FRE­NOS A LA ES­PE­RAN­ZA

El Observador Fin de Semana - - Opinión -

El anun­cio del pre­si­den­te Tabaré Váz­quez de que po­dría ha­ber una re­ba­ja de al­gu­nas ta­ri­fas de ser­vi­cios pú­bli­cos dis­ta de com­pen­sar el gol­pe de los ajus­tes fis­ca­les de es­te año, pe­ro al me­nos abre la es­pe­ran­za de una even­tual re­duc­ción mo­des­ta de su pe­so ago­bian­te so­bre la po­bla­ción y el sec­tor pro­duc­ti­vo. Váz­quez se li­mi­tó a in­for­mar que el go­bierno “tra­ba­ja fuer­te­men­te” pa­ra ba­jar las ta­ri­fas de la ener­gía eléc­tri­ca y los com­bus­ti­bles, pe­ro sin pre­ci­sar fe­chas, por­cen­ta­jes o si­quie­ra dar­lo por se­gu­ro. De­bi­li­tó aún más la pers­pec­ti­va el anun­cio de UTE de que re­ba­ja­rá a la mi­tad sus car­gos por en­ci­ma del con­su­mo ha­bi­tual, in­duc­ción po­co se­ria a que la gen­te pa­gue más ca­da mes.

Ba­jar las abu­si­vas ta­ri­fas ac­tua­les, de to­dos mo­dos, de­pen­de­rá de có­mo evo­lu­cio­nen los nú­me­ros del go­bierno, que ha re­le­ga­do a se­gun­do plano la fun­ción na­tu­ral de dar a los con­su­mi­do­res ser­vi­cios pú­bli­cos con equi­li­brio en­tre ca­li­dad y pre­cio. Los ha prio­ri­za­do, en cam­bio, co­mo fuen­te de re­cau­da­ción pa­ra fi­nan­ciar los erro­res de las ad­mi­nis­tra­cio­nes fren­team­plis­tas, que van des­de el re­cu­rren­te des­pil­fa­rro en el pe­río­do an­te­rior has­ta un gas­to de ma­la ca­li­dad en el ac­tual. Los an­te­ce­den­tes acon­se­jan ser pru­den­tes an­te las ex­pec­ta­ti­vas que ge­ne­ra el anun­cio de Váz­quez. Es cier­to que el re­to­ma­do cre­ci­mien­to de la eco­no­mía, a un rit­mo pro­ba­ble del 2,5% o al­go más es­te año y el pró­xi­mo, apun­ta a cier­to desaho­go fi­nan­cie­ro del go­bierno. Pue­den ayu­dar tam­bién los bue­nos re­sul­ta­dos de UTE, la em­pre­sa pú­bli­ca que más apor­ta a Ren­tas Ge­ne­ra­les.

Pe­ro hay mu­chos fre­nos a la es­pe­ran­za. El go­bierno se ve­rá en fi­gu­ri­llas pa­ra cu­brir el dé­fi­cit del mal pre­su­pues­to de 2018, que pue­de lle­gar a US$ 2.500 mi­llo­nes. Y na­die ol­vi­da que ha­ce dos años el pre­si­den­te de UTE anun­ció una jus­ti­fi­ca­da re­ba­ja de ta­ri­fas eléc­tri­cas pe­ro el go­bierno lo de­jó en blan­co al de­ci­dir su­bir­las, jun­to con las de otros ser­vi­cios y un aba­ni­co de más im­pues­tos di­rec­tos. Y a ANCAP no le se­rá fá­cil re­nun­ciar a in­gre­sos. Por un la­do, si­gue sien­do im­por­tan­te con­tri­bu­yen­te a la bol­sa es­ta­tal, al pun­to de que el 45% del pre­cio de la naf­ta sú­per son im­pues­tos que se lle­va el go­bierno. Por otro, ne­ce­si­ta los in­gre­sos que le que­dan pa­ra avan­zar en el ac­tual pro­ce­so de or­de­na­mien­to ope­ra­ti­vo, des­pués que las au­to­ri­da­des an­te­rio­res del en­te lo lle­va­ran al bor­de del co­lap­so fi­nan­cie­ro por in­com­pe­ten­cia técnica y desidia ad­mi­nis­tra­ti­va.

Un ali­vio ge­ne­ra­li­za­do en las ta­ri­fas es esen­cial pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da de la gen­te y la de­pri­mi­da com­pe­ti­ti­vi­dad de los sec­to­res pro­duc­ti­vos. Has­ta aho­ra la ad­mi­nis­tra­ción Váz­quez se ha des­via­do de ese cur­so pa­ra cu­brir sus pro­pios ex­ce­sos en ma­te­ria de gas­to pú­bli­co. Es­tos dis­pen­dios si­guen a ve­las des­ple­ga­das, co­mo lo evi­den­cia el des­equi­li­bra­do pre­su­pues­to que aca­ba de apro­bar el Par­la­men­to. El go­bierno pa­re­ce con­fiar en que una ma­yor ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca ge­ne­re in­gre­sos que le per­mi­tan ba­jar al­go, si no los acre­cen­ta­dos im­pues­tos di­rec­tos, al me­nos al­gu­nas ta­ri­fas de ser­vi­cios. Pe­ro ha­brá que es­pe­rar al­gún tiem­po, por lo me­nos has­ta fin de año, pa­ra ver si se con­fir­ma el an­ti­ci­po de Váz­quez o to­do que­da en agua de bo­rra­jas, co­mo ha ocu­rri­do tan­tas ve­ces en el pa­sa­do re­cien­te con mu­chos pro­yec­tos gu­ber­na­men­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.