Ame­na­za­do en An­go­la, An­dré bus­có re­fu­gio

El di­ri­gen­te po­lí­ti­co an­go­le­ño Ke­vin An­dré emi­gró con su fa­mi­lia, y sus hi­jos van a la escuela pú­bli­ca; per­te­ne­ce a un par­ti­do que bus­ca la in­de­pen­den­cia de Ca­lin­da

El Observador Fin de Semana - - Tema -

Ke­vin An­dré tie­ne 32 años y vino a Uru­guay ha­ce cua­tro me­ses es­ca­pan­do de su país, An­go­la (Áfri­ca), don­de se sin­tió ame­na­za­do por su con­di­ción de di­ri­gen­te po­lí­ti­co in­de­pen­den­tis­ta. Con­si­guió una vi­sa que tra­mi­tó en la Em­ba­ja­da de Uru­guay y lle­gó con sus seis hi­jos, su es­po­sa y otra fa­mi­liar.

Su exis­ten­cia en Uru­guay se vol­vió co­no­ci­da cuan­do el 19 de ju­nio fue con sus hi­jos a la pla­za In­de­pen­den­cia pa­ra par­ti­ci­par del ac­to ofi­cial por el na­ta­li­cio de Jo­sé Ar­ti­gas. En­tre los po­cos pre­sen­tes en el ac­to, jun­to al pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez, bue­na par­te de los mi­nis­tros y em­ba­ja­do­res, es­ta­ba An­dré con sus hi­jos, que ves­tían las tra­di­cio­na­les tú­ni­cas blan­cas de los es­co­la­res. Váz­quez se acer­có a sa­lu­dar­los, ha­bló con los ni­ños y les deseó suer­te. Ese mo­men­to fue re­gis­tra­do por las cá­ma­ras de va­rios me­dios ( ver fo­to en pá­gi­na 2).

An­dré es li­cen­cia­do en Le­tras, es­tu­dió en la Alian­za Fran­ce­sa en su país, y aho­ra es­tá es­tu­dian­do es­pa­ñol en la Fa­cul­tad de Hu­ma­ni­da­des de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca, ade­más de tra­ba­jar pa­ra una ca­de­na de su­per­mer­ca­dos. Ahí tam­bién con­si­guió em­pleo su es­po­sa.

Apren­der idio­mas le re­sul­ta fá­cil, di­ce que el es­pa­ñol es sen­ci­llo, y ade­más de por­tu­gués –su idio­ma na­tal– ha­bla fran­cés e in­glés. To­dos los días a las 4 de la tar­de va a bus­car a sus hi­jos a la escuela pú­bli­ca 65 en la Ciu­dad Vie­ja.

An­dré quie­re in­te­grar­se a la so­cie­dad y lo mis­mo bus­ca pa­ra sus hi­jos, que en es­te tiem­po me­jo­ra­ron su cas­te­llano e hi­cie­ron sus pri­me­ros ami­gos en la escuela y en el ba­rrio.

Por aho­ra es­tán vi­vien­do en dos pen­sio­nes del Cen­tro que les ayu­da a pa­gar el Es­ta­do uru­gua­yo. En ca­da pen­sión tie­nen una ha- bi­ta­ción. Él vi­ve con su es­po­sa y al­gu­nos hi­jos y en el otro cuar­to de la otra pen­sión, se alo­jan los res­tan­tes ni­ños con la otra fa­mi­liar. Ve a Uru­guay un po­co ca­ro, pe­ro An­go­la lo es más, afir­mó. Di­jo que los sa­la­rios le re­sul­tan ba­jos.

In­de­pen­den­cia

An­dré pro­vie­ne de la pro­vin­cia de Ca­bin­da, un te­rri­to­rio se­pa­ra­do geo­grá­fi­ca­men­te de An­go­la pe­ro al cual per­te­ne­ce po­lí­ti­ca­men­te. En­tre am­bos te­rri­to­rios es­tá el Con­go.

El go­bierno de su país en­fren­ta a “los re­vo­lu­cio­na­rios” que in­ten­tan in­de­pen­di­zar­se. An­dré per­te­ne­ce a un par­ti­do que el go­bierno no re­co­no­ce y por tan­to no dia­lo­ga. Di­ce que no son vio­len­tos pe­ro re­co­no­ce que su par­ti­do tie­ne fuer­zas ar­ma­das “pa­ra de­fen­der­se”. “Te­ne­mos un bra­zo ar­ma­do, pe­ro no so­mos vio­len­tos. Nos pro­te­ge­mos de los ata­ques”, de­cla­ró a El Ob­ser­va­dor.

Él y su fa­mi­lia pien­san que­dar­se pe­ro la idea de vol­ver a su tie­rra siem­pre es­tá la­ten­te y eso ocu­rri­rá si la si­tua­ción po­lí­ti­ca cam­bia.

An­go­la se in­de­pen­di­zó de Por­tu­gal en 1975 y vi­vió una gue­rra ci­vil has­ta el año 2002. En 2010 vo­tó una nueva Cons­ti­tu­ción au­men­tan­do los po­de­res del pre­si­den­te, en es­te ca­so Jo­sé Eduar­do dos Santos, que go­bier­na con mano du­ra. El re­fu­gia­do ase­gu­ró que en su país, que tie­ne pe­tró­leo mi­ne­ra­les y dia­man­tes, la ri­que­za se con­cen­tra en po­cas ma­nos. •

D. BATTISTE

En es­cue­las pú­bli­cas se ha­blan va­rios idio­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.