Al­gu­nos te­mas de ne­ce­sa­rio de­ba­te

Nue­vos de­re­chos, tri­bu­ta­ción, po­lí­ti­cas so­cia­les y la­bo­ra­les, edu­ca­ción

El Observador Fin de Semana - - Perfil - OS­CAR A. BOTTINELLI www.fac­tum.uy

En la ac­tua­li­dad, los ac­to­res po­lí­ti­cos y los co­mu­ni­ca­do­res pre­sen­tan la com­pe­ten­cia po­lí­ti­ca esen­cial­men­te co­mo una ca­rre­ra, don­de el ele­men­to cen­tral del re­la­to es cuán ade­lan­te o cuan atrás va ca­da co­rre­dor. De ahí que el ele­men­to cen­tral sean las en­cues­tas o las per­cep­cio­nes pro­pias o aje­nas, que las en­cues­tas se dis­cu­tan en fun­ción de cuán cer­ca o cuán le­jos den a ca­da quién res­pec­to a sus pro­pias per­cep­cio­nes, y mu­chas ve­ces sin aten­der a que se es­tá en pre­sen­cia de un pro­ce­so elec­to­ral ex­tra­ño en que to­das las in­fe­ren­cias de in­ten­ción de vo­to es­tán lle­nas de con­di­cio­nan­tes; qui­zás es uno de los mo­men­tos en que ca­da por­cen­ta­je de­be ir acom­pa­ña­do de un con­jun­to de “if”, de di­se­ño del es­ce­na­rio en que ese por­cen­ta­je re­sul­ta vá­li­do.

Pe­ro mu­chas de las fir­me­zas y de las du­das en la in­ten­ción de vo­to, o en las pre­fe­ren­cias, o en las sim­pa­tías, obe­de­cen a po­si­cio­na­mien­tos de fon­do so­bre un con­jun­to de te­mas. Pa­ra el grue­so de la gen­te no es de to­tal cla­ri­dad la pos­tu­ra de par­ti­dos, sec­to­res y lí­de­res en re­la­ción a un con­jun­to de te­mas de sin­gu­lar en­ti­dad. Pre­ci­sa­men­te se no­ta co­mo una ne­ce­si­dad de de­ba­te, de de­ba­te en­tre los ac­to­res po­lí­ti­cos y de con­fron­ta­ción de co­mu­ni­ca­do­res con po­lí­ti­cos. Hay un ries­go muy gran­de que en los pró­xi­mos dos años la dis­cu­sión que­de cen­tra­da o en los erro­res y de­fec­tos de ca­da cuál, de ca­da par­ti­do, sec­tor o per­so­na, o en la ca­pa­ci­dad ge­ren­cial de ca­da uno. Sin du­da no es na­da me­nor -y se de­mues­tra de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca- que de na­da va­len gran­des pro­pó­si­tos o bue­nas ideas, si no hay ex­per­ti­se pa­ra lle­var­las ade­lan­te, si no hay ca­pa­ci­dad de ate­rri­za­je. Pe­ro la ca­pa­ci­dad de ges­tión, el ex­per­ti­se ge­ren­cial, po­co sir­ven si no se sa­be a dón­de se quie­re ir ni qué se quie­re ha­cer. Al go­ber­nar to­da de­ci­sión tie­ne un tras­fon­do ideo­ló­gi­co, una de­fi­ni­ción pre­via so­bre prin­ci­pios y va­lo­res, su ins­crip­ción en una Wel­tans­hauung, en una cos­mo­vi­sión

El in­ven­ta­rio pue­de ser muy ex­ten­so, pe­ro pa­re­ce cla­ro que hay cin­co gran­des áreas que apa­re­cen co­mo las más con­tro­ver­sia­les o las de más ne­ce­sa­ria de­fi­ni­ción pa­ra la ciu­da­da­nía: la nueva agen­da de de­re­chos, la po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria, las po­lí­ti­cas so­cia­les, la po­lí­ti­ca la­bo- ral y la re­for­ma edu­ca­ti­va.

La nueva agen­da de de­re­chos, vas­ta, com­ple­ja, tie­ne cua­tro gran­des te­mas de má­xi­ma con­tro­ver­sia: el abor­to, el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, la adop­ción de hi­jos por pa­re­jas ho­mo­se­xua­les y la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na. Dos acla­ra­cio­nes: se pue­de es­tar en fa­vor del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual y no de la adop­ción, por lo que son de­fi­ni­cio­nes di­fe­ren­tes. El ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio en tan­to igual­dad de los miem­bros de la pa­re­ja no es­tá en la dis­cu­sión, sino el per­mi­tir ma­tri­mo­nios del mis­mo se­xo. Ya en 2014 dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les ade­lan­ta­ron su vo­to fa­vo­ra­ble a la de­ro­ga­ción de la ley del abor­to, de re­plan­tear­se el te­ma a ni­vel le­gis­la­ti­vo. Aho­ra apa­re­ce al­gún le­gis­la­dor y al­gún in­ten­den­te con la pro­pues­ta de des­an­dar to­da la nueva agen­da de de­re­chos.

La po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria, en sen­ti­do am­plio, tie­ne co­mo eje cen­tral y sim­bó­li­co el Im­pues­to a la Ren­ta de las Per­so­nas Fí­si­cas (IRPF) y co­mo ane­xo - des­de el pun­ta de vis­ta po­lí­ti­co- la fac­tu­ra­ción elec­tró­ni­ca, los con­tro­les e ins­pec­cio­nes de la Di­rec­ción Ge­ne­ral Im­po­si­ti­va y del Ban­co de Pre­vi­sión So­cial, gra­vá­me­nes co­mo el IRAE y el IVA ven­tas. La pri­me­ra par­te afec­ta a las ca­pas me­dias en sen­ti­do am­plio (des­de asa­la­ria­dos de ni­vel me­dio o me­dio ba­jo) y la se­gun­da par­te afec­ta, ade­más del IRPF, en una se­gun­da afec­ta­ción, a las ca­pas me­dio al­tas: asa­la­ria­dos de in­gre­sos me­dio al­tos a al­tos, pro­fe­sio­na­les li­be­ra­les, tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia, pe­que­ños y me­dia­nos em­pren­de­do­res.

So­bre las po­lí­ti­cas so­cia­les se con­tro­vier­te la exis­ten­cia de las mis­mas, o sus re­sul­ta­dos, o cuán­to y en qué di­men­sión hay o no hay con­tra­par­ti­da de lo be­ne­fi­cia­rios, cuál es la uti­li­dad real de las mis­mas. Es un dis­cu­sión que par­te de la acep­ta­ción ge­ne­ral de la ne­ce­si­dad de po­lí­ti­cas del Es­ta­do ha­cia las per­so­nas más in­de­fen­sas eco­nó­mi­ca y so­cial­men­te, pe­ro a par­tir de ese con­sen­so bá­si­co sur­gen di­fe­ren­cias enor­mes.

So­bre la po­lí­ti­ca la­bo­ral no hay una dis­cu­sión fran­ca y abier­ta que la cues­tio­ne en el ám­bi­to po­lí­ti­co, pe­ro en el ám­bi­to so­cial, es­pe­cí­fi­ca­men­te en de­ter­mi­na­dos sec­to­res em­pre­sa­rios, se ha­bla ca­da vez más fuerte de la ne­ce­si­dad de una fle­xi­bi­li­za­ción o ba­ja de las re­gu­la­cio­nes la­bo­ra­les, con­si­de­ra­das cau­san­tes de des­em­pleo o fre­nan­tes del em­pleo. A ello se agre­ga, des­de sec­to­res em­pre­sa­ria­les pe­ro tam­bién des­de bue­na par­te de la opo­si­ción tra­di­cio­nal, el cues­tio­na­mien­to al fuerte pa­pel po­lí­ti­co del sin­di­ca­lis­mo y su vin­cu­la­ción con el ac­tual go­bierno o con la ac­tual fuer­za po­lí­ti­ca go­ber­nan­te.

Fi­nal­men­te que­da el te­ma edu­ca­ti­vo. No apa­re­cen con cla­ri­dad los pro­yec­tos ni las pro­pues­tas al­ter­na­ti­vas, sino que el de­ba­te trans­cu­rre con mu­chos so­bre­en­ten­di­dos y múl­ti­ples con­sen­sos que ocul­tan gran­des di­sen­sos. Pe­ro cuan­do se ras­ca más a fon­do, hay una lí­nea di­vi­so­ria fuerte en quie­nes apues­tan al es­que­ma tra­di­cio­nal de con­duc­ción cen­tra­li­za­da es­ta­tal y quie­nes apues­tan a una ma­yor par­ti­ci­pa­ción pri­va­da en la ges­tión, o una ma­yor des­cen­tra­li­za­ción o au­to­ges­tión de co­lec­ti­vos de pa­dres o de spon­sors pri­va­dos. En­tre un la­do y otro de la lí­nea di­vi­so­ria hay mu­chas fa­ce­tas mix­tas, ya que no se tra­ta de un proyecto o lo opues­to al mis­mo, sino de la exis­ten­cia de mu­chos matices. Sin em­bar­go, la dis­cu­sión ac­tual pa­sa más bien por el mon­to de los re­cur­sos des­ti­na­dos a la edu­ca­ción pú­bli­ca y a la par­ti­ci­pa­ción de di­ne­ros pú­bli­cos en la edu­ca­ción pri­va­da (fun­da­men­tal­men­te por la de­duc­ción de im­pues­tos en las do­na­cio­nes o la pro­pues­ta de de­duc­ción de las cuo­tas de los co­le­gios en el IRPF).

Hay mu­cha te­la pa­ra cor­tar, mu­cho pa­ra de­ba­tir, mu­cho pa­ra que par­ti­dos, sec­to­res y can­di­da­tos cla­ri­fi­quen. Y es­to es más im­por­tan­te y de­ci­si­vo que el po­si­cio­na­mien­to pun­tual en ca­da vuel­ta de la ca­rre­ra. •

N. GARRIDO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.