El de­trás de es­ce­na del reality

El Observador Fin de Semana - Referi - - EL ANÁLISIS DE LA FECHA -

Los atle­tas via­ja­ron en avión has­ta el Cen­tro de En­tre­na­mien­to Olím­pi­co de Es­ta­dos Uni­dos y des­pués les to­ma­ron me­di­das an­tro­po­mé­tri­cas en el sa­lón do­ra­do.

Las cua­li­da­des fí­si­cas de los atle­tas aficionados im­pre­sio­na­ron a al­gu­nos miem­bros del per­so­nal: en­ver­ga­du­ras y es­pal­das si­mi­la­res a las de Michael Phelps, cuá­dri­ceps o ab­do­mi­na­les no­to­rios.

La reali­dad de la fe­roz com­pe­ten­cia co­men­zó en el sa­lón de me­di­cio­nes, pe­ro el reality dio ini­cio du­ran­te el re­co­rri­do del com­ple­jo, don­de las bri­llan­tes lu­ces de pro­duc­ción y de­ce­nas de cá­ma­ras cu­brie­ron to­dos los án­gu­los de los atle­tas. Al­gu­nos dis­cur­sos fue­ron re­gra­ba­dos en va­rias to­mas, mien­tras los di­rec­to­res da­ban ins­truc­cio­nes a los atle­tas pa­ra que vi­to­rea­ran de es­ta ma­ne­ra y ca­mi­na­ran de es­ta otra y ha­cían recordatorios cons­tan­tes de que los pro­duc­to­res te­nían permiso de filmar to­do en to­das par­tes.

Fuera de cá­ma­ra, se re­ve­la­ron las obli­ga­cio­nes con­trac­tua­les y de mar­ca. A ca­da atle­ta le dieron tres camisetas nu­me­ra­das pa­ra los tres días de la com­pe­ten­cia; era el uni­for­me obli­ga­to­rio.

No se per­mi­tió nin­gu­na pren­da de la mar­ca Ni­ke, ex­cep­to los za­pa­tos. Tam­po­co se po­día mos­trar ce­lu­la­res ip­ho­ne. Si que­rían lla­mar a su ca­sa, se les da­ría un te­lé­fono Sam­sung, les di­jo el equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.