Más o me­nos ga­rro­te al Fren­te, ese es el di­le­ma de la opo­si­ción

La es­tra­te­gia pa­ra se­du­cir a los de­sen­can­ta­dos con el go­bierno aún no es­tá cla­ra

El Observador Fin de Semana - - Tema -

El miér­co­les 13 se con­cre­tó en el Par­la­men­to un he­cho iné­di­to con la acep­ta­ción de la re­nun­cia del vi­ce­pre­si­den­te Raúl Sen­dic, y la asun­ción de Lu­cía To­po­lansky en el car­go. Sin em­bar­go, la no­ta del día fue que la se­sión du­ró ape­nas un mi­nu­to y es­tu­vo do­mi­na­da por el si­len­cio. El de­ba­te se po­día pre­su­mir ás­pe­ro e in­ter­mi­na­ble, pe­ro se can­ce­ló en acuer­do en­tre los par­ti­dos pa­ra evi­tar que se ven­ti­la­ra a ni­vel in­ter­na­cio­nal un asun­to pe­no­so pa­ra la ima­gen del país.

Esa de­ci­sión de la opo­si­ción, de acep­tar el pe­di­do del Fren­te Am­plio de no in­gre­sar en ese de­ba­te tan de­li­ca­do, ge­ne­ró va­rios re­cla­mos de mi­li­tan­tes enoja­dos con la ges­tión, y pu­so so­bre la me­sa el di­le­ma en cuan­to a la do­si­fi­ca­ción de la crí­ti­ca por par­te de los par­ti­dos que in­ten­ta­rán en 2019 ga­nar­le el go­bierno a la iz­quier­da. Más o me­nos ga­rro­te al ofi­cia­lis­mo, esa es la cues­tión.

En el me­dio pa­re­cen es­tar aque­llos vo­tan­tes que hoy re­pre­sen­tan ca­si 20% del to­tal del elec­to­ra­do, y que no quie­ren con­tes­tar en las en­cues­tas o no sa­ben a quién apo­yar en las pró­xi­mas elec­cio­nes. Esos pre­sun­tos de­sen­can­ta­dos con el FA se con­vier­ten en el bo­tín de to­do par­ti­do con as­pi­ra­cio­nes de go­bierno. Y co­mo no hay re­ce­ta pro­ba­da pa­ra ase­gu­rar su con­quis­ta, ca­da uno en­sa­ya­rá la su­ya.

El Ob­ser­va­dor con­sul­tó a cua­tro di­ri­gen­tes de primera lí­nea de la opo­si­ción, pa­ra co­no­cer cuál es su pos­tu­ra fren­te a ese di­le­ma.

Hay quie­nes no du­dan en dar pa­lo y otros se ale­jan de la crí­ti­ca co­mo un ejer­ci­cio ha­bi­tual. Nin­guno se pro­po­ne “pi­sar ca­be­zas” por más erro­res que co­me­ta la iz­quier­da, y en la ma­yo­ría pre­do­mi­na un áni­mo de re­co­no­cer acier­tos del FA y ten­der puen­tes en­tre el blo­que opo­si­tor en el plano de las ideas y la tác­ti­ca elec­to­ral, pa­ra lle­gar con ai­re a 2019. “Su­pe­ra­dor” El lí­der na­cio­na­lis­ta Jor­ge La­rra­ña­ga (Jun­tos) cen­tra sus es­fuer­zos en ge­ne­rar un “es­que­ma de co­la­bo­ra­ción” en la opo­si­ción pa­ra pro­pi­ciar un “cam­bio po­lí­ti­co” en el país. “Lo que sí de­be­mos ha­cer en la opo­si­ción es ofre­cer­les una al­ter­na­ti­va que no pa­sa por ser ne­ga­do­res del FA ni de­cir que to­do es­tá mal. Hay co­sas que es­tán mal y co­sas muy im­por­tan­tes que se hi­cie­ron mal. Otras no. El desafío es pre­sen­tar­nos con ca­pa­ci­dad de su­pe­rar esas co­sas, de tras­cen­der al Fren­te sien­do un pro­yec­to su­pe­ra­dor”, di­jo a El Ob­ser­va­dor.

El se­na­dor Álvaro Del­ga­do (To­dos), por su par­te, en­tien­de que los de­sen­can­ta­dos con­for­man un “ter­cer po­lo” en el elec­to­ra­do, for­ma­do por la “fal­ta de ac­ción del go­bierno”. A su jui­cio, se tra­ta de un pi­so im­por­tan­te pa­ra con­quis­tar, ta­rea pa­ra la cual tie­nen 25 me­ses. “Hay que ser muy ní­ti­do con el men­sa­je: se ago­tó el mo­de­lo del Fren­te Am­plio, se can­só y no enamo­ra ni ilu­sio­na co­mo an­tes. La gen­te es­ta­ba dis­con­for­me y se vol­vió a ilu­sio­nar, pe­ro aho­ra no. Al go­bierno le fal­tó ca­pa­ci­dad pa­ra in­no­var, pa­ra ge­ne­rar po­lí­ti­cas, le fal­tó ca­pa­ci­dad de diá­lo­go”, co­men­tó a El Ob­ser­va­dor el dipu­tado del gru­po de Luis La­ca­lle Pou

“Clau­di­ca­ción éti­ca”

Pa­blo Mie­res, se­na­dor y lí­der del Par­ti­do In­de­pen­dien­te, di­jo que el “gran pun­to dé­bil” del FA es la “clau­di­ca­ción éti­ca” y es allí don­de se de­be dar pa­lo. “Hay que ser muy du­ros en las clau­di­ca­cio­nes éti­cas del FA”, ase­gu­ró a El Ob­ser­va­dor.

“El FA ha te­ni­do acier­tos y erro­res. El pri­mer go­bierno fue el me­jor, el se­gun­do un caos y el ter­ce­ro iner­te”, agre­gó.

Fi­nal­men­te, el dipu­tado co­lo­ra­do Fer­nan­do Ama­do (Batllis­tas Ore­ja­nos) des­car­ta co­mo op­ción el ejer­ci­cio de crí­ti­ca per­ma­nen­te al go­bierno de iz­quier­da. “Pa­ra mí no hay nin­gún di­le­ma. Se dia­lo­ga y se acuer­da en las co­sas en las que ha­ya acuer­do o pun­tos en co­mún, se de­ba­te y se com­ba­te las ideas, pers­pec­ti­vas o pro­yec­tos que no se com­par­tan y se cri­ti­ca du­ro en los erro­res de ges­tión del go­bierno cuan­do ha­ya que ser­lo”, in­di­có a El Ob­ser­va­dor.

“Ni sim­pa­ti­zo ni com­pro el con­cep­to de que cuan­do se es opo­si­ción hay que ser un ba­rra­bra­va ne­ga­dor de to­do lo bueno que pue­da ha­cer un go­bierno que no es de mi par­ti­do”, in­sis­tió.

Pa­ra Ama­do no es cier­to que la opo­si­ción ac­tual ten­ga que re­pe­tir lo he­cho por el Fren­te Am­plio cuan­do le to­có es­tar fue­ra del go­bierno.

“Lo más im­por­tan­te, la esen­cia, es que no me sien­to có­mo­do con una ac­ti­tud des­truc­ti­va y des­ho­nes­ta in­te­lec­tual­men­te en la que la tác­ti­ca es des­pres­ti­giar y jo­der al otro sin im­por­tar ra­zo­nes, ver­da­des, ni na­da”, sos­tu­vo.

El dipu­tado co­lo­ra­do en­tien­de que el fren­tis­ta de­sen­can­ta­do es jus­ta­men­te el que es­pe­ra otra ac­ti­tud.

“Que no sea­mos tan me­dio­cres de pa­gar con la mis­ma mo­ne­da ni en­re­dar­se en ese gri­te­río Áms­ter­dam- Co­lom­bes. Mu­cho me­nos es­pe­ran que sea­mos ne­cios y des­ho­nes­tos in­te­lec­tual­men­te y no re­co­noz­ca­mos co­sas que los go­bier­nos del FA hi­cie­ron bien”, apun­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.