Ex­tran­je­ros Escuela va­re­lia­na con acen­to

El fe­nó­meno de la in­mi­gra­ción lle­vó a las maes­tras a des­ple­gar es­tra­te­gias de en­se­ñan­za pa­ra ni­ños de dis­tin­tos paí­ses que ha­blan di­fe­ren­tes idio­mas

El Observador Fin de Semana - - Portada - LEO­NAR­DO LUZZI twit­ter.com/leo­luz­zi

Las es­cue­las pú­bli­cas se en­fren­tan al desafío de re­ci­bir a ni­ños cu­yos pa­dres, por dis­tin­tos mo­ti­vos, de­ja­ron sus paí­ses de ori­gen pa­ra vi­vir en Uru­guay. Al­gu­nos eli­gie­ron ha­cer­lo por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas o po­lí­ti­cas, otros vie­nen hu­yen­do de reali­da­des du­ras; hay hi­jos de tra­ba­ja­do­res, de re­fu­gia­dos y de pro­fe­sio­na­les. Dos es­cue­las en par­ti­cu­lar, por su ubi­ca­ción en Mon­te­vi­deo, co­mo la Re­pú­bli­ca de Chi­le y la Por­tu­gal (Ba­rrio Sur y Ciu­dad Vie­ja) cuen­tan en­tre su alum­na­do con es­tu­dian­tes de di­ver­sos orí­ge­nes.

Es que mu­chos de los re­cién lle­ga­dos eli­gen el Cen­tro y la zo­na portuaria pa­ra vi­vir. Al co­mien­zo se ins­ta­lan en pen­sio­nes de­bi­do a que, se­gún con­sul­tas de El Ob­ser­va­dor, las exi­gen­cias pa­ra alquilar son de los pri­me­ros pro­ble­mas que de­ben en­fren­tar.

Si bien Uru­guay tra­di­cio­nal­men­te re­ci­bió a in­mi­gran­tes, un cam­bio no­to­rio de los úl­ti­mos años es que el aba­ni­co se am­plió y aho­ra pre­do­mi­nan los que lle­gan des­de Amé­ri­ca La­ti­na.

La pre­sen­cia de ni­ños ex­tran­je­ros en esas es­cue­las se ha­ce no­tar y, pe­se a que no cuen­tan con nin­gún apo­yo es­pe­cial, los do­cen­tes tra­tan de in­cor­po­rar­los de ma­ne­ra na­tu­ral.

Así, por ejem­plo, en la cen­te­na­ria escuela Chi­le (en Mal­do­na­do y Ciu­da­de­la) co­lo­ca­ron una co­lo­ri­da car­te­le­ra don­de los es­co­la­res fo­rá­neos ex­hi­ben sus di­bu­jos con in­for­ma­ción de sus paí­ses. De es­ta ma­ne­ra to­da la escuela co­no­ce la po­bla­ción de Su­dá­fri­ca; los nom­bres de las re­gio­nes de Pe­rú o las pro­vin­cias de Ar­gen­ti­na. Pe­ro tam­bién hay un ni­ño de Es­ta­dos Uni­dos y uno de Chi­na que ha­bla man­da­rín, y am­bos es­tán apren­dien­do rá­pi­do el idio­ma es­pa­ñol. El año pa­sa­do ha­bía tam­bién allí un es­tu­dian­te de Ru­sia.

Lo pri­me­ro que apren­den es la co­mu­ni­ca­ción oral y des­pués vie­ne la es­cri­tu­ra. Se co­mu­ni­can en la cla­se y ju­gan­do, di­jo una maes­tra a El Ob­ser­va­dor. “Pa­sa lo mis­mo con los uru­gua­yos cuan­do se van a otros paí­ses”, ase­gu­ró.

En los re­creos se mez­clan en­ton­ces cul­tu­ras e idio­mas, lo que no es un freno pa­ra la in­te­gra­ción, al me­nos cuan­do de ni­ños se tra­ta.

Co­mo ilus­tre an­te­ce­den­te, en ese cen­tro es­tu­dió el pin­tor li­tuano Jo­sé Gur­vich, que en la dé­ca­da de 1930 vi­vía en el ba­rrio Sur en el seno de una fa­mi­lia hu­mil­de y hoy tie­ne un mu­seo con su nom­bre en Mon­te­vi­deo.

Desafío re­cien­te

Héc­tor Flo­rit, con­se­je­ro de Pri­ma­ria, co­men­tó a El Ob­ser­va­dor que el au­men­to de los ni­ños ex­tran­je­ros “es un desafío re­la­ti­va­men­te re­cien­te”. Se­ña­ló que una de las ex­pe­rien­cias que obli­ga­ron a pen­sar es­tra­te­gias es­pe­cí­fi­cas fue cuan­do en el año 2014 lle­ga­ron cin­co fa­mi­lias si­rias in­vi­ta­das por el go­bierno de Jo­sé Mu­ji­ca.

“Pri­ma­ria tra­tó de sis­te­ma­ti­zar esa ex­pe­rien­cia con los re­fu­gia­dos”, di­jo Flo­rit. Va­rios de esos ni­ños fue­ron a la escuela Ex­pe­ri­men­tal de Mal­vín que du­ran­te un mes se pre­pa­ró pa­ra re­ci­bir­los.

Pa­ra la lle­ga­da se tra­ba­jó en la bien­ve­ni­da y por eso en ca­da sa­lón se pu­sie­ron men­sa­jes de aco­gi­da en ára­be. Lo mis­mo pa­só con los car­te­les in­di­ca­ti­vos de los ba­ños o de la di­rec­ción, que te­nían le­yen­das en dos idio­mas. Tam­bién se con­si­guió mú­si­ca de Si­ria, un país que si­gue en gue­rra y del que mi­les de fa­mi­lias han emi­gra­do.

“La Ex­pe­ri­men­tal de Mal­vín, co­mo la escuela Chi­le y la Por­tu­gal son el puer­to edu­ca­ti­vo y res­ca­tan lo me­jor de la his­to­ria del pue­blo uru­gua­yo”, co­men­tó Flo­rit. Al­gu­nos de esos ni­ños si­rios tam­bién fue­ron a una escuela del Pra­do y otros, con sus fa­mi­lias, al in­te­rior.

Pe­ro eso que pa­só con los si­rios

“Los ma­yo­res so­mos los que te­ne­mos pro­ble­mas con los in­mi­gran­tes, los ni­ños no”

Na­ta­lia Nú­ñez

DI­REC­TO­RA DE LA ESCUELA POR­TU­GAL

no es la re­gla. La reali­dad es que los pa­dres ex­tran­je­ros lle­gan a la escuela más cer­ca­na a su vi­vien­da e ins­cri­ben a sus hi­jos.

Ar­ti­gas y Bo­lí­var

La escuela Por­tu­gal, nú­me­ro 65, que es­tá en Ma­ciel y Sa­ran­dí tam­bién es­tá car­ga­da de es­tu­dian­tes de otros paí­ses . “Acá los que­re­mos a to­dos, ven­gan de don­de ven­gan”, di­jo el jue­ves a El Ob­ser­va­dor la di­rec­to­ra Na­ta­lia Nú­ñez, mien­tras aten­día un pro­ble­ma de sa­lud de uno de sus es­tu­dian­tes.

Allí se ela­bo­ró el proyecto Fron­te­ras, don­de se tra­ba­ja la iden­ti­dad. Hay 29 ex­tran­je­ros de un to­tal de 233 es­tu­dian­tes: los hay de Cu­ba, Pe­rú, Bra­sil, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Co­lom­bia, Por­tu­gal, Ita­lia, An­go­la, Ecua­dor y Ve­ne­zue­la. En una oca­sión, cuan­do la maes­tra ha­bló de Ar­ti­gas co­mo pró­cer la­ti­noa­me­ri­cano, un es­co­lar ve­ne­zo­lano le­van­tó la voz des­de el fon­do de la cla­se pa­ra su­mar a Si­món Bo­lí­var a la lis­ta.

Los prin­ci­pios bá­si­cos de la po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va de in­clu­sión, in­te­gra­li­dad, par­ti­ci­pa­ción y ca­li­dad “se cum­plen acá”, di­jo la di­rec­to­ra Nu­ñez, mi­ran­do una pa­red con el ma­pa­mun­di que lle­va mar­ca­do el país de ori­gen de ca­da uno.

En la car­te­le­ra ar­ma­da por los es­co­la­res so­bre sus paí­ses, los de Ecua­dor des­ta­ca­ron que en su tie­rra se ha­bla es­pa­ñol, kich­wa y shuar; los de Bra­sil mar­ca­ron que la lam­ba­da na­ció ahí, y el de Por­tu­gal re­cor­dó que se tra­ta de una de las na­cio­nes más an­ti­guas. Los de An­go­la ex­pli­ca­ron que sus co­mi­das tra­di­cio­na­les son el ca­lu­co, el pi­rao, el mu­pe­te y la mu­que­ca. To­do eso des­pués de­ben ex­pli­car­lo a los de­más.

En esa escuela, los lu­nes un an­tro­pó­lo­go va a ha­blar con los es­co­la­res. El ni­ño de An­go­la que es­tá en sex­to año les con­tó a sus com­pa­ñe­ros que en su país mu­chas ve­ces las cla­ses son al ai­re li­bre y tie­nen pro­ble­mas pa­ra con­se­guir ti­zas ( ver no­ta apar­te).

Ese ni­ño, que lle­gó a Uru­guay por­que su pa­dre, un di­ri­gen­te po­lí­ti­co es­ta­ba ame­na­za­do, ob­tu­vo es­ta se­ma­na un 10 so­bre 12, la no­ta más al­ta de su cla­se, en la prue­ba so­bre el dos ve­ces pre­si­den­te Jo­sé Batlle y Or­do­ñez. •

D. BATTISTE

El pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez se en­con­tró con ni­ños de An­go­la que van a la escuela pú­bli­ca en Uru­guay.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.