creí­ble”.

Cuan­do ter­mi­nó el co­le­gio, en los Ma­ris­tas, pa­só al li­ceo Juan XXIII y des­pués a la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na. Ahí com­ple­men­ta­ba su for­ma­ción aca­dé­mi­ca con su otra pa­sión: las mur­gas. “Sa­lí en dos mur­gas que ha­bía en la fa­cul­tad, una se lla­ma­ba La De­mo­ra­da y otra La Fies­te­ra; des­pués lle­gué al car­na­val ma­yor con Mo­mo­lan­dia”.

De­jó la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na cuan­do es­ta­ba en Quin­to año por­que, afir­ma, “en aquel en­ton­ces no era pa­ra mí”, y se la ju­gó por el car­na­val. “Ar­mé un pro­gra­ma de ra­dio Car­na­val del Fu­tu­ro, des­pués hi­ce otro que se lla­ma­ba Tar­des pa­ra no dor­mir la sies­ta, ade­más tra­ba­jé co­mo ba­lan­cea­dor en Man­za­na­res, co­mo re­cau­da­dor en Cutc­sa, ven­día ro­pa, ha­cía de to­do un po­co”, re­co­no­ció el Pá­ja­ro.

Años más tar­de, de­ci­dió re­to­mar con los es­tu­dios por­que “a esa al­tu­ra ya te­nía cua­tro hi­jos y la pla­ta no al­can­za­ba”, afir­mó.

Se re­ci­bió de mé­di­co y gra­cias a su co­le­ga Al­ber­to Pan, ac­tual­men­te je­fe de la sa­ni­dad de la se­lec­ción, co­men­zó a me­ter­se len­ta­men­te en el mun­do del fút­bol. “Al­ber­to me sal­vó mu­chas ve­ces, él me lle­vó a Wan­de­rers y ahí me vin­cu­lé con el am­bien­te del fút­bol, des­pués to­do se fue dan­do”, ase­gu­ra Gar­cía.

En el tin­te­ro del Pá­ja­ro to­da­vía que­da mu­cho por es­cri­bir. “Es­toy cons­tru­yen­do una ca­sa por­que to­da­vía si­go al­qui­lan­do. Me en­can­ta­ría es­cri­bir un li­bro, es­cri­bir pa­ra una mur­ga, te­ner tiem­po pa­ra sen­tar­me a leer y se­guir apren­dien­do, uno tie­ne que ir de­jan­do se­mi­llas pa­ra que crez­can en el fu­tu­ro, siem­pre pen­sé que cuan­do uno ha­ce co­sas, tie­ne que de­jar co­sas”, afir­mó. Esa pre­gun­ta lo acom­pa­ña des­de ha­ce más de 25 años. “Oja­lá nun­ca se pier­da eso, te­ner esa cer­ca­nía con la gen­te me ali­men­ta, más allá de per­der la ‘je­rar­quía’ de la tú­ni­ca blan­ca y la se­rie­dad del mé­di­co”, ase­gu­ra el Pá­ja­ro, que en 1992 re­em­pla­zó a Omar Gutiérrez co­mo ani­ma­dor del ta­bla­do del Club Mal­vín.

“La gen­te me di­ce: ‘Ella es fu­la­na de tal, nos co­no­ci­mos por vos, de aque­lla vez que nos hi­cis­te su­bir al es­ce­na­rio a can­tar, des­pués de ahí cru­za­mos te­lé­fo­nos y hoy en día nos ca­sa­mos y te­ne­mos dos hi­jos’”, re­co­no­ce.

Con el mé­di­co de la se­lec­ción sub 20, las anéc­do­tas sa­len so­las y se mez­clan con las his­to­rias de la mis­ma ma­ne­ra que se cru­zan las dos pro­fe­sio­nes que rea­li­za.

Fue­ron va­rias las no­ches en las que al mis­mo tiem­po coin­ci­dían los par­ti­dos de bás­quet­bol de Mal­vín con la lle­ga­da de los con­jun­tos al ta­bla­do. “Pre­sen­ta­ba en el ta­bla­do, cru­za­ba has­ta la can­cha, cuan­do lle­ga­ba el otro con­jun­to vol­vía al es­ce­na­rio y des­pués de vuel­ta al par­ti­do”, ase­gu­ra.

En­tre tan­tas idas y vuel­tas, en­fren­tó si­tua­cio­nes que vin­cu­la­ban sus dos tra­ba­jos. Una vez Al­do Mar­tí­nez, que en aquel en­ton­ces sa­lía en pa­ro­dis­tas Na­za­re­nos, se ca­yó y ter­mi­nó con un es­guin­ce de to­bi­llo. Mien­tras lo aten­día, al mis­mo tiem­po, el ex­tran­je­ro de Mal­vín su­frió una le­sión en el par­ti­do y ter­mi­nó en las ma­nos del Pá­ja­ro. “De un la­do te­nía a Al­do Mar­tí­nez y del otro al ex­tran­je­ro, era muy gra­cio­so”, re­cuer­da.

En 2008 tu­vo la po­si­bi­li­dad de ser el pre­sen­ta­dor ofi­cial del con­cur­so de car­na­val en el Teatro de Ve­rano. Sin em­bar­go, en­tre Ser­gio Som­ma, pre­si­den­te de Mal­vín, y su amor por el club lo ter­mi­na­ron de con­ven­cer pa­ra re­cha­zar la pro­pues­ta. “Soy fe­liz en Mal­vín, no sé si mi es­ti­lo era el que que­rían en el Teatro de Ve­rano, es un pú­bli­co dis­tin­to y no hay tan­ta in­ter­ac­ción”, re­co­no­ció. Zín­ga­ros es­ta­ba por su­bir al es­ce­na­rio cuan­do el mé­di­co se en­con­tró con un ami­go en el ta­bla­do que lo con­sul­tó por un do­lor en el bra­zo. “Lo re­vi­sé y le di­je que me pa­re­cía que te­nía una frac­tu­ra en la mu­ñe­ca, que lo me­jor se­ría que se fue­ra a ha­cer una ra­dio­gra­fía. Al mis­mo tiem­po, Pi­no­cho So­sa me pe­día que lo pre­sen­ta­ra ya por­que te­nía dos ta­bla­dos más y es­ta­ban atra­sa­dos. Le di­je a mi ami­go que, si lle­ga­ba a ser una frac­tu­ra, la re­cu­pe­ra­ción tar­da­ría 90 días y se que­ría ma­tar por­que es­ta­ba a po­cas se­ma­nas de ir­se a la Uni­ver­sia­da a com­pe­tir”, re­cuer­da el Pá­ja­ro.

Pe­ro la his­to­ria no ter­mi­na ahí: “En­tre to­da esa lo­cu­ra, Pi­no­cho es­cu­chó lo que le de­cía a mi ami­go y se arri­mó a de­cir­me con su tono de voz tan par­ti­cu­lar: ‘Pá­ja­ro el gu­rí no se pue­de per­der el Mun­dial’. Cuan­do ter­mi­nó la ac­tua­ción de Zín­ga­ros, Pi­no­cho se ba­jó y me pre­gun­tó: ‘¿Y Pá­ja­ro? ¿Tra­jo la pla­ca el mu­cha­cho? Avi­sa­me cual­quier co­sa, me lla­más, no se pue­de per­der el Mun­dial el gu­rí’”.

Pa­sa­ron al­gu­nas ho­ras y el Tin­cho Ba­rre­ne­chea, así se lla­ma­ba el gu­rí, vol­vió con la ra­dio­gra­fía que efec­ti­va­men­te cons­ta­ta­ba una pe­que­ña frac­tu­ra. “Lo vi con la fé­ru­la pues­ta, des­ani­ma­do y le di­je: ‘Al­gu­na vuel­ta le va­mos a en­con­trar, qué­da­te tran­qui­lo que no te vas a per­der el Mun­dial’”.

Co­mo si to­do eso fue­ra po­co, un abo­na­do al ta­bla­do de Mal­vín apa­re­ció en la es­ce­na ren­guean­do. “Te­nía una frac­tu­ra de pe­ro­né”, re­cor­dó el Pá­ja­ro, y agre­gó: “El gu­rí pu­do ir a la Uni­ver­sia­da, aten­dí al abo­na­do por la frac­tu­ra, lle­gué a ca­sa a eso de las cua­tro de la ma­ña­na y lo que más me acuer­do es que esa no­che ac­tua­ron Ara­ca la Ca­na y Fal­ta y Res­to”. Los re­cuer­dos mé­di­co con los fut­bo­lis­tas de la se­lec­ción sub 20 de fút­bol son va­rias y de to­do ti­po. Des­de que asu­mió en 2011 co­mo mé­di­co fue­ron cien­tos de par­ti­dos, cam­peo­na­tos, via­jes y paí­ses vi­si­ta­dos.

“Es­ta­ba en Ca­tar (en una gi­ra con la sub 20) con Da­niel Ca­rre­ño (que di­ri­gía en ese país), a quien co­no­cía de la épo­ca de la Cuar­ta di­vi­sión de Wan­de­rers. En ese mo-

men­to en­tra un mu­cha­cho mo­ro­cho, pe­ti­so que yo lo mi­ra­ba y le sa­ca­ba ca­ra co­no­ci­da pe­ro ni idea quién po­día ser. Lo cier­to es que ese ti­po que es­ta­ba con­ver­san­do con­mi­go y con Da­niel era Xavi. Sí, Xavi, el vo­lan­te de Bar­ce­lo­na y de la se­lec­ción es­pa­ño­la”, re­cuer­da el Pá­ja­ro con una son­ri­sa. “Los chi­qui­li­nes me pe­dían que les coor­di­na­ra una fo­to y cuan­do les di­je que no te­nía ni idea quién era me de­cían de to­do”, pun­tua­li­za.

El go­le­ro San­tia­go Me­le, ac­tual­men­te en el fút­bol tur­co, re­cor­dó los días pre­vios al ini­cio del Su­da­me­ri­cano sub 20 que se ju­gó en Ecua­dor, que Uru­guay ga­nó des­pués de 36 años, y que lo tu­vo en du­da has­ta úl­ti­mo mo­men­to por una le­sión en el pie. “Pue­do ha­blar mil ho­ras del Pá­ja­ro, le ten­go un ca­ri­ño enor­me. Dos días an­tes del Su­da­me­ri­cano me es­guin­cé el de­do de un pie y no se sa­bía si iba a po­der lle­gar al de­but por­que no po­día ni pi­sar. Nun­ca ha­bía ido a la sa­ni­dad por al­gún pro­ble­ma, sal­vo pa­ra ven­dar­me. Te po­drás ima­gi­nar los ner­vios que te­nía. Ellos me ayu­da­ron en la re­cu­pe­ra­ción y por suer­te pu­de ju­gar to­dos los par­ti­dos sin nin­gún do­lor”.

El ar­que­ro de la sub 20 des­ta­có el rol pa­ter­nal que te­nía el Pá­ja­ro

con to­dos los ju­ga­do­res de la se­lec­ción y re­cor­dó que se preo­cu­pa­ba has­ta por la se­gu­ri­dad de las fa­mi­lias de los ju­ga­do­res que es­ta­ban en Ecua­dor. “En la pri­me­ra fa­se fue mi ma­dre, mi tío y mi pri­ma a acom­pa­ñar­me. Cuan­do se es­ta­ban por vol­ver, el Pá­ja­ro les de­cía que tu­vie­sen cui­da­do en la ru­ta, que ha­bía mu­cha nie­bla. El ti­po

se ha­cía que­rer por to­dos, esos pe­que­ños de­ta­lles que te­nía eran los que lo ha­cían gran­de”.

“Ten­go una re­la­ción des­de el afec­to con los gu­ri­ses, par­tien­do de la ba­se del res­pe­to, pe­ro hay una re­la­ción ex­ce­len­te. La de­ma­go­gia en al­gún mo­men­to se cor­ta, lo im­por­tan­te es creí­ble”, ase­gu­ra Gar­cía.

Aún re­cuer­da una char­la con Ni­co­lás de la Cruz en la que el ac­tual ju­ga­dor de Ri­ver Pla­te de Ar­gen­ti­na le to­ma­ba el pe­lo di­cién­do­le que le ha­bía pues­to el ojo a su no­via ha­cía va­rios años. “Ni­co­lás me de­cía que su no­via, la can­tan­te Va­nes­sa Bri­tos, me co­no­cía por­que yo ha­ce años la ha­bía presentado en el car­na­val de las pro­me­sas, ¡si pa­sa­rá rá­pi­do el tiem­po!”, afir­mó.

Una vez más, el fút­bol y el car­na­val se cru­zan en la vi­da de Juan Car­los Gar­cía y su for­ma de ser lo ha­ce una per­so­na co­no­ci­da en cual­quier lu­gar. “To­do el mun­do lo co­no­ce. Des­pués del Su­da­me­ri­cano, cuan­do fui a mi es­cue­la a lle­var de re­ga­lo mi ca­mi­se­ta, ter­mi­né ha­blan­do del Pá­ja­ro con la maes­tra. Es­tá des­pe­ga­do” ase­gu­ró Me­le.

Tras que­dar eli­mi­na­do an­te Ve­ne­zue­la en el úl­ti­mo Mun­dial sub 20, Me­le tu­vo un diá­lo­go par­ti­cu­lar con el mé­di­co. “Tu­ve una char­la que me ayu­dó mu­chí­si­mo, no fue so­lo de fút­bol ni de los pe­na­les que no pu­de ata­jar, fue una con­ver­sa­ción que me mar­có y la re­cuer­do has­ta el día de hoy, te po­drás ima­gi­nar la bron­ca que te­nía en ese mo­men­to y con esas pa­la­bras lo­gró cal­mar­me un po­co y en­ten­der lo que me es­ta­ba pa­san­do”, re­co­no­ció Me­le. l

L. CA­RRE­ÑO

“¿Sa­bés que les di­go a los chi­qui­li­nes (de las se­lec­cio­nes ju­ve­ni­les)?, que las per­so­nas que ver­da­de­ra­men­te te quie­ren son las que es­tán en las ma­las. Se lo di­go por­que lo veo y lo vi­ví así. Y siem­pre le pon­go el mis­mo ejem­plo, cuan­do es­tás en la ma­la, en­tran a What­sapp y los men­sa­jes que re­ci­ben son me­nos que cuan­do ga­nan, los chats de Fa­ce­book tam­bién”

(A Bruno Fit­ti­pal­do) Lo co­noz­co des­de que tie­ne 5 años, es muy ami­go de mi hi­jo y ju­ga­ron jun­tos en el club y en la se­lec­ción. En un mo­men­to, mi hi­jo lo su­pe­ra­ba en las prác­ti­cas, ahí Bruno te­nía al­gu­nos ki­los de más y reac­cio­nó. Se pu­so a tra­ba­jar con una nu­tri­cio­nis­ta, se fue a en­tre­nar a Maldonado, se po­ten­ció y cam­bió to­tal­men­te el ju­ga­dor que era. Es el ejem­plo más cla­ro de có­mo tie­ne que vi­vir y tra­ba­jar un bas­quet­bo­lis­ta de al­ta com­pe­ten­cia” Juan Car­los Gar­cía MÉ­DI­CO DE LA SE­LEC­CIÓN SUB 20 Y DE MAL­VÍN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.