FRÍO, FRÍO

Ta­bá­rez ini­ció su cuar­to ci­clo con una de­rro­ta an­te Co­rea del Sur, un do­ble cin­co ague­rri­do, po­co fút­bol y ex­tra­ñó a Suá­rez

El Observador Fin de Semana - Referi - - PORTADA - JUAN JO­SÉ DÍAZ Twitter/diaz­juan­jo­se

El pri­mer par­ti­do de la se­lec­ción uru­gua­ya des­pués de la re­no­va­ción del con­tra­to de Ós­car Ta­bá­rez, de­jó una sen­sa­ción am­bi­gua. Más allá de la de­rro­ta 1-2 fren­te a Co­rea del Sur (si el par­ti­do hu­bie­ra ter­mi­na­do en em­pa­te se­ría lo mis­mo), no con­ven­ció el jue­go que mos­tró la ce­les­te. Fal­tó aten­ción en de­fen­sa, ma­yor coor­di­na­ción en ata­que y no es­tu­vo Luis Suá­rez, que es in­sus­ti­tui­ble. Pe­ro a pe­sar de to­do hay cues­tio­nes pa­ra res­ca­tar, co­mo la pre­sen­cia de Lu­cas To­rrei­ra en el me­dio, la duc­ti­li­dad de Die­go La­xalt y tam­bién la apa­ri­ción de Mar­ce­lo Saracchi, una op­ción que se agre­ga a la ban­da zur­da.

Volvió a ju­gar la ce­les­te (aun­que fren­te a Co­rea del Sur vis­tió de blan­co) y so­lo eso me­re­cía el ma­dru­gón (el par­ti­do co­men­zó a la ho­ra 8:00), aun­que des­pués en la cancha la se­lec­ción no tu­vo un buen ren­di­mien­to. Con las ba­jas de Jo­sé Ma­ría Gi­mé­nez (le­sio­na- do) y de Suá­rez (el téc­ni­co pre­fi­rió dar­le des­can­so por­que se­rá pa­dre por ter­ce­ra vez en es­tos días), el en­tre­na­dor in­clu­yó a Se­bas­tián Coa­tes en el fon­do y a Crist­hian Stua­ni, de gran mo­men­to en la li­ga es­pa­ño­la, jun­to a Edin­son Ca­va­ni. Es­tá cla­ro que no son in­no­va­cio­nes y que am­bos ya tie­nen mu­chos par­ti­dos con la se­lec­ción y co­no­cen el sis­te­ma.

El 4-4-2 con que co­men­zó el en­cuen­tro en Seúl tu­vo a un do­ble cin­co co­mo el de las pri­me­ras épo­cas de Ta­bá­rez al fren­te de Uru­guay, luchador, ague­rri­do, jugadores que no dan una pe­lo­ta por perdida, aun­que a la ho­ra de en­tre­gar­la no sue­len ca­rac­te­ri­zar­se por la pre­ci­sión y en es­te par­ti­do fue uno de los pun­tos dé­bi­les del equi­po.

Lu­cas To­rrei­ra y Nahitan Nán­dez hi­cie­ron re­cor­dar los tiem­pos en que Die­go Pé­rez y Egi­dio Aré­va­lo Ríos eran los pul­mo­nes de la mi­tad de la cancha, sin la fan­ta­sía (y tam­bién el or­den, por cier­to) que pue­den dar­le Fe­de­ri­co Valverde y Ro­dri­go Ben­tan­cur o Matías Ve­cino, vo­lan­tes que Ta­bá­rez uti­li­zó jun­tos des­de el úl­ti­mo tra­mo de las Eli­mi­na­to­rias pa­sa­das y que alen­ta­ron a una nue­va for­ma de ju­gar de la ce­les­te.

En es­ta opor­tu­ni­dad, Ben­tan­cur y Ve­cino ocu­pa­ron las ban­das, pe­ro Uru­guay ca­re­ció de pro­fun­di­dad y fue evi­den­te el di­vor­cio con los de­lan­te­ros Stua­ni y Ca­va­ni. Des­pués de za­far de la pre­sión de los co­rea­nos en los pri­me­ros mo­men­tos (a los cin­co mi­nu­tos ya le ha­bían ge­ne­ra­do dos oca­sio­nes de pe­li­gro), le cos­tó a la se­lec­ción pro­gre­sar con la pe­lo­ta bien ju­ga­da y lle­gar has­ta el ar­co ri­val. Fal­tó cla­ri­dad en el úl­ti­mo pa­se y Ben­tan­cur prác­ti­ca­men­te no to­có la pe­lo­ta en el pri­mer tiem­po. Las dos lle­ga­das de Uru­guay se die­ron por des­bor­des de La­xalt: en la pri­me­ra pi­fió Nán­dez en­tran­do por el me­dio y en la se­gun­da ca­be­ceó afue­ra Stua­ni.

Ta­bá­rez reaco­mo­dó las pie­zas pa­ra el se­gun­do tiem­po con Gas­tón Sil­va en el la­te­ral iz­quier­do, ade­lan­tan­do unos me­tros a La­xalt. Sa­lió del equi­po Nán­dez, que ade­más te­nía tar­je­ta ama­ri­lla y no tu­vo un buen desem­pe­ño. El es­que­ma por mo­men­tos se trans­for­mó en un 4-3-1-2, con Ben­tan­cur o Ve­cino apa­re­cien­do co­mo en­gan­che.

El Maes­tro in­ten­tó de esa for­ma abas­te­cer a los pun­tas con lle­ga­das por los ex­tre­mos y con un vo­lan­te más téc­ni­co por el me­dio. Un re­ma­te del ju­ga­dor de Ju­ven­tus que re­bo­tó en el tra­ve­sa­ño anun­ció un cam­bio de há­bi­to en el ata­que ce­les­te, que en el pri­mer tiem­po ha­bía con­ta­do con dos re­ma­tes es­po­rá­di­cos y des­via­dos.

Co­rea ce­rró muy bien los ca­mi­nos y le cos­tó en­trar a Uru­guay. El gol de Ve­cino, que sir­vió pa­ra el em­pa­te tran­si­to­rio, na­ció en un error del fon­do co­reano, to­mó for­ma con una co­rri­da de To­rrei­ra -que ja­más se da por ven­ci­do- y un to­que atrás pa­ra la apa­ri­ción del vo­lan­te del In­ter de Mi­lan. En esa ju­ga­da, más allá del fa­lló ri­val, el nue­vo guión del Maes­tro dio re­sul­ta­do por­que Ve­cino apa­re­ció en el área por la zo­na cen­tral. Pe­ro no volvió a re­pe­tir­se.

De to­das for­mas fal­tó la agre­si­vi­dad fut­bo­lís­ti­ca de Luis Suá­rez en el área y se no­tó. Stua­ni es un

go­lea­dor es­pec­ta­cu­lar, pe­ro no tie­ne la for­ta­le­za fí­si­ca ni anímica del de­lan­te­ro de Bar­ce­lo­na y go­lea­dor his­tó­ri­co de la ce­les­te. Tam­po­co ayu­dó mu­cho Ca­va­ni en es­ta opor­tu­ni­dad; prác­ti­ca­men­te no con­tó con opor­tu­ni­da­des y cuan­do en­con­tró una pe­lo­ta ade­lan­te su­yo, elu­dió al go­le­ro le que­dó lar­ga.

Los goles de Co­rea fue­ron de pe­lo­ta quie­ta y es­pe­cial­men­te en el se­gun­do hu­bo as­pec­tos a te­ner en cuen­ta: pri­me­ro la des­con­cen­tra­ción en la mar­ca y se­gun­do la suer­te que tu­vo Ui­jo Hwang, por­que la pe­lo­ta le que­dó ser­vi­da en la lí­nea tras re­bo­tar en Ca­va­ni.

En el pri­me­ro tam­bién fal­tó reac­ción de los za­gue­ros, por­que des­pués que Mus­le­ra le ata­jó el pe­nal al ca­pi­tán Heung­win Son (fal­ta de Coa­tes bien san­cio­na­da), apa­re­ció so­lo Woo­young Jung pa­ra de­fi­nir. Es in­du­da­ble que la coor­di­na­ción que tie­nen los cen­tra­les Go­dín y Gi­mé­nez por ju­gar jun­tos tam­bién en Atlé­ti­co de Ma­drid, no se con­si­gue en par­ti­dos es­po­rá­di­cos de la se­lec­ción y por eso por mo­men­tos se no­tó esa fal­ta.

Pa­ra des­ta­car, la di­ná­mi­ca de To­rrei­ra que ca­da vez se im­po­ne más en el me­dio­cam­po de la se­lec­ción, la duc­ti­li­dad que brin­da La­xalt por la ban­da iz­quier­da (tam­bién de­bu­tó Mar­ce­lo Saracchi por ese sec­tor) y las po­si­bi­li­da­des que ofre­cen Ve­cino y Ben­tan­cur pa­ra cam­biar la tác­ti­ca en ca­so de ne­ce­si­dad, co­mo pa­só es­te vier­nes.

Lo ne­ga­ti­vo es que aún no apa­re­ce un cen­tro­de­lan­te­ro que ha­ga ol­vi­dar (aun­que sea por un par­ti­do) la au­sen­cia de Suá­rez. No es la pri­me­ra vez que Uru­guay jue­ga sin él, in­clu­so con re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en el mar­ca­dor, pe­ro la vir­tud que tie­ne el sal­te­ño pa­ra abrir de­fen­sas ce­rra­das no se con­si­gue fá­cil­men­te. l

AFP

AFP

FOTOS: AFP

Ben­tan­cur no es­tu­vo tan fino en es­ta oca­sión co­mo en par­ti­dos an­te­rio­res.

Go­dín sin­tió la au­sen­cia de Jose Ma­ría Gi­mé­nez en el fon­do

Los co­rea­nos fes­te­ja­ron por pri­me­ra vez an­te Uru­guay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.