¿Qué le pa­sa a Suá­rez?

Se­quía. Lle­va 6 par­ti­dos sin ano­tar y se co­no­ció que el quis­te que tie­ne en la ro­di­lla no le im­pi­de ju­gar con nor­ma­li­dad

El Observador Fin de Semana - Referi - - SELECCIÓN -

Los uru­gua­yos se acos­tum­bra­ron tan­to a los go­les de Luis Suá­rez que cuando no ano­ta las in­quie­tu­des les in­va­den. Por es­tos tiem­pos, don­de el sal­te­ño lle­va seis par­ti­dos sin con­ver­tir, la gen­te se pre­gun­ta ¿qué pa­sa con el Pis­to­le­ro?

Con el 9 en cancha, lo im­po­si­ble pa­re­cía po­si­ble. El sal­te­ño era ca­paz de di­si­mu­lar ab­so­lu­ta­men­te to­das las ca­ren­cias que po­día mos­trar el equi­po en el jue­go co­lec­ti­vo. Bas­ta­ba con ti­rar la pe­lo­ta ade­lan­te pa­ra que Suá­rez re­sol­vie­ra y se las in­ge­nia­ra so­lo pa­ra com­pli­car a to­da una de­fen­sa. Pa­re­cía de otro pla­ne­ta.

Pe­ro es hu­mano. Y co­mo to­do ju­ga­dor, atra­vie­sa esos vai­ve­nes ló­gi­cos en los que el ar­co se cie­rra y el gol se nie­ga. Lo vi­ven to­dos los de­lan­te­ros.

A sim­ple vis­ta que­da la sen­sa­ción de que Suá­rez no es­tá en el 100% de sus po­si­bi­li­da­des. Va­le re­cor­dar que pa­só de es­tar des­car­ta­do pa­ra el clá­si­co con Ar­gen­ti­na del 30 de agos­to en el Es­ta­dio Cen­te­na­rio, por una le­sión, a en­trar al cam­po de jue­go y de­mos­trar su en­tre­ga a la cau­sa.

El ju­ga­dor fue sus­ti­tui­do y alar­mó a pro­pios y ex­tra­ños al sa­lir del cam­po de jue­go con sig­nos de mo­les­tia. Mu­chos du­da­ron de su pre­sen­cia pa­ra el en­cuen­tro si­guien­te de la celeste an­te Pa­ra­guay en Asun­ción.

Ta­bá­rez ma­ni­fes­tó: “En to­dos esos días no tra­ba­jó co­mo tra­ba­ja un fut­bo­lis­ta pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra un par­ti­do de es­tos, so­bre­lle­vó el par­ti­do con en­te­re­za pe­ro las con­trac­cio­nes mus­cu­la­res no lo aban­do­na­ron y tu­vo que ve­nir el cam­bio”. Con el pa­so de las ho­ras se co­no­ció que ha­bía si­do un ca­lam­bre.

Luego de un mes en su club, lle­gó el mo­men­to de vol­ver a la se­lec­ción. El sal­te­ño via­jó di­rec­to a Ve­ne­zue­la pa­ra el par­ti­do con la vi­no­tin­to. Las mi­ra­das se cen­tra­ron en Mar­tín Cá­ce­res, que se ha­bía le­sio­na­do en un hom­bro el do­min­go.

El te­ma es que el día del par­ti­do la pren­sa es­pa­ño­la se hi­zo eco de que Suá­rez de­bía ser in­ter­ve­ni­do de un quis­te en una ro­di­lla. Y la alar­ma pú­bli­ca se en­cen­dió por es­tas tie­rras.

Co­mo en el in­cons­cien­te de la gen­te que­dó aque­lla le­sión su­fri­da an­tes del par­ti­do con Ar­gen­ti­na, los vie­jos fan­tas­mas vol­vie­ron a in­va­dir.

Suá­rez ju­gó con­tra la vi­no­tin­to. Se mos­tró par­ti­ci­pa­ti­vo en el jue­go pe­ro con po­cas op­cio­nes.

La reali­dad mar­ca que tie­ne el quis­te y, se­gún el mé­di­co de la se­lec­ción Alberto Pan, es un te­ma nor­mal en los de­por­tis­tas. En ca­so de que se in­cre­men­ten las mo­les­tias pue­de lle­gar a ser in­ter­ve­ni­do. Es­tá cla­ro que la sa­ni­dad de Bar­ce­lo­na bus­ca­rá el mo­men­to más in­di­ca­do.

Di­si­pa­das las du­das y los ru­mo­res so­bre una le­sión, to­do pa­re­ce que­dar re­du­ci­do a un mo­men­to de se­quía de Luis que mal acos­tum­bró a los uru­gua­yos a fes­te­jar se­gui­do sus go­les. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.