Una mu­jer di­ri­ge equi­po de hom­bres

Reali­dad. Le­ti­cia Ro­drí­guez di­ri­ge la Quin­ta de Cen­tral y es la pri­me­ra mu­jer que en­tre­na a hom­bres en Uru­guay

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - MAR­CE­LO DECAUX twit­ter.com/mar­de­ca­ux

Cuan­do iba a la es­cue­la y cuan­do se me­tía en los pi­ca­dos con sus pri­mos va­ro­nes, allá en Co­lo­nia, ya te­nía cla­ro que el fút­bol era su pa­sión. Era di­fí­cil pa­ra una ni­ña de 12 años ju­gar, ya que ca­si no ha­bía equi­pos y so­lo exis­tía una ca­te­go­ría, por lo que le to­có ju­gar con ma­yo­res cuan­do se me­tió en Real de San Car­los y lue­go en Ju­ven­tud de aque­lla ciu­dad.

A los 19, le di­jo a sus pa­dres que se ven­dría a vi­vir a Mon­te­vi­deo. No te­nía na­da, so­lo su devoción por la pe­lo­ta y sus ideas a fu­tu­ro. Debutó en 2003 en las ju­ve­ni­les de Cen­tral Es­pa­ñol co­mo vo­lan­te pa­ra de­fen­der lue­go a In­de­pen­dien­te, Ren­tis­tas, Wan­de­rers, Na­cio­nal –con el cual fue bi­cam­peo­na uru­gua­ya 2011 y 2012– y Pe­ña­rol.

Le­ti­cia Ro­drí­guez si­guió cre­cien­do en el fút­bol fe­me­nino y en­ton­ces fue en­tre­na­do­ra lue­go de ha­cer un cur­so de tres años en el que tu­vo co­mo pro­fe­so­res, en­tre otros, a Gus­ta­vo Fe­rrín y Da­niel Ba­ña­les.

“Ini­cié un pro­yec­to de ju­ve­ni­les fe­me­nino de sub 16 y sub 18 en Pe­ña­rol y ahí em­pe­cé co­mo téc­ni­ca”, re­cuer­da Le­ti­cia a Re­fe­rí. Ya en 2012, cuan­do se fue Ob­du­lio Tra­san­te co­mo téc­ni­co, se hi­zo car­go del equi­po al­gu­nos par­ti­dos, mien­tras tam­bién era ju­ga­do­ra.

Pe­ro lo su­yo fue tan in­tere­san­te que, con el paso del tiem­po, Cen­tral Es­pa­ñol, a tra­vés de Leo­nar­do Co­rrea, Ale­jan­dro Le­gui­za­món y una co­mi­sión de pa­dres, le ofre­ció ser la en­tre­na­do­ra de la Quin­ta di­vi­sión pe­ro en la rama mas­cu­li­na, por lo que se trans­for­mó en la pri­me­ra mu­jer téc­ni­ca de va­ro­nes profesionales en Uru­guay con un con­tra­to. En ju­ve­ni­les, Cen­tral es­tá en la A y no en Se­gun­da, co­mo sí lo es­tá el equi­po prin­ci­pal.

A su vez, tam­bién es ayu­dan­te téc­ni­ca de Cuar­ta di­vi­sión en el mis­mo club, pe­ro comparte su ta­rea sien­do la en­tre­na­do­ra de Mi­ra­mar Mi­sio­nes en fút­bol fe­me­nino.

“Ha­ce dos se­ma­nas que es­toy en es­to con Cen­tral y es­toy muy agra­de­ci­da a Leo­nar­do, Ale­jan­dro, la co­mi­sión y al pre­si­den­te (Fer­nan­do) Ló­pez que me die­ron es­ta opor­tu­ni­dad”, di­ce.

Y agre­ga: “Soy la pri­me­ra, pe­ro es­pe­ro no ser la úl­ti­ma. Es­to es un lo­gro, un ob­je­ti­vo cum­pli­do po­der lle­gar al pro­fe­sio­na­lis­mo con va­ro­nes. Es rom­per mu­chas ba­rre­ras, por­que hay un te­ma de gé­ne­ro que lo su­fri­mos mu­cho”.

Pa­ra pa­gar­se el cur­so de téc­ni­ca y sus gas­tos dia­rios, tra­ba­jó de to­do. Fue ni­ñe­ra, re­par­tió pro­duc­tos de lim­pie­za puer­ta a puer­ta. Fue em­plea­da de Fri­pur y cuan­do se fue, se com­pró una mo­to y fue de­li­very re­par­tien­do piz­zas, em­pa­na­das y tra­ba­jan­do en una far­ma­cia.

“Vi­vía en una pen­sión y de­bía ga­nar­me la vi­da. Así em­pe­cé en Mon­te­vi­deo mien­tras al mis­mo tiem­po ju­ga­ba al fút­bol”, re­cor­dó.

Pe­ro no se con­for­mó so­lo con eso. Tam­bién reali­zó el cur­so de ár­bi­tro con Er­nes­to Fi­lip­pi y se re­ci­bió, aun­que nun­ca ejer­ció. De lo que sí se aca­ba de re­ci­bir es de ase­so­ra ar­bi­tral AUF, lo que an­tes se lla­ma­ba vee­dor.

Por si fal­ta­ra al­go, hoy par­ti­ci­pa de un ta­ller de pre­ven­ción de le­sio­nes y en­tre­na­mien­to fun­cio­nal que sir­ve pa­ra la pre­pa­ra­ción fí­si­ca.

“Mis ju­ga­do­res ven con nor­ma­li­dad el he­cho de que una mu­jer sea su en­tre­na­do­ra. Exis­te un res­pe­to to­tal y creo que va­mos a se­guir rom­pien­do ba­rre­ras por­que la dis­cri­mi­na­ción vie­ne des­de ha­ce tiem­po y los gu­ri­ses de hoy son los que me­nos dis­cri­mi­nan, los más acos­tum­bra­dos a los tiem­pos de cam­bio y te tra­tan co­mo a un par”, ex­pli­ca.

Cla­ro que ya ha­ce ver su im­pron­ta. “Los ju­ga­do­res tie­nen mar­ca­dos los lí­mi­tes. Si no cum­plen con su tra­ba­jo, tie­nen que cum­plir tra­ba­jos di­fe­ren­cia­les. Si lle­gan tar­de sin avi­sar o si fal­tan a un en­tre­na­mien­to, no jue­gan. Ya tu­ve al­gu­na ‘es­tre­lla’ en el ban­co”, afir­ma.

En­tien­de al­gu­nas di­fe­ren­cias fut­bo­lís­ti­cas en­tre hom­bres y mu­je­res: “Se no­tan más que na­da en lo fí­si­co. Las chi­cas son más emo­cio­na­les y los va­ro­nes más tem­pe­ra­men­ta­les. Ellas tie­nen me­nos di­ná­mi­ca y ve­lo­ci­dad, y la téc­ni­ca es dis­tin­ta”.

Re­co­no­ce que lo más di­fí­cil es tra­tar con los pa­dres de los fut­bo­lis­tas. “Sin du­das que los pa­dres son los más com­pli­ca­dos a la ho­ra de tra­ba­jar, por­que mu­chas ve­ces ellos ven fu­tu­ras es­tre­llas en sus hi­jos. No quie­ren que los téc­ni­cos les pon­ga­mos los pun­tos so­bre las íes”.

Sus pa­dres la si­guen “a mo­rir”. Se­gún di­ce la alen­ta­ron “de en­tra­da y es­tán su­per­or­gu­llo­sos. El apo­yo de la fa­mi­lia es fun­da­men­tal”.

A sus 33 años, ella, co­mo sus pa­dres, se sien­te “or­gu­llo­sa por lle­gar a don­de na­die ha­bía lle­ga­do has­ta aho­ra. Yo na­cí pa­ra es­to. La ma­ne­ra de lle­gar a una me­ta es la cons­tan­cia, es­tar pre­pa­ra­do pa­ra cuan­do se pre­sen­te la opor­tu­ni­dad”. Y ella lo es­tu­vo. l

“Yo na­cí pa­ra es­to; es­toy or­gu­llo­sa por ha­ber lle­ga­do a don­de na­die ha­bía lle­ga­do has­ta aho­ra; la ma­ne­ra de al­can­zar una me­ta es la cons­tan­cia, es­tar pre­pa­ra­do pa­ra cuan­do se pre­sen­te la opor­tu­ni­dad” Le­ti­cia Ro­drí­guez DI­REC­TO­RA TÉC­NI­CA DE LA QUIN­TA DI­VI­SIÓN DE CEN­TRAL ES­PA­ÑOL

FOTOS: D. BATTISTE

Le­ti­cia Ro­drí­guez con el plan­tel que di­ri­ge, el de la Quin­ta de Cen­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.