EDUAR­DO BLASINA

Ga­na­de­ría uru­gua­ya: en­tre opor­tu­ni­dad y dis­cri­mi­na­ción

El Observador Fin de Semana - - Portada - EDUARDOE BLASINA Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Los pro­duc­to­res ga­na­de­ros lle­ga­ron a 2017 bas­tan­te cas­ti­ga­dos por una ló­gi­ca de ba­ja en los pre­cios que se ins­tau­ró a par­tir de 2015 y que vol­vió ca­da vez más exi­guo el mar­gen. Los pre­cios se apla­na­ron y al­can­za­ron mí­ni­mos en mar­zo y abril de 2016 cuan­do, ade­más, lle­ga­ron a EEUU re­si­duos de et­hión, un pro­duc­to usa­do con­tra la mos­ca de los cuer­nos, y los es­ta­dou­ni­den­ses rechazaron al­gu­nos con­te­ne­do­res. Des­de ese en­ton­ces has­ta co­mien­zos de es­te año el pre­cio se man­tu­vo en ni­ve­les no de­ma­sia­do es­ti­mu­lan­tes. Y con esas con­di­cio­nes la fae­na de va­cas sube y el stock ba­ja. El pro­duc­tor ha­ce ca­ja co­mo pue­de y se des­ca­pi­ta­li­za. El re­cuen­to de va­cu­nos que se rea­li­za to­dos los años al fi­na­li­zar ju­nio, da­rá una ba­ja pa­ra 2017.

Al em­pe­zar el año, la pers­pec­ti­va de una com­pe­ten­cia cre­cien­te por par­te de Bra­sil y de un au­men­to en la pro­duc­ción de EEUU obli­ga­ba a la cau­te­la. Y la fae­na de vien­tres en los pri­me­ros cin­co me­ses de es­te año con­ti­nuó su­ma­men­te ele­va­da. Al­gu­nas vo­ces re­cla­ma­ban ba­jar cos­tos dan­do mar­cha atrás con la tra­za­bi­li­dad y se ins­ta­ló una ló­gi­ca de desáni­mo.

De pron­to un tor­be­llino de no­ve­da­des ha pues­to el es­ce­na­rio pa­tas arri­ba. Una em­pre­sa ja­po­ne­sa de pri­mer ni­vel com­pró el fri­go­rí­fi­co más mo­derno, ubi­ca­do en el cen­tro del país. In­dia, prin­ci­pal ex­por­ta­dor por vo­lu­men en el mun­do anun­ció que prohi­bi­ría por ra­zo­nes re­li­gio­sas la fae­na de va­cu­nos, al tiem­po que Bra­sil, el se­gun­do ma­yor ex­por­ta­dor mun­dial por vo­lu­men y prin­ci­pal com­pe­ti­dor de Uru­guay em­pe­za­ba una pe­sa­di­lla in­ter­mi­na­ble, de de­nun­cias por ven­der car­ne en mal es­ta­do al­te­ran­do etiquetas, de­nun­cias y con­tra­de­nun­cias por corrupción y en es­ta se­ma­na la no­ve­dad de que EEUU cie­rra su mer­ca­do a la car­ne bra­si­le­ña.

Mien­tras eso pa­sa, en el mun­do sur­ge un ines­pe­ra­do ape­ti­to por co­mer gra­sas que lle­va al ma­yor pre­cio de la his­to­ria a la man­te­ca y a al­gu­nos cor­tes en EEUU. El azú­car era cul­pa­ble, las gra­sas son ab­suel­tas de la acu­sa­ción de ta­par co­ro­na­rias.

Y por otro la­do el cli­ma tan cam­bia­do re­sul­ta ideal pa­ra la ga­na­de­ría. Tras el di­lu­vio de abril de 2016 el pén­du­lo del cli­ma se ha vuel­to be­ne­fac­tor. Pri­ma­ve­ra ca­si ideal, ve­rano ideal, oto­ño ideal y un in­vierno que ca­si no ha em­pe­za­do al fi­nal de ju­nio. Abun­da el pas­to, los ro­deos es­tán en buen es­ta­do y en lo pro­duc­ti­vo to­do flu­ye fa­vo­ra­ble­men­te.

Esas bue­nas con­di­cio­nes y la ur­gen­te ne­ce­si­dad de ca­ja han lle­va­do a una fae­na mu­cho más al­ta que en el pri­mer se­mes­tre de 2016, una de las con­tri­bu­cio­nes al cre­ci­mien­to sor­pren­den­te de la eco­no­mía en el pri­mer tri­mes­tre del año.

El fa­vo­ra­ble pa­no­ra­ma pa­ra el se­gun­do se­mes­tre, el buen es­ta­do de los ro­deos, el des­pres­ti­gio que es­tá arra­san­do a la ga­na­de­ría bra­si­le­ña, la sor­pren­den­te sa­li­da de los in­dios del mer­ca­do in­ter­na­cio­nal,

En la úl­ti­ma se­ma­na el anuncio del reafo­ro de los cam­pos fue un gol­pe más en el áni­mo de los ga­na­de­ros. Una for­ma en­cu­bier­ta de suba de im­pues­tos que acen­túa la sen­sa­ción de dis­cri­mi­na­ción que ha lle­ga­do a un ni­vel de ris­pi­dez co­mo ha­ce años no se per­ci­bía y que va a con­tra­pe­lo de la ne­ce­sa­ria ar­mo­nía en­tre el Uru­guay ur­bano y el ru­ral

to­do de­be­ría lle­var a una apues­ta fuerte, no so­lo a pro­du­cir más sino a di­fe­ren­ciar más a la car­ne uru­gua­ya. Per­se­ve­rar en la con­fia­bi­li­dad del pro­duc­to, re­mar­car que no so­lo no se ta­la una hec­tá­rea de sel­va o de mon­te na­ti­vo, sino que se pro­te­ge el cam­po na­tu­ral, se bus­ca cap­tu­rar car­bono, se re­do­bla el es­fuer­zo por cui­dar las aguas, se tra­ta a los ani­ma­les con el má­xi­mo res­pe­to y la ga­na­de­ría es el sus­ten­to de una red de pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas fa­mi­lia­res que for­man el cerno de un país li­ber­ta­rio que se for­jó al gri­to de ai­re li­bre y car­ne gor­da.

El en­vión es­tá. La pro­duc­ción de no­vi­llos pa­ra la industria cre­ció 16% en lo que va del año y ape­nas se die­ra una se­ñal de no dis­cri­mi­na­ción la pro­duc­ción po­dría se­guir au­men­tan­do. Pe­ro mien­tras hay exo­ne­ra­cio­nes a gi­gan­tes­cas em­pre­sas fo­res­ta­les que dis­po­nen de zo­nas fran­cas, a los ga­na­de­ros uru­gua­yos ca­da opor­tu­ni­dad que apa­re­ce se bus­ca o su­bir im­pues­tos, o su­bir el ga­soil o aho­ra cam­biar los reafo­ros. La suba de pre­cios del ga­soil de enero no tu­vo jus­ti­fi­ca­ción en el mer­ca­do del pe­tró­leo y la ba­ja de­cre­ta­da es­tá le­jos de se­guir la ba­ja del cru­do. Po­cas ve­ces se ve un con­tras­te tan mar­ca­do en­tre lo in­tere­san­te de la pers­pec­ti­va ex­ter­na y el desáni­mo que hay en las zo­nas ga­na­de­ras.

En mu­chos pro­duc­to­res –se­gu­ra­men­te la ma­yo­ría– el sen­ti­mien­to si­gue sien­do de frus­tra­ción, de dis­cri­mi­na­ción y de ex­clu­sión. En la úl­ti­ma se­ma­na el anuncio del reafo­ro de los cam­pos fue un gol­pe más en el áni­mo de los ga­na­de­ros. Una for­ma en­cu­bier­ta de suba de im­pues­tos que acen­túa la sen­sa­ción de dis­cri­mi­na­ción que ha lle­ga­do a un ni­vel de ris­pi­dez co­mo ha­ce años no se per­ci­bía y que va a con­tra­pe­lo de la ne­ce­sa­ria ar­mo­nía en­tre el Uru­guay ur­bano y el ru­ral. Y la sen­sa­ción de nin­gu­neo e in­com­pren­sión es de gen­te que pei­na ca­nas, tie­ne de­dos grue­sos y la piel cur­ti­da de sa­lir a re­co­rrer cuan­do la he­la­da no se ha le­van­ta­do to­da­vía.

Si Uru­guay aprie­ta el ace­le­ra­dor de la di­fe­ren­cia­ción y en la ló­gi­ca de cap­tu­rar ni­chos en res­tau­ran­tes y ho­te­les, en in­te­grar más ex­plí­ci­ta­men­te a la car­ne a un mo­de­lo de país mo­de­lo en to­do lo que se re­la­cio­na con sus­ten­ta­bi­li­dad, la ga­na­de­ría tie­ne una enor­me opor­tu­ni­dad de dar un sal­to ha­cia ade­lan­te. Si se la si­gue vien­do co­mo el sec­tor al que en ca­da opor­tu­ni­dad que sea po­si­ble hay que me­ter­le la mano en el bol­si­llo en nom­bre del mi­to de la lu­cha de cla­ses, la opor­tu­ni­dad se per­de­rá y se ob­ser­va­rá có­mo más va­cas pre­ña­das ter­mi­nan en los fri­go­rí­fi­cos ge­ne­ran­do una ne­ce­sa­ria fac­tu­ra­ción de cor­to pla­zo que hi­po­te­ca la opor­tu­ni­dad de lar­go pla­zo. El Es­ta­do de­be re­cau­dar más. Pe­ro que sea por ren­ta ge­nui­na y no por agre­gar una pre­sión fis­cal cie­ga que ame­na­za a un sec­tor que ha cre­ci­do en ca­li­dad, no tie­ne te­cho y tie­ne a su prin­ci­pal com­pe­ti­dor des­pres­ti­gia­do. La opor­tu­ni­dad pa­ra la car­ne es ma­yor que nunca, aho­ra se tra­ta de acor­dar pa­ra que pue­da ser cap­tu­ra­da. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.