En bus­ca de es­ta­dios pro­te­gi­dos

Res­ca­te. Gla­di­mir Me­lo pre­sen­tó un pro­yec­to pa­ra con­ver­tir a los es­ta­dios en es­ce­na­rios car­dio­pro­te­gi­dos

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - DA­NI­LO COS­TAS Twit­ter.com/dcos­tas8

El día en que el de­lan­te­ro uru­gua­yo Jo­nat­han Ál­vez mar­có el gol an­te San­tos en Bra­sil, que le per­mi­tió a Bar­ce­lo­na de Gua­ya­quil cla­si­fi­car­se a las se­mi­fi­na­les de la Co­pa Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca, un hin­cha de 50 años no re­sis­tió la emo­ción y fa­lle­ció al su­frir un in­far­to.

Las víc­ti­mas son va­rias, de to­dos los paí­ses y equi­pos que se pue­dan ima­gi­nar. El fút­bol, que lo­gra una co­ne­xión con las emo­cio­nes co­mo po­cos de­por­tes, ge­ne­ra pi­cos de adre­na­li­na, pre­sión y an­gus­tia que pue­den re­sul­tar fa­ta­les an­te un gol agó­ni­co o un re­sul­ta­do ines­pe­ra­do.

¿Es­tá se­gu­ro un hin­cha que pue­da su­frir un co­lap­so car­dio­vas­cu­lar en los es­ta­dios del fút­bol uru­gua­yo? La res­pues­ta es con­tun­den­te: no.

El mé­di­co de­por­tó­lo­go Gla­di­mir Me­lo ela­bo­ró un pro­yec­to de­no­mi­na­do De­por­te Uru­gua­yo Car­dio­pro­te­gi­do, des­ti­na­do a la pro­tec­ción de to­dos los in­di­vi­duos en un re­cin­to de­por­ti­vo. Des­de los es­pec­ta­do­res has­ta los ju­ga­do­res, me­dian­te la ca­pa­ci­ta­ción, el diag­nós­ti­co de un pa­ro car­dio­rres­pi­ra­to­rio y con prác­ti­cas de re­ani­ma­ción.

Me­lo co­men­zó a idear el pro­yec­to en 2006, cuan­do a par­tir de su tra­ba­jo en emer­gen­cias mó­vi­les lo lla­ma­ban por es­pec­ta­do­res que per­dían el co­no­ci­mien­to en el Es­ta­dio Cen­te­na­rio y no ha­bía nin­gún pro­to­co­lo de res­ca­te.

Tra­ba­jan­do en las di­vi­sio­nes ju­ve­ni­les de Pro­gre­so su­po de un ju­ve­nil de Paysandú Be­lla Vis­ta que tras un co­lap­so fa­lle­ció en ple­na can­cha. El cuer­po téc­ni­co y los vo­lun­ta­rios que in­gre­sa­ron pa­ra asis­tir­lo so­lo lo ven­ti­la­ron con toa­llas y re­me­ras an­te la fal­ta de co­no­ci­mien­to.

Ese fue el im­pul­so que lle­vó a Me­lo a em­bar­car­se en la aven­tu­ra de ge­ne­rar es­ta­dios se­gu­ros y así lle­gó a Bo­ca Ju­niors. “Me con­tac­tó la gen­te de Bo­ca y me fui a La Bom­bo­ne­ra. Lue­go fui be­ca­do por la Uni­ver­si­dad Fa­va­lo­ro pa­ra cur­sar es­tu­dios in­ten­si­vos de car­dio­lo­gía en el de­por­te. Des­de el 2007 Bo­ca tie­ne un pro­to­co­lo pa­ra aten­der es­tos ca­sos. Mi apor­te fue agre­gar una ca­pa­ci­ta­ción a ni­vel de ju­ga­do­res y en­tre­na­do­res en téc­ni­cas de re­ani­ma­ción. Bo­ca Ju­niors tie­ne el es­ta­dio más se­gu­ro de Amé­ri­ca, no so­lo es un es­ta­dio car­dio­pro­te­gi­do, sino que tam­bién es­tá neu­ro­car­dio­pro­te­gi­do”.

¿Qué quie­re de­cir eso? Que La Bom­bo­ne­ra tie­ne un to­mó­gra­fo es­pe­cial afue­ra del es­ta­dio y 17 des­fi­bri­la­do­res den­tro del re­cin­to.

¿Quién fue el pre­cur­sor de es­ta mo­vi­da de pre­ven­ción pa­ra te­ner es­ta­dios más se­gu­ros? In­di­rec­ta­men­te fue Die­go Ar­man­do Maradona. Cuan­do el fut­bo­lis­ta lle­gó a Bo­ca pa­ra ce­rrar su ca­rre­ra el club con­vo­có al car­dió­lo­go Gui­ller­mo Bort­man pa­ra dar una char­la so­bre sus­tan­cias prohi­bi­das y co­ra­zón. Esa vin­cu­la­ción en­tre el pro­fe­sio­nal y el club se man­tie­ne has­ta el día de hoy y el de­par­ta­men­to mé­di­co cui­da la sa­lud de 1.700 atle­tas.

En La Bom­bo­ne­ra hu­bo 13 ca­sos de in­far­tos en la úl­ti­ma dé­ca­da y 11 de esas 13 per­so­nas lo­gra­ron re­vi­vir, se­gún pa­la­bras del pro­pio Me­lo. “To­dos esos ca­sos de muer­tes sú­bi­tas eran hin­chas, en los de­por­tis­tas hay una cul­tu­ra de pre­ven­ción mu­cho ma­yor que acá por­que los es­tu­dian a fon­do. Un ju­ga­dor que lle­ga a Bo­ca re­ci­be eco­car­dio­gra­mas, er­go­me­trías com­ple­tas y test de fuer­za pa­ra me­dir sus ni­ve­les”.

Me­lo pre­sen­tó su pro­yec­to an­te el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca y la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de De­por­te pa­ra ha­cer del Es­ta­dio Cen­te­na­rio un es­ce­na­rio car­dio­pro­te­gi­do.

“Acá se ne­ce­si­ta­rían un equi­po de tres res­ca­tis­tas ca­da 10 mil per­so­nas. To­dos los equi­pos se coor­di­nan ba­jo un mé­di­co que ac­ti­va la ca­de­na de su­per­vi­ven­cia. Yo hi­ce un re­le­va­mien­to de ar­chi­vos de muer­te sú­bi­ta y siem­pre los pri­me­ros que lle­gan al ju­ga­dor que se des­va­ne­ció son los mis­mos ju­ga­do­res. Por eso es im­por­tan­te ca­pa­ci­tar­los, por­que hoy nin­guno sa­be y por­que la so­bre­vi­da cae un 10% por mi­nu­to sin re­ani­ma­ción”, agre­gó Me­lo a Re­fe­rí.

Me­lo pre­sen­tó su pro­yec­to an­te CAFO con el pro­pio Bort­man y cree que hay que uni­ver­sa­li­zar la for­ma­ción pa­ra acei­tar los me­ca­nis­mos de res­pues­ta: “Hay que ge­ne­rar una ca­pa­ci­ta­ción en los pri­me­ros es­la­bo­nes de la ca­de­na de su­per­vi­ven­cia. As­pi­ro a que sea obli­ga­to­rio en se­cun­da­ria, ins­ti­tu­tos ter­cia­rios, cen­tros cul­tu­ra­les y de­por­ti­vos”.

Se­gún Me­lo, el úni­co es­ce­na­rio del fút­bol uru­gua­yo que cum­ple con un equi­po de res­ca­tis­tas es el Cam­peón del Si­glo, aun­que con otra pre­pa­ra­ción: “En el Cam­peón del Si­glo hay res­ca­tis­tas pe­ro no es­tán en­tre­na­dos a ni­vel car­dio­vas­cu­lar. Tie­nen una for­ma­ción pa­ra aten­der caí­das o frac­tu­ras”.

Con­sul­ta­do so­bre las dis­tan­cias, Me­lo ad­vir­tió: “El pro­gra­ma se pue­de apli­car igual en to­dos los es­ce­na­rios, des­de el Cen­te­na­rio al Cam­peón del Si­glo pa­san­do por las can­chas chi­cas. To­das pue­den es­tar car­dio­pro­te­gi­das. En el Cam­peón del Si­glo hay am­bu­lan­cias siem­pre y ten­go el tiem­po cal­cu­la­do por GPS, en 28 mi­nu­tos es­ta­mos en un cen­tro asis­ten­cial. En las can­chas de Mon­te­vi­deo el tiem­po de res­pues­ta se achi­ca por­que es to­do más cer­ca”.

¿Cuán­tos des­fi­bri­la­do­res hay hoy en el fút­bol uru­gua­yo y cuán­tos se ne­ce­si­tan? Pa­ra Me­lo hay un dé­fi­cit cla­ro de in­for­ma­ción y re­cur­sos: “Pa­ra el Es­ta­dio Cen­te­na­rio se ne­ce­si­tan dos en la can­cha, dos en la Tribuna Olím­pi­ca, uno en la Amé­ri­ca y en ca­da una de las tri­bu­nas ca­be­ce­ras. En la Olím­pi­ca me­di­mos el tiem­po de res­pues­ta y es de 1’42” a cual­quier pun­to de la tribuna. La for­ma de cons­truc­ción del Es­ta­dio Cen­te­na­rio ha­ce que sea ac­ce­si­ble por los ani­llos cir­cu­la­res. En La Bom­bo­ne­ra, en el Camp Nou o en el San­tia­go Ber­na­béu se de­mo­ra más. El pro­ble­ma es que la AUF le dio un des­fi­bri­la­dor a ca­da club del fút­bol uru­gua­yo y la ma­yo­ría se los ro­ba­ron, no sa­ben có­mo usar­los o los tie­nen los di­ri­gen­tes guar­da­dos en la ca­sa”. l

El pro­ble­ma es que la AUF le dio un des­fi­bri­la­dor a ca­da club del fút­bol uru­gua­yo y la ma­yo­ría se los ro­ba­ron, no sa­ben có­mo usar­los o los tie­nen los di­ri­gen­tes en la ca­sa” Gla­di­mir Me­lo DE­POR­TÓ­LO­GO

C. DOS SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.