Lo que pa­sa­ría si Sen­dic re­nun­cia­ra

¿De­be­rá ir­se? ¿Quién lo su­ce­de­ría? ¿Qué efec­tos po­lí­ti­cos ge­ne­ra­ría?

El Observador Fin de Semana - - Perfil - NEL­SON FER­NÁN­DEZ Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Va­rias pre­gun­tas so­bre­vue­lan el ám­bi­to po­lí­ti­co: ¿qué pa­sa­ría si Raúl Sen­dic se vie­ra obli­ga­do a re­nun­ciar al car­go? ¿ De­be­rá en­fren­tar más pro­ble­mas que lo em­pu­jen a una de­ci­sión irre­vo­ca­ble? ¿Cuá­les se­rían las con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas?

¿El li­bro que el mar­tes lle­ga a li­bre­rías y que gi­ra so­bre sus es­tu­dios y ac­tua­ción po­lí­ti­ca, trae­rá más sor­pre­sas que ha­gan que el res­pal­do del Fren­te Am­plio no pue­da man­te­ner­se?

¿Quién asu­mi­ría el car­go en ca­so que una re­nun­cia se con­cre­ta­ra?

¿Hay an­te­ce­den­tes de al­go así? El úni­co ca­so de un vi­ce­pre­si­den­te que re­nun­ció es el de Jor­ge Sa­pe­lli, pe­ro no por es­tar obli­ga­do a ha­cer­lo, sino por su desacuer­do con el gol­pe de es­ta­do (del que en es­tos días se cum­plen 44 años). No ca­yó él; ca­yó la de­mo­cra­cia, y Sa­pe­lli re­cha­zó pre­si­dir el le­gis­la­ti­vo de fac­to.

Es cier­to que la lis­ta de vi­ce­pre­si­den­tes es más cor­ta que la de pre­si­den­tes, por­que esa fi­gu­ra se creó en la Cons­ti­tu­ción de

1934 y ade­más no exis­tió en­tre

1952 y 1967, cuan­do el Eje­cu­ti­vo era co­le­gia­do (Con­se­jo Na­cio­nal de Go­bierno).

Pre­si­den­tes que re­nun­cia­ron hu­bo va­rios: Santos en 1886, La­to­rre en 1880, Ellau­ri en 1875, Va­re­la en 1876 y Vidal en 1886, lo que se dio en una épo­ca de tur­bu­len­cias po­lí­ti­cas e ins­ti­tu­cio­na­les.

Por lo tan­to, no hay an­te­ce­den­tes de una re­nun­cia for­za­da de un vi­ce­pre­si­den­te en de­mo­cra­cia a cau­sa de un de­te­rio­ro po­lí­ti­co.

Los pe­rio­dis­tas del pro­gra­ma Sue­na tre­men­do, de El Es­pec­ta­dor, de­ba­tie­ron al ai­re so­bre el ca­so y uno de sus con­duc­to­res, Die­go Zas, hi­zo dos afir­ma­cio­nes. Pri­me­ro, di­jo que es­tá con­ven­ci­do de que se ha­rán pú­bli­cas otras cues­tio­nes com­pli­ca­das pa­ra Sen­dic. Y se­gun­do, que si el vi­ce­pre­si­den­te tu­vie­ra que re­nun­ciar, el im­pac­to es que el Fren­te Am­plio “le de­ja en ban­de­ja la elec­ción a la opo­si­ción”.

El pro­ble­ma de Sen­dic, más que en la pro­pia in­ves­ti­ga­ción so­bre su ges­tión, es la com­bi­na­ción del de­te­rio­ro de po­pu­la­ri­dad con la pér­di­da de po­der po­lí­ti­co.

Al co­men­zar es­te go­bierno go­za­ba de sim­pa­tía de 42%, y en la úl­ti­ma me­di­ción que fue en abril, so­lo dos años des­pués, tu­vo ape­nas 14% (en­cues­ta de Equipos Con­sul­to­res). Y el re­sul­ta­do es peor si se con­si­de­ra el re­sul­ta­do ne­to de la res­ta de “sim­pa­tía” y “an­ti­pa­tía”, por­que en esos dos años pa­só de te­ner un sal­do po­si­ti­vo y es­ti­mu­lan­te (+10%) a otro ne­ga­ti­vo y dra­má­ti­co (-56%).

La pér­di­da de po­der vino ata­da a los es­cán­da­los, a la pre­sión que ejer­ció la opo­si­ción res­pec­to a la ges­tión en ANCAP y el re­sul­ta­do de­fi­ci­ta­rio de mu­chos años, a los cues­tio­na­mien­tos se­ve­ros des­de la in­ter­na de la iz­quier­da, y so­bre to­do, a la ma­la de­fen­sa que hi­zo el pro­pio vice y su gru­po. La for­ma de en­fren­tar los pro­ble­mas fue fun­da­men­tal en la caí­da.

Tam­bién lo afec­tó la de­fen­sa que le hi­zo el Fren­te Am­plio, que se preo­cu­pó de ce­rrar fi­las, pe­ro sin mos­trar con­ven­ci­mien­to, y con los ar­gu­men­tos de que se tra­ta de un ata­que de la de­re­cha y una cons­pi­ra­ción con­tra Sen­dic.

El Fren­te ha apa­re­ci­do co­mo so­li­da­rio con Sen­dic, pe­ro lo ha em­pu­ja­do más a la puer­ta de sa­li­da, por­que mien­tras el en­sa­yo de de­fen­sa fue muy po­bre, en la in­ter­na lo han es­ta­do cul­pan­do del desáni­mo de sus mi­li­tan­tes, de la pér­di­da de vo­tan­tes y del fe­nó­meno de los “de­sen­can­ta­dos”.

Sen­dic no tie­ne la cul­pa, es una ex­cu­sa. Na­die aban­do­na un par­ti­do, y más a uno que lo acom­pa­ñó to­da su vi­da po­lí­ti­ca, por un ca­so así. Es co­mo si un ma­tri­mo­nio se di­vor­cia­ra por un he­cho pun­tual: la pa­re­ja se abri­rá por­que el amor se ago­tó, no por­que uno de sus hi­jos ha­ga al­go in­de­bi­do.

Al­go si­mi­lar ocu­rre con el dipu­tado Gon­za­lo Mu­ji­ca, que al de­jar el Fren­te Am­plio le hi­zo per­der la ma­yo­ría ab­so­lu­ta al ofi­cia­lis­mo en Re­pre­sen­tan­tes. “Al per­der el vo­to 50 nos que­da­mos sin agen­da”, comentan va­rios le­gis­la­do­res fren­team­plis­tas. Mu­ji­ca es la ex­cu­sa pa­ra re­co­no­cer que “no hay agen­da” más allá de la Ren­di­ción de Cuen­tas y al­gún otro proyecto, pe­ro si no la hay, es por­que no lo­gran mar­car­la, y no por­que los aban­do­nó un dipu­tado.

En­ton­ces, va­ya­mos a las pre­gun­tas dis­pa­ra­do­ras. –¿Pue­den apa­re­cer más pro­ble­mas pa­ra Sen­dic? Sí. La editorial Pla­ne­ta anun­ció que el mar­tes lan­zan el li­bro Sen­dic, la ca­rre­ra del hi­jo pró­di­go, de Patricia Ma­drid y Vi­via­na Rug­gie­ro, y el te­ma vol­ve­rá a es­tar en el de­ba­te, mien­tras el tri­bu­nal de con­duc­ta po­lí­ti­ca del Fren­te Am­plio pro­ce­de a ana­li­zar com­pras he­chas por el vi­ce­pre­si­den­te pa­ga­das con tar­je­ta de ANCAP. Y des­pe­jar du­das de eso, no es sen­ci­llo. To­do con­du­ce a que la per­ma­nen­cia en el car­go se la ha­ga más pe­sa­da (in­clu­so hoy se reúnen di­ri­gen­tes de la 711 que es­tán abrien­do ca­mino pro­pio y eso de­ja a Sen­dic más de­bi­li­ta­do).

– ¿Quién lo su­ce­de­ría? La Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce que el car­go es pa­ra “el se­na­dor pri­mer ti­tu­lar de la lis­ta más vo­ta­da del par­ti­do po­lí­ti­co por el cual fue­ron elec­tos” pre­si­den­te y vice. En es­te ca­so, el le­ma es Fren­te Am­plio y la lis­ta es la del MPP, y por or­den son: Jo­sé Mu­ji­ca, Lu­cía To­po­lansky, Eduar­do Bo­no­mi (que es­tá en uso de li­cen­cia, por ser mi­nis­tro), Er­nes­to Agaz­zi (re­nun­ció y no que­da en la lí­nea su­ce­so­ria), Luis Al­ma­gro (igual que el an­te­rior) y Patricia Aya­la.

Aun­que no es­tá es­ti­pu­la­do, si Mu­ji­ca pre­ten­die­ra asu­mir, se abri­ría un de­ba­te en la Cor­te Elec­to­ral res­pec­to a la in­ha­bi­li­ta­ción re­elec­cio­nis­ta, por­que aun­que no es­tá cla­ro en las nor­mas, el es­pí­ri­tu es que el pre­si­den­te no pue­de ser re­elec­to, y si se die­ra es­to por vá­li­do, se pres­ta­ría a una tram­pa elec­to­ral. Des­pe­ja­do eso, que­da­ría To­po­lansky (que ha­bía anun­cia­do su re­nun­cia pe­ro se que­dó), Bo­no­mi (si de­ja­ra el mi­nis­te­rio) o la exin­ten­den­ta de Ar­ti­gas.

¿Cuál se­ría la con­se­cuen­cia po­lí­ti­ca? Sen­dic en el go­bierno es un do­lor de ca­be­za per­ma­nen­te pa­ra el Fren­te, y a la vez, un ob­je­ti­vo fá­cil pa­ra la opo­si­ción.

Si cae, ¿fa­vo­re­ce a la opo­si­ción? El da­ño ya es­tu­vo he­cho, pe­ro no por­que Sen­dic lo ha­ya pro­vo­ca­do. Y ade­más, ¿ac­tuó so­lo en ANCAP? ¿Na­die sa­bía lo que pa­sa­ba en el en­te? ¿ ANCAP fue el úni­co en­te en el que hu­bo gas­to exa­ge­ra­do y “ge­ne­ro­si­dad” con di­ne­ro pú­bli­co?

En ese es­ce­na­rio, ¿una re­nun­cia de Sen­dic es un gol­pe mortal pa­ra el Fren­te Am­plio o un ali­vio que le per­mi­te rear­mar­se pa­ra dar me­jor com­pe­ten­cia en 2019?

Sen­dic ha es­ta­do tan des­gas­ta­do que aun­que una even­tual re­nun­cia cons­ti­tu­ya un he­cho his­tó­ri­co sin an­te­ce­den­tes, se­gu­ra­men­te el fa­llo ju­di­cial so­bre ANCAP –sea cual sea– ten­ga más efec­to po­lí­ti­co que su re­nun­cia.

Res­pec­to a la en­tre­ga en ban­de­ja de la elec­ción fal­ta mu­cho pa­ra oc­tu­bre de 2019 y jus­ta­men­te eso es lo que lla­ma la aten­ción, por­que el ofi­cia­lis­mo da sig­nos de ago­ta­mien­to, cuan­do le que­da 45% del pe­río­do efec­ti­vo de go­bierno. Ahí es­tá el pro­ble­ma: en la “fal­ta de agen­da” (que no es cul­pa de Gon­za­lo Mu­ji­ca), en la au­sen­cia de ge­ne­ra­ción de es­pe­ran­zas, en la trans­mi­sión de en­re­dos, en las di­fi­cul­ta­des de li­de­raz­go de las co­rrien­tes in­ter­nas, en la fal­ta de sin­to­nía con la opi­nión pú­bli­ca, por­que no en­tien­den có­mo la gen­te se que­ja de la eco­no­mía mien­tras cre­ce el PIB, o por qué se la­men­tan de la in­se­gu­ri­dad si hay ba­ja en la can­ti­dad de ra­pi­ñas.

Si cae Sen­dic no ha­brá en­tre­ga en ban­de­ja de la elec­ción: por­que el Fren­te Am­plio ya ha ce­di­do esa ban­de­ja. Aho­ra no la tie­ne y de­be dispu­tar­la. La opo­si­ción tam­po­co la tie­ne, pe­ro el es­ce­na­rio ha mu­ta­do de un fa­vo­ri­tis­mo pa­ra la iz­quier­da a un plano de com­pe­ten­cia.

Pa­ra el Fren­te Am­plio, in­de­pen­dien­te­men­te de Sen­dic, la ma­la no­ti­cia es que ya es­tá en­tre­gan­do la ban­de­ja. Y la bue­na es que si reac­cio­na en se­rio es­tá a tiem­po de re­cu­pe­rar­la. Pe­ro no le se­rá fá­cil. •

D. BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.