Su­frir y dis­fru­tar le­jos del país

Sue­ño. An­drés Mal­do­na­do lle­gó en enero a Mon­te­vi­deo des­de Ve­ne­zue­la y hoy de­fien­de a Mi­ra­mar año­ran­do una me­jo­ra pa­ra su país en el que afir­ma que exis­te “una dic­ta­du­ra”

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - MAR­CE­LO DECAUX @mar­de­ca­ux

Se re­ci­bió de li­cen­cia­do en co­mu­ni­ca­ción so­cial en su país, Ve­ne­zue­la, lue­go de al­ter­nar su otra pa­sión: el fút­bol. An­drés Mal­do­na­do tie­ne ape­lli­do de ído­lo. Du­ran­te los cin­co años en la uni­ver­si­dad, en­tre­na­ba de ma­ña­na y es­tu­dia­ba de tar­de.

Es pri­mo her­mano de Gian­car­lo Mal­do­na­do, quien co­men­zó ha­ce años su ca­rre­ra en Ri­ver Pla­te de Uru­guay y fue go­lea­dor de la se­lec­ción vi­no­tin­to. Su pa­dre Saúl, que na­ció en Mon­te­vi­deo y se fue a los 20 años pa­ra el país ca­ri­be­ño, y su tío Car­los, tam­bién ju­ga­ron al fút­bol y hoy son téc­ni­cos.

Jue­ga co­mo za­gue­ro y en enero lle­gó a Bos­ton Ri­ver en el que es­tu­vo seis me­ses. Se fue a mi­tad de año a prés­ta­mo a Mi­ra­mar Mi­sio­nes y hoy la lu­cha en la Se­gun­da di­vi­sión.

“Es­toy muy con­ten­to en Mi­ra­mar. Es un club fa­mi­li­ero, de ba­rrio, de mu­cha tra­di­ción, con un gru­po ex­ce­len­te y el cuer­po téc­ni­co me re­ci­bió de la me­jor ma­ne­ra”, ex­pli­có An­drés a Re­fe­rí.

No­ta las di­fe­ren­cias en­tre la in­fra­es­truc­tu­ra en Pri­me­ra y la de aho­ra. En Bos­ton Ri­ver en­tre­na­ban en la cha­cra de Ju­ven­tud de Las Pie­dras, que tie­ne muy bue­nas ins­ta­la­cio­nes. “La B es un po­co más hu­mil­de”, sub­ra­ya.

En 2016 com­par­tió un se­mes­tre con su pri­mo Gian­car­lo en Atlé­ti­co Ve­ne­zue­la. “Fue una ex­pe­rien­cia muy linda por­que yo lo veía de chi­co en la vi­no­tin­to, era el go­lea­dor, y yo lo te­nía co­mo un ído­lo”, re­cuer­da.

Jus­to por esa tem­po­ra­da, su pa­pá y su tío for­ma­ron el cuer­po téc­ni­co de De­por­ti­vo Tá­chi­ra y An­drés y Gian­car­lo, jun­tos, de­bie­ron en­fren­tar a sus pro­pios pa­dres. Fue­ron sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos. Le ga­na­ron un par­ti­do, pe­ro des­pués per­die­ron en los pla­yoffs.

El mes pa­sa­do vi­nie­ron sus pa­dres a ver­lo y le die­ron una gran ale­gría. Su no­via Ka­te­ri­ne se ha­bía ido an­tes de Ve­ne­zue­la a Bue­nos Ai­res. Cuan­do él se vino a Mon­te­vi­deo, se mu­dó y hoy tra­ba­ja co­mo pro­mo­to­ra.

El mo­men­to de su país

An­drés su­fre a la dis­tan­cia lo que su­ce­de en Ve­ne­zue­la con la cri­sis ge­ne­ra­li­za­da y el éxo­do ma­si­vo de gen­te.

“Cuan­do uno sa­le de su país a ha­cer lo que le gus­ta co­mo yo, es más lle­va­de­ro, por­que uno quie­re ha­cer ca­rre­ra. Pe­ro hay gen­te que se tu­vo que ir por ne­ce­si­dad, por obli­ga­ción, pa­ra te­ner un fu­tu­ro me­jor; eso sí que es com­pli­ca­do. De­jar tu país, tu vi­da y tu fa­mi­lia pa­ra tra­tar de me­jo­rar, es di­fí­cil”, ex­pli­ca.

Y agre­ga: “La reali­dad del país es di­fí­cil. Las co­sas es­tán muy mal. Ca­da vez se ve que más ve­ne­zo­la­nos se van a va­rios paí­ses de Su­da­mé­ri­ca bus­can­do una me­jor ca­li­dad de vi­da y po­der tra­ba­jar afue­ra pa­ra po­der man­dar­le di­ne­ro a la fa­mi­lia que to­da­vía es­tá en Ve­ne­zue­la”.

Tie­ne cla­ro que “el go­bierno hi­zo muy mal las co­sas y a mu­chos ve­ne­zo­la­nos les to­ca huir de Ve- ne­zue­la por­que es te­rri­ble, no hay co­mi­da, no hay me­di­ci­na, hay una gran in­se­gu­ri­dad. No es se­cre­to pa­ra na­die lo que es­tá su­ce­dien­do. Es al­go tris­te, des­agra­da­ble. De­jás tus raí­ces, tu fa­mi­lia, to­do atrás y te vas a la de­ri­va. An­tes se iban en avión, en bus, pe­ro ha­ce un par de me­ses se van ca­mi­nan­do. Eso mues­tra que cual­quier per­so­na con di­ne­ro o sin di­ne­ro se va”.

Des­de Uru­guay y a la dis­tan­cia, lo vi­ve de una ma­ne­ra com­pli­ca­da por­que es­tá le­jos de sus se­res que­ri­dos. “Na­die desea esa si­tua­ción. Fa­mi­lia­res, ami­gos, co­no­ci­dos, com­pa­trio­tas tu­yos que la pa­san mal. Te da mu­cho do­lor ver a tu país así. En una épo­ca era al re­vés, la gen­te se iba de otros paí­ses pa­ra Ve­ne­zue­la”.

“Ten­go fa­mi­lia allá y a pe­sar de la cri­sis, gra­cias a Dios, la van lle­van­do, pe­ro ca­da día le fal­tan más co­sas, el di­ne­ro rin­de me­nos con la in­fla­ción y las co­sas son más ca­ras. Es­toy preo­cu­pa­do por las no­ti­cias que veo a dia­rio que ca­da vez son peo­res, so­bre to­do tam­bién con la in­se­gu­ri­dad”, aña­de.

“Es una dic­ta­du­ra”

An­drés de­ja de la­do por un ra­to los en­tre­na­mien­tos en Mi­ra­mar, los ma­tes que sus com­pa­ñe­ros de a po­co le acos­tum­bra­ron a to­mar en el Mén­dez Pia­na, el frío al que se adap­tó, y vuel­ve a ha­blar de su país.

“No te voy a men­tir, lo que se vi­ve es una dic­ta­du­ra. En Ve­ne­zue­la uno se tie­ne que cui­dar más cuan­do ha­bla de eso, pe­ro es­tá más que de­mos­tra­do que es to­do una dic­ta­du­ra y que te­ne­mos una cri­sis so­cial, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. El país es­tá des­trui­do y lo des­tru­ye­ron ellos con su ideo­lo­gía. Es­ta­mos pa­gan­do las con­se­cuen­cias des­de que em­pe­zó Chá­vez en 1998. Se sa­bía que es­to iba a pa­sar tar­de o tem­prano”, di­ce. Ha­ce po­cos días se vi­ra­li­zó un vi­deo de Ma­du­ro ce­nan­do en un res­to­rán ex­clu­si­vo de Tur­quía. La sen­sa­ción del za­gue­ro de Mi­ra­mar lue­go de ver­lo es “co­mo la de to­dos los ve­ne­zo­la­nos. En Ve­ne­zue­la hay gen­te que no tie­ne pa­ra co­mer, co­men de la ba­su­ra, se mue­ren por­que no con­si­guen me­di­ci­nas, fal­tan tra­ta­mien­tos mé­di­cos, hay mu­cha po­bre­za, y veías al pre­si­den­te que ha­bla de so­cia­lis­mo, de igual­dad y él es­ta­ba en uno de los res­to­ra­nes más ca­ros del mun­do y la gen­te en Ve­ne­zue­la pa­san­do tan­to su­fri­mien­to y ne­ce­si­dad. Te to­ca las fi­bras, te due­le por la im­po­ten­cia”.

Ase­gu­ra que no tie­ne en men­te por aho­ra vol­ver a su país y que le gus­ta­ría “se­guir afue­ra. Si es en Uru­guay, bár­ba­ro, sino, en otro país. Acá es­toy muy có­mo­do”.

Tie­ne un her­mano ge­me­lo, Ja­vier, que se aca­ba de co­ro­nar cam­peón del Aper­tu­ra con Za­mo­ra en su país. Su pa­dre es el nue­vo téc­ni­co de Tau­ro de Pa­na­má.

De Uru­guay le gus­ta “la ca­li­dad de vi­da. Acá ten­go to­do, ten­go tran­qui­li­dad a pe­sar de los pro­ble­mas que pue­da te­ner el país co­mo cual­quier otro. Sí me pa­re­ce que es un po­co ca­ro, pe­ro den­tro de eso, se pue­de vi­vir”.

En los ra­tos li­bres, le gus­ta dis­fru­tar con Ka­te­ri­ne de la ram­bla de Mon­te­vi­deo y has­ta de las pe­que­ñas co­sas sa­ca pun­tos po­si­ti­vos. “Te­ner la li­ber­tad de es­tar al ai­re li­bre, es no­ta­ble. Al­go que en Ve­ne­zue­la hoy la­men­ta­ble­men­te es im­po­si­ble”.

La co­mi­da ve­ne­zo­la­na no la ex­tra­ña por­que hay mu­chos lo­ca­les que ven­den y a ve­ces com­pra las fa­mo­sas are­pas en el su­per­mer­ca­do y se las ha­ce él mis­mo. “Eso ayu­da a ex­tra­ñar un po­co me­nos”.l

Es­toy muy con­ten­to en Mi­ra­mar; es un club fa­mi­li­ero, de ba­rrio, de mu­cha tra­di­ción, con un gru­po ex­ce­len­te”

Es al­go tris­te, des­agra­da­ble, lo que su­ce­de en Ve­ne­zue­la; de­jás tus raí­ces, tu fa­mi­lia, to­do atrás y la gen­te se va a la de­ri­va; an­tes se iban en avión, en bus, pe­ro ha­ce un par de me­ses se van ca­mi­nan­do”

En Ve­ne­zue­la hay gen­te que no tie­ne pa­ra co­mer, co­men de la ba­su­ra, se mue­ren por­que no con­si­guen me­di­ci­nas, hay mu­cha po­bre­za y veías al pre­si­den­te que ha­bla de so­cia­lis­mo, de igual­dad, ce­nan­do en uno de los res­to­ra­nes más ca­ros del mun­do y la gen­te en su país pa­san­do tan­to su­fri­mien­to y ne­ce­si­dad” An­drés Mal­do­na­do FUT­BO­LIS­TA DE MI­RA­MAR MI­SIO­NES

D. BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.