Agui­rre a 30 años de la ha­za­ña: “Ese gol me da mu­cha paz”

El mar­tes se cum­plen 30 años de la fi­nal de la Li­ber­ta­do­res y hoy, el ex­de­lan­te­ro y téc­ni­co, re­cuer­da có­mo vi­vió esa ges­ta en Pe­ña­rol

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - MAR­CE­LO DECAUX twit­ter.com/mar­de­ca­ux

“Cuan­do em­pa­té la fi­nal de Mon­te­vi­deo pa­sé por al la­do de Fal­cio­ni y le di­je: ‘Den­tro de un ra­to vuel­vo’. Y vol­ví con el gol del Bom­ba en la ho­ra. Ob­vio que lo pu­tee to­do; él pro­vo­ca­ba y ge­ne­ra­ba esas co­sas y no­so­tros, muy chi­qui­li­nes, en­trá­ba­mos como lo­cos; que­ría­mos pe­lear­nos a los dos mi­nu­tos”

“Con el tiem­po apren­dí a va­lo­rar lo que vi­vi­mos, pe­ro tam­bién a po­ner­me del otro la­do; en­ton­ces no hay que ba­bo­sear”

Die­go Agui­rre EX­JU­GA­DOR DE PE­ÑA­ROL

Ya pa­sa­ron 30 años y él no lo pue­de creer: “¡Trein­ta años! ¡¿Te das cuen­ta!? Pa­re­ce in­creí­ble. Y to­do lo que su­ce­dió en ese tiem­po”, di­ce Die­go Agui­rre an­tes de em­pe­zar la en­tre­vis­ta.

Trein­ta años de aquel gol in­creí­ble que le dio a Pe­ña­rol el tí­tu­lo en la Co­pa Li­ber­ta­do­res de 1987.

Cuan­do lle­gó a Pe­ña­rol es­ta­ba Ro­que Más­po­li como téc­ni­co. En aquel mo­men­to us­ted di­jo que le apor­tó mu­cho en la par­te hu­ma­na.

Era un fe­nó­meno, te­nía una sa­bi­du­ría im­pre­sio­nan­te. Con los años va­lo­rás can­ti­dad de co­sas. Te vas dan­do cuen­ta de co­sas que te pa­sa­ron y gen­te por la que sen­tís agra­de­ci­mien­to. No ten­go du­das que Ro­que Más­po­li pa­ra mí fue fun­da­men­tal, por­que me apo­yó, me dio con­fian­za, cre­yó en mí, y tu­ve una con­ti­nui­dad en el equi­po así ju­ga­ra bien o mal, hi­cie­ra goles o no. Y eso me fue con­so­li­dan­do como ju­ga­dor y me per­mi­tió cre­cer como pro­fe­sio­nal. Lo su­yo fue im­por­tan­tí­si­mo.

Có­mo fue la fi­nal del Cam­peo­na­to Uru­gua­yo de 1986 que se ju­gó el 6 de enero de 1987.

Me acuer­do de cua­tro o cin­co par­ti­dos an­tes de esa fi­nal, cuan­do ju­ga­mos un sá­ba­do an­te Cen­tral en su can­cha y per­di­mos, y al otro día ju­ga­ba Na­cio­nal. Ahí al ga­na­dor le da­ban dos pun­tos, y que­da­ban pa­ra dispu­tar unos 10 pun­tos y no­so­tros ha­bía­mos que­da­do como a sie­te. Ya era prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble pen­sar en sa­lir cam­peo­nes. Al otro día por la ma­ña­na, pre­vio al par­ti­do de Na­cio­nal, nos jun­ta­mos en la mi­tad de la can­cha y di­ji­mos: ‘Bueno, mu­cha­chos. El cam­peo­na­to ya es­tá per­di­do. La­men­ta­ble­men­te no se nos pu­do dar, pe­ro hay que em­pe­zar a tra­ba­jar pa­ra ga­nar la Li­gui­lla y ter­mi­nar lo me­jor po­si­ble ga­nan­do los par­ti­dos que nos que­den’. Me acuer­do de esa his­to­ria por­que des­pués en la tar­de, Na­cio­nal per­dió. Y ya no que­da­mos tan le­jos. Lle­gó la fe­cha si­guien­te y pa­só lo mis­mo y no­so­tros ga­na­mos to­dos los par­ti­dos y ellos per­dien­do esos pun­tos pa­ra ju­gar la fi­nal. Fue bas­tan­te in­creí­ble por­que era un cam­peo­na­to prác­ti­ca­men­te per­di­do y que ter­mi­na­mos ju­gan­do esa fi­nal.

Lo cen­tro en esa fi­nal an­te Na­cio­nal. En la úl­ti­ma ju­ga­da del alar­gue…

(In­te­rrum­pe). Me acuer­do per­fec­ta­men­te…

En el minuto 120, se fue Juan Ra­món Ca­rras­co ha­cia el ar­co de Pe­ña­rol so­lo con pe­lo­ta do­mi­na­da.

Pen­sé que era gol. Por­que fue un par­ti­do to­tal­men­te ce­rra­do en el que no hu­bo una si­tua­ción de gol pa­ra nin­gún la­do. Fue un 0-0 tre­men­do y ya to­do el mun­do pen­san­do en los pe­na­les. Y en la úl­ti­ma ju­ga­da del par­ti­do, se dio una ju­ga­da cla­rí­si­ma de gol por­que fue un mano a mano de Juan Ra­món con­tra Eduar­do Pe­rei­ra, la pe­lo­ta se le fue un po­co lar­ga, no la pu­do con­tro­lar, y ter­mi­nó el en­cuen­tro. Hu­bie­ra si­go otra his­to­ria. Siem­pre, en los par­ti­dos tras­cen­den­tes o las fi­na­les, te que­dan si­tua­cio­nes en que las co­sas po­drían ha­ber si­do muy di­fe­ren­tes: por un de­ta­lle, por una pe­lo­ta que en­tró, por un error ar­bi­tral, por si­tua­cio­nes de jue­go que es­tás tan cer­ca de per­der como de ga­nar. Ahí nos to­có ga­nar ese cam­peo­na­to que per­fec­ta­men­te po­dría­mos ha­ber per­di­do.

Cuan­do Más­po­li ha­cía la lis­ta de los que iban a pa­tear los pe­na­les, us­ted pidió pa­ra pa­tear el pri­me­ro.

Sí, con un po­co de in­cons­cien­cia. Fui y le di­je: ‘Ro­que, ¿me da el pri­me­ro?’. Y me di­jo que sí. Se lo pe­dí con con­vic­ción y él ni lo du­dó, me dio mu­cha con­fian­za a mí tam­bién. No sé ni por qué lo hi­ce. Por­que des­pués me to­có ha­cer­lo, pe­ro per­fec­ta­men­te po­dría ha­ber­lo erra­do. Pe­ro de eso se tra­ta: de to­mar ries­gos. Fue el pe­nal más im­por­tan­te de mi ca­rre­ra, por­que yo ha­bía pa­tea­do otros, pe­ro no de esa im­por­tan­cia. Me acuer­do de ese mo­men­to que so­lo los ju­ga­do­res lo sa­be­mos, los que es­tu­vi­mos en al­gu­na si­tua­ción en la que te to­ca de­fi­nir por un pe­nal. Hay un mo­men­to que es tre­men­do que es cuan­do vas ca­mi­nan­do de la mi­tad de la can­cha has­ta el área y de­mo­rás 15 o 20 se­gun­dos en los que vas pen­san­do, re­pa­san­do can­ti­dad de co­sas y diá­lo­gos in­ter­nos. Por­que te da mie­do, te­nés mu­cha pre­sión. De­cís: ‘No lo pue­do errar’. Ese mo­men­to me que­dó gra­ba­do a fue­go.

En­se­gui­da de eso se fue Más­po­li, lle­gó el Ós­car Ta­bá­rez. ¿Qué cam­bia­ba con él?

Un cam­bio de téc­ni­co, mue­ve. Por­que te da in­cer­ti­dum­bre, no sa­bés el téc­ni­co que vie­ne, es­tás acos­tum­bra­do a de­ter­mi­na­das co­sas que ha­bían fun­cio­na­do bien. Pe­ro creo que fue al­go muy po­si­ti­vo. Como tam­bién creo que si hu­bie­ra se­gui­do Ro­que, es­ta­ba bien y se­gu­ra­men­te nos iba a ir bien, tam­bién. Pe­ro el Maes­tro le me­tió su im­pron­ta, su for­ma de ver el fút­bol que va­ria­ba con res­pec­to al de Ro­que. De a po­co nos fui­mos co­no­cien­do. Tu­vi­mos mu­chas di­fi­cul­ta­des tam­bién, pe­ro el equi­po se fue en­con­tran­do y tu­vi­mos mo­men­tos im­por­tan­tes que nos fue­ron mar­can­do y se fue dan­do el te­ma de la Co­pa Li­ber­ta­do­res que era al­go im­pen­sa­do.

Se de­cía que si per­día el clá­si­co aquel, de los ocho con­tra 11, era muy pro­ba­ble que a Ta­bá­rez lo ce­sa­ran.

Sí, me lo di­je­ron des­pués. El clá­si­co fue un miér­co­les, po­ne­le, y la di­rec­ti­va se reunió el lu­nes, y ha­bían di­cho: ‘Cam­bia­mos al en­tre­na­dor, pe­ro va­mos a de­jar­lo has­ta el clá­si­co pa­ra no cam­biar­lo an­tes’, y ya es­ta­ban bus­can­do a otro. No sé si lo te­nían arre­gla­do o no. No­so­tros como ju­ga­do­res ni nos en­te­rá­ba­mos de eso. Pe­ro fue tan fuer­te lo de ese clá­si­co ga­na­do con ocho hom­bres que ni que ha­blar que no hu­bo cam­bio de téc­ni­co y de al­gu­na ma­ne­ra, na­ció lo de la Co­pa de unos me­ses des­pués.

¿Qué re­cuer­da de aquel ocho con­tra 11?

Es muy di­fí­cil que se vuel­va a dar al­go así. Pri­me­ro, por­que es muy di­fí­cil que le echen a tres ju­ga­do­res y al otro nin­guno. Y más

di­fí­cil aún es dar­lo vuel­ta con ocho, por­que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble. Son par­ti­dos úni­cos en el que se da eso. Por su­pues­to que me acuer­do has­ta el día de hoy la ju­ga­da que hi­ci­mos con Jorge Ca­bre­ra pa­ra ano­tar el 2-1 fi­nal. Los dos en­tra­mos como su­plen­tes. Que­da­mos con ocho y el Maes­tro hi­zo los dos cam­bios, y en­tre los dos hi­ci­mos la ju­ga­da de ese gol in­creí­ble. Ter­mi­na­mos de­fen­dien­do y ga­nan­do un clá­si­co que que­dó pa­ra el me­jor de los recuerdos.

Tras pa­sar la ron­da en la Co­pa, ve­nían las se­mi­fi­na­les na­da me­nos que an­te In­de­pen­dien­te y Ri­ver de Ar­gen­ti­na. El 3-0 acá con­tra los ro­jos fue im­pre­sio­nan­te.

Cuan­do se die­ron las se­mi­fi­na­les, nos to­có Ri­ver, que en­tra­ba di­rec­to en se­mi­fi­na­les por ser el cam­peón del año an­te­rior, e In­de­pen­dien­te. En ese mo­men­to, creo que ni el más op­ti­mis­ta de los hin­chas de Pe­ña­rol, ni nin­guno de no­so­tros, pen­sa­mos que po­dría­mos lle­gar a la fi­nal. Ri­ver ve­nía de ser cam­peón del mun­do, Ar­gen­ti­na ve­nía de ser cam­peón del mun­do en 1986 y los dos equi­pos de ellos con gran­des fi­gu­ras eran fa­vo­ri­tos. Se ha­bla­ba en la pren­sa ar­gen­ti­na acer­ca de quién iba a pa­sar, si Ri­ver o In­de­pen­dien­te. No nos con­si­de­ra­ban pa­ra na­da. Pe­ro cuan­do pa­só ese par­ti­do que fue el pri­me­ro, que ni no­so­tros lo po­día­mos creer lo bien que ju­ga­mos por­que sa­lió to­do per­fec­to, les pa­sa­mos por arri­ba, les hi­ci­mos tres goles y ellos no pu­die­ron pa­sar la mi­tad de la can­cha, los pre­sio­na­mos con to­do. Ahí nos em­pe­za­mos a ilu­sio­nar como que esa co­pa se po­día ga­nar.

Más allá del par­ti­do an­te Ri­ver, fue­ron a ju­gar en la Do­ble Vi­se­ra, la can­cha de In­de­pen­dien­te, prác­ti­ca­men­te obli­ga­dos a ga­nar pa­ra no de­pen­der de otros.

Fue el pri­mer par­ti­do que In­de­pen­dien­te per­dió en la his­to­ria an­te equi­pos ex­tran­je­ros. Nos en­fren­ta­mos a In­de­pen­dien­te sie­te ve­ces cam­peón de la Co­pa Li­ber­ta­do­res. Un pe­sa­do de ver­dad. Ahí hi­ci­mos el me­jor par­ti­do de la Co­pa. Si bien el 3-0 fue im­pre­sio­nan­te, ese fue más. Por­que era de­ci­si­vo, por­que era de vi­si­tan­te, por­que ha­bía un es­ta­dio re­ple­to, por­que la ló­gi­ca era que no po­día­mos ga­nar, pe­ro hi­ci­mos un tre­men­do par­ti­do y que­dó pa­ra la me­jor de las his­to­rias. Ca­da tan­to, me gus­ta re­pa­sar imá­ge­nes y ver esos mo­men­tos y sen­tir­me par­te de al­go tan lin­do.

Des­pués lle­gó la pri­me­ra fi­nal en Ca­li an­te Amé­ri­ca con un cua­dra­zo. ¿Qué re­cuer­da?

Es­tá la anéc­do­ta de que nos ti­ra­ron hu­mo en el ves­tua­rio den­tro de un am­bien­te muy pe­sa­do. To­do fue real. Ter­mi­na­mos per- dien­do con­tra un equi­pa­zo como Amé­ri­ca. En el ves­tua­rio no veías na­da por el hu­mo. Tu­vi­mos que sa­lir. Nos va a que­dar la du­da has­ta el día de hoy si es ver­dad que nos sen­ti­mos me­dio dor­mi­dos cuan­do en­tra­mos al par­ti­do, con una sen­sa­ción como sin re­bel­día. Ca­paz que nos ga­na­ban igual. Pe­ro la sen­sa­ción que nos que­dó fue que per­di­mos y no es­tá­ba­mos enoja­dos. Nos pre­gun­tá­ba­mos, ¿qué se­ría eso que pu­sie­ron en el ves­tua­rio? ¿Un tran­qui­li­zan­te? ¿Una co­sa que te dor­mía un po­co? Per­di­mos y éra­mos unos ca­ba­lle­ros, acep­ta­mos to­do y nos vol­vi­mos. Es in­só­li­to. Me que­dó esa sen­sa­ción. Pe­ro des­pués no po­dés ni ha­blar de eso, per­dis­te y te te­nés que ca­llar la bo­ca. Te­nés que ju­gar y por suer­te ha­bía re­van­cha.

Y esa re­van­cha, pa­ra va­riar, un equi­po uru­gua­yo, si no su­fre, no va­le. ¿Qué pa­só en esa fi­nal?

Fue el par­ti­do que más me emo­cio­nó. Des­pués hi­ce el gol en la fi­nal de Chi­le y fue in­creí­ble, pe­ro el par­ti­do que más me emo­cio­nó, en el que real­men­te me que­bré y en el que me pu­se a llo­rar fue el del Cen­te­na­rio, por­que es­ta­ba re­ple­to, por­que ha­bía una ilu­sión bár­ba­ra. Ter­mi­na­mos per­dien­do 1-0 el pri­mer tiem­po, es­ta­ba du­rí­si­mo y ellos te­nían un equi­pa­zo y no lle­gá­ba­mos al ar­co. Y lo di­mos vuel­ta sobre el fi­nal. Pri­me­ro mi gol, des­pués el gol del Bom­ba ca­si en la ho­ra. Fue una emo­ción tre­men­da. Me acuer­do que ter­mi­nó el par­ti­do, pi­tó el juez, ni fes­te­jé, me fui co­rrien­do al ves­tua­rio, me en­ce­rré en el ba­ño y no po­día pa­rar de llo­rar, por­que era un con­te­ni­do emo­cio­nal muy fuer­te.

¿So­lo?

Sí, so­lo. No me vio na­die. Era una emo­ción mía. Reac­cio­né de esa for­ma.

Co­no­cien­do la ju­ven­tud del plan­tel y pa­ra tra­tar de ha­cer­los en­trar, el pa­ra­gua­yo Bat­ta­glia se pa­seó con la ca­mi­se­ta de Na­cio­nal en el ho­tel que com­par­tían en Chi­le.

Es una co­sa to­tal­men­te des­ubi­ca­da es­tar con una ca­mi­se­ta de Na­cio­nal en el mis­mo ho­tel. Pe­ro lo­gró al­go a fa­vor nues­tro, lo­gró lo con­tra­rio, por­que eso nos dio más fuer­za. Tam­bién es ver­dad que se iba a ar­mar un lío bár­ba­ro si no éra­mos cam­peo­nes, por­que hu­bo de­ma­sia­do ro­ce, de­ma­sia­dos gol­pes sin pe­lo­ta, que no se ban­ca­ban.

Ha­blan­do jus­to de eso. En la fi­nal de San­tia­go, Ca­ba­ñas le pe­gó sin pe­lo­ta.

Sí, me pe­gó en un cór­ner en el pri­mer pa­lo an­tes de que vi­nie­ra el cen­tro y me de­jó el ojo ne­gro.

Y Apon­te, sin pe­lo­ta, tam­bién ha­bía he­cho al­go si­mi­lar ca­si al prin­ci­pio.

Sí, es cier­to. En la pri­me­ra ju­ga­da del par­ti­do, sin pe­lo­ta, me dio una pi­ña. En ese mo­men­to, me que­dé quie­to, fui y le di­je: ‘An­tes de que ter­mi­ne el par­ti­do, te voy a ma­tar’. Y se­guí ju­gan­do ca­lla­do la bo­ca. Des­pués es­tá la anéc­do­ta de que se iba a ar­mar lío en el fi­nal, por­que es­tá­ba­mos to­dos pa­ra pe­lear. Hu­bie­ra si­do un bo­chorno; por suer­te ga­na­mos y no se ar­mó.

¿Se pue­de de­cir que de al­gu­na ma­ne­ra, el gol lle­gó ca­si de ca­sua­li­dad?

Cla­ro. Eso in­flu­yó. Eso es lo in­creí­ble. En ese mo­men­to, mi­ré el re­loj y fal­ta­ba un minuto y que­ría de­vol­ver las pi­ñas que me ha­bían pe­ga­do. Y pen­sé: ‘Es aho­ra’. Pa­só el Ti­to (Gon­cál­vez) por al la­do mío (que le en­can­ta pe­lear) y le di­je: ‘Voy a ma­tar a es­te que ten­go al la­do, que­da­te por acá’. Y me con­tes­tó: ‘Sí, sí, da­le tran­qui­lo’. Y yo me fui aco­mo­dan­do como pa­ra es­tar cer­ca del de­fen­sor. Y fue ahí cuan­do ca­be­ceó el Zur­do (Vie­ra), la pa­ró el Bom­ba (Vi­llar), me que­dó la pe­lo­ta ade­lan­te e hi­ce ese go­la­zo. Ob­vio que nos ol­vi­da­mos de to­do.

No lo po­día creer.

No lo po­dés creer. Na­da de táctica, ab­so­lu­ta­men­te im­pro­vi­sa­do como si fue­ra un par­ti­do de ba­rrio. (Se ríe a car­ca­ja­das).

Hoy, 30 años des­pués, ¿có­mo lo vi­ve?

Con mu­cho or­gu­llo, como par­te de mi vi­da. Ese gol es par­te de mi ego, de mi sa­tis­fac­ción, de mi de­ber cum­pli­do. (Se lle­va las ma­nos al co­ra­zón du­ran­te al­gu­nos se­gun­dos). Me da mu­cha paz. Sien­to que con ese gol le di mu­chí­si­mo a Pe­ña­rol. To­do el agra­de­ci­mien­to que ten­go ha­cia el club, qué me­jor for­ma de de­vol­vér­se­lo que con ese gol que hi­ce.

(Ta­bá­rez) lle­ga­ba de Wan­de­rers a su pri­mer equi­po im­por­tan­te que era Pe­ña­rol y tu­vo mu­chas di­fi­cul­ta­des. Era muy cri­ti­ca­do, pe­ro el clá­si­co que ga­na­mos ocho con­tra 11 le dio mu­cha fuer­za como pa­ra con­ti­nuar”

Hu­bo un an­tes y un des­pués de aquel clá­si­co de los ocho con­tra 11, pe­ro en el mo­men­to, no nos di­mos cuen­ta; pe­ro hu­bo un mo­men­to en que el equi­po se con­so­li­dó como gru­po y es­tu­vi­mos muy jun­tos y fue cuan­do nos fui­mos de gi­ra a Mé­xi­co”

El tí­tu­lo del clá­si­co an­te Na­cio­nal, más allá de fes­te­jar­lo, no en­ten­di­mos la tras­cen­den­cia ese día; me pa­re­cía al­go nor­mal. Ha­bía lle­ga­do a Pe­ña­rol y pen­sa­ba: ‘¡Qué fá­cil es es­to!’. Con el tiem­po sí le das la im­por­tan­cia que tie­ne ha­ber­le ga­na­do una fi­nal a Na­cio­nal”

Cuan­do hi­ce el gol en Ave­lla­ne­da di­je que era el más im­por­tan­te de mi vi­da; po­co tiem­po des­pués, hi­ce el gol en la fi­nal de San­tia­go y ahí ten­dría que ha­ber di­cho: ‘Fue el gol más im­por­tan­te de mi vi­da y nun­ca más voy a ha­cer uno igual’. Por­que es ab­so­lu­ta­men­te im­po­si­ble ha­cer al­go si­mi­lar. Ten­dría que ser en una fi­nal de un Mun­dial, como el gol de Ghig­gia; es­te fue un gol tre­men­do”

Die­go Agui­rre EX­JU­GA­DOR DE PE­ÑA­ROL

N. SCAFIEZZO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.