Due­ños de la ma­gia

LOS GO­LES DE TI­RO LI­BRE EN EL CAM­PEO­NA­TO URU­GUA­YO CRE­CIE­RON CON RES­PEC­TO AL AÑO PA­SA­DO Y TRES ES­PE­CIA­LIS­TAS EN LA PE­LO­TA QUIETA CON­TA­RON A REFERÍ CUÁ­LES SON LAS CLA­VES

El Observador Fin de Semana - Referi - - INFORME - SE­BAS­TIÁN AMA­YA twit­ter.com/se­baa­ma­ya

Pa­rar­se fren­te a la ba­rre­ra, vi­sua­li­zar al ar­que­ro, ele­gir el pa­lo, pa­tear y man­dar­la a la red. Los go­les de ti­ro li­bre, una de las si­tua­cio­nes más má­gi­cas y atra­pan­tes del fút­bol, y en las que sue­len ha­ber ver­da­de­ros go­la­zos, han te­ni­do un cre­ci­mien­to en la ac­tual tem­po­ra­da.

Lue­go de que el año pa­sa­do se die­ra una cu­rio­sa se­quía de 32 par­ti­dos sin ano­tar tan­tos por esa vía en­tre el In­ter­me­dio y el Clau­su­ra, es­te año, el pro­me­dio es prác­ti­ca­men­te de uno por fe­cha.

En el Aper­tu­ra hu­bo 16 con­quis­tas y en el In­ter­me­dio sie­te. En tan­to, el año pa­sa­do, en el Aper­tu­ra hu­bo 12 go­les de ti­ro li­bre y en el In­ter­me­dio so­lo cua­tro.

Ade­más, en lo que va del Clau­su­ra, cin­co jor­na­das, se han ano­ta­do cin­co. Y se de­be te­ner en cuen­ta que hay un par­ti­do me­nos en ca­da una de las eta­pas de es­ta tem­po­ra­da por la au­sen­cia de El Tan­que Sis­ley.

Ade­más, es­te año se han des­ta­ca­do va­rios re­ma­ta­do­res de li­bres di­rec­tos. Mauricio Gó­mez, de Tor­que, lle­va cua­tro; Luis Aguiar, de Na­cio­nal, tres; Leo­nar­do Fer­nán­dez, de Fé­nix, tam­bién tres; y Da­vid Te­rans, de Da­nu­bio pe­ro aho­ra trans­fe­ri­do a Atlé­ti­co Mi­nei­ro de Bra­sil, tam­bién hi­zo tres.

En tan­to, Cris­tian Ro­drí­guez, en Pe­ña­rol, lle­va dos, al igual que Mau­reen Fran­co de Ce­rro y Ni­co­lás Ro­drí­guez de Ri­ver Pla­te.

En es­ta se­lec­ción de pa­tea­do­res, in­flu­yen mu­cho las al­tas y las ba­jas pa­ra el pro­me­dio fi­nal de ca­da cam­peo­na­to. Por ejem­plo, Mauricio Gó­mez el año pa­sa­do mi­li­tó en la Se­gun­da Di­vi­sión Pro­fe­sio­nal con Tor­que y tras el as­cen­so, es­te año afi­nó la pun­te­ría y su­mó cua­tro tan­tos.

Por con­tra­par­ti­da, de se­guir en Da­nu­bio, se­gu­ra­men­te Te­rans, due­ño de una gran pe­ga­da, su­ma­ría al­gún tan­to más de ti­ro li­bre al con­teo ge­ne­ral de la tem­po­ra­da.

Có­mo se desa­rro­lla

Ha­cer un gol de ti­ro li­bre lle­va mu­cho tiem­po de en­tre­na­mien­to y tam­bién años de per­fec­cio­na­mien­to ya que por lo ge­ne­ral los pa­tea­do­res sue­len desa­rro­llar esa ha­bi­li­dad des­de el baby fút­bol.

Referí con­sul­tó a tres de los ar­ti­lle­ros de ti­ro li­bre en el ac­tual Clau­su­ra y con­ta­ron có­mo fue­ron

sus ini­cios en el co­bro de fal­tas.

“Em­pe­cé des­de chi­co”, di­jo Mauricio Gó­mez. “Siem­pre me ca­rac­te­ri­cé por pe­gar­le a la pe­lo­ta quieta. En ju­ve­ni­les tam­bién me en­car­ga­ba yo. Y así fue. Lue­go lle­gué a la Pri­me­ra de Wan­de­rers, Al­fre­do Arias me veía en los en­tre­na­mien­tos y él y los com­pa­ñe­ros me die­ron la con­fian­za pa­ra que pa­tea­ra siem­pre yo”, in­di­có el ju­ga­dor que tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de que los 10 go­les de su ca­rre­ra han si­do to­dos de ti­ro li­bre.

El la­te­ral de Tor­que co­men­zó a pa­tear en el baby de su ciu­dad na­tal. “En Ar­ti­gas, la can­cha era chi­ca y es­ta­ba acos­tum­bra­do a ha­cer go­les de le­jos. Le pe­ga­ba fuer­te de chi­co y eso in­flu­yó. Apar­te, éra­mos to­dos chi­qui­tos y re­sal­ta­ba bas­tan­te mi ti­ro, eso me dicen cuan­do voy por allá”, se­ña­ló a Referí.

Otro de los que anotó de ti­ro li­bre en el Clau­su­ra fue Hu­go Do­rre­go, el vo­lan­te de Ram­pla Ju­niors que el pa­sa­do fin de se­ma­na la col­gó en el Olím­pi­co.

Pa­ra él, su re­ma­te es ge­né­ti­co. “Lo he­re­dé de mi pa­dre. Yo no lo vi ju­gar, pe­ro to­dos nos dicen que los tres he­re­da­mos eso de nues­tro pa­dre, por­que los tres so­mos bue­nos pa­tea­do­res. Es lo úni­co que te­ne­mos en co­mún, la bue­na pe­ga­da, por­que des­pués so­mos de dis­tin­to jue­go”, di­jo el me­dio­cam­pis­ta en re­fe­ren­cia a sus dos her­ma­nos tam­bién fut­bo­lis­tas, Sil­vio y Ri­chard. Su pa­dre, Sil­vio, ju­gó en Villa Es­pa­ño­la en la Pri­me­ra cuan­do es­ta­ba en la C, con­tó.

“Más allá de lo he­re­da­do, des­pués es­tá el en­tre­na­mien­to del día a día”, des­ta­có. “Yo siem­pre me que­do con la pe­lo­ta lue­go de las prác­ti­cas, a pa­tear, y siem­pre se que­da al­gún ar­que­ro. En eso no ten­go pro­ble­ma”, agre­gó.

Otro de los fran­co­ti­ra­do­res del Clau­su­ra es Fe­de­ri­co Ra­mos, de Ate­nas de San Car­los, que le anotó a Ri­ver Pla­te en el Cam­pus. “Ju­gué has­ta los 19 en el in­te­rior y ahí sí siem­pre era el que pa­tea­ba. Des­pués, co­mo pro­fe­sio­nal, ya hay más ju­ga­do­res y hay que ga­nar­se la con­fian­za”, con­tó a Referí.

Afi­nan­do la mi­ra

Los tres pa­tea­do­res des­ta­ca­ron la im­por­tan­cia de en­tre­nar los re­ma­tes pa­ra es­tar fi­nos en los par­ti­dos. Eso con­sis­te en que­dar­se lue­go de las prác­ti­cas, me­ter la ba­rre­ra mó­vil en la can­cha y pa­tear­le a al­gún ar­que­ro.

“Hay que ir prac­ti­can­do pa­ra es­tar los más fino po­si­ble”, se­ña­ló Gó­mez. “Por suer­te en es­tos par­ti­dos se es­tán dan­do, pe­ro siem­pre hay que es­tar en­tre­nan­do, siem­pre con la ba­rre­ra en la prác­ti­ca des­pués de los en­tre­na­mien­tos, eso te ayu­da un mon­tón”.

Ade­más, es ahí don­de el DT y los com­pa­ñe­ros ven có­mo le pe­ga. “La con­fian­za te la ga­nás en los en­tre­na­mien­tos y de­mos­tran­do en los par­ti­dos, por­que si le pe­gás bien en las prác­ti­cas y en los par­ti­dos no le em­bo­cás, tus com­pa­ñe­ros te van a de­cir ‘¿Pa­ra qué que­rés pe­gar­le?’”.

En el Olím­pi­co de Ram­pla, Do­rre­go sue­le que­dar­se a pa­tear. “En la se­ma­na se tra­ba­ja mu­cha pe­lo­ta quieta, mu­cho ti­ro li­bre, y a mí me gus­ta per­fec­cio­nar­las siem­pre, ta­tar de pe­gar­le bien los cen­tros y en los cór­ners, siem­pre bus­car a los com­pa­ñe­ros”, in­di­có. “A ve­ces se ca­lien­tan por­que se quie­ren ir y yo es­toy des­pués de las prác­ti­cas ti­ran­do”. Pa­ra Ra­mos, “es un te­ma de con­fian­za”. “Úl­ti­ma­men­te en las prác­ti­cas ve­nía bien, en la se­ma­na an­te Ri­ver ha­bía he­cho un par de go­les en los en­tre­na­mien­tos, aga­rré con­fian­za y por suer­te hi­ce el gol”, di­jo el ju­ga­dor de Ate­nas.

Los se­cre­tos

A la ho­ra de pa­tear, ca­da re­ma­ta­dor de ti­ros li­bres tie­ne sus se­cre­tos y sus pre­fe­ren­cias, ya sea por la dis­tan­cia o la for­ma de pe­gar­le a la pe­lo­ta. “Me gus­ta pe­gar­le con una ma­ne­ra dis­tin­ta al res­to, que es con el em­pei­ne y que la pe­lo­ta ba­je. A ve­ces se va por arri­ba, pe­ro por suer­te es­ta ba­jó rá­pi­do y en­tró”, di­jo Do­rre­go so­bre su ma­ne­ra de en­trar­le al ba­lón y el gol que hi­zo en el Olím­pi­co.

“Es el es­ti­lo que me gus­ta: con el em­pei­ne, fuer­te y que ba­je. Esa es mi for­ma de pe­gar­le”, agre­gó el vo­lan­te que el año pa­sa­do hi­zo ocho go­les de ti­ro li­bre pa­ra Ce­rro Lar­go.

En la B uno de sus tan­tos fue an­te Ate­nas en el Cam­pus y des­de una dis­tan­cia muy lar­ga. “Me gus­ta pe­gar­le fuer­te así sea de cer­ca o de le­jos, y no ten­go pro­ble­mas por la di­rec­ción. Por esa for­ma de pe­gar­le, fuer­te, pue­do ha­cer la di­fe­ren­cia con otros com­pa­ñe­ros y pe­gar­le de más le­jos”, se­ña­ló Do­rre­go, quien tam­bién pa­tea de for­ma po­ten­te las pe­lo­tas quie­tas, lo que ha lle­va­do a que sus com­pa­ñe­ros le pi­dan que le pe­gue un po­co más sua­ve pa­ra ca­be­cear me­jor.

Pa­ra Mauricio Gó­mez, la dis­tan­cia ideal pa­ra un ti­ro li­bre es a unos cua­tro me­tros del área. “Un po­co más ade­lan­te o más le­jos, no ten­go pro­ble­ma. Cuan­do veo que ten­go con­fian­za voy y pa­teo no­más”, se­ña­ló. Con res­pec­to a la po­si­ción fren­te al ar­co, le da igual si es a la de­re­cha o a la iz­quier­da. “Mien­tras sea a la al­tu­ra del área es­tá bien, pe­ro si es a los cos­ta­dos ya es más pa­ra un cen­tro”.

El la­te­ral de Tor­que tam­bién in­di­có que tra­ta de con­cen­trar­se cuan­do va a eje­cu­tar. “Me gus­ta es­tar tran­qui­lo cuan­do voy a pa­tear y que na­die es­té arri­ba”.

En tan­to, Ra­mos pre­fie­re que las fal­tas sean a 10 o 15 me­tros del área. “Pre­fie­ro cer­ca y me­dio fron­tal, pe­ro al es­tar muy cer­ca es di­fí­cil me­ter­la y que cai­ga”, se­ña­ló.

El vo­lan­te ex­pli­có có­mo fue su gol a Ri­ver, en el que con­tó con un com­pa­ñe­ro en el ama­gue: “Ri­ver ha­bía ar­ma­do una ba­rre­ra muy gran­de, el de­re­cho pa­só jus­to cuan­do dio el pa­so el ar­que­ro, ge­ne­ral­men­te se la jue­gan an­tes, y no que­dó otra que ti­rár­se­la al pa­lo de él y fue gol”.

Pa­ra Ra­mos “no hay mu­cho se­cre­to” pa­ra pa­tear: ver có­mo es­tá ar­ma­da la ba­rre­ra, al go­le­ro y si se la jue­ga an­tes. Esas son sus cla­ves.

Do­rre­go, por su par­te, di­jo que mi­ra mu­cho a los ar­que­ros y dón­de se pa­ran. “Si me re­ga­lan un po­co el pa­lo, yo le pa­teo. No an­do con vuel­tas”, ex­pre­só.

Al­go pa­re­ci­do opi­na Gó­mez. “Los mi­ro a los ar­que­ros cuan­do voy a pa­tear. Y los ob­ser­vo an­tes de los par­ti­dos”.

Ta­len­to, apren­di­za­je, mu­cho en­tre­na­mien­to, con­fian­za y al­gún se­cre­to per­so­nal, son las cla­ves de los ma­gos del ti­ro li­bre.

C. DOS SAN­TOS

Mauricio Gó­mez, de Tor­que, lle­va cua­tro go­les de ti­ro li­bre en el año y es el má­xi­mo ano­ta­dor por esa vía, me­dian­te la cual ha ano­ta­do los 10 tan­tos de su ca­rre­ra.

C. DOS SAN­TOS

Hu­go Do­rre­go hi­zo ocho de ti­ro li­bre en la B y ya lle­va uno en Ram­pla.

ATE­NAS.UY

Fe­de­ri­co Ra­mos de Ate­nas le anotó a Ri­ver en es­te Clau­su­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.