La úl­ti­ma lo­cu­ra de Maradona

EL CAR­TEL DE CA­LI PRE­TEN­DIÓ CONTRATARLO CO­MO JU­GA­DOR, FUE DOS ME­SES PRE­SI­DEN­TE DE UN CLUB EN BIELORRUSIA Y AHO­RA VUEL­VE A LA DI­REC­CIÓN TÉC­NI­CA EN LA VIO­LEN­TA SI­NA­LOA; SU CA­RRE­RA CO­MO EN­TRE­NA­DOR ES­TU­VO SIEM­PRE LI­GA­DA A URU­GUA­YOS Y ES­TAS SON SUS HIS­TO­RIAS

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - JOR­GE SEÑORANS pam­pajs@hot­mail.com

Las lo­cu­ras de Ma­ra­dó no tie­nen lí­mi­te... Ha­ce dos me­ses era re­ci­bi­do co­mo hé­roe en Bielorrusia. Era Mister President. Pe­ro bas­tó que le ele­va­ran una ofer­ta pa­ra di­ri­gir y no lo du­dó: ar­mó el bol­so y se fue a Si­na­loa. ¡Si­na­loa! Una ciu­dad que con­vi­ve con el pe­li­gro y los nar­cos.

Pe­ro Maradona es así. Tan im­pre­de­ci­ble co­mo cuan­do ini­ció su ca­rre­ra co­mo en­tre­na­dor. Un ofi­cio en el que siem­pre es­tu­vo un uru­gua­yo co­mo pro­ta­go­nis­ta.

Un 9 de oc­tu­bre de 1994 Diego des­em­bar­có en Man­di­yú de Co­rrien­tes. Allá ju­ga­ba Héc­tor Morán, que tu­vo pro­ble­mas con Blas Giun­ta (ído­lo de Bo­ca) y Ti­to Pom­pei. Lo que­rían san­cio­nar un año. “Yo es­ta­ba por Uruguay cuan­do me en­te­ré que lle­ga­ba Maradona, ¡sa­bés co­mo vol­ví a Co­rrien­tes! Aque­llo era una re­vo­lu­ción. El pue­blo es­ta­ba en­lo­que­ci­do. Bueno, re­sul­ta que lle­go y nos ci­tan pa­ra el otro día a las 8 de la ma­ña­na. Es­tá­ba­mos ahí es­pe­ran­do y de pron­to apa­re­ce un he­li­cóp­te­ro, des­cien­de, y ba­ja Maradona. Yo no lo po­día creer. En­se­gui­da nos ci­tó a to­dos al vestuario. Y ahí di­ce: ‘Con el pri­me­ro que quie­ro hablar es con Morán’. Pah, yo pen­sa­ba que me iba a ma­tar por el in­ci­den­te con Giun­ta. Pe­ro me sor­pren­dió. Me aga­rró y me di­jo: ‘Acá los hi­jos de puta, los de­lin­cuen­tes, an­dan con guan­te blan­co. Vos vas de fren­te y vas a ser mi ca­pi­tán’. Con to­do eso que pa­só y el res­pal­do que me brin­dó Diego, al fi­nal me dieron so­lo dos par­ti­dos por lo de Pom­pei. Me pu­so de ca­pi­tán y ter­mi­né ju­gan­do”, re­cor­dó.

Lue­go pa­só a Ra­cing de Ave­lla­ne­da don­de se en­con­tró con otro uru­gua­yo: Mar­ce­lo Sa­ra­le­gui.

“Ab­sor­bía to­da la pre­sión. Un día fui­mos a ju­gar un clá­si­co con­tra In­de­pen­dien­te. Es co­mún que to­dos los fo­tó­gra­fos se em­pu­jen ahí en el me­dio pa­ra sa­car la foto del equi­po for­ma­do. Bueno, aque­lla vez de­lan­te de no­so­tros se pa­ra­ron ape­nas cin­co ti­pos con cá­ma­ras, la in­men­sa ma­yo­ría se ha­bía ido con Maradona”.

El úl­ti­mo que lo tu­vo fue Juan Ma­nuel Oli­ve­ra en Du­bái. En su memoria se lle­va­rá pa­ra siem­pre que ju­gó en el equi­po de Diego Ar­man­do Maradona. An­tes de ir­se del club en­ten­día que le fal­ta­ba al­go. Fue así que un día se ar­mó de co­ra­je y en­ca­ró: “Diego, ¿te pue­do pe­dir los za­pa­tos?”.

“De las me­jo­res his­to­rias que me que­da­ron con Maradona es que me tra­je unos za­pa­tos. Cuan­do ter­mi­nó el cam­peo­na­to me los fir­mó y me los re­ga­ló. Y los ten­go guar­da­di­tos en ca­sa, de re­cuer­do”, re­ve­ló Juan Ma­nuel Oli­ve­ra a Re­fe­rí.

El go­lea­dor com­par­tió equi­po con di­ver­sas per­so­na­li­da­des. Re­zon­gó a Ca­va­ni, char­la­ba con Mar­ce­lo Sa­las, ju­gó con La­vez­zi y Tony Pa­che­co. Pe­ro en su his­to­rial fi­gu­ra ser di­ri­gi­do por Maradona.

“Pah, con Diego te­nía una re­la­ción bár­ba­ra. Cru­za­ba a to­mar ma­te al vestuario de los ju­ga­do­res con­mi­go. Íba­mos a ce­nar a la ca­sa”, ex­pli­có Oli­ve­ra.

Del “mun­do” Maradona con­tó que vi­vía en las Is­las Palm, unas is­las ar­ti­fi­cia­les con for­ma de palmera en cu­yos bra­zos hay ca­sas.

“Te­nía jar­dín con vis­ta al mar y lue­go de ce­nar íba­mos a la sa­la de jue­gos a ju­gar al pool”. Oli­ve­ra di­ce que el tema era cuan­do iba con su hi­jo San­tino, que se me­tía en el dor­mi­to­rio de Benjamín, su nie­to, el hi­jo del Kun Agüe­ro.

“San­tino an­da­ba co­mo lo­co por la can­ti­dad de ju­gue­tes que te­nía y yo con el te­mor que rom­pie­ra al­go. Una vez se su­bió a un au­to y vino Diego y le di­jo: ‘Da­le, pren­dé­lo no pa­sa na­da’. ¡Ca­si ter­mi­na aden­tro de la pis­ci­na!”.

Maradona tie­ne lo­cu­ras sin igual. Dio la no­ta en Ru­sia, al pun­to tal que FIFA le lla­mó la aten­ción. En el Cen­te­na­rio brin­dó una con­fe­ren­cia pa­ra la his­to­ria el día que cla­si­fi­có y di­jo “que la chu­pen”. Pe­ro, al mar­gen de po­lé­mi­cas y su par­ti­cu­lar es­ti­lo de vi­da, si hay al­go que tie­ne Ma­ra­dó es que ado­ra a los uru­gua­yos. Así lo hi­zo sa­ber en pleno Mun­dial 2014 cuan­do FIFA san­cio­nó a Luis Suá­rez. O en Ru­sia cuan­do se pe­leó con Sergio Ra­mos di­cien­do que Go­dín era el me­jor del mun­do. “Crack es Go­dín. Te de­fien­de, te man­da, te ha­ce gol, que te ha­ce cam­peón... No te fal­ta un par­ti­do. Go­dín es un crack”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.