Ma­tar al pa­dre

Pa­ra en­ten­der un pa­rri­ci­dio hay que co­no­cer la his­to­ria, aun­que las pa­to­lo­gías psi­quiá­tri­cas gra­ves sue­len ex­pli­car la ma­yo­ría de esos ca­sos

El Observador Fin de Semana - - Tema - MAR­TÍN VIGGIANO twit­ter.com/mar­tin­vig­giano

El fut­bo­lis­ta sur­gi­do en Da­nu­bio Jor­ge Gar­cía ma­tó a su pa­dre a gol­pes con un ce­ni­ce­ro en 2014. Su­mer­gi­do en un cua­dro de de­li­rio agu­do, quien pin­ta­ba pa­ra crack to­có fon­do do­mi­na­do por el con­su­mo de dro­gas. Gar­cía fue in­ter­na­do en el hos­pi­tal Vi­lar­de­bó y lo­gró re­cu­pe­rar­se e in­clu­so vol­ver a en­tre­nar es­te año en un equi­po de fút­bol (Hu­ra­cán del Pa­so de la Are­na). Su ca­so tu­vo am­plia di­fu­sión, pe­ro otros pa­sa­ron co­mo no­ti­cias breves en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

¿Qué lle­va a una per­so­na a ma­tar a su pa­dre?, ¿Só­lo los en­fer­mos psi­quiá­tri­cos son ca­pa­ces de co­me­ter pa­rri­ci­dio? ¿Pue­den las si­tua­cio­nes de abu­so des­en­ca­de­nar ese ti­po de ho­mi­ci­dio?

En oc­tu­bre de 2015 en Ro­cha, y a po­cas cua­dras de dis­tan­cia, se pro­du­je­ron dos pa­rri­ci­dios. En nin­guno de los ca­sos hu­bo ar­mas de fue­go y los dos te­nían un his­to­rial de vio­len­cia fa­mi­liar. Uno de los ho­mi­ci­das su­fría una pa­to­lo­gía psi­quiá­tri­ca gra­ve y por eso fue en­via­do al hos­pi­tal Vi­lar­de­bó; el otro lo ma­tó por pla­ta y por­que sen­tía ra­bia, y mar­chó a la cár­cel. La in­creí­ble coin­ci­den­cia con­fir­ma la im­po­si­bi­li­dad de en­ca­si­llar a los pa­rri­ci­das ba­jo un mis­mo pa­ra­guas. Bus­car ca­rac­te­rís­ti­cas co­mu­nes en las per­so­nas que ma­tan a su pa­dre es una ta­rea inú­til. Ca­da ca­so es un mun­do apar­te.

Es­qui­zo­fre­nia

A Leo­nar­do Cá­ce­res le diag­nos­ti­ca­ron es­qui­zo­fre­nia a los 16 años. Es el me­nor de sus her­ma­nos y por esa con­di­ción siem­pre tu­vo un cui­da­do es­pe­cial. Sin em­bar­go, su­frió en car­ne pro­pia la vio­len­cia de su pa­dre y las pe­leas de es­te con su ma­dre. En el ho­gar don­de vi­vía siem­pre se es­cu­cha­ban in­sul­tos y se veían gol­pes. Ha­cía al­gu­nos años que sus pa­dres se ha­bían se­pa­ra­do, y él se fue con su ma­dre, Nor­ma. Pe­ro ba­jo su tu­te­la no era po­si­ble que Leo­nar­do cum­plie­ra con la me­di­ca­ción pa­ra su pa­to­lo­gía, y por ese mo­ti­vo fue a vi­vir

con su pa­dre. Esa de­ci­sión fue el prin­ci­pio del fin. Leo­nar­do se pe­lea­ba con su pa­dre y man­te­nían cos­tum­bres un po­co ex­tra­ñas, pe­ro que ilus­tra­ban la vio­len­cia de ese ho­gar. Dor­mían en la mis­ma ca­ma y ca­da uno te­nía un cu­chi­llo en la cin­tu­ra.

El 1° de oc­tu­bre de ma­dru­ga­da am­bos ama­ne­cie­ron dis­cu­tien­do. En de­ter­mi­na­do mo­men­to el pa­dre, Le­ti Mi­riam Cá­ce­res, gol­peó en la ca­ra a su hi­jo, quien reac­cio­nó dán­do­le una pu­ña­la­da en el pe­cho. Leo­nar­do sa­lió a la ca­lle y lla­mó a los ve­ci­nos pa­ra con­tar­les lo que ha­bía he­cho. Aden­tro de la mo­des­ta vi­vien­da, el pa­dre de Leo­nar­do in­ten­ta­ba bus­car­lo pa­ra dar­le su me­re­ci­do, pe­ro se des­ma­yó en la co­ci­na y, tras gol­pear­se la ca­be­za, mu­rió. En su mano rí­gi­da es­ta­ba la da­ga de 30 cen­tí­me­tros que por­ta­ba to­do el tiem­po pa­ra de­fen­der­se. La de­cla­ra­ción del pa­rri­ci­da an­te la Po­li­cía y la Jus­ti­cia fue muy bre­ve y con­fu­sa. De to­das for­mas di­jo que se de­fen­dió del ata­que de su pro­ge­ni­tor.

“Cuan­do nos le­van­ta­mos em­pe­za­mos a for­ce­jear y me pe­gó en la ca­ra no sé con qué. Yo aga­rré un cu­chi­llo que te­nía en la cin­tu­ra y le di una pu­ña­la­da en el pe­cho. Con la mano iz­quier­da aga­rré el cu­chi­llo que te­nía mi pa­dre en la mano pa­ra ma­tar­me”, re­la­tó Leo­nar­do an­te efec­ti­vos po­li­cia­les, se­gún cons­ta en el ex­pe­dien­te ju­di­cial al que ac­ce­dió El Ob­ser­va­dor.

Leo­nar­do ha­bía pro­me­ti­do ha­ce años que ma­ta­ría a su pa­dre pa­ra ven­gar a su ma­dre. Pe­ro nunca na­die le dio im­por­tan­cia. Dos días an­tes del ho­mi­ci­dio vol­vió a re­pe­tir­lo, y esa vez cum­plió.

“Los he­chos es­tán he­chos, no voy a defender a mi hi­jo, pe­ro yo creo que, así co­mo un ho­mi­ci­da tie­ne su li­ber­tad, mi hi­jo nunca la va a te­ner”, di­jo a El Ob­ser­va­dor la ma­dre de Leo­nar­do, Nor­ma Ce­drés.

El psiquiatra Jo­sé Luis Ri­nal­di de­ter­mi­nó que el ho­mi­ci­da no te­nía “ca­pa­ci­dad de dis­cer­ni­mien­to ni jui­cio crí­ti­co”.

“Si bien el pa­cien­te re­co­no­ce que ma­tó a su pa­dre, no tie­ne ca­pa­ci­dad de va­lo­rar el he­cho ni las cau­sas que lo mo­ti­va­ron”, di­jo el pro­fe­sio­nal.

“Ra­bia por den­tro”

Ho­ra­cio Ni­co­de­lla so­por­tó du­ran­te mu­chos años el mal­tra­to de su pa­dre. Más de una vez se le cru­zó por la ca­be­za po­ner fin a esa vio­len­cia, pe­ro nunca se ima­gi­nó lle­gar tan le­jos.

El 30 de oc­tu­bre de 2015 dis­cu­tió ho­ras con su pa­dre, quien es­ta­ba bo­rra­cho y lo in­sul­ta­ba una y otra vez. Cuan­do se dur­mió su pa­dre, to­mó un fie­rro y le pe­gó con fu­ria en la ca­be­za. Lue­go aga­rró un cu­chi­llo de me­sa y lo apu­ña­ló en el pe­cho

Ni­co­de­lla sa­bía que su pa­dre ha­bía co­bra­do un prés­ta­mo de $ 30 mil y una vez consumado el ho­mi­ci­dio bus­có el di­ne­ro. Al prin­ci­pio in­ten­tó ocul­tar lo que hi­zo: ti­ró las ar­mas ho­mi­ci­das en un pozo ne­gro y se fue a la ca­sa de su ma­dre. Pe­ro ho­ras más tar­de el car­go de con­cien­cia fue más fuerte. Vol­vió y se en­tre­gó a la Po­li­cía.

“Fue una lo­cu­ra del mo­men­to; yo es­ta­ba con ra­bia por den­tro”, de­cla­ró an­te la Jus­ti­cia, se­gún cons­ta en el ex­pe­dien­te al que ac­ce­dió El Ob­ser­va­dor.

Cuan­do era ni­ño, Ni­co­de­lla fue cas­ti­ga­do de for­ma cruel por su pa­dre, se­gún cons­ta en el ex­pe­dien­te ju­di­cial de su cau­sa. Cuan­do le pre­gun­ta­ron por qué lo ma­tó, res­pon­dió: “Por el mal­tra­to psi­co­ló­gi­co y fí­si­co que me ha cau­sa­do du­ran­te to­da mi vi­da. Me pe­ga­ba con un cin­to a mí y a mis her­ma­nos, nos ha­cía hin­car de ro­di­llas so­bre maíz”.

La Jus­ti­cia pi­dió una pe­ri­cia psi­quiá­tri­ca pa­ra sa­ber si Ni­co­de­lla es­ta­ba en sus ca­ba­les. La fo­ren­se de­ter­mi­nó que el ho­mi­ci­da era “ca­paz de apre­ciar el ca­rác­ter ilí­ci­to de sus con­duc­tas”.

Blan­qui­llo

Los ca­sos de pa­rri­ci­dios son ais­la­dos. Ca­da tan­to hay no­ti­cias de al­guno, pe­ro el Po­der Ju­di­cial no lle­va una es­ta­dís­ti­ca ya que se tra­ta de ho­mi­ci­dios con el agra­van­te de ser en­tre fa­mi­lia di­rec­ta y es di­fí­cil dis­cri­mi­nar pa­ra te­ner un da­to glo­bal. El úl­ti­mo di­vul­ga­do por me­dios de co­mu­ni­ca­ción en Uru­guay ocu­rrió el 30 de abril de es­te año en Blan­qui­llo (Du­razno), y tu­vo co­mo pro­ta­go­nis­ta a un jo­ven de 17 años que ma­tó a su pa­dre de dos ti­ros en la ca­be­za. El pa­rri­ci­da re­la­tó con lu­jo de de­ta­lles an­te la Po­li­cía su de­li­to, y ase­gu­ró que tan­to él co­mo su her­mano de 15 años eran víc­ti­mas de vio­len­cia por par­te de su pa­dre.

El jo­ven no so­por­tó más el mal­tra­to de su pro­ge­ni­tor y lue­go de ir­se a la ca­ma en la no­che del do­min­go 30 de abril, es­pe­ró a que su pa­dre – de 54 años– se dur­mie­ra pa­ra to­mar un ri­fle y dis­pa­rar.

El jo­ven con­tó que el pa­dre les pe­ga­ba con re­ben­ques e in­clu­so te­nía pi­ca­nas pa­ra cas­ti­gar­los, ele­men­tos que lue­go fue­ron en­con­tra­dos du­ran­te los alla­na­mien­tos en la ca­sa. “Su pro­ge­ni­tor era con­tro­la­dor y vio­len­to, los cas­ti­ga­ba cuan­do no ha­cían lo que él que­ría (…). No le per­mi­tía a nin­guno (de sus hi­jos) te­ner amis­ta­des, ni vin­cu­lar­se con otros in­te­gran­tes de la fa­mi­lia. Los hi­zo acos­tar en el pi­so, uti­li­zó la pi­ca­na y ade­más los gol­peó con los pies. Lue­go les de­cía que si les que­da­ba al­gu­na mar­ca en el cuer­po, re­fi­rie­ran a su ma­dre que ha­bían te­ni­do una pe­lea con ami­gos o que se ha­bían gol­pea­do”, di­ce el au­to de pro­ce­sa­mien­to con ba­se en la de­cla­ra­ción del pa­rri­ci­da. El jo­ven fue in­ter­na­do en de­pen­den­cias de INAU.

“El pa­dre es siem­pre un ele­men­to trau­má­ti­co en la vi­da de to­do su­je­to”

Mercedes Igle­sias

PSIQUIATRA

“Los he­chos es­tán he­chos, no voy a defender a mi hi­jo” Nor­ma Ce­drés

MA­DRE DE LEO­NAR­DO CÁ­CE­RES, QUIEN

MA­TÓ A SU PA­DRE EN OC­TU­BRE DE 2015

M. VIGGIANO

Los ex­pe­dien­tes ju­di­cia­les de los ca­sos de Cá­ce­res y Ni­co­de­lla, ocu­rri­dos am­bos en oc­tu­bre de 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.