En­tre pa­ra­noia y do­lor

Da­ño. La muer­te de un ex­ju­ga­dor de fút­bol ame­ri­cano re­ve­la el da­ño de las le­sio­nes ce­re­bra­les

El Observador Fin de Semana - Referi - - NFL - KEN BELSON The New York Ti­mes Ne­wes Ser­vi­ce Sin­fín de le­sio­nes Pa­ra­noi­co y adic­to Fal­ta de memoria

Cuan­do la her­ma­na de Da­niel Te’o-nes­heim es­car­bó en­tre las per­te­nen­cias del li­nie­ro de la NFL des­pués de su muer­te, el año pa­sa­do, en­con­tró un con­te­ne­dor de plás­ti­co lleno de pá­gi­nas arran­ca­das de un dia­rio que man­tu­vo du­ran­te sus días co­mo fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal. Era un ca­tá­lo­go de su pu­ño y le­tra de sus múl­ti­ples le­sio­nes e in­ten­tos de tra­ta­mien­to.

Los re­cuen­tos son un tris­te cie­rre pa­ra una vi­da que, trá­gi­ca­men­te, ter­mi­nó de ma­ne­ra pre­ma­tu­ra.

Te’o-nes­heim, es­tre­lla del equi­po de la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton que ju­gó cua­tro años con las Águi­las de Fi­la­del­fia y con los Bu­ca­ne­ros de Tam­pa Bay, te­nía 30 años en oc­tu­bre de 2017 cuan­do fue en­con­tra­do muer­to en el ho­gar de un ami­go; su cuer­po te­nía ras­tros de al­cohol y anal­gé­si­cos. Los neu­ro­cien­tí­fi­cos le des­cu­brie­ron en­ce­fa­lo­pa­tía trau­má­ti­ca cró­ni­ca (CTE, en in­glés), pa­de­ci­mien­to de­ge­ne­ra­ti­vo cau­sa­do por gol­pes reite­ra­dos en la ca­be­za, a su ce­re­bro.

Da­niel, quien cre­ció en Seattle y en Ha­wái, no es el ju­ga­dor más jo­ven de la NFL con CTE, que so­lo pue­de ser diag­nos­ti­ca­do de ma­ne­ra pós­tu­ma. Tam­po­co te­nía la ver­sión más se­ve­ra d, que ya ha si­do en­con­tra­do en los ce­re­bros de cien­tos de atle­tas.

Pe­ro Da­niel de­jó un ras­tro de do­cu­men­tos, car­tas, men­sa­jes de tex­to, fo­to­gra­fías y men­sa­jes de voz que dan una mues­tra ví­vi­da y des­ga­rra­do­ra de có­mo un ju­ga­dor de fut­bol ame­ri­cano vi­ve el pa­de­ci­mien­to: pa­ra­noia, des­orien­ta­ción, fa­llos de memoria y arre­ba­tos de ira.

Co­mo se ha vis­to en otros ca­sos vin­cu­la­dos al CTE, los alle­ga­dos acha­ca­ron es­tos com­por­ta­mien­tos a su apre­ta­da agen­da cuan­do ju­ga­ba o a sus di­fi­cul­ta­des pa­ra ajus­tar­se a la vi­da fue­ra de la cancha des­pués de que ter­mi­nó su con­tra­to, en 2013. En reali­dad en­fren­ta­ba una se­rie de le­sio­nes or­to­pé­di­cas, los efec­tos de cien con­mo­cio­nes ce­re­bra­les —diez de las cua­les lo de­ja­ron tem­po­ral­men­te in­cons­cien­te—, de las dro­gas que to­ma­ba pa­ra el do­lor y una en­fer­me­dad que trans­for­ma la per­so­na­li­dad de quie­nes la pa­de­cen.

Da­niel Te’o-nes­heim na­ció en 1987 en Pa­go Pa­go, en Sa­moa Ame­ri­ca­na, y su fa­mi­lia se mu­dó a Seattle cuan­do Da­niel te­nía 3 años. Em­pe­zó a ju­gar pa­ra la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton. Me­día 1,90 y pe­sa­ba 120 ki­lo­gra­mos, por lo que dis­ta­ba de ser el ju­ga­dor de­fen­si­vo más gran­de. Sin em­bar­go, era de los que mos­tra­ba ma­yor te­són.

Ju­gar en Fi­la­del­fia im­pli­có ajus­tes com­pli­ca­dos. Los otros jugadores eran más gran­des y más rá­pi­dos; pron­to acu­mu­ló va­rias le­sio­nes. Su agen­te le su­gi­rió lle­var un dia­rio pa­ra ano­tar sus le­sio­nes en ca­so de que en al­gún mo­men­to ne­ce­si­ta­ra pe­dir ayu­da o pres­ta­cio­nes por in­ca­pa­ci­dad la­bo­ral. Esas fue­ron las no­tas que su her­ma­na en­con­tró. Se que­jó con los mé­di­cos del equi­po de do­len­cias en el to­bi­llo; los doc­to­res le ha­bían lim­pia­do as­ti­llas óseas la se­ma­na pre­via. Des­pués le di­je­ron que te­nía es­po­lo­nes en el to­bi­llo de­re­cho, lo que lo de­jó en la ban­ca ca­si to­da la tem­po­ra­da re­gu­lar al ju­gar so­lo seis par­ti­dos.

En enero de 2011 Da­niel fue ope­ra­do. El mes si­guien­te fue ope­ra­do del hom­bro. pe­ro le re­ti­ra­ron el con­tra­to al fi­nal de la pre­tem­po­ra­da.

Da­niel en­con­tró su lu­gar en Tam­pa. Es­tu­vo en ca­da par­ti­do de las tem­po­ra­das 2012 y 2013, con cua­tro cap­tu­ras de ma­ris­ca­les ri­va­les. Se re­en­con­tró con un ami­go de su equi­po uni­ver­si­ta­rio, Ma­son Fos­ter, con quien co­mía se­gui­do y con quien pre­pa­ra­ba ali­men­tos sa­moa­nos.

Pe­ro las le­sio­nes con­ti­nua­ron. De acuer­do con sus no­tas, Da­niel se las­ti­mó un de­do y el cue­llo, pa­de­cía de do­lo­res de ca­be­za cró­ni­cos y aún te­nía do­lo­res de hom­bro y de to­bi­llo. Prác­ti­ca­men­te no ha­bla­ba con su fa­mi­lia so­bre esos pro­ble­mas fí­si­cos, y tam­bién ha­bía se­ña­les de un abu­so de me­di­ca­men­tos. Pa­re­cía es­tar des­arrai­ga­do: no te­nía un de­par­ta­men­to y vi­vía en ho­te­les.

Sus ami­gos y co­no­ci­dos di­je­ron que se volvió pa­ra­noi­co y dis­tan­te. No res­pon­día a co­rreos du­ran­te me­ses, pe­ro des­pués ha­cía lla­ma­das sor­pre­si­vas des­de nú­me­ros te­le­fó­ni­cos des­co­no­ci­dos en las que so­na­ba ex­tra­ño.

Cuan­do ter­mi­nó esa tem­po­ra­da, los Bu­ca­ne­ros no re­no­va­ron el con­tra­to.

Se de­pri­mió y es­ta­ba aver­gon­za­do de ha­ber fra­ca­sa­do en la NFL. Se volvió más pa­ra­noi­co. In­sis­tía en que ha­bía per­so­nas de­trás de él y que el per­so­nal de lim­pie­za de los ho­te­les es­ta­ba hus­mean­do en­tre su ba­su­ra. Ase­gu­ra­ba que ha­bía al­guien “den­tro” de sus compu­tado­ras; des­tru­yó va­rias por ese te­mor.

Cuan­do volvió en el ve­rano de 2015, era un hom­bre muy dis­tin­to al que ha­bía de­ja­do Ha­wái. Era ol­vi­da­di­zo, es­ta­ba ago­bia­do y es­ta­ba dis­per­so fí­si­ca y men­tal­men­te, se­gún su her­ma­na. Mi­ni­mi­za­ba el do­lor que te­nía en las ro­di­llas, hom­bros, es­pal­da y de ca­be­za, y no le da­ba mu­cha im­por­tan­cia a que to­ma­ba mu­chas pas­ti­llas de Ty­le­nol. Su re­su­men clí­ni­co, com­ple­men­ta­do con en­tre­vis­tas a fa­mi­lia­res y su his­to­rial clí­ni­co, in­di­ca que be­bía al­cohol en­tre tres y cin­co ve­ces por se­ma­na, “con fre­cuen­cia de ma­ne­ra ex­ce­si­va”.

La pa­ra­noia que mos­tró en Tam­pa ya no es­ta­ba tan pre­sen­te y es­ta­ba emo­cio­na­do por re­gre­sar a su co­le­gio, Ha­waii Pre­pa­ra­tory, co­mo en­tre­na­dor de atle­tis­mo y de fút­bol ame­ri­cano. Esas apa­rien­cias no de­la­ta­ban la agi­ta­ción en su in­te­rior. Se des­ma­ya­ba cons­tan­te­men­te y per­día la con­cien­cia. Sus ami­gos y fa­mi­lia­res di­cen que te­nía pro­ble­mas pa­ra con­cen­trar­se en más de una co­sa; no pre­sen­tó su de­cla­ra­ción de im­pues­tos pa­ra el año 2013 sino has­ta pa­sa­do 2016. Pro­me­tió que iba a ir a la bo­da de un ami­go, pe­ro des­pués di­jo que in­clu­so se le ol­vi­dó com­prar el bo­le­to de avión.

Lo que los alle­ga­dos de Da­niel no sa­bían es que el ju­ga­dor ya ha­bía pe­di­do ayu­da. En 2017 con­tac­tó a Sam Katz, abo­ga­do de­por­ti­vo de ATHLAW, que ayu­da a los ex­ju­ga­do­res a con­se­guir pres­ta­cio­nes por in­ca­pa­ci­dad. Katz reunió to­dos los re­gis­tros mé­di­cos de Da­niel y me­tió la so­li­ci­tud en ju­lio pa­ra be­ne­fi­cios por le­sio­nes in­cu­rri­das de­bi­do al de­por­te. Los ad­mi­nis­tra­do­res del plan de las pres­ta­cio­nes pro­gra­ma­ron una ci­ta con un or­to­pe­dis­ta ava­la­do por la NFL pa­ra el 2 de oc­tu­bre en San An­to­nio.

El doc­tor le di­jo a Da­niel que te­nía uno de los peo­res ca­sos de ar­tri­tis de­ge­ne­ra­ti­va en los to­bi­llos que ha­bía vis­to. Tam­bién en­con­tró da­ño en las ro­di­llas y hom­bros, ner­vios pren­sa­dos en el cue­llo y un des­ga­rre de ten­dón en el bí­ceps.

Des­pués de la ci­ta, Katz re­cuer­da que Da­niel le di­jo: “Quie­ro que cui­des a mi fa­mi­lia si me pa­sa al­go”.

Unas se­ma­nas des­pués, el 27 de oc­tu­bre, Da­niel y los de­más en­tre­na­do­res de Ha­waii Pre­pa­ra­tory tu­vie­ron una ce­le­bra­ción en la que él po­só con sus jugadores, son­rien­te. Dos días des­pués, fue a ca­sa de un ami­go, don­de to­ma­ron vod­ka, ha­bla­ron y cor­ta­ron el cés­ped. Da­niel se que­dó a dor­mir en una de las ha­bi­ta­cio­nes pa­ra in­vi­ta­dos.

Do­ce ho­ras des­pués, se le de­cla­ró muer­to por una so­bre­do­sis.

El pe­río­do co­mo en­tre­na­dor co­le­gial fue el más fe­liz de la acic­den­ta­da vi­da de Te’o-nes­heim.

Tras su muer­te, Te’o-nes­heim, re­ci­bió va­rios ho­me­na­jes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.