Saint-upery, la es­pe­ran­za ce­les­te en los Jue­gos de la Ju­ven­tud

TRAS UN 2017 HIS­TÓ­RI­CO DON­DE LE GA­NÓ A NA­DA­DO­RES DE BRA­SIL Y AR­GEN­TI­NA PA­RA SER EL ME­JOR PECHISTA JU­VE­NIL DE SU­DA­MÉ­RI­CA, SAN­TIA­GO SAINT-UPERY DE­BU­TA ES­TE DO­MIN­GO EN LOS JUE­GOS DE BUE­NOS AI­RES 2018 CON MU­CHA ILU­SIÓN

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - PA­BLO BE­NÍ­TEZ @pbe­ni­te­zuy

En las prue­bas de na­ta­ción de los Jue­gos Su­ra­me­ri­ca­nos de la Ju­ven­tud de San­tia­go 2017 el himno de Bra­sil no pa­ra­ba de so­nar. Pa­re­cía una me­lo­día que for­ma­ba par­te de una es­ce­no­gra­fía pres­ta­ble­ci­da. Has­ta que en un par de tar­des San­tia­go Saint-upery pa­teó los par­lan­tes. Ga­nó las me­da­llas de oro del 50 y 100 m pe­cho e hi­zo re­tum­bar el “sa­bre­mos cum­plir” en­tre un pu­ña­do de jó­ve­nes de­por­tis­tas uruguayos.

Pa­ra el na­da­dor de 17 años for­ma­do en Bi­guá ese tor­neo de San­tia­go –en el que tam­bién fue me­da­lla de bron­ce en 200 m pe­cho– fue la con­fir­ma­ción de lo que ha­bía rea­li­za­do unos me­ses an­tes en el Sud­ame­ri­cano Ju­ve­nil de Ca­li don­de re­pi­tió los mis­mos po­dios.

“Hay chi­cos de Bra­sil que a su edad son pro­fe­sio­na­les. Y Bra­sil es una po­ten­cia top 5 mun­dial. El res­to de los paí­ses de Su­da­mé­ri­ca tie­ne una na­ta­ción más fuer­te que la nues­tra don­de es­te de­por­te es de los más ama­teurs por el es­fuer­zo que tie­nen que ha­cer los pa­dres, por las in­fra­es­truc­tu­ras que te­ne­mos o has­ta por nues­tra con­di­ción de­mo­grá­fi­ca”, ex­pre­sa el en­tre­na­dor Ma­tías Acos­ta.

“Por eso, el ín­di­ce de las fi­na­les sud­ame­ri­ca­nas y los resultados de la re­gión es el gran ob­je­ti­vo al que apun­tan nues­tros na­da­do­res”, agre­ga.

“Ser cam­peón sud­ame­ri­cano en dos prue­bas y en dos tor­neos con­se­cu­ti­vos fue his­tó­ri­co, por las mar­cas que lo­gró y por la cons­tan­cia de su tra­ba­jo”, di­ce el DT.

Pe­ro la am­bi­ción del na­da­dor lo lle­vó a más. Un mes y me­dio des­pués de San­tia­go lle­gó el Mun­dial ju­ve­nil de In­dia­ná­po­lis don­de Saint-upery se cla­si­fi­có a las se­mi­fi­na­les del 50 m pe­cho rea­li­zan­do mar­ca A pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud de Bue­nos Ai­res 2018 que co­mien­zan es­te sá­ba­do.

Co­mo en San­tia­go, el Prin­ci­pi­to (el apo­dio ob­vio con el que car­ga des­de sus pri­me­ros años li­cea­les), se­rá el aban­de­ra­do.

“Mis ex­pec­ta­ti­vas son in­ten­tar dar el má­xi­mo es­fuer­zo, na­dar de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble e in­ten­tar me­jo­rar mis tiem­pos (1.04.09 en 100 m pe­cho y 28.77 en el 50 m)”, con­fie­sa el na­da­dor.

Es­te do­min­go de­bu­ta­rá en el 100 m pe­cho a la ho­ra 10 y de pa­sar a la fi­nal na­da­rá a las 18.15.

Me­tó­di­co, pro­fe­sio­nal en aguas ama­teurs, res­pon­sa­ble y fe­liz de to­do cuan­to ha­ce, Sain­tu­pery se le­van­ta a las 5.30, desa­yu­na, sa­le a las 5.50 de su ca­sa, en­tra a Bi­guá a las 5.55 y a las 6 ya es­tá en la pi­le­ta pa­ra co­men­zar su se­sión dia­ria de en­tre­na­mien­to.

Sa­le, desa­yu­na más fuer­te y en­tra a ter­ce­ra ho­ra al li­ceo don­de cur­sa sex­to de De­re­cho. “Pa­ra com­pen­sar la fal­ta de no­tas ora­les me tie­ne que ir muy bien en los es­cri­tos. Por aho­ra, sal­vo una ma­te­ria, ten­go to­das en no­ta de exo­ne­ra­ción. El año que vie­ne quie­ro en­trar en Fa­cul­ta de De­re­cho”.

De­be re­cor­dar ha­cer dos co­la­cio­nes en el li­ceo–esas que le en­car­gó la nu­tri­cio­nis­ta Pa­tri­cia Jan­sons pa­ra com­pen­sar el des­gas­te fí­si­co de tan­to en­tre­na­mien­to–, vuel­ve a en­tre­nar por la tar­de (ge­ne­ral­men­te mus­cu­la­ción) y vol­ver a ca­sa a ce­nar.

Atrás que­da­ron aque­llos años ini­cia­les don­de la na­ta­ción fue el rum­bo al que lo lle­va­ron la ma­yo­ría de sus ami­gos.

“Con ocho años en­tré al plan­tel de Bi­guá y a los 11 años me fe­de­ré. Has­ta en­ton­ces no ha­bía ob­te­ni­do bue­nos resultados, pe­ro ahí ga­né mi pri­me­ra com­pe­ten­cia en un Aper­tu­ra in­fan­til dispu­tado en Olim­pia, en 2011. Al año me cla­si­fi­qué a mi pri­mer tor­neo in­ter­na­cio­nal, el Pro­me­sas del Cono Sur de Ro­sa­rio”, re­cuer­da.

Su ni­vel de pro­gre­sión lo lle­vó a ser hoy en día uno de los me­jo­res pro­yec­tos de­por­ti­vos del país.

Pa­ra Saint-upery eso no es car­ga sino un or­gu­llo que asu­me des­de una hu­mil­dad natural.

Co­mo la que mos­tró en In­dia­ná­po­lis don­de tu­vo que re­ca­lar en un ho­tel más ba­ra­to muy ale­ja­do del lu­gar de las com­pe­ten­cias y de la que re­cuer­da con una son­ri­sa el mo­men­to del che­queo de las go­rras y las ma­llas: “En la pre­com­pe­ten­cia te re­vi­san que es­tén bien las me­di­das y el có­di­go del país pe­ro en Uru­guay no te­ne­mos go­rras de com­pe­ti­ción en­ton­ces yo uso una blan­ca y li­sa. La se­ño­ra que con­tro­la­ba pen­só que me la ha­bía ol­vi­da­do y me dio per­mi­so pa­ra ir a bus­car­la pe­ro le ex­pli­qué que no te­nía. Así pa­sé a la zo­na de pre­lla­ma­do don­de es­ta­ba ro­dea­do de po­ten­cias. Fui al la­do de un ucra­niano que era mu­cho más al­to que yo pe­ro es­tu­ve al mis­mo ni­vel. Te­mi­né 14º”.

Aho­ra se vie­ne Bue­nos Ai­res. Una ex­pe­rien­cia úni­ca. Por por­tar otra vez la ban­de­ra y por­que ha­cer his­to­ria es­ta­rá la­ten­te. l

San­tia­go se ca­rac­te­ri­zó des­de chi­co por ser una per­so­na que dis­fru­ta mu­cho de la ac­ti­vi­dad. Su prin­ci­pal vir­tud fue en­ca­rar con ener­gía muy po­si­ti­va los en­tre­na­mien­tos y la com­pe­ten­cia”. “Cre­ce mu­cho en las com­pe­ten­cias, siem­pre de­ja to­do, tie­ne un po­der mental muy gran­de, lo­gra una gran con­cen­tra­ción en cor­to tiem­po y eso es otra par­te de su ta­len­to que lo ha­ce des­ta­car­se”. Ma­tías Acos­ta EN­TRE­NA­DOR DE SAINT-UPERY

M. CAS­TI­ÑEI­RAS

EN CA­SA Saint-upery en una jor­na­da de en­tre­na­mien­to de Bi­guá don­de es el pri­me­ro en lle­gar a ca­da se­sión que arran­ca a las 6 de la ma­ña­na.

El Prin­ci­pi­to con sus tres me­da­llas ga­na­das en San­tia­go 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.