Nues­tro desamor por las ins­ti­tu­cio­nes

La li­ber­tad de ex­pre­sión de los ciu­da­da­nos es­tá re­cor­ta­da por el ar­bi­trio del apa­ra­to es­ta­tal y de aque­llos que lo con­tro­lan o quie­ren con­tro­lar­lo

El Observador Fin de Semana - - Opinión - ÁL­VA­RO DIEZ DE ME­DI­NA

Es un li­bro que ha he­cho su im­pac­to en ca­si to­do el mun­do sal­vo, cla­ro, en rin­co­nes co­mo el que pa­re­ce que qui­sié­ra­mos ter­mi­nar por con­ver­tir a Uru­guay.

Se ti­tu­la Por qué fra­ca­san los paí­ses. Los orí­ge­nes del po­der, la pros­pe­ri­dad y la po­bre­za. Fue pu­bli­ca­do en 2012 por Da­ron Ace­mo­glu y Ja­mes A. Ro­bin­son. ¿Te­sis? Que no es la geo­gra­fía, la cul­tu­ra, la ba­se eco­nó­mi­ca, las que con­di­cio­nan la pros­pe­ri­dad o inequi­dad de las na­cio­nes, sino la ca­li­dad de sus ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas, en el ca­mino de ha­cer a los go­bier­nos res­pon­sa­bles fren­te a sus elec­to­res y, por en­de, con­cen­trar­los en la ta­rea de con­tri­buir a su li­ber­tad y pros­pe­ri­dad.

Leer­lo es con­fron­tar va­ria­das ex­pe­rien­cias his­tó­ri­cas y, al tiem­po, com­pro­bar có­mo han con­tri­bui­do las eli­tes po­lí­ti­cas uru­gua­yas por de­gra­dar la ca­li­dad ins­ti­tu­cio­nal de la Re­pú­bli­ca, pri­ván­do­la de su con­di­ción de he­rra­mien­ta pa­ra me­jo­rar la vi­da de sus ciu­da­da­nos.

¿Por dón­de co­men­zar? Ig­na­cio Bar­te­sag­hi ha con­sig­na­do, en es­ta mis­ma pá­gi­na, el des­pro­pó­si­to de que fue­ra el pre­si­den­te del Fren­te Am­plio quien anun­cia­ra el cam­bio de la po­lí­ti­ca na­cio­nal en ma­te­ria aran­ce­la­ria, y que lo hi­cie­ra en la abs­ten­ción de un pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y un mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res que ha­cía ape­nas ho­ras ha­cían gár­ga­ras de fe en el li­bre co­mer­cio.

Quie­nes, por en­de, es­tén ana­li­zan­do la po­si­bi­li­dad de em­pren­der una in­ver­sión en el país hoy ya lo sa­ben: to­do pue­de mu­dar, de un día al otro, por obra y gra­cia de su ávi­do fis­co.

A es­ta de­gra­da­ción ins­ti­tu­cio­nal le po­de­mos, cla­ro, en­con­trar su ex­pli­ca­ción: la bom­ba clien­te­lar que el fren­team­plis­mo ha ins­ta­la­do en la es­truc­tu­ra del Es­ta­do. No hay mo­do ya de es­con­der­la: son más de 293 mil car­gos pú­bli­cos, ali­men­ta­dos en 2016 a ra­zón de seis con­tra­tos dia­rios. Rit­mo que se­gui­rá en­gro­san­do los cer­ca de 65 mil con los que el Fren­te Am­plio ha car­ga­do a la pro­duc­ción, la pro­duc­ti­vi­dad y el em­pleo des­de 2004.

Pa­ra el neo­fren­team­plis­ta di­rec­tor de Ser­vi­cio Ci­vil es­tos “víncu­los” pú­bli­cos co­rres­pon­den a “bra­zos” de eje­cu­ción de un pro­gra­ma.

So­mos, sin em­bar­go, gran­des ya, y sa­be­mos que co­rres­pon­den, en su abru­ma­do­ra ma­yo­ría, a gra­sa pre­su­pues­tal de pro­pó­si­to elec­to­ral, asi­mis­mo pre­sen­te en los go­bier­nos de­par­ta­men­ta­les que ad­mi­nis­tran in­ten­den­tes de la opo­si­ción. ¿O no de­bió es­te fun­cio­na­rio mis­mo ex­pli­car en el Par­la­men­to a san­to de qué ha­bía si­do con­tra­ta­do su inex­pe­rien­te hi­jo abo­ga­do co­mo ase­sor mi­nis­te­rial en la apli­ca­ción del nue­vo Código de Pro­ce­so Pe­nal… al que, por lo que ve­mos, po­dría sen­tar­le bien un po­co más de ase­so­ra­mien­to?

La ya in­con­tro­la­ble avi­dez clien­te­lar, la no me­nos in­con­tro­la­ble avi­dez re­gu­la­to­ria que con­lle­va, em­pu­jan­do a sus agen­tes a fis­ca­li­zar­lo to­do, a su­je­tar to­do a res­tric­cio­nes, a im­po­ner al con­tri­bu­yen­te más cos­tos de ges­tión, co­mu­ni­ca­ción, con­ta­bi­li­dad, re­pre­sen­tan otro elo­cuen­te avi­so a los na­ve­gan­tes: la ola de fal­sos de­re­chos y ní­ti­dos re­cor­tes del ám­bi­to de la li­ber­tad irá en ex­pan­sión, y no ha­brá cau­ce ins­ti­tu­cio­nal que la con­ten­ga. El des­tino, por cier­to, de to­do so­cia­lis­mo.

La so­be­ra­nía del ciu­da­dano y su in­di­vi­dua­li­dad son aquí las víc­ti­mas pro­pi­cia­to­rias. Aun cuan­do se afe­rre a los res­tos de ga­ran­tías for­ma­les que la Cons­ti­tu­ción le re­ser­va, se­rá po­co lo que pue­da el ciu­da­dano ha­cer fren­te a las exi­gen­cias de una ado­ce­na­da so­cie­dad así con­ver­ti­da en apla­na­do­ra sui­ci­da, so­lo aler­ta an­te el pri­mer signo de pros­pe­ri­dad a fin de des­plu­mar­lo.

Ni el sen­ti­do an­ces­tral de las li­ber­ta­des po­drá ser­vir de de­fen­sa.

Un dipu­tado na­cio­na­lis­ta pro­po­ne, sin más, la de­ro­ga­ción de la des­pe­na­li­za­ción del abor­to, del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual y de la ven­ta li­bre de ma­rihua­na: es, de in­me­dia­to, con­ver­ti­do en blan­co de los des­co­me­di­dos ata­ques de sus pro­pios com­pa­ñe­ros de ban­ca­da, tal vez tan con­ven­ci­dos co­mo él de esos pos­tu­la­dos, pe­ro in­dis­pues­tos a so­me­ter­los al jui­cio de la opi­nión pú­bli­ca (ex­clu­yo, cla­ro, a la se­na­do­ra Ve­ró­ni­ca Alon­so de es­te pa­so).

Si es­tas tres le­yes fue­ron, en al­gún pun­to, dig­nas de ser de­ba­ti­das… ¿qué ex­clu­ye hoy del co­mer­cio de las ideas el de­ba­te so­bre su de­ro­ga­ción? Ad­mi­ta­mos que sea hoy inopor­tuno lle­var­las allí. O es­té fue­ra ya de ac­tua­li­dad. O sea aún una in­tem­pe­ran­cia fun­da­men­ta­lis­ta del pro­po­nen­te. ¿Pe­ro des­es­ti­mar la dis­cu­sión? ¿Por qué? ¿Des­de cuán­do?

Si­mi­lar si­tua­ción se da en el ca­so del fa­lli­do in­ten­to por ho­me­na­jear la me­mo­ria del Tte. Gral. Gregorio Ál­va­rez en el ám­bi­to es­tric­ta­men­te pri­va­do del Cen­tro Mi­li­tar. ¿Qué lo im­pi­de? ¿Qué nos im­pi­de, en ge­ne­ral, con­me­mo­rar en nues­tros ho­ga­res, clu­bes, pa­rri­lle­ros o ba­ños, a las fi­gu­ras pú­bli­cas de nues­tra elec­ción, por re­pug­nan­tes que pue­dan re­sul­tar­les a los de­más? ¿Qué con­mo­ción y da­ño pú­bli­co sur­ge de ren­dir tri­bu­to a la me­mo­ria de un dic­ta­dor em­pe­ña­do en per­pe­tuar una dic­ta­du­ra, que no sur­ja de, por ejem­plo, ren­dir­le tri­bu­to a Raúl Sen­dic An­to­nac­cio?

Si la hi­po­cre­sía en el ca­so de la pro­pues­ta de­ro­ga­ción de nor­mas es ma­ni­fies­ta­men­te elec­to­ra­lis­ta, la hi­po­cre­sía en el ca­so de la pla­ca en el Cen­tro Mi­li­tar tam­bién lo es: el fu­ror lo des­pier­ta la inopor­tu­ni­dad de des­ve­lar­la en mo­men­tos en que se ana­li­za en el Par­la­men­to la re­for­ma del sis­te­ma pre­vi­sio­nal mi­li­tar. ¿Qué se es­tá di­cien­do? ¿Que de­ben can­jear­se con­vic­cio­nes por ju­bi­la­cio­nes?

Lo que quie­re de­cir­se, en am­bos ca­sos, es que la li­ber­tad de ex­pre­sión de los ciu­da­da­nos es­tá re­cor­ta­da por el ar­bi­trio del apa­ra­to es­ta­tal y de aque­llos que lo con­tro­lan o quie­ren con­tro­lar­lo: sa­qué­mo­nos, pues, las más­ca­ras de de­fen­so­res de los “de­re­chos so­cia­les” y las “li­ber­ta­des de­mo­crá­ti­cas”, que acá so­mos po­cos y nos co­no­ce­mos.

La irres­pon­sa­ble de­ci­sión de con­ver­tir a es­ta y la pró­xi­ma Ren­di­ción de Cuen­tas en pe­que­ñas le­yes pre­su­pues­ta­les abier­tas a la re­ba­ti­ña cor­po­ra­ti­va. La acep­ta­ción sin más de la per­ma­nen­cia en su car­go de un vi­ce­pre­si­den­te con­ver­ti­do en una fi­gu­ra de em­ba­ra­zo­so es­car­nio. Los graz­ni­dos des­cri­mi­na­li­za­do­res que se oye­ran en el Se­na­do en pro­cu­ra de evi­tar dos o más pro­ce­sa­mien­tos, al tiem­po que se in­ten­ta, a la chi­ta ca­llan­do, agra­var las pe­nas en ca­sos de de­frau­da­ción tri­bu­ta­ria. La bo­vi­na in­di­fe­ren­cia con la que se re­ci­be la ale­ga­ción de que un ex­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y un ex­mi­nis­tro po­drían ha­ber si­do re­cep­to­res de fon­dos ra­pi­ña­dos. To­do ello ha­bla a las cla­ras.

Y lo que nos di­ce es que Uru­guay ha de­ci­di­do, a par­tir de 2005 (y si es que no que­re­mos da­tar­lo más atrás), no par­ti­ci­par en la ca­rre­ra por pres­ti­giar sus ins­ti­tu­cio­nes y así ha­cer de ellas una he­rra­mien­ta al ser­vi­cio de las es­pe­ran­zas in­di­vi­dua­les.

Y ello, se lo de­co­re co­mo gus­te, es un proyecto in­digno de hom­bres y mu­je­res li­bres. •

I. GUIMARAENS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.