Di­plo­ma­cia fe­me­ni­na con ba­se en Mon­te­vi­deo

Las em­ba­ja­do­ras de cua­tro paí­ses de re­le­van­cia in­ter­na­cio­nal con­ta­ron có­mo es tra­ba­jar en una ac­ti­vi­dad do­mi­na­da his­tó­ri­ca­men­te por hom­bres

El Observador Fin de Semana - - Portada - MAR­TÍN NATALEVICH twit­ter.com/mna­ta­lev

Se reúnen a co­mer ca­da vez que pue­den y no se ol­vi­dan de de­jar la evi­den­cia de ese mo­men­to en las re­des so­cia­les. Tie­nen un gru­po de What­sapp que es­tá ac­ti­vo des­de el 8 de mar­zo, cuan­do de­ci­die­ron par­ti­ci­par de la mul­ti­tu­di­na­ria mar­cha por el Día de la Mu­jer. Son cua­tro de las ocho mu­je­res que en la ac­tua­li­dad en­ca­be­zan re­pre­sen­ta­cio­nes ex­tran­je­ras per­ma­nen­tes en Uru­guay. Son Kei­ko Ta­na­ka (Ja­pón), Joan­ne Frap­pier (Ca­na­dá), Ni­na Ben-Ami (Is­rael) y Kelly Kei­der­ling (Es­ta­do Uni­dos). Son em­ba­ja­do­ras de sus paí­ses y de la lu­cha por la igual­dad de gé­ne­ro.

“Cuan­do lle­gué a Uru­guay, ha­ce un año, se ha­bla­ba mu­cho de vio­len­cia do­més­ti­ca y que­dé im­pac­ta­da por los nú­me­ros. En su mo­men­to pen­sé que co­mo éra­mos ocho mu­je­res em­ba­ja­do­ras te­nía­mos que unir fuer­zas y apo­yar de cual­quier for­ma po­si­ble. En­ton­ces nos em­pe­za­mos a re­unir pa­ra ha­blar so­bre te­mas de gé­ne­ro y ver de qué ma­ne­ra po­día­mos con­tri­buir a la dis­cu­sión”, re­cor­dó Frap­pier so­bre el ini­cio de las reunio­nes.

Na­tu­ral­men­te, en sus en­cuen­tros tam­bién se ha­bla de po­lí­ti­ca y de los po­si­bles pun­tos de in­te­rés que las pue­den acer­car con el go­bierno uru­gua­yo. “Siem­pre es una mez­cla de lo que es­tá en la agen­da di­plo­má­ti­ca de nues­tros paí­ses”, di­jo Kei­der­ling. “Y ade­más ha­bla­mos de có­mo ha­cer me­jor nues­tro tra­ba­jo en Uru­guay y có­mo ha­cer­lo co­mo mu­je­res. Las mu­je­res tie­nen va­rios desafíos”, com­ple­tó la embajadora de Es­ta­dos Uni­dos.

Vie­nen de con­tex­tos di­fe­ren­tes y re­pre­sen­tan intereses es­pe­cí­fi­cos. Las une una ad­mi­ra­ción por los hom­bres y las mu­je­res que va­lo­ran tan­to el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal co­mo el cui­da­do de la fa­mi­lia. Tam­bién las une una ex­pe­rien­cia co­mún: ser mu­jer en una ac­ti­vi­dad que tra­di­cio­nal­men­te es­tu­vo en ma­nos de hom­bres.

Mun­do de hom­bres

“¿Có­mo es ser mu­jer en la cul­tu­ra

di­plo­má­ti­ca mas­cu­li­na?”, pre­gun­ta El Ob­ser­va­dor. Y las mi­ra­das se dan pa­so en si­len­cio. Ta­na­ka rom­pe el hie­lo y confiesa que en el ser­vi­cio ex­te­rior ja­po­nés son mi­no­ría. De he­cho, la embajadora ja­po­ne­sa en Mon­te­vi­deo es ape­nas una de las nue­ve de su país que an­dan por el mun­do. “Com­pa­ra­do con otros paí­ses to­da­vía es­ta­mos atrás”, con­fe­só Ta­na­ka, aun­que es op­ti­mis­ta de que en el fu­tu­ro las mu­je­res irán ga­nan­do lu­gar en el go­bierno ja­po­nés. De he­cho, la de­sig­na­ción de Ta­na­ka –quien vie­ne del mun­do pri­va­do– es el ejem­plo que mues­tra que el pri­mer mi­nis­tro Shin­zo Abe es­tá ha­cien­do es­fuer­zos por pro­mo­ver a mu­je­res en pues­tos eje­cu­ti­vos.

Frap­pier, quien vie­ne de las cien­cias, tam­bién fue de­sig­na­da di­rec­ta­men­te por el pri­mer mi­nis­tro, Jus­tin Tru­deau, pa­ra que hu­bie­ra más mu­je­res en car­gos de to­ma de de­ci­sio­nes. “He tra­ba­ja­do en sis­te­mas do­mi­na­dos por hom­bres to­da mi vi­da. En es­to no hay di­fe­ren­cia. Nunca me es­con­dí de­trás del he­cho de que soy mu­jer pa­ra ex­pre­sar mi pun­to de vis­ta o pa­ra to­mar de­ci­sio­nes”, di­jo la ca­na­dien­se.

Ca­na­dá aca­ba de pu­bli­car su nueva po­lí­ti­ca de ayu­da in­ter­na­cio­nal que, se­gún la embajadora, es una po­lí­ti­ca fe­mi­nis­ta. “Ca­da co­sa que ha­re­mos pa­ra la ayu­da in­ter- na­cio­nal se­rá a atra­vés de los len­tes de la equidad de gé­ne­ro”, ex­pli­có.

Ben Ami afir­mó que el go­bierno is­rae­lí bus­ca sa­car lo me­jor de su po­bla­ción y, en es­te sen­ti­do, no pue­de pres­cin­dir del apor­te de las mu­je­res. La di­plo­má­ti­ca ha­bla de las ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas que una mu­jer pue­de ofre­cer en el car­go. Cuan­do fue por­ta­voz de la em­ba­ja­da is­rae­lí en Pa­rís, le to­có ser la ca­ra vi­si­ble du­ran­te dos ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res en un mo­men­to en el que es­ta­ba em­ba­ra­za­da.

“Una mu­jer jo­ven em­ba­ra­za­da que ha­bla so­bre una si­tua­ción de conflicto le da una ca­ra hu­ma­na y una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te de lo que le da­ría un hom­bre”, se­ña­ló. De he­cho, la embajadora is­rae­lí com­pa­ra mu­cho su tra­ba­jo con el de sus co­le­gas hom­bres co­mo una for­ma de su­pera­ción per­so­nal. “Me pon­go ob­je­ti­vos muy al­tos por­que de­bo ser igual de bue­na que mis co­le­gas hom­bres”, agre­gó .

Kei­der­ling se­ña­la que la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se tie­ne en sus fi­las a una gran can­ti­dad de em- ba­ja­do­ras y que el in­gre­so al ser­vi­cio ex­te­rior se da en igual­dad de con­di­cio­nes, pe­ro re­co­no­ce que la po­si­bi­li­dad de as­cen­so a los ran­gos más al­tos es­tá li­mi­ta­da pa­ra las mu­je­res. “Nues­tro sis­te­ma, nues­tra cul­tu­ra to­da­vía es­tá do­mi­na­da por el se­xo mas­cu­lino”, se­ña­ló.

La embajadora es­ta­dou­ni­den­se cree que el ejer­ci­cio de la ac­ti­vi­dad di­plo­má­ti­ca es­tá muy in­fluen­cia­do por la es­truc­tu­ra de gé­ne­ro y que en las re­glas de jue­go de esa “cul­tu­ra do­mi­nan­te” las mu­je­res de­ben com­pe­tir y de­mos­trar que pue­den ha­cer­lo me­jor que sus co­le­gas hom­bres. Eso sig­ni­fi­ca, an­tes que na­da, ex­plo­tar el va­lor pro­pio que, se­gún Kei­der­ling, el se­xo fe­me­nino le agre­ga a la ac­ti­vi­dad di­plo­má­ti­ca: ge­ne­rar em­pa­tía y con­sen­sos a par­tir de la co­mu­ni­ca­ción.

“Es­toy con­ven­ci­da de que las mu­je­res, en ge­ne­ral, te­ne­mos la ha­bi­li­dad de en­con­trar el pun­to de con­tac­to en las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les me­jor y más rá­pi­do.Te­ne­mos la ha­bi­li­dad de co­mu­ni­car

“Mi de­sig­na­ción es un ejem­plo de có­mo el go­bierno de Ja­pón es­tá ha­cien­do es­fuer­zos por in­cor­po­rar mu­je­res”

Kei­ko Ta­na­ka EMBAJADORA DE JA­PÓN

“Las mu­je­res po­de­mos ba­lan­cear ese in­ten­to de ha­cer je­rar­quías con la bús­que­da de en­ten­di­mien­to mu­tuo”

“Po­ner a mu­je­res en con­ver­sa­cio­nes de paz le da sus­ten­ta­bi­li­dad a las ac­cio­nes”

Joan­ne Frap­pier

EMBAJADORA DE CA­NA­DÁ

“Co­mo país jo­ven con mu­chos desafíos, el 50% de la po­bla­ción tie­ne que ha­cer lo me­jor que pue­da por nues­tro fu­tu­ro”

Ni­na Ben-Ami

EMBAJADORA DE IS­RAEL

y de es­cu­char aten­ta­men­te. No es su­fi­cien­te con im­po­ner au­to­ri­dad o res­pe­to. A los di­plo­má­ti­cos nos tie­nen que es­cu­char lo que de­ci­mos, más allá de po­der trans­mi­tir bien los men­sa­jes de los go­bier­nos que re­pre­sen­ta­mos. Te­ne­mos que ge­ne­rar im­pac­to y esa ha­bi­li­dad co­mun­cia­cio­nal re­quie­re em­pa­tía”, di­jo Kei­der­ling.

Gé­ne­ro y conflicto

Los atri­bu­tos que la embajadora es­ta­dou­ni­den­se le re­co­no­ce a las mu­je­res lle­va­ron al Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de Na­cio­nes Uni­das a re­co­men­dar la in­cor­po­ra­ción de más mu­je­res pa­ra la re­so­lu­ción de con­flic­tos y tam­bién lle­vó a teó­ri­cas fe­mi­nis­tas de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les a hi­po­te­ti­zar que un mun­do li­de­ra­do po­lí­ti­ca­men­te por mu­je­res se­ría más pa­cí­fi­co y coope­ra­ti­vo (y me­nos in­se­gu­ro).

Esa vi­sión teó­ri­ca re­sul­ta naif pa­ra Ben Ami que, fiel al pen­sa­mien­to es­tra­té­gi­co de to­dos los go­bier­nos is­rae­líes, cree que “paz y se­gu­ri­dad van de la mano”.

Kei­der­ling, en tan­to, en­tien­de que hay di­fe­ren­cias sen­si­bles en la for­ma en que hom­bres y mu­je­res ges­tio­nan el conflicto. “En ge­ne­ral cuan­do las mu­je­res se co­mu­ni­can tra­tan de cons­truir co­mu­ni­dad y en­con­trar pun­tos de en­cuen­tro, mien­tras que los hom­bres cuan­do ha­blan tra­tan de es­ta­ble­cer je­rar­quías: quién es más fuerte y quién pue­de man­dar más”, se­ña­ló.

Pa­ra la di­plo­má­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se la ges­tión de un conflicto en­tre con­tra­par­tes fe­me­ni­nas no es­tá ne­ce­sa­ria­men­te li­bre de ego, pe­ro le re­co­no­ce a las mu­je­res una ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra lo­grar un balance en­tre la exi­gen­cia de “ser res­pe­ta­do” y la ne­ce­si­dad de lle­gar al cen­tro del de­ba­te. “Las mu­je­res es­ta­mos dis­pues­tas a ir más allá de nues­tro es­ta­tus per­so­nal y el de nues­tros paí­ses pa­ra lle­gar al fon­do de los te­mas que crean con­flic­tos”, ar­gu­men­tó. Por su par­te, la embajadora ca­na­dien­se afir­mó que los com­pro­mi­sos que lo­gran las mu­je­res son “más per­du­ra­bles” en el lar­go pla­zo y por eso se les de­be dar un ma­yor rol en las con­ver­sa­cio­nes de paz.

En nin­gún ca­so es­tas imá­ge­nes se co­rres­pon­den con el per­so­na­je de fic­ción po­lí­ti­co fe­me­nino del mo­men­to: Clai­re Un­der­wood. El per­so­na­je del dra­ma po­lí­ti­co

Hou­se of Cards re­pre­sen­ta, en el me­jor de los ca­sos, a la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de mu­je­res que tu­vo que abrir­se can­cha pa­ra in­gre­sar en la me­sa de los hom­bres y que se si­guen guian­do por pa­tro­nes de con­duc­ta mas­cu­li­nos, opi­nó Kei­der­ling. Pe­ro, aun así, la ima­gen que re­pro­du­ce Clai­re Un­der­wood es­tá exa­ge­ra­da. “Es un per­so­na­je de con­tor­nos pun­tia­gu­dos. Pa­ra mi ge­ne­ra­ción no hay tan­to de eso. No he vis­to que fun­cio­ne muy bien esa apro­xi­ma­ción ma­quia­vé­li­ca”, di­jo.

La de­bi­li­dad co­mo es­te­reo­ti­po

El nom­bre de April Cat­he­ri­ne Glas­pie se­rá re­cor­da­do en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do de EEUU, en­tre otras co­sas, por ser la embajadora es­ta­dou­ni­den­se que no pu­do im­pe­dir que Sad­dam Hus­sein in­va­die­ra Ku­wait en 1990. El tra­ba­jo de Glas­pie ge­ne­ró po­lé­mi­ca en Washington du­ran­te años. Hu­bo quie­nes ar­gu­men­ta­ron que la di­plo­má­ti­ca ha­bía si­do in­ca­paz de mos­trar for­ta­le­za an­te el lí­der ira­quí. En­tre ellos hu­bo quie­nes ex­pli­ca­ron “la de­bi­li­dad” de Glas­pie por su con­di­ción de mu­jer.

En oca­sio­nes los em­ba­ja­do­res de­ben po­ner­se fir­mes. Par­te de su tra­ba­jo pue­de in­cluir pa­sar un men­sa­je an­ti­pá­ti­co de su go­bierno o in­ten­tar per­sua­dir a otro Es­ta­do so­bre la con­ve­nien­cia de to­mar de­ter­mi­na­do cur­so de ac­ción. ¿Re­sul­ta es­to más di­fí­cil cuan­do la embajadora es una mu­jer y su con­tra­par­te es un hom­bre?

En su tra­to con la can­ci­lle­ría uru­gua­ya, Ta­na­ka ja­más tu­vo pro­ble­mas. “No me ven co­mo una mu­jer embajadora, sino co­mo al­guien que re­pre­sen­ta a mi país”, afir­mó. La di­plo­má­ti­ca ja­po­ne­sa con­tó que es­tu­vo va­rias ve­ces en con­tac­to con la can­ci­lle­ría uru­gua­ya, ya que am­bos paí­ses es­tán en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de ONU co­mo miem­bros no per­ma­nen­tes. Ta­na­ka le so­li­ci­tó a Uru­guay que sea pa­tro­ci­na­dor de una re­so­lu­ción con­tra Co­rea del Nor­te y el go­bierno ac­ce­dió. Ben Ami tam­bién con­tó que tu­vo va­rias con­ver­sa­cio­nes so­bre te­mas muy di­fe­ren­tes con el go­bierno uru­gua­yo y sub­ra­yó que esos in­ter­cam­bios siem­pre se desa­rro­lla­ron en un cli­ma de res­pe­to mu­tu­to. El res­to de las em­ba­ja­do­ras con­cuer­dan con sus co­le­gas, aun­que en sus 30 años de ex­pe­rien­cia, Kei­der­ling se en­fren­tó va­rias ve­ces con ese es­te­reo­ti­po de de­bi­li­dad en otros paí­ses.

La se­gu­ri­dad de las em­ba­ja­do­ras em­pie­zan a dar in­di­ca­cio­nes a los au­tos blin­da­dos que se mue­ven por las ca­lles Guatemala y Cua­reim. Las di­plo­má­ti­cas se sa­lu­dan en la puer­ta de El Ob­ser­va­dor co­mo vie­jas co­no­ci­das y ya pla­ni­fi­can su pró­xi­mo en­cuen­tro. •

C. DOS SANTOS

Las em­ba­ja­do­ras de­fien­den en rol de las mu­je­res en la ac­ti­vi­dad di­plo­má­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.