VEN­TA DE HU­MO

Al­gún pe­so mal ha­bi­do pu­do fi­nan­ciar al MPP en sus orí­ge­nes, pe­ro to­dos los par­ti­dos mues­tran ce­los y es­con­den ca­dá­ve­res

El Observador Fin de Semana - - Fúnebres - MI­GUEL ARREGUI MI­GUE­LA­RRE­GUI@YAHOO.COM

En abril la pe­rio­dis­ta Ma­ría Urru­zo­la pu­bli­có un li­bro en el que se sos­tie­ne que los vie­jos tu­pa­ma­ros fi­nan­cia­ron con ra­pi­ñas par­te de sus ac­ti­vi­da­des tras re­cu­pe­rar la li­ber­tad en 1985. El li­bro aún pro­vo­ca ex­plo­sio­nes aquí y allá, co­mo es­po­le­tas de ac­ción re­tar­da­da.

En 1989 los tu­pa­ma­ros in­gre­sa­ron al Fren­te Am­plio e hi­cie­ron su de­but elec­to­ral ba­jo el pa­ra­guas del Mo­vi­mien­to de Par­ti­ci­pa­ción Po­pu­lar (MPP). En sus ini­cios fue ape­nas un gru­po cua­si mar­gi­nal, con 44.446 vo­tos y dos dipu­tados. Era un tiem­po de de­ba­tes y des­ga­rra­mien­tos. Unos cuan­tos de ellos to­da­vía to­ma­ban en se­rio el co­mu­ni­ca­do Nº 1 de 1967: “La úni­ca vía pa­ra la li­be­ra­ción na­cio­nal y la re­vo­lu­ción so­cia­lis­ta se­rá la lu­cha ar­ma­da”. Otros, en tan­to, ya reivin­di­ca­ban el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, en me­dio de un gran em­bro­llo teó­ri­co. El de­li­rio del hos­pi­tal Fil­tro en agos­to de 1994, la caí­da del “so­cia­lis­mo real” en Eu­ro­pa y el éxi­to elec­to­ral de Ta­ba­ré Váz­quez ter­mi­nó con las du­das de la ma­yo­ría.

Des­pués del in­gre­so de Jo­sé Mu­ji­ca al Par­la­men­to en 1995, aque­lla frá­gil lla­ma ini­cial se trans­for­mó en uno de los ma­yo­res su­ce­sos po­lí­ti­cos de la his­to­ria uru­gua­ya.

Urru­zo­la, quien tra­ba­jó lar­ga­men­te en Bre­cha y otros me­dios, fue cues­tio­na­da por los tu­pa­ma­ros de­bi­do a su an­ti­gua mi­li­tan­cia co­mu­nis­ta y a sus tra­ba­jos en el Mi­des y la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo jun­to con Ana Oli­ve­ra. Ya se sa­be de la lar­guí­si­ma com­pe­ten­cia, cuan­do no ene­mis­tad li­sa y lla­na, en­tre el PCU y la “co­rrien­te” ra­di­cal y la “ten­den­cia com­ba­ti­va”.

En su li­bro Eleute­rio Fer­nán­dez Hui­do­bro – Sin re­mor­di­mien­tos, Urru­zo­la pu­so ba­jo la lu­pa a uno de los fun­da­do­res del MLN, quien, al me­nos des­de 2007 y has­ta su muer­te en 2016, de­ri­vó por sen­das sor­pren­den­tes.

Fer­nán­dez Hui­do­bro es­tu­vo en los orí­ge­nes de los tu­pa­ma­ros, des­de el asal­to en

1963 al Ti­ro Sui­zo, en Nueva Hel­ve­cia, que él con­si­de­ró un sim­ple “es­cru­che”, has­ta la lle­ga­da al go­bierno de Jo­sé Mu­ji­ca, su vie­jo ca­ma­ra­da en ca­la­bo­zos mi­se­ra­bles. Re­dac­tó bue­na par­te de los co­mu­ni­ca­dos y pla­nes po­lí­ti­co-mi­li­ta­res, y es­cri­bió una se­rie de re­la­tos que for­man la “his­to­ria ofi­cial” del mo­vi­mien­to. Sus úl­ti­mos años los vi­vió co­mo mi­nis­tro de De­fen­sa Na­cio­nal, en una ac­ti­tud sim­bió­ti­ca en la que al­gu­nos vie­ron una suer­te de “sín­dro­me de Es­to­col­mo” an­te sus vie­jos enemi­gos.

Urru­zo­la afir­mó que “co­man­dos” tu­pas rea­li­za­ron múl­ti­ples asal­tos en­tre 1985 y

1998, has­ta re­cau­dar unos US$ 20 mi­llo­nes, que usa­ron, al me­nos en par­te, pa­ra fi­nan­ciar ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas del mo­vi­mien­to. La ci­fra, que equi­va­le a US$ 50 mi­llo­nes de hoy, es a to­das lu­ces dis­pa­ra­ta­da. Pe­ro las tu­pa­ban­das o su­per­ban­das fue­ron un he­cho cier­to; o al me­nos es cier­to que al­gu­nos vie­jos tu­pas si­guie­ron ha­cien­do lo que me­jor sa­bían ha­cer.

El li­bro de Urru­zo­la fue en­via­do por el fis­cal de Cor­te, Jor­ge Díaz, a la fis­cal Ste­lla Llo­ren­te, por si ha­lla­ba al­gún vie­jo de­li­to pa­ra in­ves­ti­gar. Llo­ren­te ar­chi­vó el asun­to (en 2015 ha­bía pe­di­do cár­cel pa­ra el ex­tu­pa­ma­ro Héc­tor Amo­dio Pé­rez, de­ve­ni­do en trai­dor; pe­ro Amo­dio era un blan­co fá­cil). La se­ma­na pa­sa­da Pau­la Bar­quet, pe­rio­dis­ta de El País, hi­zo al­go má­gi­co de tan ob­vio: ha­bló con el co­mi­sa­rio re­ti­ra­do Eduar­do Vi­ca Font, ve­te­rano del De­par­ta- men­to de Hur­tos y Ra­pi­ñas. “Fui el au­tor de la de­ba­cle de la tu­pa­ban­da y a mí no me ci­ta­ron”, di­jo el co­mi­sa­rio, en ob­via re­fe­ren­cia a la fis­cal Llo­ren­te. “¿Qui­sie­ron ha­cer al­go? No, hi­cie­ron ven­ta de hu­mo”.

Vi­ca Font na­rró de­ta­lles y afir­mó que en los años de 1990 ope­ra­ban seis ban­das que rea­li­za­ron gran­des asal­tos. Una es­ta­ba in­te­gra­da por po­li­cías y otra por de­lin­cuen­tes co­mu­nes. Pe­ro otras cua­tro fue­ron for­ma­das por vie­jos tu­pa­ma­ros o jó­ve­nes re­clu­ta­dos tras la aper­tu­ra de­mo­crá­ti­ca.

Lo que con­tó el co­mi­sa­rio com­ple­tó otras ver­sio­nes. “Los tes­ti­mo­nios coin­ci­den en que, más allá de los de­ba­tes, pe­se a la de­ci­sión de ac­tuar en la le­ga­li­dad, los tu­pa­ma­ros si­guie­ron ha­cien­do fi­nan­zas a la an­ti­gua”, se­ña­ló el po­li­tó­lo­go Adolfo Gar­cé en su li­bro Don­de hu­bo fue­go, un re­la­to de 2006 so­bre la ade­cua­ción gra­dual de los vie­jos gue­rri­lle­ros al sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

El miér­co­les, cuan­do la opo­si­ción pe­día en el Se­na­do la for­ma­ción de una in­ves­ti­ga­do­ra, Jo­sé Mu­ji­ca ad­mi­tió que en los orí­ge­nes del MPP “ha­bía gen­te en otra co­sa; es muy pro­ba­ble que tres o cua­tro mi­li­tan­tes ha­yan em­pren­di­do por otros ca­mi­nos, qui­zá con otro proyecto po­lí­ti­co o una des­via­ción de ca­rác­ter ban­di­dis­ta”. Pe­ro ne­gó que ellos hu­bie­ran fi­nan­cia­do al mo­vi­mien­to po­lí­ti­co le­gal. Lue­go su­gi­rió que el co­mi­sa­rio Vi­ca Font era com­pra­ble.

La fis­cal Llo­ren­te ama­ga a re­abrir el ca­so, aun­que so­lo sea pa­ra lle­nar el ojo. El MPP ya es­tá ba­jo sos­pe­cha por la in­ter­me­dia­ción en los ne­go­cios con Ve­ne­zue­la. Ha­brá mu­chas otras es­ca­ra­mu­zas, se­gu­ra­men­te, pe­ro na­da de fon­do. Mal que bien, ca­si to­dos tie­nen al­gún ca­dá­ver es­con­di­do en el ro­pe­ro. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.