Me­jo­ran Ar­gen­ti­na y Bra­sil, ¿cuán­to lo apro­ve­cha­re­mos?

Por primera vez en mu­cho tiem­po pue­de que los ve­ci­nos em­pie­cen a ac­tuar en for­ma si­nér­gi­ca con Uru­guay, dan­do con­ti­nui­dad al cre­ci­mien­to y tal vez ace­le­rán­do­lo

El Observador Fin de Semana - - Entrevista - EDUARDOE BLASINA Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

La opor­tu­ni­dad uru­gua­ya es­tá cru­zan­do otro pe­río­do ad­ver­so des­de lo re­gio­nal. Pe­ro el ci­clo eco­nó­mi­co es­tá cam­bian­do de fa­se en la re­gión y la pro­pia eco­no­mía uru­gua­ya ha lo­gra­do es­qui­var lo más ad­ver­so. Si Bra­sil y Ar­gen­ti­na se en­ca­mi­nan, los 15 años de cre­ci­mien­to uruguayo se es­ti­ran y con­so­li­dan la po­si­bi­li­dad de que el país dé el sal­to cua­li­ta­ti­vo. Por primera vez en mu­cho tiem­po pue­de que Ar­gen­ti­na y Bra­sil em­pie­cen a ac­tuar en for­ma si­nér­gi­ca con Uru­guay, dan­do con­ti­nui­dad al cre­ci­mien­to y tal vez ace­le­rán­do­lo.

Bra­sil siem­pre ha si­do de­ter­mi­nan­te del re­sul­ta­do de la eco­no­mía uru­gua­ya, pa­ra bien o pa­ra mal. Y lue­go de la peor re­ce­sión de su his­to­ria, la eco­no­mía del país ve­cino se vie­ne afir­man­do, gra­dual pe­ro per­sis­ten­te­men­te. Pue­de que las tor­men­tas po­lí­ti­cas que es­tán ba­rrien­do con el vie­jo es­ta­blish­ment no de­jen ver es­ta nue­va eta­pa bra­si­le­ña que des­pun­ta.

Co­mo con­se­cuen­cia de esa me­jo­ra ayer vier­nes el go­bierno de Bra­sil li­be­ró más de 10.000 mi­llo­nes de reales (US$ 3.180 mi­llo­nes) del gas­to. Pe­ro no es un ac­to de po­pu­lis­mo sino to­do lo con­tra­rio. Lo ha­ce lue­go de ha­ber re­nun­cia­do a usar­los, por­que an­te­rior­men­te el go­bierno con­ge­ló 45.000 mi­llo­nes de reales de gas­to co­mo una se­ñal de los es­fuer­zos por res­tau­rar la con­fian­za de los in­ver­so­res tras dos años de re­ce­sión. Y la con­fian­za se es­tá res­tau­ran­do.

En es­ta se­ma­na, por se­gun­da con­se­cu­ti­va, el Banco Cen­tral (BCB) ele­vó su pro­yec­ción de cre­ci­mien­to pa­ra 2018. Au­men­tó la pro­yec­ción de cre­ci­mien­to del PIB en 2018 por se­gun­da se­ma­na con­se­cu­ti­va, de 2,10% a 2,20%. El de es­te año se man­tu­vo en 0,6%. Co­rri­gió al al­za la pro­yec­ción de la pro­duc­ción in­dus­trial pa­ra 2018 de 2,3% a 2,45%, des­de 1,1% pa­ra es­te año.

Una ba­se pa­ra ci­men­tar el re­bo­te de la ac­ti­vi­dad es ha­ber re­ins­tau­ra­do el cri­te­rio de equi­li­brio fis­cal, y a la vez de ha­ber que­bra­do a la in­fla­ción. Es­te año se­rá el de in­fla­ción más ba­ja del si­glo con so­lo 3% y con la reac­ti­va­ción, el año que vie­ne pa­sa­rá a un muy co­rrec­to 4%, per­ma­ne­cien­do por de­ba­jo del cen­tro de la me­ta del BCU, 4,5%.

Y por otra par­te avan­za una re­for­ma la­bo­ral. Un shock que ge­ne­ra un cre­ci­mien­to de la de­man­da de tra­ba­jo.

En agos­to se crea­ron en for­ma ne­ta 35.457 pues­tos de tra­ba­jo for­mal de acuer­do a las ci­fras del Ca­das­tro Ge­ral de Em­pre­ga­dos e De­sem­pre­ga­dos (Ca­ged) y fue el quinto mes con­se­cu­ti­vo con crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo, Fue el me­jor mes en tér­mi­nos de em­pleo des­de 2014.

Un cre­ci­mien­to que pa­re­ce ha­ber­se in­de­pen­di­za­do de la po­lí­ti­ca. Se­gu­ra­men­te Te­mer ter­mi­ne ca­yen­do, y se­gu­ra­men­te Lu­la no lle­gue co­mo un can­di­da­to via­ble a la pró­xi­ma elec­ción. Al mer­ca­do ya bá­si­ca­men­te no le im­por­ta. Apues­ta a que al­guien más ra­cio­nal to­ma­rá el ti­món.

El cre­ci­mien­to en Bra­sil im­pac­ta­rá tan­to di­rec­ta­men­te so­bre lo que les ex­por­ta­mos y el tu­ris­mo co­mo in­di­rec­ta­men­te por­que ayu­da a con­so­li­dar la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía ar­gen­ti­na, que aun­que tam­bién es frá­gil, em­pie­za a in­si­nuar­se. El re­sul­ta­do del se­gun­do tri­mes­tre fue bueno. Un cre­ci­mien­to de 2,7% im­pul­sa­do por la me­jo­ra de la in­ver­sión y el con­su­mo pri­va­do. La in­ver­sión au­men­tó 7,7%.

La me­jo­ra de la eco­no­mía bra­si­le­ña reac­ti­va por ejem­plo a la in­dus­tria au­to­mo­triz ar­gen­ti­na y por esa vía ha­ce cre­cer al con­su­mo y la in­ver­sión.

La cons­truc­ción cre­ció 9,7%, la in­dus­tria 2,5%, la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria 4,9%, se­gún los da­tos ofi­cia­les del Indec.

“La evo­lu­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca del se­gun­do tri­mes­tre de

2017 de­ter­mi­nó, de acuer­do con las es­ti­ma­cio­nes pro­vi­so­rias, una va­ria­ción en la ofer­ta glo­bal, me­di­da a pre­cios de 2004, de 4,0% con res­pec­to al mis­mo pe­río­do del año an­te­rior, de­bi­do a la suba de 2,7% del PIB y al au­men­to de

9,1% de las im­por­ta­cio­nes de bie­nes y ser­vi­cios reales”, es­ti­mó el ins­ti­tu­to.

Es fac­ti­ble que un cam­bio de go­bierno en Chi­le desate in­ver­sio­nes que ac­tual­men­te es­tán en pau­sa y que el cre­ci­mien­to de Bo­li­via y Pe­rú con­ti­núen. Una nue­va chan­ce de em­pren­der cam­bios es­truc­tu­ra­les con una ló­gi­ca eco­nó­mi­ca más ami­ga­ble.

Y en Uru­guay tam­bién se em­pie­za a per­ci­bir un cam­bio en el áni­mo de los con­su­mi­do­res y al­gu­nos in­di­ca­do­res que an­ti­ci­pan la ace­le­ra­ción. Por la reac­ti­va­ción in­ci­pien­te de Bra­sil y Ar­gen­ti­na y por­que Uru­guay ha es­ta­do en los ti­tu­la­res del mun­do co­mo país li­be­ral, se­rá nue­va­men­te una gran tem­po­ra­da tu­rís­ti­ca. En ju­lio el des­em­pleo ba­jó a 7,6% des­de 7,8% el mes an­te­rior y 8,6% el año pa­sa­do.

Pe­ro mien­tras en Bra­sil el sec­tor ex­por­ta­dor vie­ne de años muy bue­nos por la fuer­te de­va­lua­ción de 2015 y en Ar­gen­ti­na los ex­por­ta­do­res tie­nen el op­ti­mis­mo de­ri­va­do de ha­ber sa­li­do del pro­tec­cio­nis­mo, en Uru­guay los ex­por­ta­do­res si­guen a la de­fen­si­va. Los cul­ti­vos de tri­go y ce­ba­da ten­drán me­nos ren­di­mien­to que el año pa­sa­do y con es­te dó­lar cual­quier tro­pie­zo agra­va la ten­sión en una ca­de­na de pa­gos que ya es­ti­ra­da al lí­mi­te.

A ve­ces pa­re­cie­ra que a tres pe­sos de dis­tan­cia del dó­lar ac­tual re­si­de un cre­ci­mien­to ar­mó­ni­co. El ac­tual del con­su­mo do­més­ti­co y el ex­por­ta­dor que si­gue du­bi­ta­ti­vo y que de lo­grar­se des­pe­ja­ría un pa­no­ra­ma só­li­do has­ta el 2020. Ven­ci­da la in­fla­ción en Bra­sil y Uru­guay, es inevi­ta­ble año­rar un shock de com­pe­ti­ti­vi­dad que per­mi­ta ace­le­rar la ac­tual fa­se de cre­ci­mien­to y usar­la pa­ra equi­li­brar las cuen­tas del fis­co con el in­gre­so adi­cio­nal ge­ne­ra­do. •

•••

Ven­ci­da la in­fla­ción en Bra­sil y Uru­guay, es inevi­ta­ble año­rar un shock de com­pe­ti­ti­vi­dad que per­mi­ta ace­le­rar la ac­tual fa­se de cre­ci­mien­to y usar­la pa­ra equi­li­brar las cuen­tas del fis­co con el in­gre­so adi­cio­nal ge­ne­ra­do •••

Y. CHIBA - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.