El co­ra­zón del ba­rrio

A dos años de la ins­ta­la­ción de la pla­za en Mar­co­ni y cua­tro de la de Ca­sa­va­lle, los ve­ci­nos cuen­tan có­mo el plan Sie­te Zo­nas me­jo­ró la con­vi­ven­cia en la zo­na

El Observador Fin de Semana - - Tema - GUI­LLER­MO LO­SA twit­ter.com/Gui­lleLo­sa

En la es­qui­na de Ja­cin­to Trá­pa­ni y Luis Bot­ta­ro, en pleno ba­rrio Mar­co­ni, hay un oa­sis de hor­mi­gón y me­tal. En ese lu­gar, en el que an­tes ha­bía un des­cam­pa­do en el que se acu­mu­la­ba ba­su­ra y se reunían adic­tos a con­su­mir dro­gas, se cons­tru­yó en 2015 una pla­za de con­vi­ven­cia co­mo par­te del plan Sie­te Zo­nas, una ini­cia­ti­va im­pul­sa­da por el Mi­nis­te­rio del In­te­rior y el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial (Mi­des).

A ca­si dos años de su inau­gu­ra­ción, la pla­za lu­ce co­mo el pri­mer día. Y aun­que a una cua­dra de allí el ba­rro, la ba­su­ra y las aguas ser­vi­das se acu­mu­lan, den­tro de los 2.960 me­tros cua­dra­dos de es­pa­cio in­ter­ve­ni­do no hay si­quie­ra un pa­pel en el sue­lo, los ban­cos de hor­mi­gón no tie­nen ni el más pe­que­ño gra­fi­ti, y los jue­gos, aun­que gas­ta­dos por el uso, fun­cio­nan a la per­fec­ción.

El plan Sie­te Zo­nas te­nía co­mo ob­je­ti­vo au­men­tar la pre­sen­cia del Es­ta­do en Mar­co­ni, Cha­ca­ri­ta de los Pa­dres, Tres Om­búes, Itu­zain­gó, Ba­rros Blan­cos y los ba­rrios Obe­lis­co y Vis­ta Lin­da de Las Piedras. Pa­ra ello el Es­ta­do in­vir­tió unos US$ 34 mi­llo­nes en la crea­ción de es­pa­cios pú­bli­cos, co­mo pla­zas y cen­tros cí­vi­cos, y en la ins­ta­la­ción de lu­mi­na­rias, al tiem­po que se au­men­tó la pre­sen­cia po­li­cial y de los pro­gra­mas del Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial en es­tas zo­nas (ver pá­gi­nas 2 y 3).

Pao­la, una jo­ven que se crió en el ba­rrio Mar­co­ni, es­tá se­gu­ra de que la pla­za del ba­rrio y la ma­yor ilu­mi­na­ción ins­ta­la­da en los úl­ti­mos años con­tri­bu­ye­ron a me­jo­rar la vi­da del ba­rrio. “Aho­ra los ni­ños tie­nen dón­de ju­gar”, con­tó, mien­tras sus dos hi­jos pe­que­ños co­rre­tea­ban y se tre­pa­ban a los jue­gos.

Jus­to en­fren­te, en una hu­mil­de ca­sa de blo­ques de hor­mi­gón, vi­ve Emi­lia, una ve­ci­na que se ocu­pa de cui­dar de la pla­za que sien­te co­mo pro­pia. “Cam­bió bas­tan­te el ba­rrio, aho­ra no hay tan­tos ro­bos. An­tes mu­chos gu­ri­ses ve­nían acá pa­ra fu­mar, pe­ro ya no vie­nen. Fue un avan­ce”, cuen­ta es­ta mu­jer de unos 60 años.

To­dos los días, Emi­lia lle­na un bal­de con agua y rie­ga los pe­que­ños ar­bo­li­tos que crecen en el can­te­ro. Si ve ba­su­ra, ba­rre. Si los ni­ños se po­nen a arran­car las ra­mas de las plan­tas, los re­zon­ga. “Mis hi­jos me di­cen ‘Ay, ma­má, no es tu pla­za’, pe­ro sí que es mi pla­za, por­que es­tá fren­te a mi puer­ta. Si no la cui­do yo, quién la va a cui­dar”, di­ce con con­vic­ción.

Sin em­bar­go, a pe­sar de los cui­da­dos de Emi­lia y de la ma­yo­ría de los ve­ci­nos, es fre­cuen­te que se ro­ben los fo­cos led que ilu­mi­nan la pla­za. “Es­tán pa­sa­dos de vi­vos, ya van tres o cua­tro ve­ces en el año que se ro­ban las pan­ta­llas de los fo­cos de la pla­za”, se que­ja Ari­des Con­de, con­ce­jal del ba­rrio.

A pe­sar de eso, Con­de di­ce que el ba­rrio es­tá más se­gu­ro, en bue­na me­di­da por la ma­yor pre­sen­cia po­li­cial. Mien­tras El Ob­ser­va­dor ha­bla­ba con el con­ce­jal, dos po­li­cías vi­gi­la­ban en la es­qui­na, y se po­día ver a otros dos más ade­lan­te, pa­ra­dos jun­to a un gru­po de es­co­la­res que cru­za­ba la ca­lle.

Pe­ro más allá de la pre­sen­cia po­li­cial, Con­de des­ta­có las cla­ses de pa­ti­na­je en la pla­za del ba­rrio, las mur­gas que se pre­sen­tan ca­da tan­to en el an­fi­tea­tro ubi­ca­do allí y la pre­sen­cia de los asis­ten­tes so­cia­les del Mi­des en el CAIF que es­tá a dos cua­dras. “Han me­ti­do lin­do en el ba­rrio”, re­su­mió.

Un lu­gar pa­ra to­dos

“Oja­lá que la cui­den”, co­men­ta­ban los ve­ci­nos que en di­ciem­bre de 2013 asis­tie­ron a la inau­gu­ra­ción de la pla­za de Ca­sa­va­lle (Apa­ri­cio Sa­ra­via y Mar­ti­re­né). Hoy, ca­si cua­tro años des­pués, la pul­cri­tud y el cui­da­do de es­te es­pa­cio pú­bli­co con­tras­ta con un te­rreno bal­dío ubi­ca­do jus­to en­fren­te, don­de las bol­sas de ba­su­ra blan­ca ta­pan el pas­to de un in­ten­so co­lor ver­de.

El pa­sa­do jue­ves seis guar­da­par­ques ba­rrían un pu­ña­do de ho­jas del sue­lo, mien­tras un gru­po de ado­les­cen­tes ju­ga­ba en una can­cha de fút­bol pro­te­gi­da por unas re­jas de co­lor na­ran­ja y ama­ri­llo, y un ve­te­rano apro­ve­cha­ba el sol sen­ta­do en un ban­co. Al igual que en la pla­za de Mar­co­ni, aquí to­dos los jue­gos fun­cio­nan, el pas­to es­tá pro­li­ja­men­te cor­ta­do y nin­gún es­pa­cio fue van­da­li­za­do.

Que ha­ya guar­da­par­ques las 24 ho­ras del día, y que sean to­dos de la zo­na ex­pli­ca es­te cui­da­do, se­gún Juan Pa­blo Abe­lla, un pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca que pla­ni­fi­ca jun­to a la co­mi­sión de ve­ci­nos las ac­ti­vi­da­des que se rea­li­za­rán en la pla­za. “Que los guar­da­par­ques sean ve­ci­nos ayu­da, por­que en­tre ellos se di­cen ‘te co­noz­co, no me rom­pas la pla­za’”, ex­pli­có.

Mien­tras ha­bla con El Ob­ser­va­dor, un equi­po de jar­di­ne­ros cor­ta el pas­to del Cen­tro Cí­vi­co y el Jar­dín de In­fan­tes que es­tán jus­to en­fren­te a la pla­za. En to­tal, son más de 10 per­so­nas las que es­tán tra­ba­jan­do si­mul­tá­nea­men­te en ta­reas de man­te­ni­mien­to en el lu­gar.

En ese Cen­tro Cí­vi­co, ins­ta­la­do co­mo par­te del plan Sie­te Zo­nas, se pue­den ha­cer trá­mi­tes de BPS, sa­car la cé­du­la, re­ci­bir orien­ta­ción edu­ca­ti­va o ac­ce­der a pro­gra­mas del Mi­des, co­mo Jó­ve­nes en Red, que bus­ca in­ser­tar en el mer­ca­do la­bo­ral a ado­les­cen­tes que no es­tu­dian ni tra­ba­jan. En tan­to, en fren­te de la pla­za tam­bién se cons­tru­yó la Sec­cio­nal 17a, des­de don­de sa­len va­rios vehícu­los de po­li­cía que re­co­rren la zo­na.

Ni­co­lás, un jo­ven de 25 años que se crió en el ba­rrio, con­si­de­ra que, a par­tir de la ins­ta­la­ción de la pla­za, la zo­na cam­bió. “Hoy hay más de­por­te, y gen­te que an­tes la veías jun­tán­do­se pa­ra dro­gar­se, aho­ra es­tá ju­gan­do al fút­bol”, ase­gu­ró. “An­tes acá ha­bía un cam­pi­to, una me­sa y unas ha­ma­cas que nun­ca es­ta­ban por­que se las ro­ba­ban”, re­cor­dó.

Se­gún re­la­ta­ron los ve­ci­nos, ese cam­po era tam­bién un lu­gar de pe­lea en­tre ve­ci­nos. Aho­ra, por de­ci­sión de los ni­ños del ba­rrio, la pla­za lle­va el nom­bre de Un Lu­gar Pa­ra To­dos. •

“Mis hi­jos me di­cen ‘Ay, ma­má, no es tu pla­za’, pe­ro sí que es mi pla­za, por­que es­tá fren­te a mi puer­ta. Si no la cui­do yo, quién la va a cui­dar” Emi­lia

VE­CI­NA DEL BA­RRIO MAR­CO­NI

“Gen­te que an­tes se jun­ta­ba pa­ra dro­gar­se aho­ra jue­ga al fút­bol” Ni­co­lás

VE­CINO DE CA­SA­VA­LLE

FO­TOS: C. DOS SAN­TOS

Emi­lia ba­rre y rie­ga las plan­tas de la pla­za de con­vi­ven­cia en Mar­co­ni.

En la pla­za de Ca­sa­va­lle tra­ba­jan una de­ce­na de guar­da­par­ques

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.