Ar­gen­ti­na, en los za­pa­tos que de­jó Uru­guay

AR­GEN­TI­NA ES AHO­RA LA QUE SE HI­ZO DUEÑA DE LA CALCULADORA, MIEN­TRAS LA CELESTE ES­TÁ TRANQUILA

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA -

Mu­cho es­cep­ti­cis­mo, mu­chas crí­ti­cas, mu­cho miedo de que­dar eli­mi­na­dos del Mun­dial. Eso es lo que se pu­do apre­ciar mi­nu­tos des­pués de que Ar­gen­ti­na y Pe­rú em­pa­ta­ran 0-0 y que los al­bi­ce­les­tes que­da­ran en la sex­ta ubi­ca­ción en la ta­bla de po­si­cio­nes a fal­ta de una fe­cha pa­ra ter­mi­nar las Eli­mi­na­to­rias. Sí, Ar­gen­ti­na, con Mes­si y to­do, no ocu­pa un lu­gar ni en el re­pe­cha­je.

Mu­cha bron­ca, mu­cha desa­zón, mu­cha ten­sión se no­ta­ba en los pro­gra­mas de­por­ti­vos y en los pro­pios hin­chas ar­gen­ti­nos que se ven fue­ra de Ru­sia 2018.

¿Po­drá que­dar Ar­gen­ti­na fue­ra del Mun­dial? ¿Se que­da­rá Mes­si, la má­xi­ma fi­gu­ra del fút­bol ac­tual, sin po­der ju­gar una nue­va Co­pa del Mun­do? Son pre­gun­tas con una res­pues­ta di­fí­cil.

Pe­ro tam­bién hay otras que se pue­den su­mar des­de otro pun­to de vis­ta: si en los úl­ti­mos cua­tro par­ti­dos los al­bi­ce­les­tes so­lo hi­cie­ron un gol –y fue en con­tra de Ve­ne­zue­la–, ¿po­drán con­ver­tir jus­to en el úl­ti­mo? Si no han ga­na­do has­ta aho­ra, ¿po­drán ha­cer­lo en la al­tu­ra de Qui­to an­te Ecua­dor, un equi­po que no se jue­ga na­da y va a ju­gar dis­ten­di­do y con un equi­po prác­ti­ca­men­te nue­vo luego del ce­se de su téc­ni­co?

Son días de calculadora, de al­go­rit­mos, de com­bi­na­cio­nes y to­do lo que ten­ga que ver con ma­te­má­ti­cas en Ar­gen­ti­na.

Algo que era muy co­mún pe­ro de es­te la­do del Río de la Pla­ta, que era pa­tri­mo­nio de los uru­gua­yos en las úl­ti­mas cua­tro Eli­mi­na­to­rias sin con­tar es­ta, en la que du­ran­te las 17 fe­chas que se han dispu­tado, siempre es­tu­vo en po­si­cio­nes de cla­si­fi­car a Ru­sia 2018, sien­do el úni­co com­bi­na­do sud­ame­ri­cano que lo lo­gró.

Ar­gen­ti­na tie­ne que ga­nar pa­ra cla­si­fi­car di­rec­to a Ru­sia, pe­ro aún de­pen­de­rá de otros. Ga­nar en la al­tu­ra de Qui­to. Ga­nar luego de cin­co par­ti­dos sin po­der con­se­guir­lo. No lo ha­ce des­de mar­zo pa­sa­do cuando ven­ció 1-0 a Chi­le co­mo lo­cal. Ga­nar y que ha­ya un em­pa­te en­tre Pe­rú y Co­lom­bia. O ga­nar y que Chi­le no ven­za a Bra­sil. O ga­nar y que Pe­rú de­rro­te a los co­lom­bia­nos por una di­fe­ren­cia de go­les me­nor. Pu­ras ma­te­má­ti­cas que hoy son pa­tri­mo­nio ex­clu­si­va­men­te ar­gen­tino, le­jos, muy le­jos de aque­lla calculadora que siempre uti­li­za­ron los ce­les­tes in­clu­so pa­ra po­der con­cu­rrir al re­pe­cha­je.

Tam­bién ha­cen cuen­tas pa­ra dispu­tar –co­mo úl­ti­mo re­cur­so– el re­pe­cha­je con­tra Nue­va Ze­lan­da y allí hay otras tan­tas com­bi­na­cio­nes ma­te­má­ti­cas de­pen­dien­do de los re­sul­ta­dos. Más nú­me­ros, más calculadora.

Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Chi­le

El de­li­ca­do mo­men­to que vi­ve el com­bi­na­do na­cio­nal ar­gen­tino lle­vó a que al­gu­nos pe­rio­dis­tas te­le­vi­si­vos y de cier­to re­nom­bre se pre­gun­ta­ran –más allá de cri­ti­car el jue­go del equi­po de Jor­ge Sam­pao­li– qué su­ce­de­ría si los ju­ga­do­res de Bra­sil, con el par­ti­do em­pa­ta­do an­te Chi­le el mar­tes que vie­ne, “no sal­tan en el úl­ti­mo cen­tro que lle­ga al área y le que­da a un chi­leno”, dan­do a en­ten­der que la im­por­tan­te ri­va­li­dad que exis­te por es­tos tiem­pos en­tre los nor­te­ños y los ar­gen­ti­nos, pue­de lle­gar a que el scratch se de­je ga­nar de lo­cal en la úl­ti­ma fe­cha pa­ra com­pli­car un po­co más a los al­bi­ce­les­tes. ¿Pa­ra­noia? ¿Ner­vio­sis­mo?

El te­ma lle­gó a las re­des so­cia­les y Twit­ter ex­plo­tó con el hash­tag #En­tre­ga­bra­sil, sien­do ten­den­cia en ese país y en Chi­le, por el pe­di­do de sus afi­cio­na­dos a los bra­si­le­ños pa­ra que se de­jen ga­nar.

El mun­do ha­bló de Ar­gen­ti­na

Los dia­rios más im­por­tan­tes del mun­do ha­bla­ron de la si­tua­ción de Ar­gen­ti­na luego del em­pa­te an­te los pe­rua­nos que los de­jó com­pli­ca­dos.

“Lo im­po­si­ble po­dría con­ver­tir­se en reali­dad”, ti­tu­ló el ma­tu­tino bri­tá­ni­co The In­de­pen­dent.

“Ar­gen­ti­na ro­za la tra­ge­dia”, aven­tu­ró el Dia­rio AS de Ma­drid.

El pe­rio­dis­ta ar­gen­tino Mar­tín Ca­pa­rrós es­cri­bió en The New York Ti­mes: “Si Mes­si no con­si­gue una Co­pa del Mun­do, su his­to­ria va a ser la his­to­ria de un fra­ca­so, la de­rro­ta del me­jor de to­dos”.

En tan­to, el ale­mán Der Spie­gel ti­tu­ló: “Ar­gen­ti­na (es­ta vez de ver­dad) es­tá al bor­de de la eli­mi­na­ción”.

El más op­ti­mis­ta fue el ita­liano La Gaz­zet­ta de­llo Sport: “La cla­si­fi­ca­ción es­tá más di­fí­cil pe­ro es po­si­ble”, es­cri­bió.

“Ar­gen­ti­na ten­drá una úl­ti­ma ba­la”, in­for­mó el dia­rio Sport de Bar­ce­lo­na.

Ni los ar­gen­ti­nos, ni los or­ga­ni­za­do­res ru­sos –que in­vi­ta­ron a

Ar­gen­ti­na a inau­gu­rar el Es­ta­dio Luzh­ni­ki en no­viem­bre en la mis­ma fe­cha en la que po­dría te­ner que ju­gar el re­pe­cha­je–, pue­den creer es­ta si­tua­ción. Si los al­bi­ce­les­tes de­ben ju­gar el re­pe­cha­je an­te Nue­va Ze­lan­da, los ru­sos ten­drán que bus­car un nue­vo ri­val pa­ra inau­gu­rar el es­ta­dio en el que se va a dispu­tar la fi­nal de la Co­pa del Mun­do de 2018.

Bau­za aho­ra da con­se­jos

Ed­gar­do Bau­za fue uno de los que no le fue bien di­ri­gien­do en es­te mis­mo pro­ce­so a la se­lec­ción al­bi­ce­les­te.

Cuando lo ce­sa­ron con un che­que muy im­por­tan­te en dó­la­res, se hi­zo car­go del com­bi­na­do de Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, pe­ro tam­po­co lo­gró cla­si­fi­car­lo al Mun­dial de Ru­sia 2018.

Sin em­bar­go, po­cos días des­pués de es­te nue­vo fra­ca­so, fue con­tra­ta­do por Ara­bia Sau­di­ta –que sí ha­bía lo­gra­do la cla­si­fi­ca­ción– co­mo fla­man­te DT, por lo que sí es­ta­rá en la Co­pa del Mun­do.

El vier­nes fue con­sul­ta­do por al­gu­nos me­dios ar­gen­ti­nos so­bre có­mo ju­gar en la al­tu­ra, te­nien­do en cuen­ta su ex­pe­rien­cia de ha­ber di­ri­gi­do a Li­ga De­por­ti­va Uni­ver­si­ta­ria de Qui­to.

“La al­tu­ra no le cae bien al ju­ga­dor ar­gen­tino. El plan­teo an­te Ecua­dor tie­ne que ser di­fe­ren­te. No se pue­de pre­sio­nar y ju­gar con mu­cha gen­te en ata­que co­mo se hi­zo fren­te a Pe­rú. Te­nés que ju­gar atrás y de con­tra­gol­pe”, se ani­mó a acon­se­jar el has­ta ha­ce po­co téc­ni­co de Ar­gen­ti­na.

Bau­za agre­gó: “Pen­sé que a fal­ta de una fe­cha íba­mos a es­tar cla­si­fi­ca­dos. Es­tos em­pa­tes nos com­pli­ca­ron mu­cho y aho­ra de­pen­de­mos de un par­ti­do que si fue­se nor­mal di­ría que te­ne­mos po­si­bi­li­da­des. Pe­ro co­mo es­tá la al­tu­ra de por me­dio, no va a ser fá­cil”.

Eso es­tá muy cla­ro. Na­da ha si­do fá­cil pa­ra Ar­gen­ti­na en es­tas Eli­mi­na­to­rias y mu­cho me­nos lo se­rá en la al­tu­ra, por más que Ecua­dor sea una se­lec­ción no­va­ta. Los ner­vios y los 2.800 me­tros so­bre el ni­vel del mar van a ju­gar en con­tra.

Pe­ro tie­ne al me­jor del mun­do, a ese mis­mo Mes­si que ha­ce de to­do pe­ro que se sien­te muy so­lo en la cancha y el cual si­gue sien­do cri­ti­ca­do por al­gu­nos. Qui­zá el nú­me­ro 10 ti­re de una bue­na vez la calculadora a la ba­su­ra.

A. PAGNI - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.