¿Quién di­jo que son to­dos co­rrup­tos?

Uru­guay no pu­so “la va­ra al­ta” pa­ra la éti­ca; desató una ba­ta­lla pa­ra ver quién es­tá más su­cio

El Observador Fin de Semana - - Entrevista - NEL­SON FER­NÁN­DEZ Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Giu­sep­pe Ver­di dis­fru­ta­ba de los éxi­tos y su­fría por los fra­ca­sos. Co­mo un gran crea­dor de ópe­ras, sa­bía que el pú­bli­co es­pe­ra­ba sus obras con an­sie­dad, y te­nía la pre­sión de em­pre­sa­rios que se las en­car­ga­ban con po­co tiem­po. En 1844, arran­ca­ría en mar­zo con el es­treno de Er­na­ni, que cau­ti­vó al pú­bli­co de Ve­ne­cia por su be­lla me­lo­día, lo que le de­ja­ría “la va­ra al­ta”. Lue­go se apu­ra­ría pa­ra cum­plir el pe­di­do de un em­pre­sa­rio flo­ren­tino y en po­cas se­ma­nas creó I due Fos­ca­ri, que es­tre­nó en Ro­ma el 3 de no­viem­bre de ese año y no fue del agra­do del pú­bli­co.

“Po­co ha fal­ta­do pa­ra que no ha­ya fra­ca­sa­do del to­do, en par­te por los can­tan­tes, que han des­afi­na­do mu­cho; en par­te por­que las exi­gen­cias es­ta­ban al lí­mi­te”, di­jo Ver­di en­ton­ces.

Él sen­tía que ha­bía de­ja­do “la va­ra al­ta”.

La caí­da del vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, con re­fe­ren­cia a ex­ce­sos y des­víos de es­ca­so mon­to en el ma­ne­jo de di­ne­ro pú­bli­co, ha si­do in­ter­pre­ta­da co­mo que Uru­guay pu­so “la va­ra al­ta” en la to­le­ran­cia ha­cia la in­con­duc­ta po­lí­ti­ca y a la co­rrup­ción.

Dos fac­to­res sos­tie­nen eso. Por un la­do, cuan­do el Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca del Fren­te Am­plio sos­tie­ne que “la cuan­tía de una mal­ver­sa­ción” de fon­dos “tie­ne im­por­tan­cia re­la­ti­va”, o sea que no hay lí­mi­te pa­ra fi­jar el co­mien­zo de un ac­to co­rrup­to.

Por otro la­do, la re­fe­ren­cia del se­na­dor Jo­sé Mu­ji­ca a “unos cal­zon­ci­llos”, que hi­zo creer a al­gu­na gen­te que Uru­guay es­ta­ba lle­van­do al ex­tre­mo su aver­sión a la co­rrup­ción.

Ese es uno de los mo­ti­vos por los cua­les, an­te la mínima se­ñal de pro­ble­ma de con­duc­ta de un di­ri­gen­te po­lí­ti­co, se ac­ti­va el de­do acu­sa­dor se­ña­lan­do la puer­ta y re­cla­man­do su caí­da.

El otro mo­ti­vo es­tá en la he­ri­da pro­fun­da que Sen­dic ha de­ja­do en la iz­quier­da uru­gua­ya, que siem­pre se mos­tró fren­te a los par­ti­dos fun­da­cio­na­les co­mo la al­ter­na­ti­va a me­jor ges­tión, pe­ro más que eso, al com­por­ta­mien­to éti­co ejem­plar.

El pro­ce­sa­mien­to pe­nal de un mi­nis­tro de Eco­no­mía y de un pre­si­den­te del Banco Re­pú­bli­ca no ha­bían pro­vo­ca­do la ver­güen­za que ge­ne­ró Sen­dic, por­que na­die sen­tía que Lo­ren­zo o Ca­lloia hu­bie­ran bus­ca­do be­ne­fi­cio pro­pio ( gran­de o chi­qui­to), sino que ha­bían he­cho un fa­vor al go­bierno de Mu­ji­ca pa­ra evi­tar el fra­ca­so de la subas­ta de avio­nes de Plu­na.

Pe­ro la caí­da del vi­ce­pre­si­den­te no fue por la tar­je­ta de cré­di­to, sino co­mo con­se­cuen­cia de un lar­go pro­ce­so de pér­di­da de cre­di­bi­li­dad que le ha­cía im­po­si­ble la con­vi­ven­cia po­lí­ti­ca con ca­ma­ra­das y ad­ver­sa­rios.

“Aho­ra les to­ca a los blan­cos, ¿y a ver qué ha­cen?”, ex­pre­sa­ba un di­ri­gen­te fren­tis­ta con sen­ti­do de re­van­cha. Y de primera, sin co­no­cer mu­cho el ca­so del in­ten­den­te de Soriano se pe­día (in­clu­so des­de aden­tro del Par­ti­do Na­cio­nal) la caí­da de Agus­tín Bas­cou.

Más que “la va­ra al­ta”, lo que ha que­da­do es un “es­ta­do de aler- ta” pa­ra apro­ve­char cual­quier ca­so de in­con­duc­ta, mar­car con el de­do y pe­dir re­nun­cia o ex­pul­sión.

Una vi­gi­lan­cia so­bre la con­duc­ta po­lí­ti­ca es bue­na pa­ra la de­mo­cra­cia cuan­do pro­cu­ra evi­tar la co­rrup­ción, pe­ro pier­de efi­ca­cia si se con­cen­tra en la bús­que­da de tro­pie­zos pa­ra apro­ve­char y sa­car ré­di­to po­lí­ti­co.

El in­ten­den­te de Soriano de­be­rá de­mos­trar que las com­pras de com­bus­ti­ble es­tán enmarcadas en las nor­mas pa­ra ello (y no pa­ra be­ne­fi­ciar­se), y de­be­rá so­lu­cio­nar el pro­ble­ma ju­di­cial de su em­pre­sa.

No te­nía por qué aban­do­nar el car­go pa­ra el cual lo eli­gió el pue­blo de ese de­par­ta­men­to, pe­ro mien­tras en­ca­ra un pro­ble­ma no me­nor, po­dría ha­ber pe­di­do li­cen­cia pa­ra no des­cui­dar la ges­tión ni mez­clar asun­tos.

En el otro ca­so, Ez­que­rra – tar­día­men­te– asu­mió que co­me­tió una irres­pon­sa­bi­li­dad, se en­car­gó de la afec­ta­da y pi­dió dis­cul­pas. Eso no lo sal­va de una san­ción éti­ca y le­gal, pe­ro las reac­cio­nes de “pa­re­dón” fue­ron sin te­ner la in­for­ma­ción com­ple­ta. Pa­re­ce pro­ba­ble que ter­mi­ne pa­gan­do un gra­ve error con la pér­di­da de su ban­ca, pe­ro ese pro­ce­so de­be ha­cer­se con ga­ran­tías, no es­ti­ran­do pla­zos pa­ra dar­le ven­ta­jas, pe­ro sí te­nien­do tiem­po pa­ra es­cu­char la ver­sión com­ple­ta.

Al­gu­nos fren­tis­tas sa­lie­ron a “la caza” de po­ten­cia­les co­rrup­tos, y al­gu­nos blan­cos que­da­ron ce­rran­do fi­las en una de­fen­sa que no los de­ja bien pa­ra­dos, co­mo reac­ción de por las du­das.

Es un jue­go en el que to­dos pier­den, pe­ro so­bre to­do pier­de la so­cie­dad.

Uru­guay tie­ne una de­mo­cra­cia ri­ca en his­to­ria y en va­lo­res; los di­ri­gen­tes par­ti­da­rios son ho­nes­tos y no se me­ten en po­lí­ti­ca pa­ra ha­cer pla­ta, sino pa­ra ser­vir a su país. Y pier­den pla­ta por ha­cer­lo. Cla­ro que hay ex­cep­cio­nes y los des­víos no pue­den to­le­rar­se. No hay par­ti­do con el mo­no­po­lio de la mo­ral es­tric­ta, ni par­ti­do que sea una aso­cia­ción pa­ra de­lin­quir. Unos go­bier­nan más tiem­po y eso da más es­pa­cio a los que co­me­ten des­víos.

Tam­po­co es cier­to lo de que “son to­dos igua­les”, ex­pre­sión que es pro­pia del co­rrup­to que sien­te me­nos cul­pa si lo su­yo cae en el lo­do ge­ne­ra­li­za­do.

Y hay que en­ten­der que las elec­cio­nes no las ga­nan los que vol­tean más ad­ver­sa­rios, co­mo quien sa­le a ca­zar po­ké­mo­nes con un ce­lu­lar.

El ca­so Sen­dic –que no ha ter­mi­na­do– es­tá sien­do mal leí­do. No de­jó “la va­ra al­ta” pa­ra la éti­ca en po­lí­ti­ca, por­que él ni ca­yó por po­ca co­sa, ni fue san­cio­na­do co­mo lec­ción ejem­pla­ri­zan­te por­que no ha­bía vo­tos pa­ra ha­cer­lo, sino que fue “co­ci­na­do a ba­ño Ma­ría” pa­ra que se ba­ja­ra an­tes que lo hi­cie­ra la Jus­ti­cia. Y eso pa­ra evi­tar el cos­to per­ma­nen­te que ge­ne­ra­ba al go­bierno y al ofi­cia­lis­mo en sen­ti­do am­plio.

La va­ra es­tá don­de la po­ne la so­cie­dad, pe­ro pier­de sen­ti­do si en lu­gar de cons­ti­tuir una exi­gen­cia, lo que ha­ce es desatar una es­pe­cie de com­pe­ten­cia so­bre quién tie­ne más man­chas. Ahí, a la lar­ga, to­dos pier­den. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.