A con­fe­sión de par­te…

Ca­be fes­te­jar al me­nos que los pro­pul­so­res del po­der ili­mi­ta­do de las au­to­cra­cias se ha­yan sa­ca­do la ca­re­ta de­mó­cra­ta y re­pu­bli­ca­na

El Observador Fin de Semana - - Opinión - Car­ta del di­rec­tor RI­CAR­DO PEI­RANO

Que los paí­ses del lla­ma­do “eje bo­li­va­riano” (Ve­ne­zue­la, Bo­li­via, Ecua­dor y Ni­ca­ra­gua) son con­du­ci­dos por go­ber­nan­tes au­to­ri­ta­rios, que ha­cen y des­ha­cen cua­si a su an­to­jo, es al­go ya sa­bi­do des­de ha­ce va­rios años. Y aun­que ello pro­du­ce mu­cho da­ño en sus paí­ses a cor­to, me­diano y lar­go pla­zo, hay to­da una co­rrien­te de go­bier­nos y de sec­to­res in­te­lec­tua­les de iz­quier­da que no le otor­gan la más mínima im­por­tan­cia en tan­to esos paí­ses “lu­chen con­tra el im­pe­rio”, ya sea re­pre­sen­ta­do por pre­si­den­tes tan opues­tos co­mo Oba­ma o Trump. Y se afe­rran al man­te­ni­mien­to de cier­tas for­mas de­mo­crá­ti­cas pa­ra jus­ti­fi­car un ac­cio­nar ra­yano en el au­to­ri­ta­ris­mo y en la dic­ta­du­ra.

A esos go­bier­nos de iz­quier­da, es­pe­cial­men­te de Amé­ri­ca La­ti­na, no les preo­cu­pa la des­truc­ción sis­te­má­ti­ca del es­ta­do de de­re­cho. Na­da ha­cen ni di­cen fren­te a re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les me­dian­te “asam­bleas cons­ti­tu­yen­tes” abier­tas que ba­rren con to­das las cons­ti­tu­cio­nes an­te­rio­res, ni fren­te al des­pre­cio de los de­re­chos y li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les tra­di­cio­na­les, o a la re­elec­ción in­de­fi­ni­da de los pre­si­den­tes y prin­ci­pa­les car­gos eje­cu­ti­vos, o fren­te a la des­truc­ción de la in­de­pen­den­cia ju­di­cial y de la se­pa­ra­ción de po­de­res. To­dos es­tos ele­men­tos son al­gu­nas de las mar­cas clá­si­cas de esos re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios. Pe­ro son con­ta­dos los go­bier­nos que los de­nun­cian y de ahí que Ma­du­ro ha­ya go­za­do de un par­ti­cu­lar apo­yo y com­pla­cen­cia de va­rios paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, pe­se a la re­pre­sión que ge­ne­ró más de 100 muer­tos y aca­bó con cien­tos de per­so­nas pre­sas por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, pe­se al cie­rre in­dis­cri­mi­na­do de me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pe­se a prohi­bi­cio­nes de sa­lir del país, pe­se a la vio­la­ción de la pro­pia Cons­ti­tu­ción cha­vis­ta pa­ra ins­ta­lar una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te frau­du­len­ta e ile­gí­ti­ma que no se de­di­ca a ela­bo­rar una nue­va Cons­ti­tu­ción sino a le­gis­lar so­bre el pre­sen­te, va­cian­do de po­der a la Asam­blea Na­cio­nal, le­gí­ti­ma­men­te elec­ta en 2015 y to­tal­men­te ig­no­ra­da por el se­ñor Ma­du­ro.

Aho­ra, sin em­bar­go, la si­tua­ción pa­re­ce es­cla­re­cer­se, aun­que no so­lu­cio­nar­se, pa­ra los ne­ga­do- res de la tris­te reali­dad ins­ti­tu­cio­nal de es­tos paí­ses. En efec­to, las con­tun­den­tes de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te bo­li­viano Evo Mo­ra­les ya im­pli­can una cla­ra con­fe­sión de par­te. Evo, en du­ra lu­cha con el Po­der Ju­di­cial de su país pa­ra que ha­bi­li­te la re­elec­ción in­de­fi­ni­da que per­dió en el re­fe­rén­dum de fe­bre­ro de 2016, afir­mó es­ta se­ma­na que “la in­de­pen­den­cia de po­de­res, pa­ra mí, es una doc­tri­na nor­te­ame­ri­ca­na”, su­po­nien­do que la me­ra in­vo­ca­ción del “im­pe­rio” co­mo obs­tácu­lo a su de­seo, da­rá ra­zón a su pe­ti­ción. En efec­to, los ar­tícu­los que sus par­ti­da­rios pi­den se de­cla­ren in­apli­ca­bles son aque­llos que li­mi­tan el de­re­cho a ser ele­gi­ble, que li­mi­ta (la re­elec­ción) a dos pe­río­dos con­ti­nuos. Y se­gún se­ña­la el dipu­tado Mil­ton Ba­rón, con­ver­ti­do en una es­pe­cie de “pa­dre fun­da­dor de la re­pú­bli­ca de Bo­li­via” y de­ve­ni­do en egre­gio cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, “de acuer­do al Pac­to de San Jo­sé de Cos­ta Ri­ca y de acuer­do a la Cons­ti­tu­ción no pue­den exis­tir es­tas res­tric­cio­nes”, sin ex­pli­car pa­ra qué se con­vo­có a re­fe­rén­dum so­bre el te­ma de la re­elec­ción.

Sien­do muy tris­te es­ta afir­ma­ción, ca­be fes­te­jar al me­nos que los pro­pul­so­res del po­der ili­mi­ta­do de las au­to­cra­cias se ha­yan sa­ca­do la ca­re­ta de­mó­cra­ta y re­pu­bli­ca­na, e inau­gu­ren una nue­va for­ma de cons­ti­tu­cio­na­lis­mo don­de el de­po­si­ta­rio del Po­der Eje­cu­ti­vo pue­de ha­cer lo que se le ocu­rra. In­clu­so has­ta in­ven­tar la pos­ver­dad de que la se­pa­ra­ción de po­de­res es una doc­tri­na nor­te- ame­ri­ca­na. ¿Qué di­rá el po­bre Mon­tes­quieu, pa­dre de la se­pa­ra­ción de los tres po­de­res Eje­cu­ti­vo, Le­gis­la­ti­vo y Ju­di­cial pe­ro con una mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal co­mo la que exis­tía en Gran Bre­ta­ña, en su fa­mo­so li­bro El es­pí­ri­tu de las le­yes? Cier­ta­men­te su li­bro, un clá­si­co de la cien­cia po­lí­ti­ca, fue es­cri­to en 1748, bas­tan­tes años an­tes de la in­de­pen­den­cia ame­ri­ca­na y de la apro­ba­ción de su Cons­ti­tu­ción en 1776.

Pe­ro pa­ra los es­cri­to­res de la pos­ver­dad ello no tie­ne im­por­tan­cia y me­nos aún si la ver­dad his­tó­ri­ca con­tra­di­ce su teo­ría. Lo im­por­tan­te es li­qui­dar de un gol­pe la in­de­pen­den­cia de po­de­res y en es­pe­cial del Po­der Ju­di­cial, pie­dra an­gu­lar del es­ta­do de de­re­cho, y así de­jar lo po­lí­ti­co por en­ci­ma de lo ju­rí­di­co, y lo eje­cu­ti­vo o par­la­men­ta­rio por en­ci­ma de lo ju­di­cial.

Es que en el fon­do, quie­nes desean es­ta­ble­cer el po­der cua­si ab­so­lu­to de los pre­si­den­tes y de las asam­bleas par­la­men­ta­rias, ne­ce­si­tan des­man­te­lar la in­de­pen­den­cia ju­di­cial. Y a ese fin son ca­pa­ces de in­ven­tar dis­pa­ra­tes co­mo el de Evo Mo­ra­les o de in­ven­tar­se una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te to­do­po­de­ro­sa pe­ro dó­cil a sus dic­ta­dos. No ol­vi­de­mos, don­de no hay re­pú­bli­ca hay au­to­ri­ta­ris­mo. Y la re­pú­bli­ca re­quie­re, si­ne qua non, de la se­pa­ra­ción de po­de­res. Muer­ta es­ta, mo­ri­rá la re­pú­bli­ca, que es el lí­mi­te an­te el des­po­tis­mo. Por ello, el Po­der Ju­di­cial es siem­pre el pri­mer bas­tión que los au­to­ri­ta­rios quie­ren do­mi­nar. •

A. RAL­DES - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.