“No hay un de­no­mi­na­dor co­mún pa­ra de­fi­nir al pa­rri­ci­da”

El Observador Fin de Semana - - Tema - RO­BER­TO MOSERA

¿Qué lle­va a una per­so­na a ma­tar al pa­dre?

Creo que no hay un de­no­mi­na­dor co­mún pa­ra de­fi­nir al pa­rri­ci­da. Usual­men­te, lo que uno ha vis­to, es que de­trás de ese ho­mi­ci­dio hay una pa­to­lo­gía psi­quiá­tri­ca gra­ve. Pe­ro no hay un pa­trón o de­no­mi­na­dor co­mún pa­ra to­dos los pa­rri­ci­das. Hu­bo un ca­so por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, (al hi­jo) le con­ve­nía por lo que sea que el pa­dre es­tu­vie­ra muer­to y lo ma­tó. Igual hay una pa­to­lo­gía y una es­truc­tu­ra de per­so­na­li­dad que ha­ce que no ten­ga esa re­so­nan­cia afec­ti­va que ten­dría pa­ra otras per­so­nas o pa­ra uno el ma­tar al pa­dre. ¿ Ma­to a mi pa­dre y no me im­por­ta? Eso es una es­truc­tu­ra de per­so­na- li­dad fre­cuen­te­men­te an­ti­so­cial, don­de hay una for­ma de ser, don­de no su­fren por las con­se­cuen­cias de sus con­duc­tas.

¿Qué víncu­lo tie­nen los pa­rri­ci­dios con el com­ple­jo de Edi­po?

Esa con­flic­ti­va edí­pi­ca, por lo me­nos des­de el psi­coa­ná­li­sis,

en reali­dad es una eta­pa nor­mal del desa­rro­llo de los in­di­vi­duos, don­de hay un conflicto del hi­jo con el pa­dre, que quie­re es­tar con la ma­dre. Pe­ro es nor­mal y to­dos pa­sa­ría­mos por eso. Es­tá muy le­jos de que­rer ma­tar al pa­dre pa­ra que­dar­se con la ma­dre. Eso no ex­pli­ca un pa­rri­ci­dio, no al­can­za.

¿Có­mo es­ta­ble­ce que una per­so­na no es cons­cien­te de sus con­duc­tas?

Des­de la clí­ni­ca, ha­cien­do un diagnóstico, y a ba­se de ello, plan­tea­mos impu­tabi­li­dad. La impu­tabi­li­dad o no es un ve­re­dic­to ju­di­cial, no es un ve­re­dic­to mé­di­co. No­so­tros le da­mos to­da la in­for­ma­ción al juez, pa­ra que el juez lo de­cla­re inimpu­table.

¿Las dro­gas pue­den ser un fac­tor de ries­go pa­ra un pa­rri­ci­dio?

Las dro­gas pue­den pro­vo­car cua­dros psi­có­ti­cos. La ma­rihua­na pue­de pro­vo­car cua­dros psi­có­ti­cos. To­dos los psi­quia­tras clí­ni­cos que he­mos tra­ba­ja­do mu­chos años, to­dos te­ne­mos al­gún pa­cien­te que hi­zo una psi­co­sis de­li­ran­te agu­da por ma­rihua­na. Ni ha­blar otras dro­gas co­mo la pas­ta ba­se. Por su­pues­to que hay un cua­dro clí­ni­co y un diagnóstico que son tras­tor­nos psi­có­ti­cos pro­vo­ca­dos por sus­tan­cias.

¿Se reha­bi­li­ta un pa­rri­ci­da?

¿Un pa­rri­ci­da que tie­ne un tras­torno bi­po­lar? ¿Un pa­rri­ci­da que tie­ne una es­qui­zo­fre­nia? ¿Un pa­rri­ci­da que es un anor­mal, es de­cir, un tras­torno an­ti­so­cial de per­so­na­li­dad? No es lo mis­mo. De­be­mos ha­cer­nos la pre­gun­ta de qué pro­ble­ma tie­ne ese pa­rri­ci­da, y uno ade­más es bio­ló­gi­ca­men­te op­ti­mis­ta, aun­que la reali­dad a ve­ces nos ha­ce du­dar de ese op­ti­mis­mo. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.