El fra­ca­so de Bra­sil co­mo lí­der

Na­die lo­gra un li­de­raz­go si no quie­re pa­gar los cos­tos de un li­de­raz­go

El Observador Fin de Semana - - Entrevista - OS­CAR A. BOT­TI­NE­LLI www.fac­tum.uy

Una vez más a lo lar­go de un cuar­to de si­glo, el Mer­co­sur se en­cuen­tra en un pe­rio­do de in­cer­ti­dum­bre so­bre su fu­tu­ro, lo que su­po­ne un fra­ca­so, al me­nos en cuan­to a las ex­pec­ta­ti­vas pues­tas ori­gi­nal­men­te tan­to por el Uru­guay co­mo por los uru­gua­yos: go­bierno, em­pre­sas, tra­ba­ja­do­res, ciu­da­da­nos. Y el fra­ca­so del Mer­co­sur es esen­cial­men­te el fra­ca­so de Bra­sil en su ca­pa­ci­dad de li­de­rar un gran blo­que eco­nó­mi­co con vis­tas a ser un blo­que po­lí­ti­co, el cuar­to a es­ca­la mun­dial; y con­se­cuen­te­men­te el fra­ca­so de Bra­sil en po­der ad­qui­rir en tiem­pos rá­pi­dos el sta­tus de po­ten­cia. Cre­yó ha­ber­lo lo­gra­do al des­pe­gar­se del Mer­co­sur y for­mar par­te de los BRICS (Bra­sil, Ru­sia, In­dia, Chi­na y Su­dá­fri­ca), has­ta el de­rrum­be de los BRICS.

Por su­pues­to que in­flu­yó y no po­co Ar­gen­ti­na, pe­ro és­ta se des­ca­la­bra y se reac­ti­va ci­cli­ca­men­te, y sus im­pac­tos so­bre el Mer­co­sur en su con­jun­to exis­ten, pe­ro son se­cun­da­rios.

Bra­sil tie­ne dos po­si­bles po­si­cio­na­mien­tos res­pec­to a un pro­yec­to co­mo el Mer­co­sur. Uno de ellos es el que a mu­chos ob­ser­va­do­res pa­re­ce ob­vio: de­fen­der sus in­tere­ses in­me­dia­tos, los de las em­pre­sas y las fuen­tes de tra­ba­jo de los gran­des cen­tros re­gio­na­les, los de San Pa­blo, Mi­nas Ge­rais, los tres es­ta­dos del Sur y los va­rios po­los de desa­rro­llo en el cen­tro y el nor­te del país. En pos de esa de­fen­sa de in­tere­ses em­pre­sa­rios y la­bo­ra­les es que desa­rro­lló una po­lí­ti­ca de cum­pli­mien­to in­ter­mi­ten­te de los com­pro­mi­sos del Mer­co­sur: fre­nar la en­tra­da de pro­duc­tos por tra­bas bu­ro­crá­ti- cas pues­tas en apa­rien­cia por bu­ró­cra­tas de fron­te­ra, por tra­bas sa­ni­ta­rias pues­tas por ce­lo­sos bu­ró­cra­tas sa­ni­ta­rios, por tra­bas ju­di­cia­les ema­na­das de ig­no­tos jue­ces de pe­que­ños mu­ni­ci­pios, has­ta lle­gar a pro­po­ner li­sa y lla­na­men­te el es­ta­ble­ci­mien­to de cuo­tas a las im­por­ta­cio­nes que no le con­vie­nen a sus pro­pias in­dus­trias o pro­duc­to­res. Así, pri­me­ro sin vio­lar en for­ma ex­plí­ci­ta nin­gún acuer­do, lue­go con vio­la­ción ex­plí­ci­ta al me­nos del es­pí­ri­tu mer­co­su­re­ño, dio al mun­do la se­ñal ne­ce­sa­ria: in­ver­tir en Uru­guay, Pa­ra­guay o in­clu­so Ar­gen­ti­na, en in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas, en pro­yec­tos de lar­go alien­to, es un al­to ries­go, pues los pro­duc- tos pue­den que­dar una y otra vez fre­na­dos en su en­tra­da al gran mer­ca­do con­su­mi­dor bra­si­le­ño, o que­dar cuo­ti­fi­ca­dos; más va­le in­ver­tir, qui­zás en con­di­cio­nes in­fe­rio­res, en un mer­ca­do gran­de y se­gu­ro. Bra­sil se ase­gu­ró el mo­no­po­lio de las in­ver­sio­nes en la re­gión, a cam­bio de res­que­bra­jar la re­gión co­mo blo­que. Y por las du­das al­gu­na que otra vez rom­pió por sí so­lo los equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos de la re­gión. Quie­nes pien­san que es­ta po­lí­ti­ca de Bra­sil es la úni­ca po­si­ble, con­si­de­ran que Uru­guay pe­có de in­ge­nui­dad al apos­tar to­dos los bo­le­tos al Mer­co­sur.

El otro po­si­ble po­si­cio­na­mien­to di­fie­re sus­tan­cial­men­te del an- te­rior y coin­ci­de con la vo­ca­ción que Bra­sil ex­hi­be des­de su mis­mo na­ci­mien­to: ser po­ten­cia. No ol­vi­dar que es el úni­co país de Amé­ri­ca que se in­de­pen­di­za al re­vés: es la co­lo­nia que ex­pul­sa a la me­tró­po­lis y se pro­cla­ma Im­pe­rio, co­mo pro­duc­to de un gol­pe de pa­la­cio y un pa­rri­ci­dio di­nás­ti­co. Su vo­ca­ción im­pe­rial no cam­bió por­que ha­ya pa­sa­do de la mo­nar­quía a la re­pú­bli­ca, así co­mo es uno de los po­cos paí­ses del mun­do cu­ya con­sis­ten­cia en po­lí­ti­ca ex­te­rior tras­pa­sa los si­glos, aun­que se ha de­te­rio­ra­do en los úl­ti­mos lus­tros al com­pás del de­te­rio­ro de Ita­ma­raty. El des­tino de Bra­sil co­mo lí­der po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co de los paí­ses del sur, en un pa­pel si­mi­lar al cum­pli­do por Fran­cia y Ale­ma­nia en Eu­ro­pa, cal­za per­fec­ta­men­te con su cons­tan­te vo­ca­ción de ocu­par una primera fi­la en los des­ti­nos del mun­do. Pa­ra tal des­tino ma­ni­fies­to re­quie­re una vi­sión estratégica pro­fun­da, de lar­go alien­to, que se lo pro­por­cio­na­ban Ita­ma­raty y los cen­tros de es­tu­dios su­pe­rio­res mi­li­ta­res, am­bos hoy ero­sio­na­dos; pe­ro ne­ce­si­ta no so­lo re­vi­vir esos cen­tros de pla­ni­fi­ca­ción estratégica, sino ade­más con­tar con un po­der cen­tral fir­me y de un li­de­raz­go po­lí­ti­co, per­so­nal o ins­ti­tu­cio­nal, a es­ca­la na­cio­nal.

Pe­ro ne­ce­si­ta ade­más en­ten­der que no hay li­de­raz­go sin asu­mir los cos­tos de un li­de­raz­go. So­lo hay do­mi­nio sin cos­tos so­bre una re­gión co­mo im­po­si­ción; li­de­raz­go im­pli­ca con­sen­so de los li­de­ra­dos y ello im­pli­ca asu­mir cos­tos. No hay li­de­raz­gos sin cos­tos. Es­ta es una lec­ción que ja­más en­ten­dió Bra­sil. Ni el Bra­sil del PMDB, ni el del PSDB ni el del PT.

Sin du­da un pa­so im­por­tan­te pa­ra el an­he­lo de Bra­sil, en for­ma só­li­da, fue la ex­pec­ta­ti­va de crea­ción del pri­mer gran blo­que eco­nó­mi­co mun­dial en­tre la Unión Eu­ro­pea y el Mer­co­sur. Esa ex­pec­ta­ti­va se es­fu­mó y al­go re­vi­ve, ape­nas re­vi­ve, con la po­si­bi­li­dad de un Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio en­tre am­bos blo­ques. Es un pro­yec­to que hu­bie­se po­si­cio­na­do a Bra­sil mu­cho más fuer­te que en el fra­ca­sa­do pro­yec­to de los BRICS, en­de­ble por na­tu­ra­le­za.

El fra­ca­so del Mer­co­sur es el fra­ca­so del gran pro­yec­to de Bra­sil, por la fal­ta o el fra­ca­so de un li­de­raz­go na­cio­nal. Qui­zás lo hu­bie­se po­di­do con­so­li­dar Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so, pe­ro per­dió an­te el pe­so de los feu­dos re­gio­na­les coali­ga­dos, de los feu­dos de em­pre­sa­rios, po­lí­ti­cos y sin­di­ca­lis­tas que im­pu­sie­ron la ga­nan­cia in­me­dia­ta a cos­ta de la pér­di­da del gran sue­ño cen­te­na­rio. Qui­zás lo hu­bie­sen po­di­do con­so­li­dar Lu­la y Dil­ma, pe­ro se per­die­ron en la en­so­ña­ción de ser una po­ten­cia por sí mis­ma, o ser­lo co­co a co­do con Ru­sia, Chi­na e In­dia. Co­mo ade­más el uno y los otros se ex­tra­via­ron en la bús­que­da de un lu­gar per­ma­nen­te en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de las Na­cio­nes Uni­das por sí so­lo, sin re­pre­sen­tar a na­die más que a sí mis­mo, en lu­cha con­so­cia­da con Ale­ma­nia, Ja­pón y de nue­vo In­dia.

Es muy di­fí­cil que el Mer­co­sur vuel­va a ser lo que se so­ñó, que el acuer­do con la Unión Eu­ro­pea sea al­go más que un tra­ta­do más de li­bre co­mer­cio (co­mo se so­ñó en 1995), mien­tras Bra­sil no en­tien­da cuál es su lu­gar en el mun­do, cuál es el li­de­raz­go a que tie­ne de­re­cho y cuá­les son los cos­tos que de­be asu­mir pa­ra te­ner de ma­ne­ra só­li­da y re­co­no­ci­da ese li­de­raz­go. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.