Con la me­ta de la­var la ca­ra de Adeom

La nue­va se­cre­ta­ria ge­ne­ral del sin­di­ca­to cree que se “ha de­mo­ni­za­do al tra­ba­ja­dor mu­ni­ci­pal” y se pro­pu­so la­var­le la ca­ra al gre­mio an­te la so­cie­dad

El Observador Fin de Semana - - Portada - LUCÍA NUÑEZ twit­ter.com/lu­nu­nez26

Bo­tas ne­gras de ta­co y fle­cos, ves­ti­men­ta mo­der­na y un ma­qui­lla­je su­til en los ojos y la­bios, pe­lo ru­bio pla­ti­na­do y una co­rrec­ta ora­to­ria. Va­le­ria Ri­poll es una mu­jer que no pa­sa des­aper­ci­bi­da. Mu­cho me­nos en los am­bien­tes que fre­cuen­ta, fuer­te­men­te mas­cu­li­nos y des­a­li­nea­dos.

Des­de ju­nio se desem­pe­ña co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la Aso­cia­ción de Em­plea­dos y Obre­ros Mu­ni­ci­pa­les (Adeom). Di­cho en otras pa­la­bras, tie­ne el car­go más im­por­tan­te den­tro de uno de los sin­di­ca­tos de ma­yor pe­so del país.

Su ros­tro es nue­vo pa­ra la pren­sa y la ciu­da­da­nía, pe­ro no lo es tan­to pa­ra el mo­vi­mien­to sin­di­cal ya que des­de ha­ce diez años mi­li­ta en Adeom y es­ta es la ter­ce­ra vez que in­te­gra el Con­se­jo Eje­cu­ti­vo que di­ri­ge el gre­mio.

De to­das for­mas, su re­cien­te de­sig­na­ción co­mo se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va no pa­sa des­aper­ci­bi­da por­que Ri­poll es mu­jer y es jo­ven; dos as­pec­tos po­co fre­cuen­tes en­tre los di­ri­gen­tes que li­de­ran sin­di­ca­tos uru­gua­yos, in­clu­so den­tro del mis­mo Adeom don­de al día de hoy so­lo dos mu­je­res in­te­gran el Eje­cu­ti­vo com­pues­to de 15 miem­bros.

A esas cua­li­da­des que la dis­tin­guen se su­ma tam­bién una me­ta am­bi­cio­sa y ries­go­sa que se pro­pu­so: “Cam­biar la ima­gen del tra­ba­ja­dor mu­ni­ci­pal”.

“Se ha de­mo­ni­za­do al tra­ba­ja­dor mu­ni­ci­pal y en reali­dad a to­da lu­cha sin­di­cal. Si lees co- men­ta­rios de pren­sa que ha­blan de la pa­ra­li­za­ción, ya no im­por­ta qué gre­mio es­tá en con­flic­to, es cri­ti­ca­do. En­ton­ces a mí me preo­cu­pa por­que (…) si ya te­nés a la cla­se tra­ba­ja­do­ra o a la so­cie­dad de enemi­ga es más di­fí­cil dar la pe­lea”, ex­pre­só.

La pro­pues­ta no es nue­va. De he­cho, du­ran­te las elec­cio­nes de Adeom, en abril, gran par­te de las lis­tas in­cluían en sus pla­ta­for­mas la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar un cam­bio en la ima­gen del sin­di­ca­to, des­gas­ta­da fren­te a la so­cie­dad co­mo con­se­cuen­cia de las me­di­das de lu­cha. Los pa­ros en la lim­pie­za en­fren­tan a los tra­ba­ja­do­res con la ad­mi­nis­tra­ción pe­ro so­bre to­do con la ciu­da­da­nía, que es la prin­ci­pal afec­ta­da.

¿Pe­ro có­mo es que una di­ri­gen­te jo­ven y de me­nor ex­pe­rien­cia pre­ten­de ge­ne­rar ese cam­bio en un sin­di­ca­to de tra­di­ción añe­ja?

En pri­mer lu­gar, mo­der­ni­zan­do. Es así que en los úl­ti­mos me­ses Adeom re­no­vó sus es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción. Con­vo­ca a con­fe­ren­cias de pren­sa, pe­ro tam­bién apues­ta a las re­des so­cia­les Twit­ter y Fa­ce­book pa­ra lle­gar a la ciu­da­da­nía y tra­tar de “ser lo más claros po­si­bles en la ex­pli­ca­ción”. “Lo que que­re­mos lo­grar es que el ve­cino va­lo­re al tra­ba­ja­dor mu­ni­ci­pal y que no vea al sin­di­ca­to co­mo el enemi­go del pue­blo, por­que en reali­dad no es así”, afir­ma.

Pe­ro Ri­poll tie­ne cla­ro que si quie­re ga­nar en es­ta cru­za­da no al­can­za con decirlo, sino que tam­bién hay que de­mos­trar­lo en he­chos. En ese sen­ti­do pre­ten­den de­jar el pa­ro y la ocu­pa­ción co­mo la úl­ti­ma op­ción.

“La lu­cha evi­den­te­men­te es una he­rra­mien­ta más de to­do el ca­mino, pe­ro es or­ga­ni­za­ción y lu­cha, ne­go­cia­ción y lu­cha, no so­la­men­te lu­cha por­que eso tam­bién ge­ne­ra un des­gas­te de la gen­te. Si vos que­mas la he­rra­mien­ta de la lu­cha en un prin­ci­pio sin ha­ber que­ma­do las eta­pas pre­vias, por lo me­nos pa­ra no­so­tros, si es des­or­ga­ni­za­da va a fra­ca­sar”, ar­gu­men­ta.

Pa­ra al­gu­nos de los di­ri­gen­tes más vie­jos, la fi­gu­ra de Ri­poll al man­do es co­mo una co­rrien­te de ai­re fres­co que de al­gún mo­do mar­ca el co­mien­zo de una nue­va era y un imán pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de tra­ba­ja­do­res que llegan al sin­di­ca­to.

“No po­de­mos se­guir con el ‘hai­ga’ (ha­blan­do mal). Nos qui­ta pre­sen­cia, se­rie­dad. Po­de­mos es­tar ha­blan­do con los tér­mi­nos nor­ma­les, edu­ca­da­men­te y plan­tear los pro­ble­mas de tal ma­ne­ra que el otro pue­da en­ten­der”, opi­na Do­ra Lo­ren­zo, ac­tual se­cre­ta­ria de pren­sa y pro­pa­gan­da, que mi­li­ta en Adeom des­de ha­ce más de 30 años.

“Va­le­ria le da fres­cu­ra, es lin­da y jo­ven (...) Se­gu­ra­men­te en la te­le­vi­sión va a ser más atrac­ti­vo que ha­ble ella an­tes que yo”, re­co­no­ce Facundo Cla­de­ra, secretario ge­ne­ral du­ran­te el pe­rio­do pa­sa­do.

Cla­de­ra de­fi­ne a Ri­poll co­mo una mu­jer ca­paz de de­jar “una hue­lla en la his­to­ria del mo­vi­mien­to sin­di­cal uru­gua­yo”, pe­ro ad­mi­te que al­gu­na de sus me­di­das po­drían no caer bien en la in­ter­na de un sin­di­ca­to tan di­ver­so co­mo Adeom. Ase­gu­ra que es­to pon­drá en jue­go su pa­cien­cia.

Lo cier­to es que Ri­poll no fue la pri­me­ra op­ción pa­ra el car­go. De he­cho su nom­bre fue pro­pues­to lue­go de que la lis­ta 2011, que ob­tu­vo ma­yo­ría en las elec­cio­nes, tu­vie­ra que su­plan­tar a su lí­der, Ca­mi­lo Clavijo, quien ha­bía si­do el pre­si­den­te de Adeom du­ran­te el pe­rio­do pa­sa­do pe­ro por mo­ti­vos per­so­na­les no po­día asu­mir una vez más un lu­gar en la cú­pu­la.

Lo­ren­zo, que co­no­ce a Ri­poll des­de ha­ce seis años cuan­do se creó la lis­ta 2011 y am­bas pa­sa­ron a in­te­grar­la, afir­ma que su elec­ción fue una es­pe­cie de re­co­no­ci­mien­to a su cons­tan­te mi­li­tan­cia, a pe­sar de ser ma­dre de tres ni­ños chi­cos. Mu­chas ve­ces Ri­poll tie­ne que acu­dir a las reunio­nes del sin­di­ca­to con sus hi­jos, lo que de­mues­tra los sa­cri­fi­cios que ha­ce por la mi­li­tan­cia gre­mial.

“Ser se­cre­ta­ria ge­ne­ral im­pli­ca un sa­cri­fi­cio co­mo es­po­sa, co­mo ma­dre, co­mo per­so­na por­que te qui­ta tiem­po has­ta si que­rés di­ver­tir­te un ra­to (...) Los que es­ta­mos al­re­de­dor tra­ta­mos de apo­yar­la en lo que po­da­mos, acom­pa­ñar­la en las reunio­nes y tra­tar de ver qué ta­reas po­de­mos ha­cer no­so­tros pa­ra no so­bre­car­gar­la”, ex­pli­có Lo­ren­zo.

Aun así re­co­no­ció que hoy día per­sis­te “al­gu­na mi­ra­di­ta” de aque­llos a quie­nes no les gus­ta que una mu­jer es­té al man­do. “Es ma­yor el desafío, por­que te­nés que de­mos­trar que te lo ga­nas­te por ca­pa­ci­dad y no por la cuo­ta. No te lo di­cen, pe­ro (pa­ra al­gu­nos) no es muy agra­da­ble que una mu­jer es­té pau­tan­do de­ter­mi­na­das co­sas por­que la se­cre­ta­ria ge­ne­ral y el pre­si­den­te son los que pau­tan”, ex­pre­só.

Pe­ro las mi­ra­das no pa­re­cen ser pro­ble­ma pa­ra Ri­poll que con sol­tu­ra y con­fian­za atien­de las in­nu­me­ra­bles con­sul­tas que llegan a su des­pa­cho o la bom­bar­dean du­ran­te las asam­bleas. La mis­ma se­gu­ri­dad se le no­ta en el ros­tro al mo­men­to de ha­blar so­bre la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción del in­ten­den­te Daniel Mar­tí­nez y afir­mar que el “diá­lo­go exis­te pe­ro no es bueno” por­que

“Da la im­pre­sión de que tie­ne las con­di­cio­nes pa­ra po­der co­men­zar a ge­ne­rar un cam­bio en la ima­gen pú­bli­ca de Adeom, pe­ro creo que (el gre­mio) tie­ne que ag­gior­nar sus dis­cur­sos”. Eduar­do Bren­ta

DI­REC­TOR DE GES­TIÓN HU­MA­NA DE IMM

“Has­ta aho­ra no hay nin­gún signo (de cam­bio). Ha mu­ta­do el pa­que­te pe­ro no el con­te­ni­do”. Ál­va­ro So­to

LÍ­DER DE LA LIS­TA OPO­SI­TO­RA 1980

no hay re­sul­ta­dos al res­pec­to, que mu­chos acuer­dos se in­cum­plen y que ac­tual­men­te “no se ges­tio­na” sino que se ter­ce­ri­za pa­ra que “los pro­ble­mas los ten­ga otro”.

“Creo que la ad­mi­nis­tra­ción tie­ne una lí­nea cla­ra de las co­sas, de có­mo las quie­re ha­cer, y que no­so­tros no so­mos pro­ta­go­nis­tas. Evi­den­te­men­te es­to no es un cogobierno pe­ro no­so­tros te­ne­mos una vi­sión de ca­da una de las ta­reas y las fun­cio­nes mu­ni­ci­pa­les que las da la ex­pe­rien­cia. Ellos po­drán ser po­lí­ti­cos, po­drán sa­ber o no de ges­tión, fue­ron elec­tos por los ve­ci­nos de Mon­te­vi­deo, pe­ro hay mu­chas co­sas que no ma­ne­jan”, agre­gó.

Sin em­bar­go, a pe­sar de sus co­men­ta­rios, la im­pre­sión de Ri­poll co­mo au­to­ri­dad sin­di­cal es bue­na en la in­ten­den­cia. El di­rec­tor de Ges­tión Hu­ma­na y Re­cur­sos Ma­te­ria­les de la co­mu­na, Eduar- do Bren­ta, coin­ci­de en que “es ne­ce­sa­rio me­jo­rar la ima­gen y la apa­ri­ción de la mu­jer jo­ven co­mo ca­ra vi­si­ble en Adeom con­tri­bu­ye a eso”, pe­ro opi­na que “si no se acom­pa­ña ese cam­bio de un dis­cur­so que cie­rre más con lo que la po­bla­ción pien­sa va a ser más di­fí­cil ese cam­bio”.

“Es una mi­li­tan­te de mu­cho com­pro­mi­so y so­bre to­do en la re­la­ción con no­so­tros ha si­do una ti­pa leal (...) Da la im­pre­sión de que tie­ne las con­di­cio­nes pa­ra po­der co­men­zar a ge­ne­rar un cam­bio en la ima­gen pú­bli­ca de Adeom, pe­ro creo que Adeom tie­ne que ag­gior­nar sus dis­cur­sos en al­gu­nos as­pec­tos al día de hoy”, se­ña­ló el di­rec­tor mu­ni­ci­pal.

Es jus­ta­men­te el con­te­ni­do de sus dis­cur­sos lo que se per­fi­la co­mo el prin­ci­pal obs­tácu­lo que Ri­poll de­be­rá en­fren­tar co­mo di­ri­gen­te, ya que más allá de su dis­cur­so in­no­va­dor y re­for­mis­ta, car­ga con el pe­so de la lis­ta que in­te­gra.

La 2011 usual­men­te es til­da­da co­mo la lis­ta ofi­cia­lis­ta, da­do que gran par­te de sus in­te­gran­tes son afi­nes al Fren­te Am­plio, en­tre ellos Ri­poll (quien pre­fie­re no ha­blar de su par­ti­do), lo que en oca­sio­nes le ge­ne­ra ro­ces con di­ri­gen­tes de las lis­tas opo­si­to­ras que acu­san a la agru­pa­ción de ju­gar a fa­vor de la ad­mi­nis­tra­ción y del go­bierno.

“Nin­gu­na per­so­na pue­de su­pe­rar los lí­mi­tes que im­po­ne una lis­ta”, opi­na Ál­va­ro So­to, lí­der de la lis­ta 1980, una de las más ra­di­ca­les, la cual Ri­poll in­te­gró du­ran­te sus pri­me­ros años en Adeom has­ta que pa­só a la 2011 “sin ex­pli­ci­tar sus di­fe­ren­cias”, se­gún So­to.

“Hay sec­to­res jó­ve­nes que quie­ren un cam­bio, en­ton­ces ob­via­men­te una fi­gu­ra jo­ven apa­re­ce, ca­paz ilu­sio­nan­do a esos sec­to­res de que pue­de ha­ber un cam­bio. Pe­ro has­ta aho­ra no hay nin­gún signo pa­ra que se es­ta­blez­can acuer­dos en for­ma a otra orien­ta­ción sin­di­cal, que ha­ya una crí­ti­ca. Ha mu­ta­do el pa­que­te pe­ro no el con­te­ni­do”, sen­ten­ció el di­ri­gen­te opositor.

Ri­poll es cons­cien­te de es­tas crí­ti­cas, pe­ro tam­bién pa­ra es­to tie­ne una rá­pi­da res­pues­ta que ex­pre­sa con con­vic­ción: “A no­so­tros nos til­dan de mo­de­ra­dos, de un mon­tón de co­sas, pe­ro creo que lo que so­mos es es­tra­te­gas. Te­ne­mos otra es­tra­te­gia”. Reite­ró que la lu­cha es la úl­ti­ma ins­tan­cia, no pa­ra fa­vo­re­cer al go­bierno, sino pa­ra be­ne­fi­ciar al tra­ba­ja­dor.

Su op­ti­mis­mo pa­ra en­fren­tar la ta­rea con­tras­ta con la vi­sión de Cla­de­ra: “Creo que no va a po­der (cam­biar la ima­gen), pe­ro no por ser Va­le­ria. Tie­ne que ver con mu­chas más co­sas que una per­so­na se pue­de pro­po­ner. No hay ab­so­lu­ta­men­te na­die que pue­da mo­di­fi­car es­to si los de­más ac­to­res in­vo­lu­cra­dos no los mo­di­fi­ca, si la so­cie­dad uru­gua­ya no cam­bia la idea, si el go­bierno no pa­ra con esa po­lí­ti­ca de en­su­ciar cons­tan­te­men­te la can­cha y cul­par a los tra­ba­ja­do­res, si los di­ri­gen­tes no se po­nen los sin­di­ca­tos al hom­bro. Si to­do eso no se su­ma, Va­le­ria no va a po­der ha­cer mi­la­gros”.

L. CARREÑO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.