¿Uru­gua­yos xe­nó­fo­bos?

Si en­fren­ta­mos a Uru­guay a un nue­vo es­pe­jo, a uno cons­trui­do a par­tir de la evi­den­cia dis­po­ni­ble, nos to­pa­re­mos con una so­cie­dad de cla­ros­cu­ros

El Observador Fin de Semana - - Perfil - RAFAEL PORZECANSKI Es­pe­cial pa­ra ElOb­ser­va­dor

Las so­cie­da­des sue­len ele­gir es­pe­jos y na­rra­ti­vas que les ofrez­can una ima­gen edul­co­ra­da y em­be­lle­ci­da. Un ex­ten­di­do re­la­to sos­tie­ne que los uru­gua­yos so­mos un país con una lar­ga tra­di­ción de puer­tas abier­tas a la in­mi­gra­ción y con­for­ma­do por fa­mi­lias pro­ce­den­tes de muy di­ver­sas cul­tu­ras y na­cio­nes.

Es­ta na­rra­ti­va su­fre de se­rios pro­ble­mas al ser con­tras­ta­da con la evi­den­cia his­tó­ri­ca. Ocul­ta que nues­tros an­te­pa­sa­dos pre­fi­rie­ron, una y otra vez, la in­mi­gra­ción blan­ca, cris­tia­na y eu­ro­pea y, en lo po­si­ble, ca­li­fi­ca­da y prós­pe­ra. Nues­tra pri­me­ra ley mi­gra­to­ria, de 1890, por ejem­plo, prohi­bía ex­plí­ci­ta­men­te la in­mi­gra­ción asiá­ti­ca y afri­ca­na. Dé­ca­das más tar­de, se apro­ba­rían un de­cre­to que im­pe­día la en­tra­da al país de ex­tran­je­ros que ca­re­cie­ran de “re­cur­sos pa­ra sub­sis­tir por el tér­mino de un año” (1932) y la ley 9.604 (1936) que, re­for­za­da con de­cre­tos y or­de­nan­zas pos­te­rio­res, le ce­rra­ría de fac­to las puer­tas a la in­mi­gra­ción ma­si­va de po­bla­ción ju­día eu­ro­pea, so­me­ti­da por en­ton­ces a las ga­rras del na­zis­mo.

Ha­ce po­cos días, esa na­rra­ti­va au­to­com­pla­cien­te vol­vió a que­dar en fue­ra de jue­go tras la di­vul­ga­ción de al­gu­nas es­ta­dís­ti­cas so­bre los uru­gua­yos y sus ac­ti­tu­des ha­cia la in­mi­gra­ción. La en­cues­ta, rea­li­za­da por el Pro­gra­ma de Po­bla­ción de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca, re­ve­la que el 45% desaprue­ba la lle­ga­da de “in­mi­gran­tes ex­tran­je­ros a vi­vir aquí”. Adi­cio­nal­men­te, 49% re­cha­za la in­mi­gra­ción por­que su­po­ne una com­pe­ten­cia por pues­tos de tra­ba­jo y 47% opi­na que los uru­gua­yos de­be­rían te­ner pre­fe­ren­cia so­bre los ex­tran­je­ros a la ho­ra de ac­ce­der a un ser­vi­cio bá­si­co co­mo la sa­lud. Al co­no­cer­se es­tos y otros da­tos si­mi­la­res, so­na­ron al­gu­nas cam­pa­nas me­diá­ti­cas en­tre asom­bra­das, alar­ma­das y alar­mis­tas. Sin em­bar­go, al­gu­nos matices son ne­ce­sa­rios pa­ra evi­tar la cons­truc­ción de una na­rra­ti­va in- ver­sa, una es­pe­cie de le­yen­da ne­gra so­bre los uru­gua­yos y la in­mi­gra­ción que se­ría igual de dis­tor­sio­na­da que el vie­jo mi­to del Uru­guay in­clu­si­vo y de puer­tas abier­tas.

En pri­mer lu­gar, es erró­neo de­du­cir que cer­ca de la mi­tad de los uru­gua­yos son chau­vi­nis­tas y xe­nó­fo­bos. La en­cues­ta men­cio­na­da ob­via­men­te arro­ja sig­nos preo­cu­pan­tes pe­ro no dis­po­ne de in­di­ca­do­res más “du­ros” de xe­no­fo­bia co­mo, por ejem­plo, los vinculados con la pre­dis­po­si­ción a en­ta­blar víncu­los so­cia­les “in­ten­sos” con in­mi­gran­tes (ve­cin­dad, amis­ta­des y pa­re­ja en­tre otros). Al res­pec­to, en la úl­ti­ma edi­ción de la En­cues­ta Mun­dial de Va­lo­res so­lo 2% de los uru­gua­yos men­cio­nó que le mo­les­ta­ría te­ner in­mi­gran­tes co­mo ve­ci­nos. Com­pá­re­se ese gua­ris­mo con el 44% de los co­rea­nos, 41% de los sud­afri­ca­nos, 31% de los tur­cos o 32% de los ru­sos, en­tre mu­chos otros ca­sos.

En se­gun­do lu­gar, si tu­vié­se­mos un por­cen­ta­je de com­pa­trio­tas con una xe­no­fo­bia mar­ca­da y mi­li­tan­te, es­ta reali­dad es­ta­ría pro­ba­ble­men­te cris­ta­li­za­da en mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos de fuerte re­tó­ri­ca an­ti­in­mi­gra­to­ria, en sin­to­nía con los par­ti­dos de ul­tra­de­re­cha eu­ro­peos o el ala del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en­ca­be­za­da por Do­nald Trump. Na­da de eso ha ocu­rri­do aquí. A la in­ver­sa, en 2008 y 2014 el país apro­bó dos le­yes pio­ne­ras en la re­gión (18.250 y 19.254), al­ta­men­te fa­vo­ra­bles a la in­mi­gra­ción abier­ta, des­mar­cán­do­se de su vie­ja le­gis­la­ción res­tric­ti­va. De to­dos mo­dos, es una pre­gun­ta abier­ta qué su­ce­de­ría con nues­tra tem­pla­da y so­te­rra­da xe­no­fo­bia si el país re­ci­bie­se a fu­tu­ro olea­das ma­si­vas de in­mi­gran­tes en lu­gar del mo­des­to vo­lu­men que re­ci­be en la ac­tua­li­dad.

Fi­nal­men­te, to­da en­cues­ta so­bre ac­ti­tu­des de­be ser re­for­za­da y com­ple­men­ta­da por es­tu­dios so­bre con­duc­tas es­pe­cí­fi­cas. Al res­pec­to, la evi­den­cia tes­ti­mo­nial so­bre las úl­ti­mas olea­das mi­gra­to­rias ( ma­yor­men­te la­ti­noa­me­ri­ca­nas) y su re­la­ción con los uru­gua­yos es mix­ta. En al­gu­nos ca­sos hay vi­ven­cias de dis­cri­mi­na­ción fre­cuen­tes por el per­fil so­cio­eco­nó­mi­co y ét­ni­co- ra­cial de los in­mi­gran­tes; los do­mi­ni­ca­nos y los pe­rua­nos son cla­ros ejem­plos. En otros ca­sos, hay una bue­na vin­cu­la­ción en ám­bi­tos in­ter­per­so­na­les pe­ro mar­ca­dos pro­ble­mas de in­ser­ción en el mer­ca­do la­bo­ral, tan­to en tér­mi­nos de em­pleo co­mo de sa­la­rio; al­gu­nos ca­sos ve­ne­zo-

la­nos re­co­gi­dos por la pren­sa re­cien­te­men­te pa­re­cen en­ca­jar bien con es­te per­fil. Fi­nal­men­te, hay un sec­tor mi­no­ri­ta­rio con una ex­pe­rien­cia mi­gran­te re­la­ti­va­men­te exi­to­sa, con ac­ce­so a pues­tos de tra­ba­jo acor­des a su ca­li­fi­ca­ción y con una rá­pi­da in­te­gra­ción en otras di­men­sio­nes.

Si en­fren­ta­mos pues al Uru­guay a un nue­vo es­pe­jo, a uno cons­trui­do a par­tir de la evi­den­cia dis­po­ni­ble, nos to­pa­re­mos con una so­cie­dad de cla­ros­cu­ros. Ha­bla­mos de una so­cie­dad que ses­gó de­ci­di­da­men­te el per­fil de sus in­mi­gran­tes en el pa­sa­do y que hoy, si bien cuen­ta con una le­gis­la­ción in­clu­si­va, tie­ne un sig­ni­fi­ca­ti­vo por­cen­ta­je de po­bla­ción que ob­ser­va la in­mi­gra­ción con te­mor y re­ce­lo y un mer­ca­do la­bo­ral que, en ge­ne­ral, es­tá le­jos de sa­tis­fa­cer los sue­ños mi­gran­tes. •

Ha­bla­mos de una so­cie­dad que ses­gó el per­fil de sus in­mi­gran­tes en el pa­sa­do y que hoy, si bien cuen­ta con una le­gis­la­ción in­clu­si­va, tie­ne un sig­ni­fi­ca­ti­vo por­cen­ta­je de po­bla­ción que ob­ser­va la in­mi­gra­ción con te­mor y re­ce­lo y un mer­ca­do la­bo­ral que, en ge­ne­ral, es­tá le­jos de sa­tis­fa­cer los sue­ños mi­gran­tes

Si tu­vié­se­mos un por­cen­ta­je de com­pa­trio­tas con una xe­no­fo­bia mar­ca­da y mi­li­tan­te, es­ta reali­dad es­ta­ría pro­ba­ble­men­te cris­ta­li­za­da en mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos de fuerte re­tó­ri­ca an­ti­in­mi­gra­to­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.