In­te­li­gen­cia mi­li­tar ac­ti­va

Ofi­cia­les re­ti­ra­dos ase­gu­ra­ron que el archivo Cas­ti­glio­ni de­mues­tra que los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia mi­li­tar nunca de­ja­ron de re­clu­tar in­for­ma­ción

El Observador Fin de Semana - - Tema - GA­BRIEL PEREYRA A twit­ter.com/Ga­brielh­pe­rey­ra

Mi úl­ti­mo con­tac­to con el coronel del Ejér­ci­to El­mar Cas­ti­glio­ni, que mu­rió en 2015, fue cuan­do ya es­ta­ba re­ti­ra­do y era pre­si­den­te del Fo­ro Li­ber­tad y Con­cor­dia, gru­po que reivin­di­ca­ba y de­fen­día a los mi­li­ta­res acu­sa­dos por vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos du­ran­te la dic­ta­du­ra (19731985). El pri­mer con­tac­to ha­bía si­do más de una dé­ca­da an­tes, cuan­do el coronel ocu­pa­ba una ofi­ci­na en la por en­ton­ces lla­ma­da Di­rec­ción Ge­ne­ral de In­for­ma­ción de De­fen­sa (DGID), an­tes Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia del Es­ta­do (SID) y hoy Se­cre­ta­ría de In­te­li­gen­cia del Es­ta­do.

Cas­ti­glio­ni te­nía un flui­do tra­to con pe­rio­dis­tas. Per­so­nal­men­te nunca me ti­ró “fru­ta po­dri­da”. Yo po­día sa­ber –am­bos sa­bía­mos– cuán­do es­ta­ba in­tere­sa­do en fil­trar una in­for­ma­ción que, aun­que cier­ta, ser­vía por al­gu­na ra­zón a sus intereses; pe­ro tam­bién sa­bía –am­bos sa­bía­mos– que si era po­ta­ble de ser pu­bli­ca­da en­tra­ba en el de­li­ca­do te­rreno del to­ma y da­ca en­tre pe­rio­dis­tas y fuen­tes. Lue­go yo lo lla­ma­ba pa­ra, por ejem­plo, con­fir­mar si era ver­dad que de­ter­mi­na­da per­so­na pú­bli­ca ha­bía sa­li­do del país, y él mo­vía sus fuen­tes en Mi­gra­cio­nes y me pa­sa­ba el do­cu­men­to que con­fir­ma­ba el da­to.

Co­mo co­rres­pon­de a un ofi­cial que tra­ba­jó to­da su vi­da en esa área, nunca de­jó de ha­cer in­te­li­gen­cia, ni aun re­ti­ra­do.

Tras su muer­te se en­con­tra­ron en su ca­sa in­fi­ni­dad de ar­chi­vos de in­te­li­gen­cia, lo que desató la crea­ción de una co­mi­sión par­la­men­ta­ria que hoy in­da­ga si los ser­vi­cios de in­for­ma­ción del Es­ta­do si­guie­ron rea­li­zan­do ta­reas de se­gui­mien­to y es­pio­na­je una vez re­cu­pe­ra­da la de­mo­cra­cia.

Hay una par­te de es­te in­ten­to de in­ves­ti­ga­ción que no lle­go a com­pren­der por­que el sis­te­ma po­lí­ti­co sa­bía que, co­mo de­be ser, los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia nunca de­jan de tra­ba­jar. En to­do ca­so, la in­da­ga­to­ria po­dría apun­tar a qué ti­po de in­for­ma­ción re­ca­ba­ba y, si se lle­ga­ra a ac­ce­der a to­da la in­for­ma­ción, co­sa que no ocu­rri­rá, más de uno se po­dría lle­var una ma­la sor­pre­sa, de esas que abun­dan en el sub­mun­do de la lla­ma­da co­mu­ni­dad de in­te­li­gen­cia.

Pe­ro, pa­ra in­ten­tar com­pren­der la sa­ga de Cas­ti­glio­ni, es ne­ce­sa­rio ha­cer un po­co de his­to­ria.

El Ejér­ci­to se lle­va ca­si to­do

La in­te­li­gen­cia que se ha­cía des­de el Es­ta­do en la dé­ca­da de 1980 es­ta­ba fuer­te­men­te in­fluen­cia­da por la in­ci­den­cia que des­de la épo­ca de la dic­ta­du­ra te­nía el Ejér­ci­to.

La lla­ma­da “co­mu­ni­dad de in­te­li­gen­cia” es­tá con­for­ma­da por los ser­vi­cios que en el ám­bi­to del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa tie­nen el Ejér­ci­to, la Ar­ma­da y la Fuer­za Aé­rea; por el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia po­li- cial de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, y por los di­plo­má­ti­cos y agre­ga­dos mi­li­ta­res que fun­cio­nan en la ór­bi­ta de la can­ci­lle­ría. Son, pa­ra cual­quier país desa­rro­lla­do, una inago­ta­ble fuen­te de da­tos pa­ra la ac­ción de la de­fen­sa ex­te- rior, que no se ago­ta en cues­tio­nes po­li­cia­les o mi­li­ta­res sino que se ex­tien­de, por ejem­plo, a cues­tio­nes co­mer­cia­les que in­tere­sen al país.

Se su­po­nía ya en la dé­ca­da de 1980 que to­da la in­for­ma­ción que se re­co­gie­ra por esas vías de­bía es- tar coor­di­na­da por el SID o, a par­tir de 1986, por la DGID. Des­de la re­cu­pe­ra­ción de­mo­crá­ti­ca, los ce­los y en­fren­ta­mien­tos en­tre Po­li­cía y Fuer­zas Ar­ma­das ha­cían im­po­si­ble la coor­di­na­ción e in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción y la re­la­ción es­ta­ba sig­na­da por la des­con­fian­za.

Aun­que es­ta­ban re­pre­sen­ta­das las tres fuer­zas mi­li­ta­res, la DGID era ma­ne­ja­da por el Ejér­ci­to; pe­ro en 1986 la ley de Ca­du­ci­dad, en un per­di­do ar­tícu­lo, es­ta­ble­ció que la je­fa­tu­ra de es­te or­ga­nis­mo iba a ro­tar ca­da dos años en­tre un re­pre­sen­tan­te de ca­da una de las fuer­zas ar­ma­das.

Eso, con­si­de­ra­do un error por ex­per­tos en in­te­li­gen­cia por­que im­pe­día la de­fi­ni­ción de es­tra­te­gias a lar­go pla­zo, pu­so en aler­ta al Ejér­ci­to. Fuen­tes mi­li­ta­res con­ta­ron que an­tes de que lle­ga­ra a la se­de de Mon­te Ca­se­ros y Luis Al­ber­to de He­rre­ra un ma­rino o un avia­dor, el Ejér­ci­to se ha­bía en­car­ga­do de tras­la­dar ma­te­rial y ar­chi­vos de la DGID a la se­de de la lla­ma­da Escuela de In­te­li­gen­cia, ubi­ca­da por en­ton­ces en la ca­lle Dan­te. Allí fun­cio­na­ba tam­bién la te­mi­da Com­pa­ñía de Con­train­for­ma­ción.

Co­no­ci­da co­mo la Com­pa­ñía, es­ta di­vi­sión era la en­car­ga­da de rea­li­zar ta­reas en el te­rreno. Con­tra lo que po­drían pen­sar los aje­nos a es­tos te­mas, más del 90% de la in­for­ma­ción que ma­ne­jan los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia pro­vie­ne de fuen­tes abier­tas (pren­sa e in­for­mes de or­ga­nis­mos na­cio­na­les o in­ter­na­cio­na­les) y la ma­yor par­te de los fun­cio­na­rios que la re­ca­ban son mu­je­res, a quie­nes se les re­co­no­ce una ma­yor ca­pa­ci­dad de sis­te­ma­ti­zar los da­tos y ana­li­zar­los. Me­nos del 5% de la in­for­ma­ción se obtiene por la vía de in­ter­cep­ta­cio­nes y se­gui­mien­tos. Esa era una ta­rea pro­pia de la Com­pa­ñía.

Pe­ro en los aún agi­ta­dos años de la pos­dic­ta­du­ra, la Po­li­cía, en re­ser­va ob­via­men­te, de­cía que la ma­yor par­te de los aten­ta­dos con bom­ba que se re­gis­tra­ron en aque­lla épo­ca –co­mo el per­pe­tra­do con­tra el es­tu­dio de Ju­lio San­gui­net­ti o el que con­vir­tió en una ma­sa de hie­rro el Volks­wa­gen del en­ton­ces dipu­tado Hu­go Co­res– te­nían co­mo prin­ci­pal fuen­te de sos­pe­cha a la Com­pa­ñía.

Aún hoy ofi­cia­les re­ti­ra­dos que tra­ba­ja­ron en el área ase­gu­ran que la aho­ra lla­ma­da Se­cre­ta­ría de In­te­li­gen­cia tie­ne mu­cho más po­der en lo que ha­ce a fun­cio­na­rios y tec­no­lo­gía que la que po­see el Ejér­ci­to. Al me­nos dos co­ro­ne­les re­ti­ra­dos di­je­ron que no es le­yen­da la his­to­ria que ase­gu­ra que la DGID lle­gó a te­ner una flo­ta de ta­xis mo­de­lo Pas­sat que tra­ba­ja­ban a su ser­vi­cio.

Sín­dro­me de Dió­ge­nes

Va­rias fuen­tes ex­pli­ca­ron a El Ob­ser­va­dor que lo que en aque­llos años de 1980 el Ejér­ci­to hi­zo de for­ma ofi­cial –re­ti­rar ar­chi­vos de

la DGID–, lle­ga­dos los años 2000 Cas­ti­glio­ni lo hi­zo de ma­ne­ra per­so­nal. “Te­nía una es­pe­cie de sín­dro­me de Dió­ge­nes (com­pul­sión a jun­tar ba­su­ra) con la in­for­ma­ción. Ca­da agen­te de in­te­li­gen­cia tie­ne siem­pre un res­pal­do per­so­nal, pe­ro la gen­te sa­bía que Cas­ti­glio­ni lo ha­cía de ma­ne­ra exa­ge­ra­da con da­tos que él u otros re­co­pi­la­ban: co­pia­ba y se lo lle­va­ba”. Por eso no sor­pren­de que se ha­ya en­con­tra­do lo que se en­con­tró en la ca­sa del coronel cuan­do fa­lle­ció.

Du­ran­te el pri­mer go­bierno del Fren­te Am­plio, un día de fe­bre­ro de 2006, la in­for­ma­ción co­rrió por los pa­si­llos del Ejér­ci­to con la ve­lo­ci­dad de una ra­ta asus­ta­da: la mi­nis­tra de De­fen­sa, Azu­ce­na Be­rrut­ti, iba a or­de­nar la­crar los ar­chi­vos de la se­de de in­te­li­gen­cia del Ejér­ci­to, pre­sun­ta­men­te en bus­ca de in­for­ma­ción que per­mi­tie­ra en­con­trar a los des­apa­re­ci­dos.

En esos días, un coronel re­ti­ra­do que fue je­fe de la in­te­li­gen­cia mi­li­tar re­cor­dó lo mis­mo que fuen­tes cas­tren­ses ha­bían con­fia­do a es­te pe­rio­dis­ta por en­ton­ces: “Si hu­bo al­gu­na vez al­gún archivo referido a los des­apa­re­ci­dos, fue­ron muy po­cos y par­cia­les. En se­gun­do lu­gar, pa­ra esa fe­cha lo que ha­bía ya no es­ta­ba al al­can­ce de cual­quie­ra. Y, por úl­ti­mo, cuan­do se su­po lo que Be­rrut­ti que­ría ha­cer, una no­che se sa­ca­ron abun­dan­tes ar­chi­vos que es­ta­ban en la se­de de la Escuela de In­te­li­gen­cia. ¿Adón­de fue­ron? No lo sé, pe­ro se sa­ca­ron”.

A pe­sar de la ma­nio­bra, los res­pon­sa­bles del Ejér­ci­to y del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia le hi­cie­ron sa­ber a Be­rrut­ti que los ar­chi­vos que te­nía la fuer­za de tie­rra so­bre per­so­na­li­da­des pú­bli­cas es­ta­ban bá­si­ca­men­te ela­bo­ra­dos con in­for­ma­ción abier­ta. “Hu­bo una reunión don­de se le mos­tró a la mi­nis­tra el ex­pe- dien­te del pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez”, di­jo una fuen­te.

O sea, a na­die le po­dían que­dar du­das de que en de­mo­cra­cia los ar­chi­vos de di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, por men­cio­nar a un sec­tor de la po­bla­ción, es­ta­ban “vi­vos”.

“No se ha­bían des­trui­do por­que nin­gún ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia, por crítica que sea la in­for­ma­ción, des­tru­ye to­tal­men­te na­da”, di­jo el men­cio­na­do coronel.

Que­mar in­for­man­tes

El año pa­sa­do, an­te la in­sis­ten­cia del sis­te­ma po­lí­ti­co por hur­gar en los ar­chi­vos mi­li­ta­res, se ge­ne­ró un ex­ten­di­do ma­les­tar en­tre ofi­cia­les ac­ti­vos y en re­ti­ro.

En una reunión que se hi­zo en la ca­sa de un re­ti­ra­do, un gru­po de uni­for­ma­dos reali­zó un plan­teo que cau­só sor­pre­sa y preo­cu­pa­ción: si tan­to que­rían sa­ber qué de­cían esos ar­chi­vos, que su­pie­ran tam­bién quié­nes ha­bían si­do las fuen­tes que ha­bían con­tri­bui­do a nu­trir­los de in­for­ma­ción.

Se es­ta­ba pro­po­nien­do ha­cer pú­bli­cos los nom­bres de los in­for­man­tes del Ejér­ci­to.

En la jer­ga de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia, a quien cap­ta a un in­for­man­te se le lla­ma “ma­ni­pu­la­dor”. Se­gún pu­do sa­ber El Ob­ser­va­dor, mu­chos ma­ni­pu­la­do­res ha­bían cap­ta­do in­for­man­tes de di­ver­sa ín­do­le, pro­fe­sión y orien­ta­ción ideo­ló­gi­ca. Pe­ro al­gu­nas fuen­tes de in­for­ma­ción con las que con­ta­ba el Ejér­ci­to se arras­tra­ban de otras épo­cas. Po­lí­ti­cos o sin­di­ca­lis­tas de iz­quier­da que de­la­ta­ron a com­pa­ñe­ros, lue­go –re­cu­pe­ra­da la de­mo­cra­cia– si­guie­ron vinculados co­mo in­for­man­tes. La fuen­te men­cio­nó, sin in­te­rés de que se di­vul­ga­ran, dos nom­bres de di­ri­gen­tes fren­team­plis­tas de pri­me­ra lí­nea que ter­mi­na­da la dic­ta­du­ra ha- bían co­la­bo­ra­do con los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia, en al­gu­nos ca­sos a cam­bio de su­mas de di­ne­ro.

“¿Cuán­to se le pa­ga a ca­da in­for­man­te? Eso lo de­ter­mi­na el ma­ni­pu­la­dor con el je­fe de ser­vi­cio y se usa pa­ra eso, o se usa­ba por­que no sé cuál es hoy la reali­dad, de los fon­dos re­ser­va­dos que los mi­nis­te­rios de De­fen­sa e In­te­rior re­ci­ben, y so­bre los cua­les no de­ben ren­dir cuen­tas a na­die”, di­jo un ca­pi­tán re­ti­ra­do del Ejér­ci­to.

Aque­lla reunión fue muy ten­sa pe­ro se acor­dó no “que­mar” a na­die por­que “el Ejér­ci­to nunca más iba a re­clu­tar un in­for­man­te si eso se ha­cía”, di­jo a su vez el coronel re­ti­ra­do.

Bot­nia y las tu­pa­ban­das

Un mi­li­tar re­cor­dó que fue­ron lla­ma­dos a ac­tuar cuan­do los am­bien­ta­lis­tas ar­gen­ti­nos ame­na­za­ron con ac­cio­nes con­tra la plan­ta de la en­ton­ces Bot­nia (hoy UPM) en Fray Ben­tos. El go­bierno de Váz­quez or­de­nó que el Ejér­ci­to hi­cie­ra la cus­to­dia pe­ri­me­tral de la plan­ta.

“En esos días los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia de­tec­ta­ron que ma­nio­bras mi­li­ta­res que los ar­gen­ti­nos iban a ha­cer en otras pro­vin­cias las cam­bia­ron y las hi­cie­ron cer­ca de Mi­sio­nes, en una cla­ra res­pues­ta a la me­di­da uru­gua­ya”, ex­pli­có un ofi­cial.

Y agre­gó: “Otro mo­men­to en el que tu­vi­mos in­ten­so ac­cio­nar fue en la dé­ca­da de 1990. Re­sul­ta que aho­ra se es­tá in­ves­ti­gan­do una su­pues­ta tu­pa­ban­da con la que el MLN ha­cía fi­nan­zas. ¿ Al­guien pue­de su­po­ner que en aquel en­ton­ces, en que ex­tu­pa­ma­ros apa­re­cían vinculados a es­tas ga­vi­llas, los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia del Ejér­ci­to –que eran los que te­nían in­for­ma­ción de esa gen­te– se que­da­ron quie­tos?”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.