Los jó­ve­nes del PIT-CNT bus­can más po­der en la in­ter­na sin­di­cal

Re­cla­ma­rán te­ner vo­to en el Se­cre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo de la cen­tral, don­de hoy so­lo tie­nen voz

El Observador Fin de Semana - - Tema - SE­BAS­TIÁN PANZL twit­ter.com/Spanzl

La tran­qui­li­dad que ofre­cía la se­de del PIT- CNT el pa­sa­do sá­ba­do 9 de se­tiem­bre al me­dio­día era ideal pa­ra el en­cuen­tro. Sen­ta­dos en ron­da, en­tre ma­tes y car­ne a la pa­rri­lla acom­pa­ña­da de pan, los jó­ve­nes sin­di­ca­lis­tas es­cu­cha­ban en ab­so­lu­to si­len­cio los con­se­jos de los vie­jos fun­da­do­res de la cen­tral obre­ra.

Ha­bía mu­chas pre­gun­tas por ha­cer, pe­ro el prin­ci­pal in­te­rés es­ta­ba cen­tra­do una de las tan­tas in­te­rro­gan­tes que ha­bían pen­sa­do. “¿Creen que los jó­ve­nes del mo­vi­mien­to sin­di­cal es­ta­mos yen­do por el ca­mino co­rrec­to?”, pre­gun­tó una di­ri­gen­te de 30 años.

“Los tiem­pos han cam­bia­do y aho­ra la mi­li­tan­cia es di­fe­ren­te. Con­fia­mos en us­te­des”, di­jo aquel sá­ba­do un ve­te­rano que pei­na ca­nas des­de ha­ce un par de dé­ca­das. “El ca­mino es su­yo”, agre­gó otro.

Aun­que el mun­do cam­bió, los di­ri­gen­tes le ro­ga­ron a los jó­ve­nes que, por en­ci­ma de to­do, cui­da­ran la uni­dad, al­go sa­gra­do pa­ra el mo­vi­mien­to sin­di­cal.

Con una fir­me in­ten­ción de lo­grar con­ver­tir­se en una voz de ma­yor pe­so en la in­ter­na del PITCNT, los jó­ve­nes sin­di­ca­lis­tas re­co­rren el país en bus­ca de lo­grar que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de tra­ba­ja­do­res se ad­hie­ran a sus gre­mios. Es­tos di­ri­gen­tes, que ron­dan los 30 años, no co­no­cie­ron a Jo­sé D’Elía ni al res­to de los di­ri­gen­tes his­tó­ri­cos, sino que apren­die­ron sus en­se­ñan­zas a tra­vés de lo que le­ye­ron o es­cu­cha­ron.

Pe­ro con ese le­ga­do so­bre sus es­pal­das, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de sin­di­ca­lis­tas afi­nan su for­ma de or­ga­ni­zar­se y re­cla­ma­rán un ma­yor pe­so en las de­ci­sio­nes de fon­do.

Ca­da mar­tes a la ho­ra 17.30, el De­par­ta­men­to de Jó­ve­nes del PIT- CNT se reúne en la se­de de la cen­tral ubi­ca­da en la ca­lle Jack­son y de­li­nean la es­tra­te­gia de­trás del am­bi­cio­so ob­je­ti­vo de “lle­gar a to­das y to­dos los com­pa­ñe­ros jó­ve­nes de los sin­di­ca­tos”.

Ma­ría Eu­ge­nia Ama­ri­lla, se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va de la ju­ven­tud sin­di­cal, tie­ne un lu­gar en el se­cre­ta­ria­do eje­cu­ti­vo del PIT- CNT, con voz pe­ro sin vo­to.

Le­van­tar esa ex­clu­sión es uno de los co­me­ti­dos que los jó­ve­nes tie­nen a fu­tu­ro, se­gún anun­ció Ama­ri­lla.

“He­mos avan­za­do, pe­ro nos que­da pen­dien­te que en aque­llos lu­ga­res de to­ma de de­ci­sión de más re­le­van­cia ha­ya jó­ve­nes y mu­je­res. Se­gui­mos sin lo­grar­lo”, di­jo Ama­ri­lla a El Ob­ser­va­dor.

Ese se­rá el de­ba­te que se vie­ne en la in­ter­na sin­di­cal, aun­que la de­ci­sión la de­be­rá to­mar el con­gre­so del PIT- CNT.

Los jó­ve­nes bus­can un es­pa­cio en una cú­pu­la sin­di­cal do­mi­na­da por cin­cuen­to­nes. El pre­si­den­te de la cen­tral sin­di­cal, Fer­nan­do Pe­rei­ra, opi­nó que los más jó­ve­nes tie­nen va­rios desafíos por de­lan­te.

“Son la fu­tu­ra ge­ne­ra­ción de di­ri­gen­tes sin­di­ca­les, es de­cir, los que van a te­ner que asu­mir las res­pon­sa­bi­li­da­des de cons­truir el mo­vi­mien­to sin­di­cal que se ne­ce­si­ta pa­ra de­fen­der los de­re­chos y crear nue­vos. Ellos es­tán en una eta­pa for­ma­ti­va y eso es ele­men­tal pa­ra el me­jor ejer­ci­cio de la ta-

“Los jó­ve­nes son los que me­jor com­pren­den los cam­bios que se pro­du­cen en el mun­do del tra­ba­jo por la re­vo­lu­ción 4.0”

Fer­nan­do Pe­rei­ra PRE­SI­DEN­TE DEL PIT- CNT

“Se­ría muy bueno que los jó­ve­nes con­ta­ran con vo­to en el Se­cre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo del PIT-CNT” Mar­tín Pe­rei­ra

PRE­SI­DEN­TE DE LA FFSP

rea sin­di­cal”, di­jo. Pe­ro tam­bién se­ña­ló que cum­plen al­gu­nas ta­reas eje­cu­ti­vas y men­cio­nó co­mo gran ejem­plo que ellos es­tu­vie­ron a car­go de la cam­pa­ña No a la ba­ja cuan­do, jun­to a las úl­ti­mas elec­cio­nes na­cio­na­les, se ple­bis­ci­tó una pro­pues­ta de fi­jar la edad de impu­tabi­li­dad pe­nal en 16 años.

“Un mo­vi­mien­to sin­di­cal con mu­chos jó­ve­nes, es un mo­vi­mien­to con fu­tu­ro. En ellos de­po­si­ta­mos nues­tras con­fian­zas”, di­jo el pre­si­den­te de la cen­tral.

Al­gu­nos de los prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes sin­di­ca­les de la ac­tua­li­dad tu­vie­ron un pa­sa­je por el De­par­ta­men­to de Jó­ve­nes crea­do en 2006.

Uno de ellos fue Ós­car An­dra­de, di­ri­gen­te del Sin­di­ca­to Úni­co de la Cons­truc­ción (Sun­ca). Mar­tín Pe­rei­ra, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Fun­cio­na­rios de Sa­lud Pú­bli­ca, tie­ne 34 años y hoy ocu­pa una si­lla en el Se­cre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo con voz y vo­to. An­tes lo hi­zo co­mo re­pre­sen­tan­te de la ju­ven­tud, pe­ro sin po­der le­van­tar la mano a la ho­ra de de­ci­dir.

Pe­rei­ra, ade­más de pro­nun- ciar­se a fa­vor de que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de sin­di­ca­lis­tas ten­gan vo­to, opi­nó que el PIT- CNT de­be cam­biar sus prác­ti­cas si as­pi­ra a cap­tar nue­vos ad­he­ren­tes.

Di­jo, por ejem­plo, que los cur­sos de seis o has­ta ocho ho­ras re­ple­tos de teo­ría que él re­ci­bió a los 20 años ya no tie­nen sen­ti­do.

“Aho­ra hay que ir a bus­car al tra­ba­ja­dor y tra­ba­jar en las re­des so­cia­les. Eso es par­te de em­pe­zar a mo­ver­se en am­bien­tes jó­ve­nes. A un jo­ven no lo con­ven­cés ha­blan­do de teo­ría”, sos­tu­vo.

Si bien re­co­no­ció que el PITCNT es­tá tra­ba­jan­do en Twit­ter, Fa­ce­book y YouTu­be, Pe­rei­ra ase­gu­ró que el mo­vi­mien­to sin­di­cal aún es­tá “le­jos” de “pro­fe­sio­na­li­zar” el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías.

Pe­ro ade­más de la apues­ta en la tec­no­lo­gía, los di­ri­gen­tes de la ju­ven­tud del PIT- CNT sal­drán a re­ci­ta­les de rock y a cam­pa­men­tos en Ro­cha du­ran­te el ve­rano en bus­ca de lo­grar más afi­lia­dos y au­men­tar así su po­der de in­fluen­cia. •

D. BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.